ES­TI­LIS­TAS: EL PO­DER EN LA SOM­BRA.

El (ver­da­de­ro) po­der de la mo­da ¿CÓ­MO HAN CON­SE­GUI­DO ES­TAS PRO­FE­SIO­NA­LES DEL ES­TI­LO CON­VER­TIR­SE EN PRES­CRIP­TO­RAS GLO­BA­LES Y ES­TRE­LLAS DE LA I NDUSTRIA?

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - POR GUI­LLER­MO ES­PI­NO­SA

¿Quié­nes son las pro­ta­go­nis­tas de la úl­ti­ma revolución en la in­dus­tria de la mo­da?

HHa­ce ape­nas tres dé­ca­das, cuan­do una per­so­na se de­fi­nía co­mo es­ti­lis­ta, ca­si to­dos su­po­nían que tra­ba­ja­ba en una pe­lu­que­ría. So­la­men­te los pro­fe­sio­na­les de la mo­da –di­se­ña­do­res, fo­tó­gra­fos, di­rec­to­ras de re­vis­ta– co­no­cían el tra­ba­jo con­cre­to que ha­cían es­tas (por lo ge­ne­ral) mu­je­res jó­ve­nes que ti­ra­ban de enor­mes ma­le­to­nes re­ple­tos de pren­das, que ellas adap­ta­ban –con im­per­di­bles, pin­zas o al­fi­le­res– al cuer­po de las mo­de­los. ¿En qué mo­men­to aque­llas in­vi­si­bles y ha­cen­do­sas chi­cas pa­ra to­do se con­vir­tie­ron en las ac­tua­les rei­nas de la in­dus­tria?

Hoy, in­clu­so los nom­bres me­nos co­no­ci­dos pa­ra el pú­bli­co tie­nen un es­ta­tus muy dis­tin­to al de ha­ce 20 años: Ka­tie Grand, que fun­dó la re­vis­ta Da­zed & Con­fu­sed, ase­so­ra a Louis Vuit­ton, Pra­da, Bot­te­ga Ve­net­ta y Marc Ja­cobs; Ja­ne How, res­pon­sa­ble de mu­chas de las cam­pa­ñas de Dior en la épo­ca de Ga­lliano, co­la­bo­ra con Ste­lla McCart­ney; Mé­la­nie Ward, que tra­ba­jó co­do a co­do con Hel­mut Lang, creó ha­ce tiem­po su pro­pia mar­ca, Blou­son Noir, y co­la­bo­ra es­tre­cha­men­te con Her­mès.

El au­ge del “es­ti­lis­mo” no es un fe­nó­meno fá­cil de des­en­tra­ñar y res­pon­de a va­rios fac­to­res. Po­si­ble­men­te, la cau­sa más pro­fun­da sea la con­ver­sión de la mo­da en fe­nó­meno de ma­sas; en pa­ra­le­lo, la evo­lu­ción del “ne­go­cio”, con gru­pos mul­ti­na­cio­na­les que, en ape­nas dos dé­ca­das, han ter­mi­na­do por aglu­ti­nar a la ma­yo­ría de las mar­cas in­di­vi­dua­les y a sus crea­do­res en un pa­ra­guas eco­nó­mi­co de tin­tes glo­ba­les y que han mo­di­fi­ca­do in­clu­so la for­ma en que con­su­mi­mos la mo­da.

Tam­bién ha si­do cru­cial la evo­lu­ción pro­pia de los me­dios es­pe­cia­li­za­dos. Esas re­vis­tas que, a par­tir de los años 80, cam­bia­ron las re­glas del jue­go, con­vir­tién­do­se en agen­tes del uni­ver­so de la mo­da, más que en trans­mi­so­res. A to­do ello hay que su­mar las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, y no so­lo las que fun­cio­nan co­mo me­dios de co­mu­ni­ca­ción; tam­bién las in­di­vi­dua­les, el tan om­ni­pre­sen­te fe­nó­meno “blog­ger”.

Pe­ro en­tre to­das es­tas cau­sas, la más fas­ci­nan­te es la his­to­ria de có­mo al­gu­nas de esas chi­cas es­ti­lo­sas fue­ron cam­bian­do la ma­ne­ra en las que la in­dus­tria las veía has­ta con­ver­tir­se en pres­crip­to­ras glo­ba­les.

