Ge­né­ti­ca 100% ame­ri­ca­na

ABC - Motor - - PRUEBAS - M. TRI­GUE­ROS

El Ford Ed­ge no pue­de ne­gar sus ge­nes 100% ame­ri­ca­nos. Es un vehícu­lo pen­sa­do pa­ra es­ta­dou­ni­den­ses –que gus­tan de co­ches gran­des– y adap­ta­do a los eu­ro­peos que bus­quen un vehícu­lo am­plio. Con sus ca­si cin­co me­tros de lon­gi­tud (4,808 me­tros) y una an­chu­ra que supera los dos me­tros (2,184 me­tros con los re­tro­vi­so­res) es­tá cla­ro que su te­rreno no es el ur­bano, pe­ro eso no quie­re de­cir que no dé un mag­ní­fi­co com­por­ta­mien­to cuan­do nos su­mer­gi­mos en el trá­fi­co de la ciu­dad.

El Ed­ge da lo me­jor de sí mis­mo en ca­rre­te­ra, te­rreno en el que lo he­mos pro­ba­do (cer­ca de 1.000 ki­ló­me­tros ro­da­do con una cli­ma­to­lo­gía bas­tan­te com­pli­ca­da), en par­te gra­cias a la trac­ción to­tal. El mo­tor 2.0 TDCi (210 CV) mueve al co­che con agi­li­dad, a lo que ayu­da mu­cho la trans­mi­sión au­to­má­ti­ca –sua­ve y rá­pi­da-. Su con­trol de es­ta­bi­li­dad di­lu­ye su im­po­nen­te ta­ma­ño y des­de el vo­lan­te se man­tie­ne la sen­sa­ción cons­tan­te de con­trol so­bre el vehícu­lo, tam­bién gra­cias al gran nú­me­ro de ayu­das a la con­duc­ción que in­cor­po­ra. El con­su­mo de com­bus­ti­ble es con­te­ni­do siem­pre que se cir­cu­le a un rit­mo mo­de­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.