Ru­ta con... VW Toua­reg

ABC - Motor - - MOTOR - UNAI MEZCUA

Sur­ca­mos los du­ros ca­mi­nos de la cor­di­lle­ra del Atlas en Ma­rrue­cos en el SUV gran­de de Volks­wa­gen

La trac­ción to­tal per­ma­nen­te, la sus­pen­sión neu­má­ti­ca, los cua­tro mo­dos de con­duc­ción off-road y las cua­tro rue­das di­rec­tri­ces con­vier­ten al SUV ale­mán en un fiel com­pa­ñe­ro pa­ra afron­tar los tor­tuo­sos ca­mi­nos afri­ca­nos

Afi­na­les de oc­tu­bre la es­ta­ción de es­quí de Ou­kaï­me­den, en el Toub­kal, el pi­co más al­to de la cor­di­lle­ra del Atlas, es po­co más que un yer­mo pá­ra­mo. A 2.600 me­tros de al­ti­tud, las pis­tas, que en­tre enero y mar­zo atraen a mi­les de es­quia­do­res en bus­ca de nie­ve –un bien muy co­di­cia­do en el nor­te de Áfri­ca– apa­re­cen mar­chi­tas y va­cías. Allí, en me­dio de la na­da, se de­tie­ne el pe­que­ño gru­po de Volks­wa­gen Toua­reg. Bru­ñi­dos por el sol y ape­nas cu­bier­tos por una fi­na ca­pa de pol­vo ro­ji­zo, pa­re­cen ve­nir de otro mun­do. Pe­ro es­tán en ca­sa.

Lle­gar ha si­do la par­te fá­cil. Par­tien­do de Ma­rra­kech, a unos cien ki­ló­me­tros al nor­te, la ma­yor par­te de la ru­ta dis­cu­rre por una ca­rre­te­ra que en Es­pa­ña ape­nas al­can­za­ría el ran­go de co­mar­cal. Los ho­te­les de lu­jo de­jan pa­so a pue­blos des­gas­ta­dos con ca­sas de ado­be. Ca­me­llos, mo­to­ci­cle­tas y co­ches en to­dos los es­ta­dos de con­ser­va­ción ima­gi­na­bles se al­ter­nan pa­ra vio­len­tar las más ele­men­ta­les re­glas de cir­cu­la­ción. La ca­rre­te­ra, sin em­bar­go, no ha su­pues­to nin­gún re­to pa­ra el Toua­reg. So­bre el as­fal­to se desen­vuel­ve ágil­men­te gra­cias a su brio­so pro­pul­sor V6 TDI de 286 CV y su ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca Tip­tro­nic de 8 ve­lo­ci­da­des. Un ges­to con la pa­lan­ca, o un to­que a las le­vas del vo­lan­te, per­mi­te al­can­zar el ré­gi­men de re­vo­lu­cio­nes ne­ce­sa­rio pa­ra su­pe­rar rá­pi­da­men­te cual­quier vehícu­lo más len­to en los már­ge­nes de la vía. Un trá­mi­te in­ne­ce­sa­rio, por­que el mo­do au­to­má­ti­co de la ca­ja se bas­ta pa­ra ha­cer­lo con efi­ca­cia, pe­ro es más emo­cio­nan­te que de­jar to­do el tra­ba­jo en ma­nos de la máquina.

La ver­da­de­ra aven­tu­ra co­mien­za aquí. Cuan­do la pis­ta se des­va­ne­ce, el Toua­reg, que pue­de afron­tar pen­dien­tes de 23 gra­dos y des­ni­ve­les la­te­ra­les de 35, se de­mues­tra ca­paz de es­ca­lar so­bre la em­ba­rra­da la­de­ra del Toub­kal. Aun­que pa­ra ello ne­ce­si­ta de to­das sus vir­tu­des. La pri­me­ra, su trac­ción to­tal per­ma­nen­te. La se­gun­da, el di­fe­ren­cial cen­tral au­to­blo­can­te, que per­mi­te dis­tri­buir el par de for­ma asi­mé­tri­ca y di­ná­mi­ca. Por ejem­plo, otor­gan­do has­ta el 70 por cien­to de la fuer­za mo­triz al eje de­lan­te­ro, y has­ta el 80 por cien­to al de­lan­te­ro, pa­ra com­pen­sar po­si­bles pér­di­das de trac­ción.