Al prin­ci­pio fue el ver­bo. Es de­cir, fue­ron las pe­rio­dis­tas de mo­da y, en ma­yor me­di­da las edi­to­ras de las grandes re­vis­tas, las que co­men­za­ron a con­ver­tir­se en ico­nos fas­hion y en fi­gu­ras re­le­van­tes en la to­ma de de­ci­sio­nes de los crea­do­res pe­ro, so­bre to­do, de los con­su­mi­do­res. A la pio­ne­ra Dia­na Vree­land ha­bría que su­mar, en su­ce­sión, a la eter­na y du­ra An­na Win­tour; a la eté­rea y so­fis­ti­ca­da Fran­ca Soz­za­ni; a la ex­tra­va­gan­te y ge­nial An­na Piag­gi; o a la ce­re­bral y ro­tun­da Su­zie Men­kes. Mu­chas de ellas con­ser­van hoy in­tac­to su po­der. Bá­si­ca­men­te, por­que an­tes la mo­da se con­su­mía tam­bién leí­da: sus crí­ti­cas y edi­to­ria­les, las imá­ge­nes que ele­gían ubi­car en las pá­gi­nas que te­nían a su car­go, de­fi­nían la ex­ce­len­cia de un mer­ca­do siem­pre com­pe­ti­ti­vo.

GÉ­NE­SIS

Nues­tra his­to­ria, la his­to­ria de las es­ti­lis­tas, co­mien­za cuan­do al­gu­nas de es­tas edi­to­ras se dan cuen­ta de la ne­ce­si­dad de lle­var sus ideas al te­rreno más prác­ti­co de la ima­gen: le­jos de mos­trar los ves­ti­dos tal y co­mo han si­do con­ce­bi­dos por sus crea­do­res, al mo­do de “to­tal look” de tal o cual di­se­ña­dor, co­mien­zan a ba­ra­jar la po­si­bi­li­dad de mez­clar­los pa­ra crear es­ti­los úni­cos en la su­ma de pren­das de dis­tin­ta pro­ce­den­cia. Sur­gen de

Ha­ce falta un gran ta­len­to, un ojo en el fu­tu­ro y una vi­sión muy per­so­nal –pe­ro ex­tra­po­la­ble y desea­ble– de la mo­da pa­ra de­di­car­se a es­te ofi­cio.

es­te mo­do, po­si­ble­men­te en los 80, las pri­me­ras es­ti­lis­tas, que mu­chas ve­ces tam­bién eran pe­rio­dis­tas de mo­da, per­so­nas con un gus­to muy per­so­nal y ca­pa­ces de re­co­men­dar a otras, las lec­to­ras, có­mo ves­tir. En reali­dad, es el ori­gen de una pro­fe­sión: la de “di­rec­to­ra de mo­da” o “di­rec­to­ra crea­ti­va”, un pues­to de con­se­je­ro de di­rec­ción que ya en 1988 con­ta­ba con nom­bres hoy co­no­ci­dí­si­mos: Mi­chael Roberts –di­rec­tor de mo­da de la re­vis­ta Tatler y de The Sun­day Ti­mes–; An­dré Leon Ta­lley y Gra­ce Cod­ding­ton –Vo­gue Amé­ri­ca–; o la ma­lo­gra­da Isa­be­llaIs Blow, que pa­só del Vo­gue a Tatler,Ta don­de tu­vo una lar­ga y fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra.

Re­ten­ga­mos ese nom­bre, Isa­be­lla Blow, por­que su im­por­tan­cia en l a evo­lu­ción y to­ma de con­cien­cia del tra­ba­jo de la es­ti­lis­ta es de­fi­ni­to­rio. Des­deDe 1993, y tras una exi­to­sa se­sión con Ste­ven Mei­sel que ha pa­sa­do ya a lo los anales de la mo­da, “Lon­don Ba­bes”, Isa­be­lla se con­vier­te en la pri­me­ra es­ti­lis­ta real­men­te cé­le­bre de la his­to­ria. A ello no es ajeno su look per­so­nal, el he­cho de que ca­si des­de sus ini­cios fue­ra mu­sa del som­bre­re­ro Phi­lip Treacy (que le su­mi­nis­tra­ba mo­de­los pa­ra con­for­mar su ex­tra­va­gan­te ima­gen), que en su bre­ve pa­so por Nue­va York se hi­cie­ra ami­ga de War­hol o que, en un alar­de de in­tui­ción pres­crip­to­ra, com­pra­se la co­lec­ción es­tu­dian­til de Ale­xan­der Mc­Queen al com­ple­to y se con­vir­tie­ra en su so­cia, men­to­ra, va­le­do­ra y ami­ga.

