RU­MA­NÍA ...DA­CIA DUSTER

En­tre mon­ta­ñas y cas­ti­llos de cuen­to, historia y le­yen­da se fun­den en Tran­sil­va­nia, be­lla cu­na del mi­to vam­pí­ri­co

ABC - Motor - - MOTOR - UNAI MEZCUA BRASOV (TRAN­SIL­VA­NIA)

En­tre mon­ta­ñas y cas­ti­llos en bus­ca de Drá­cu­la.

Au­nos se­ten­ta ki­ló­me­tros al nor­te de Bu­ca­rest el pai­sa­je y la ca­rre­te­ra se trans­for­man. Allí na­ce Tran­sil­va­nia, cu­na de Drá­cu­la, la crea­ción de afi­la­dos col­mi­llos del ir­lan­dés Bram Sto­ker, y tam­bién de su ins­pi­ra­dor de carne y hue­so, el san­gui­na­rio prín­ci­pe va­la­co Vlad Dra­cul. Am­bos, vam­pi­ro de fic­ción y per­so­na­je real, aca­pa­ran el pro­ta­go­nis­mo en una re­gión que de­rro­cha historia y cu­yos ca­mi­nos re­co­rre­mos jun­to a la se­gun­da ge­ne­ra­ción del to­do­ca­mino Da­cia Duster, cu­ya lí­nea de mon­ta­je, en Pi­tes­ti, dis­ta un cen­te­nar de ki­ló­me­tros.

In­cor­po­ra­da a Ru­ma­nía en 1918, las ciu­da­de­las amu­ra­lla­das e igle­sias for­ti­fi­ca­das de Tran­sil­va­nia guar­dan tes­ti­mo­nio del en­fren­ta­mien­to de si­glos en­tre los tur­cos oto­ma­nos, mu­sul­ma­nes, y los su­ce­si­vos po­bla­do­res oc­ci­den­ta­les: sa­jo­nes, es­la­vos, hún­ga­ros y ru­ma­nos; cris­tia­nos, or­to­do­xos o pro­tes­tan­tes. Aquí, Dra­cul, apo­da­do Te­pes o «el Em­pa­la­dor» por su ape­go a es­ta cruel mo­da­li­dad de eje­cu­ción, es con­si­de­ra­do un hé­roe por su lu­cha fren­te al in­va­sor otó­mano. Su re­cuer­do per­ma­ne­ce, por ejem­plo, en la ele­gan­te y bu­lli­cio­sa Brasov, don­de el Em­pa­la­dor de­mos­tró el por qué de su so­bre­nom­bre a cua­ren­ta no­bles rea­cios a ren­dir­le plei­te­sía.

Pre­si­di­da por un gi­gan­tes­co car­tel a lo Holly­wood, la ciu­dad es­tá do­mi­na­da por la es­pec­ta­cu­lar Bi­se­ri­ca Ne­gra, lla­ma­da así tras el pa­vo­ro­so in­cen­dio que en 1689 ti­ñó sus mu­ros de ne­gro y ca­si des­tru­yó la vi­lla. Por sus em­pi­na­das ca­lles nues­tro Duster se mue­ve con sol­tu­ra, con su pro­pul­sor dié­sel de 109 CV y su trans­mi­sión au­to­má­ti­ca EDC de do­ble em­bra­gue y seis ve­lo­ci­da­des. Un cam­bio que no des­lum­bra por su ra­pi­dez a la ho­ra de ges­tio­nar las tran­si­cio­nes pe­ro que se de­mues­tra pre­ci­so a la ho­ra de afron­tar las re­vi­ra­das vías tran­sil­va­nas. En las an­gos­tas y con­cu­rri­das ar­te­rias de su cas­co his­tó­ri­co, re­cons­trui­do por la abun­dan­te po­bla­ción sa­jo­na en es­ti­lo ale­mán tras el fue­go de 1689, se agra­de­ce tam­bién la cá­ma­ra de 360 gra­dos. Aña­di­da al Duster en es­ta se­gun­da ge­ne­ra­ción, sir­ve de gran ayu­da pa­ra es­ta­cio­nar y pa­ra su­pe­rar sin ries­gos bo­lar­dos y es­tre­cha­mien­tos.

Po­co me­nos de trein­ta ki­ló­me­tros se­pa­ran Brasov del cas­ti­llo de Bran, una pun­tia­gu­da mo­le que sir­vió de ins­pi­ra­ción pa­ra que Sto­ker con­ci­bie­ra la gua­ri­da del vam­pi­ro y en la que el pro­pio Te­pes pa­só al­gu­nos días alo­ja­do, con­tra su vo­lun­tad, en los ca­la­bo­zos. El me­jo­ra­ble es­ta­do del tra­za­do sir­ve pa­ra re­sal­tar dos de las prin­ci­pa­les vir­tu­des de la nue­va ge­ne­ra­ción del Duster. La pri­me­ra es su al­tu­ra li­bre al sue­lo, de 21 cen­tí­me­tros, que per­mi­ten afron­tar sin ries­gos los tra­mos más des­gas­ta­dos. La se­gun­da, el me­jor ais­la­mien­to del ha­bi­tácu­lo, que su­po­ne un ex­tra de con­fort in­clu­so al atra­ve­sar zo­nas ba­chea­das, y don­de tam­bién se de­ja sen­tir una sus­pen­sión pues­ta a pun­to.