La ter­ce­ra, y más im­por­tan­te, es la sus­pen­sión neu­má­ti­ca op­cio­nal. Bas­ta con re­cu­rrir al se­lec­tor pa­ra, que de for­ma si­len­cio­sa e im­per­cep­ti­ble, el Toua­reg «crez­ca» en 25 mi­lí­me­tros en ni­vel to­do­te­rreno, o has­ta 70 en el mo­do «to­do­te­rreno es­pe­cial». Una fun­cio­na­li­dad es­pe­cial­men­te útil pa­ra su­pe­rar un cur­so de agua, ya que in­cre­men­ta la ca­pa­ci­dad de va­deo has­ta los 550 mi­lí­me­tros, y que tam­bién se tra­du­ce un ma­yor con­fort so­bre el as­fal­to. En au­to­vía, por ejem­plo, a más de 120 ki­ló­me­tros por ho­ra, la sus­pen­sión neu­má­ti­ca re­ba­ja au­to­má­ti- ca­men­te la al­tu­ra has­ta 25 mi­lí­me­tros, lo que mi­ni­mi­za la re­sis­ten­cia ae­ro­di­ná­mi­ca, re­du­ce el con­su­mo y me­jo­ra la es­ta­bi­li­dad. En pa­ra­do, el «ni­vel de car­ga» ba­ja la ca­rro­ce­ría has­ta 40 mi­lí­me­tros pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so al ma­le­te­ro.

De nue­vo con la men­te pues­ta so­bre el ba­rro, se ha­ce ne­ce­sa­rio ju­gar con el se­lec­tor de per­fi­les de con­duc­ción Ac­ti­ve-Con­trol. En los mo­de­los co­mo el nues­tro, equi­pa­dos con el pa­que­te to­do­te­rreno, las op­cio­nes in­clu­yen, ade­más del mo­do Au­to de se­rie, un per­fil es­pe­cí­fi­co pa­ra Are­na pro­fun­da, otro pa­ra ca­mi­nos de tie­rra, y un mo­do Ex­per­to per­so­na­li­za­ble.

Es­te pa­que­te tam­bién aña­de ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo la ar­go­lla de re­mol­que aba­ti­ble, pro­tec­cio­nes ex­tra pa­ra los ba­jos y la ba­te­ría, y un tan­que de au­to­no­mía ex­ten­di­da con ca­pa­ci­dad pa­ra 90 li­tros de com­bus­ti­ble. Ca­pa­ci­da­des que se­rán su­ma­men­te úti­les pa­ra la si­guien­te eta­pa del via­je, el des­cen­so por el pol­vo­rien­to valle de Ou­ri­ka. Me­dio cen­te­nar de ki­ló­me­tros que trans­cu­rren so­bre una pis­ta tan ro­ta y pe­dre­go­sa que ha­rían que una cabra se lo pen­sa­ra has­ta dos ve­ces. Y re­vi­ra­da, muy re­vi­ra­da, aun­que ape­nas se no­ta gra­cias a otro avan­ce tec­no­ló­gi­co: la di­rec­ción a las cua­tro rue­das. Has­ta 37 ki­ló­me­tros por ho­ra, y en mo­do to­do­te­rreno in­ten­so, las rue­das tra­se­ras gi­ran en án­gu­lo opues­to a las de­lan­te­ras. Ello per­mi­te re­du­cir el ra­dio de gi­ro un me­tro.

Cin­cuen­ta ki­ló­me­tros des­pués, el Toua­reg avis­ta de nue­vo el as­fal­to. Una vi­sión tan re­fres­can­te co­mo un oa­sis, aun­que des­pier­ta un atis­bo de año­ran­za de la aven­tu­ra re­cién ter­mi­na­da. Un via­je que ha afron­ta­do sin un ti­tu­beo. Al fin y al ca­bo, ese día ju­ga­ba en su te­rri­to­rio.

1 OUKAIMEDEN La es­ta­ción de es­quí es­tá ubi­ca­da en el Toub­kal, el pi­co más al­to de la cor­di­lle­ra del Atlas

3 TRAN­SI­CIÓN Con­for­me nos ale­ja­mos de Ma­rra­kech se su­ce­den los pue­blos de ado­be2AS­FAL­TO So­bre la ca­rre­te­ra, el Toua­reg se desen­vuel­ve ágil­men­te gra­cias a su mo­tor V6 TDI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.