Isa­be­lla, un ani­mal so­cial tre­men­da­men­te ágil, in­te­li­gen­te y di­ver­ti­da, miem­bro de la al­ta so­cie­dad bri­tá­ni­ca y ca­sa­da con otro par, el mar­chan­te de ar­te Det­mar Blow, no so­lo te­nía es­ti­lo úni­co y una vi­sión muy per­so­nal, pe­ro ex­tra­po­la­ble y desea­ble, de la mo­da. Tam­bién te­nía ojo. In­clu­so pa­ra se­lec­cio­nar a las mo­de­los que lue­go rei­na­rían en la pa­sa­re­la, des­de Be­lla Freud u Ho­nor Fra­ser a Sop­hie Dahl. Ha­cia el año 2002, Isa­be­lla no so­lo rei­na­ba en Tatler: era con­sul­to­ra de Du­pont Ly­cra, La­cos­te o Swa­rovs­ki. Es­tas con­sul­to­rías que de­fi­nen hoy el po­der de las es­ti­lis­tas, co­mo ve­re­mos más ade­lan­te, ni eran la nor­ma ni se per­fi­la­ban en los mis­mos tér­mi­nos que hoy. Se­gún su ami­ga ín­ti­ma, la di­se­ña­do­ra y mo­de­lo Daph­ne Gui­ness, “a Isa­be­lla le do­lió que Mc­Queen no se la lle­va­ra con él cuan­do ven­dió su mar­ca al gru­po Ke­ring. Una vez que co­men­za­ron las ne­go­cia­cio­nes, fue apar­ta­da. To­dos los de­más con­se­guían con­tra­tos... mien­tras a ella le da­ban so­lo ves­ti­dos gra­tis”. Isa­be­lla, que su­fría ya en­ton­ces una de­pre­sión que no lo­gra­ba su­pe­rar, ter­mi­na­ría sui­ci­dán­do­se cin­co años des­pués, en 2007, in­gi­rien­do un bo­te de pes­ti­ci­da.

LA FUER­ZA DE TESTINO

Es pre­ci­sa­men­te en el seno de la fir­ma Guc­ci (tam­bién per­te­ne­cien­te al gru­po Ke­ring), di­ri­gi­da en­ton­ces por Tom Ford, don­de en­con­tra­mos el si­guien­te ejem­plo de lo que pue­de es­ca­lar una es­ti­lis­ta si tie­ne las do­tes so­cia­les y pro­fe­sio­na­les ade­cua­das. En 1994, el te­xano con­tra­ta al pe­ruano Ma­rio Testino pa­ra fo­to­gra­fiar sus cam­pa­ñas. Testino vie­ne acom­pa­ña­do de una ex­re­dac­to­ra y es­ti­lis­ta de Elle Francia, Ca­ri­ne Roit­feld. Con el es­ti­lo in­con­fun­di­ble de una pa­ri­si­na bien, Ca­ri­ne no es una des­co­no­ci­da: ese mis­mo año ha rea­li­za­do un par de edi­to­ria­les de mo­da al­go osa­dos pa­ra la pu­bli­ca­ción de tendencias más mo­der­na del mo­men­to, la bri­tá­ni­ca The Fa­ce. En uno,u in­clu­so, con­ver­tía a su asis­ten­te mas­cu­lino, con no­ta­ble pa­re­ci­do, en la es­cri­to­ra Fra­nçoi­se Sa­gan, el mo­ti­vo de ins­pi­ra­ción del re­por­ta­je. Rá­pi­da­men­te Ford se acer­ca­rá a Roit­feld, la con­ver­ti­rá en su mu­sa y ambos, jun­to a Testino, da­ránd a la mar­ca ita­lia­na un gi­ro de ima­gen in­te­gral ba­sa­do­ba en la sen­sua­li­dad.