Ca­za­dor de re­tos

De ca­mino a Sig­hi­soa­ra, lu­gar de na­ci­mien­to de Te­pes y don­de se pue­de vi­si­tar su su­pues­ta ca­sa na­tal –re­con­ver­ti­da en res­tau­ran­te te­má­ti­co pa­ra tu­ris­tas–, apro­ve­cha­mos su sol­tu­ra en zo­nas des­di­bu­ja­das pa­ra po­ner­le un pe­que­ño re­to. In­tro­du­ci­mos en el GPS, a tra­vés de la pan­ta­lla de sie­te pul­ga­das in­ser­ta en el sal­pi­ca­de­ro -cu­ya lo­ca­li­za­ción es aho­ra más ac­ce­si­ble- las coor­de­na­das de una re­mo­ta vi­lla. Se tra­ta de Vis­cri, un co­lo­ri­do pue­blo que al­ber­ga uno de los más be­llos te­so­ros de la re­gión, una igle­sia for­ti­fi­ca­da del si­glo XIV que ha lle­ga­do ca­si in­tac­ta has­ta nues­tros días.

El mo­ti­vo de su bue­na con­ser­va­ción es su ais­la­mien­to del mun­do ex­te­rior. La úni­ca vía de ac­ce­so es una ru­ta que no me­re­ce el nom­bre de ca­rre­te­ra, tan lle­na de agu­je­ros co­mo un que­so de Gru­yé­re. El Duster, no obs­tan­te, la afron­ta im­per­té­rri­to, in­clu­so en pleno cha­pa­rrón. Nues­tra uni­dad, de trac­ción de­lan­te­ra, lo­gra lle­gar al pie de las mu­ra­llas ecle­siás­ti­cas con so­lo un po­co de barro en las ta­lo­ne­ras.

Ahí­tos de barro y de historia, to­ca to­mar el ca­mino de re­gre­so, con una úl­ti­ma es­ca­la en la re­gia vi­lla mon­ta­ño­sa de Si­naia. En ella se al­za el mo­nas­te­rio que pos­te­rior­men­te le dio nom­bre, en ho­me­na­je al bí­bli­co mon­te Si­naí. Tam­bién los fas­tuo­sos cas­ti­llos de Pe­les y Pe­li­sor, re­si­den­cia de la fa­mi­lia real ru­ma­na a fi­na­les del si­glo XIX. Su ac­ce­so re­quie­re igual­men­te afron­tar em­pi­na­das cues­tas, y en ellas re­sal­ta la ter­ce­ra gran vir­tud de nues­tra uni­dad: su con­su­mo. Tras ca­si mil ki­ló­me­tros recorridos a tra­vés de irre­gu­la­res des­ni­ve­les, y con bue­na par­te de su ma­le­te­ro de 445 li­tros ocu­pa­do por ma­le­tas y mochilas, el con­su­mo se man­tie­ne con­te­ni­do: 5,6 li­tros a los 100 ki­ló­me­tros. Ello, sin ha­cer uso in­ten­si­vo del mo­do ECO in­cor­po­ra­do en el vehícu­lo que, se­gún Da­cia, prio­ri­za los con­su­mos so­bre el ren­di­mien­to del pro­pul­sor.

Ya en la úl­ti­ma pa­ra­da, so­lo que­da des­pe­dir­se de es­ta ma­ra­vi­llo­sa tie­rra a la ma­ne­ra ru­ma­na, de­gus­tan­do una so­pa o cior­ba de ter­ne­ra y un sar­ma­lu­te cu m m li­ga, ro­lli­tos en ho­jas de col acom­pa­ña­dos por po­len­ta. To­do ello re­ga­do por una fres­ca cer­ve­za Ur­sus, un ho­me­na­je lí­qui­do a la abun­dan­te po­bla­ción de osos que ha­bi­ta en los pi­cos cir­cun­dan­tes. Don­de co­mer: La Ceaun (Ru­ma­na, Brasov), Ser­gia­na (Ru­ma­na, Brasov), Piz­ze­ría Al Forno (Ita­lia­na, Sig­hi­soa­ra) Dor­mir: Ho­tel Ko­ro­na (Sig­hi­soa­ra)

El Da­cia Duster, ba­jo el cas­ti­llo de Bran, ins­pi­ra­ción de la mo­ra­da de Drá­cu­la pa­ra Bram Sto­ker. De­ba­jo, ciu­da­de­la de Ras­nov, Cas­ti­llo de Pé­les y pla­to de sar­ma­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.