MÁ­LA­GA ...VOLKS­WA­GEN T-ROC

Re­co­rre­mos los ma­yo­res y lla­ma­ti­vos pun­tos tu­rís­ti­cos de la pro­vin­cia an­da­lu­za en un co­che a la al­tu­ra del desafío e igual de pro­vo­ca­ti­vo

ABC - Motor - - MOTOR - N. SOAGE MÁ­LA­GA

Los rin­co­nes con más en­can­to de la Cos­ta del Sol.

Een­tre el mar y la sie­rra dis­cu­rre la historia de más de 3.000 años de un des­tino cul­tu­ral con gran pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Cu­na de ar­tis­tas co­mo Pi­cas­so, Má­la­ga ha sa­bi­do po­ner en va­lor to­do su po­ten­cial pa­ra pro­por­cio­nar ex­pe­rien­cias y vi­ven­cias inol­vi­da­bles con to­dos los sen­ti­dos. Una tie­rra pa­ra­di­sía­ca pa­ra des­can­sar en sus so­lea­das pla­yas, co­no­cer su ri­co pa­tri­mo­nio mo­nu­men­tal o aden­trar­se en la be­lle­za sal­va­je de su geo­gra­gía se­rra­na.

Cuan­do te aden­tras en el nú­cleo ur­bano, la Al­ca­za­ba, que jun­to con el Cas­ti­llo de Gi­bral­fa­ro y el Tea­tro Ro­mano con­for­man el conjunto ar­queo­ló­gi­co más im­por­tan­te de la ciu­dad, lla­ma más que la aten­ción al es­tar si­tua­do en un en­cla­ve pri­vi­le­gia­do so­bre la ciu­dad. Un em­pla­za­mien­to de vi­si­ta obli­ga­da, al igual que el acer­car­se, en lo al­to de la mon­ta­ña, al Mi­ra­dor de Gi­bral­fa­ro. Dis­fru­ta­re­mos de unas im­pre­sio­nan­tes vis­tas so­bre la ciu­dad, su im­po­nen­te Pla­za de To­ros y la bahía de Má­la­ga, en­cla­ves que se te­ñi­rán en nues­tras re­ti­nas.

Pe­ro si al­go ca­rac­te­ri­za a es­ta pro­vin­cia an­da­lu­za son sus de­ce­nas de pun­tos tu­rís- ti­cos re­par­ti­dos a lo lar­go de 160 ki­ló­me­tros. Una ru­ta per­fec­ta pa­ra rea­li­zar en co­che, aun­que no va­le cual­quier co­che. Pa­ra una ta­rea co­mo es­ta he­mos ele­gi­do el Volks­wa­gen T-Roc, co­lo­ris­ta, emo­cio­nal, tec­no­ló­gi­co y ver­sá­til. Con un mo­tor dié­sel de 150 CV es ca­paz de desen­vol­ver­se con mu­cha sol­tu­ra en la ciu­dad y, pe­se a sus con­te­ni­das di­men­sio­nes, el in­te­rior es am­plio y pue­de pre­su­mir de un gran ma­le­te­ro, perfecto pa­ra un via­je de va­rios días. De he­cho, el TRoc nos ha con­ven­ci­do de que no es un SUV más. Es un co­che muy com­ple­to tan­to a ni­vel es­té­ti­co co­mo de ca­pa­ci­dad, na­ci­do pa­ra cau­ti­var al pú­bli­co más he­te­ro­gé­neo.

La pri­me­ra pa­ra­da de nues­tra ru­ta pa­sa por el lu­gar dón­de se ro­dó la co­no­ci­da se­rie es­pa­ño­la Ve­rano Azul. Pa­rar en Ner­ja, una lu­mi­no­sa lo­ca­li­dad con una be­lla fa­cha­da ma­rí­ti­ma lle­na de rin­co­nes y en­can­ta­do­res pa­seos, sig­ni­fi­ca aden­trar­se en lo más pro­fun­do del sub­sue­lo. Sus Cuevas es­tán for­ma­das por una ca­vi­dad de 64.000 me­tros cú­bi­cos de es­ta­lac­ti­tas, es­ta­lag­mi­tas y otras mu­chas cu­rio­si­da­des geo­ló­gi­cas.

Dos de los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos de la Cos­ta del Sol con im­por­tan­tes ves­ti­gios fe­ni­cios, grie­gos, ro­ma­nos y ára­bes son To­rre­mo­li­nos y Fuen­gi­ro­la. El pri­me­ro, perfecto si que­re­mos dis­fru­tar de rin­co­nes con sa­bor po­pu­lar. De­be­re­mos acom­pa­ñar nues­tra ru­ta en co­che con un es­pe­to de sar­di­na. Mien­tras que pa­ra los aman­tes de las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, co­mo el golf, la hípica, el sub­ma­ri­nis­mo o la ve­la, Fuen­gi­ro­la es me­jor op­ción.

Eso sí, no po­dría­mos es­tar en la pro­vin­cia de Má­la­ga y ol­vi­dar­nos del des­tino es­tre­lla, un cas­co his­tó­ri­co tí­pi­ca­men­te an­da­luz, ex­ce­len­te cli­ma, mag­ní­fi­cas pla­yas, un en­torno na­tu­ral e im­por­tan­tes com­ple­jos de­por­ti­vos: Mar­be­lla. Y en ella, Puer­to Ba­nús, un fa­mo­so puer­to de­por­ti­vo que re­ci­be lu­jo­sos ya­tes de to­do el mun­do.

Un desafío de al­tu­ra

El río Gua­dahor­ce a lo lar­go de to­da la pro­vin­cia de Má­la­ga va de­jan­do al­gu­na que otra es­tam­pa que bien me­re­ce ser vi­si­ta­da. Ha­bla­mos del Ca­mi­ni­to del Rey. Más de tres ki­ló­me­tros de re­co­rri­do desafian­do a la gra­ve­dad que atra­vie­san el Des­fi­la­de­ro de los Gai­ta­nes me­dian­te pa­sa­re­las an­cla­das a la pa­red a 100 me­tros de al­tu­ra. Aun­que su de­man­da es real­men­te al­ta por lo que se re­co­mien­da re­ser­var las en­tra­das con al me­nos dos me­ses de an­te­la­ción, evi­tan­do los fi­nes de se­ma­na en la me­di­da de lo po­si­ble. Don­de co­mer: Res­tau­ran­te MR1 Pi­car al­go: Ca­te­dral del Pes­caí­to, El Tin­te­ro, Ca­sa Lo­la, La Ba­rra de Za­pa­ta Dor­mir: Room Ma­te La­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.