Se­gún co­men­ta­ba a unaun pu­bli­ca­ción fran­ce­sa el con­sul­tor de lujo Jea­nJac­que­sJa Pi­card, co­fun­da­dord de Ch­ris­tian La­croix y uno de los hom­bres más in­flu­yen­tes en el mer­ca­do del lujo ac­tual, “ese es el mo­men­to en que aque­llas re­dac­to­ras de mo­da, que eran en ori­gen pe­rio­dis­tas, cam­bia­ron su apo­yo más o me­nos amis­to­so a las mar­cas por con­se­jos efi­ca­ces, re­mu­ne­ra­dos y ren­ta­bles pa­raa­ra la uni­for­ma­ción y pros­pec­pec­ción de tendencias fu­tu­tu­ras. Los em­pre­sa­rioss com­pren­die­ron pron­to la ju­go­sa par­ti­ci­pa­ción de es­tas nue­vas con­se­je­ras, ex­per­tas en es­ti­lo, pe­ro tam­bién ca­pa­ces de rea­li­zar el des­fi­le más efi­caz, in­clu­yen­do des­de la se­lec­ción de las mo­de­los a la his­to­ria de la co­lec­ción,ón, que po­dían vehi­cu­lar y edi­tar jun­to al di­se­ña­dor”.

El ca­so de Roit­feld ld es pa­ra­dig­má­ti­co por­que,rque, dan­do pa­sos in­ter­na­cio­na­les y con un es­pí­ri­tu pro­vo­ca­dor, re­no­va­dor y muy cons­cien­te de su po­der, ter­mi­na­rá asu­mien­do la di­rec­ción de Vo­gue Francia en 2001. Sin em­bar­go, ese ti­po de co­la­bo­ra­cio­nes con las fir­mas pro­vo­ca­rá años des­pués su caí­da: siem­pre se ru­mo­reó que sus ase­so­rías oca­sio­na­les y re­mu­ne­ra­das, po­co com­pa­ti­bles con el de­ber de ob­je­ti­vi­dad pe­rio­dís­ti­ca –pe­ro ob­via­das du­ran­te una dé­ca­da por sus pa­tro­nos–, es­ta­ban de­trás de su di­mi­sión de Vo­gue. Pue­de ser cier­to o no, pe­ro la ca­rre­ra pos­te­rior de Roit­feld, des­de di­se­ñar los es­ca­pa­ra­tes de Bar­ney’s New York o rea­li­zar al­gu­nas cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias de Cha­nel has­ta su pues­to ac­tual de di­rec­to­ra glo­bal de mo­da en Har­per’s Baa­zar, no aclara en ab­so­lu­to si man­tie­ne al­gún otro víncu­lo con mar­cas y gru­pos de lujo.

UN OFI­CIO MUTANTE

Si a fi­na­les de los 80 se le hu­bie­ra di­cho a una es­ti­lis­ta que pro­ta­go­ni­za­ría “reali­ties” en te­le­vi­sión, o que tra­ba­ja­ría en igual­dad de con­di­cion nes con di­se­ña­do­res, es pro­ba­ble que le hu­bie­ra en­tra­do la ri­sa. A fi­na­les de esa dé­ca­da, su nom­bre ape­nas apa­re­cía al mar­gen, y en pe­que­ño, en un par de re­vis­tas del ra­mo. Fran­ca Soz­za­ni es la pri­me­ra en ver su nom­bre pu­bli­ca­do jun­to al del fo­tó­gra­fo y al mis­mo ta­ma­ño, en ca­li­dad de “rea­li­za­do­ra”.ra” Es­te her­ma­na­mien­to en­treen pro­fe­sio­na­les no erae ca­sual: si el tra­ba­jo ded la es­ti­lis­ta es­ta­ba li­mi­ta­dol por di­ver­sos fac­to­res, en los años 80 y 90 el prin­ci­pal era su re­la­ción con los fo­tó­gra­fos. La pro­pia Ca­ri­ne Roit­feld de­cla­ró: “Yo no era me­jor es­ti­lis­ta cuan­do tra­ba­ja­ba ha­ce 15 años, pe­ro al­go su­ce­dió cuan­do co­no­cí a Testino. Era el co­rrec­to pa­ra mí, en el mo­men­to pre­ci­so”. La com­pren­sión mu­tua,

“Al­go pa­só cuan­do co­no­cí a Testino. Eran el mo­men­to y el fo­tó­gra­fo idea­les pa­ra mí”, di­jo Ca­ri­ne Roit­feld.

la lu­cha por unos ob­je­ti­vos es­té­ti­cos co­mu­nes y una vi­sión pa­ra­le­la y cóm­pli­ce de la mo­da eran fun­da­men­ta­les pa­ra que el tán­dem fun­cio­na­ra. Ese en­ten­di­mien­to apa­re­ce co­mo la cla­ve del éxi­to en mu­chos ca­sos. Por ejem­plo, la aris­tó­cra­ta Carly­ne Cerf de Dud­zee­le, una de las es­ti­lis­tas más fa­mo­sas de los 90, pa­só de re­vi re­vis­ta en re­vis­ta has­ta que co­no­ció a Ste­ven M Mei­sel, con el que aú­na co­la­bo­ra. Su men­tor­men se fi­jó en ella, ló­gi­co,ló por su ca­pa­ci­dad­ca­pa­ci rup­tu­ris­ta: ses sal­ta­ba los có­di­gos­có­di­go fé­rreos de una mo­da­mo que, en la tran­si­ción­trans ha­cia los 90,90 es­ta­ba muy ne­ce­si­ta­da­ne­ces de fres­cu­ra­fresc y di­ver­si­dad.si­da “El tra­ba­jo ha cam­bia­do mu­cho. An­tes era una vo­ca­ción­vo –re­co­no­cía Carly­ne a una re­vis­ta fran­ce­sa–. Hoy ser es­ti­lis­ta es te­ner un ejér­ci­to de asis­ten­tes re­vi­san­do de for­ma ex­te­nuan­te las webs de mo­da. Y la mo­da no es vir­tual, es ma­te­ria vi­va, un ves­ti­do, una caí­da... No hay na­da de vir­tual en eso. Yo siem­pre he pro­fe­sa­do un res­pe­to to­tal por los que crean esas pie­zas que fi­nal­men­te ten­go que ver, to­car y ha­cer mías pa­ra com­po­ner des­pués mis pro­pias ideas que, des­de lue­go, no pa­san por lle­var

Si a fi­na­les de los 80 les hu­bie­ran di­cho que se­rían pro­ta­go­nis­tas de “reali­ties”, se ha­brían reí­do.

400 pren­das a una se­sión de fotos. Hoy to­do es pro­li­fe­ra­ción: de ves­ti­dos, de imá­ge­nes, de pro­pues­tas...”.

Es­ta crí­ti­ca a la ac­tua­li­dad de la pro­fe­sión omi­te otro he­cho: lo que ha pro­li­fe­ra­do en la úl­ti­ma dé­ca­da son las es­ti­lis­tas. Y cla­ro, no to­das va­len lo mis­mo, ni si­quie­ra to­das va­len. La ne­ce­si­dad de ves­tir a “ce­le­bri­ties” sin gus­tos muy de­fi­ni­dos, o de ves­tir a per­so­na­li­da­des en las pá­gi­nas de las re­vis­tas de mo­da sin que sean mo­de­los ni sus re­tra­tos fotos de mo­da, ha dis­pa­ra­do la de­man­da de pro­fe­sio­na­les del es­ti­lo. Mu­chas de ellas con co­no­ci­mien­tos ape­nas ru­di­men­ta­rios, au­sen­cia to­tal de ideas pro­pias y me­nos es­ti­lo per­so­nal, pe­ro aun así ne­ce­sa­rias an­te la in­ce­san­te obli­ga­ción de ves­tir pa­ra fotos y do­tar de un es­ti­lo a cual­quie­ra. Hoy, po­cas es­ti­lis­tas pue­den de­di­car­se en ex­clu­si­va a la mo­da.

A par­tir de los 90, con la lle­ga­da ma­si­va de la pu­bli­ci­dad te­le­vi­si­va y edi­to­rial, las es­ti­lis­tas co­mien­zan a tra­ba­jar mano a mano con em­pre­sas, y no so­lo las pu­bli­ci­ta­rias: tam­bién con sus clien­tes, cons­cien­tes ca­da vez más del po­der de la ima­gen co­mo es­pe­jo de sus pro­duc­tos. Es en­ton­ces cuan­do sur­ge el fe­nó­meno de las su­per­mo­de­los, di­rec­ta­men­te vin­cu­la­do tam­bién a las es­ti­lis­tas. Su ca­pa­ci­dad pa­ra des­cu­brir y uti­li­zar nue­vos ros­tros de for­ma efi­caz y ade­cua­da va a ser otro fac­tor en su éxi­to pro­fe­sio­nal.

Un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co de es­ta re­la­ción es Ca­mi­lla Nic­ker­son, la lon­di­nen­se de la que An­na Win­tour di­jo: “Sé por ex­pe­rien­cias pa­sa­das que si Ca­mi­lla es­tá mi­ran­do al mar, to­dos aca­ba­re­mos ha­blan­do del océano pron­to”. Nic­ker­son ya era una co­no­ci­da es­ti­lis­ta an­tes de ves­tir a Nao­mi Camp­bell, Ch­risty Tur­ling­ton, Tat­ja­na Pa­titz y Lin­da Evan­ge­lis­ta en el ví­deo “Free­dom” de Geor­ge Mi­chael en 1991. Pe­ro ha­cer­lo, y ge­ne­rar una vi­sión icó­ni­ca que aún re­cor­da­mos, la con­vir­tió en una de las más in­flu­yen­tes del mo­men­to. Ade­más, le per­mi­tió edi­tar un li­bro em­ble­ma de una épo­ca (“Mo­da: fo­to­gra­fía de los 90”) y con­ver­tir­se en la es­ti­lis­ta ofi­cial de los des­fi­les de Ale­xan­der Mc­Queen, Yves Saint Lau­rent con Ste­fano Pi­la­ti, o Cal­vin Klein con Fran­cis­co Cos­ta, que la no­mom­bró ofi­cial­men­te su mu­sa.sa. Re­cien­te­men­te, su es­ti­lo, o, de­fi­ni­do co­mo “ce­re­bral” y “fe­roz­men­te mo­derno”, ha re­ca­la­do en Cé­li­ne con Phoe­be Phi­lo.

TOMÁNDOSELO EN SE­RIO

Con los años, el es­ti­lis­mo se ha pro­fe­sio­na­li­za­do ra­di­cal­men­te. La pro­li­fe­ra­ción de es­cue­las es­pe­cia­li­za­das es el ejem­plo más cla­ro, y mu­chas de las es­ti­lis­tas de hoy se for­man en las es­cue­las de di­se­ño más im­por­tan­tes del mun­do: la Par­sons (de Nue­va York), la Saint-Mar­tins de Lon­dres… don­de apren­den tan­to es­té­ti­ca co­mo már­ke­ting de mo­da. El ob­je­to de es­tos es­tu­dios si­gue, sin em­bar­go, sien­do muy abs­trac­to, y una vez sa­len al mer­ca­do las es­ti­lis­tas es­tán obli­ga­das a una com­pe­ten­cia sin cuar­tel ba­sa­da en es­tar aten­tas a to­do: un ojo en el fu­tu­ro y un co­no­ci­mien­to pro­fun­do del pa­sa­do his­tó­ri­co de la mo­da. Ade­más, se es­pe­ra de ellas que orien­ten al di­se­ña­dor en la de­fi­ni­ción de un len­gua­je vi­sual en sin­to­nía con los tiem­pos. Un tra­ba­jo de ase­so­ra­mien­to so­bre la ima­gen glo­bal de la mar­ca y una res­pon­sa­bi­li­dad de la que an­tes se ocu­pa­ba so­la­men­te el di­se­ña­dor, pe­ro que aho­ra, por las pre­sio­nes de un mer­ca­do glo­ba­li­za­do, tien­de a com­par­tir- se con otros pro­fe­sio­na­les­na­les del es­ti­lo.

Si, co­mo ve­mos, en me­nos de dos dé­ca- das las es­ti­lis­tas han pa­sa­do de tra­ba­ja­do­ras más o me­nos anó­ni­mas a pie­zas fun­da­men­ta­les, el in­te­rés me­diá­ti­co que la mo­da sus­ci­ta ha su­pues­to, tam­bién, un nue­vo ca­pí­tu­lo en su as­cen­so a los cie­los. Po­de­mos ana­li­zar un cé­le­bre ejem­plo: Gra­ce Cod­ding­ton. Mo­de­lo a prin­ci­pios de los 60, un ac­ci­den- te trun­có su ca­rre­ra. . Re­con­ver­ti­da en es­ti- lis­ta en 1968, co­men­zó una la­bor que la en­cum­bró en el Vo­gue in­glés. En 1987, po­co des­pués de que An­na Win­tour di­ri­gie­ra la ca­be­ce­ra bri­tá­ni­ca, Cod­ding­ton la aban­do­nó pa­ra con­ver­tir­se en di­rec­to­ra crea­ti­va de Cal­vin Klein Co­llec­tion.

Pe­ro cuan­do An­na Win­tour (que ha­bía si­do edi­to­ra de mo­da en otras pu­bli­ca­cio­nes) es nom­bra­da di­recct ora de Vo­gue Amé­ri­ca, la re­cla­ma y jun­tas for­man el tán­dem hi s tó­ri­co por ex­ce­len­cia de la mo­da ac­tu a l . Cod­ding­ton es nom­bra­da di­rec­to­ra crea­ti­va de Vo­gue Amé­ri­ca en 1995. Co­no­ci­dí­si­ma ma y ad­mi­ra­da en “el mun­di­llo”, su nom­bre bre ape­nas so­na­ba al gran ran pú­bli­co has­ta que e en 2009 se dio a co­no­ce­ro­cer con el do­cu­men­tal “The Sep­tem­ber Is­sue”, so­bre la e ela­bo­ra­ción del nú­me­ro de sep­tiem­bre de Vo­gue Amé­ri­ca.A Y su­ce­de de unau for­ma sor­pren­den­te: aun­quea el do­cu­men­tal de­bía te­ner co­mo pro­ta­go­nis­ta, en teo­ría, a An­na Win­tour, el ma­te­rial ob­te­ni­do re­ve­la­ba la ten­sa, apa­sio­na­da, vehe­men­te­ve y na­da fá­cil re­la­ción­re en­tre es­ta pa­re­ja ded gu­rús de la mo­da, en la que los ti­ras y aflo­jas y, so­bre­sobr to­do, cier­to sa­dis­mo de Win­tou­rWint ha­cia ella –re­le­gan­do sus­su edi­to­ria­les a la na­da pa­ra lue­go­lu re­cu­pe­rar­los co­mo cen­tro de la re­vis­ta jus­to an­tes del cie­rre– la re­tra­tan co­mo una he­roí­na con­tem­po­rá­nea. Cod­ding­ton apa­re­ce co­mo el mo­tor de una re­vis­ta cu­ya ima­gen lo es to­do. Y, de pron­to, una le­gión de fu­tu­ras es­ti­lis­tas la con­vier­ten no so­lo en mo­de­lo a se­guir, sino en un au­tén­ti­co icono.

El re­sul­ta­do: un con­tra­to de 1,2 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra es­cri­bir unas me­mo­rias, “Gra­ce”, pu­bli­ca­das en Phai­do­nPha Press, que pue­den con­ver­tir­se­con en pe­lí­cu­la. Has­taHas Jean Paul Gaul­tier le de­di­có­ded en 2014 una par­te de su des­fi­le, jun­to a otras mu­je­res­mu de la mo­da a las que­qu ad­mi­ra­ba, re­pli­can­do su pe­cu­liar y des­la­va­za­do es­ti­loest per­so­nal.

EL ES ES­PEC­TÁCU­LO

“The Sep­tem­ber is­sue” (y “El diablo vis­te de Pra­da” en fic­ción) pu­sie­ron de ma­ni­fies­to el cre­cien­te in­te­rés de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca por la mo­da, una vin­cu­la­ción de ida y vuel­ta. De he­cho, en Holly­wood se pu­bli­ca anual­men­te la lis­ta de las es­ti­lis­tas más po­de­ro­sas, y no pre­ci­sa­men­te por sus la­bo­res en re­vis­tas o pa­sa­re­las, sino por el nú­me­ro de “ce­le­bri­ties” que han

Ca­mi­lla Nic­ker­son vis­tió a las mo­de­los de “Free­dom”, de Geor­ge Mi­chael, y creó la ima­gen icó­ni­ca de los 90.

ves­ti­do pa­ra las al­fom­bras ro­jas.

El pa­ra­dig­ma de una es­tre­lla de­pen­dien­te de es­ti­lis­mo es, sin du­da, Lady Ga­ga. Cuan­do en 2008 irrum­pió en es­ce­na la can­tan­te, gran par­te de su éxi­to se sus­ten­tó en una agre­si­va y ex­tra­va­gan­te po­lí­ti­ca de ima­gen desa­rro­lla­da des­de Hou­se of Ga­ga, una ofi­ci­na de ima­gen per­so­na­li­za­da de­di­ca­da por en­te­ro a ella des­de la que se con­tro­la­ban es­ce­no­gra­fía, di­se­ño, ma­qui­lla­je, co­reo­gra­fía, ilu­mi­na­ción... así co­mo sus epa­tan­tes apa­ri­cio­nes pú­bli­cas. De­trás de esa ma­qui­na­ria es­ta­ba Ni­co­la For­mi­chet­ti, su di­rec­tor crea­ti­vo has­ta 2012, cuan­do pa­só a ocu­par el mis­mo car­go en la fir­ma Die­sel.

En pa­ra­le­lo a es­te in­te­rés por la mo­da y sus agen­tes –es de­cir, quién vis­te a quién y por qué–, apa­re­cía el fe­nó­meno de las re­des so­cia­les y las bi­tá­co­ras per­so­na­les: blo­gue­ras pri-

me­ro e “in­fluen­cers”, des­pués. Ge­ne­ral­men­te jó­ve­nes que de­ci­dían mos­trar al mun­do, de for­ma in­di­vi­dual, sus co­no­ci­mien­tos prác­ti­cos en mo­da se­lec­cio­nan­do pren­das en las tien­das y, de for­ma ha­bi­tual, vis­tién­do­se con ellas.

¿BLO­GUE­RAS EN VEN­TA?

A me­di­da que con­se­guían se­gui­do­res, su po­der pa­ra las mar­cas –a la ca­za de con­su­mi­do­res po­si­bles– au­men­ta­ba has­ta el pun­to de que, en ape­nas un lus­tro, el uni­ver­so “blog­ger” se ha aca­ba­do pro­fe­sio­na­li­zan­do. Y no pre­ci­sa­men­te de for­ma pe­rio­dís­ti­ca: en el mer­ca­do, los “blog­gers” ven­den su ob­je­ti­vi­dad al me­jor pos­tor y se han con­ver­ti­do en pla­ta­for­mas pa­ra la pu­bli­ci­dad re­mu­ne­ra­da de pro­duc­tos. La úni­ca cla­ve es

su­pe­rar ci­fras de se­gui­do­res reales, que han pa­sa­do de los mi­les a los mi­llo­nes con el im­pul­so y el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de las re­des so­cia­les. El po­der de es­tas “blog­gers” con­ver­ti­das en ce­le­bri­da­des lo ejem­pli­fi­can ca­sos co­mo el de la adolescente Tavi Ge­vin­son, que con 11 años te­nía un blog leí­do por 30.000 per­so­nas. En so so­lo o cin­co años, en lo­sos que fue in­clu­so in­vi­ta­da ita­da por Karl La­ger­feld ld a sus des­fi­les, haa ter­mi­na­do por di­ri­gir y edi­tar su pro­pia re­vis­ta, Roo­kie Ma­ga­zi­ne.

Pe­ro es tam­bién im­por­tan­te no l l evar­se a en­ga­ño. Pe­see a es­te in­creí­ble­le au­men­to de la pre­re­sen­cia pú­bli­ca yay a su po­der real, el mun­do de las es­ti­lis­tas no es fá­cil. La com­pe­ten­cia en las grandes ca­pi­ta­les de la mo­da ro­za lo des­pia­da­do. Y cuan­do se al­can­za un es­ta­tus, las ho­ras de avión son in­ter­mi­na­bles. Es­tar pre­sen­te, co­no­cer a las per­so­nas ade­cua­das, tra­ba­jar con ri­gor y dar po­cas ne­ga­ti­vas, so­bre to­do cuan­do se em­pie­za. Es de­cir, tra­ba­jar jor­na­das inago­ta­bles los sie­te días de la se­ma­na.

LasL grandes es­ti­lis­tas pu pue­den lle­gar a co­brar has­tah 15.000 € por un díad de tra­ba­jo, pe­ro la reali­dadr pa­ra la ma­yo­ríar es de suel­dos mu­cho m más es­ca­sos con la mis­mam res­pon­sa­bi­li­dad que las grandes fir­mas. El au­ge del es­ti­lis­mo tam­bién es­tá fa­vo­re­cien­do la des­apa­ri­ción de otras pro­fe­sio­na­les muy im­port tan­tes: las pe­rio­dis­tas ded mo­da. Abo­ca­das a ser el pa­rien­te po­bre – es de­cir, las per­so­nas del en­tra­ma­do del mun­do de la mo­da que me­nos co­bran por su tra­ba­jo–, mu­chas aca­ban de­jan­do de es­cri­bir pa­ra co­men­zar a ves­tir. En pa­la­bras del con­sul­tor Jean-Jac­ques Pic­card, un ge­nio en la som­bra, “pa­ra las pe­rio­dis­tas, una re­con­ver­sión en es­ti­lis­ta es siem­pre una op­ción. Pe­ro el re­fle­jo de esas pro­fe­sio­na­les au­pa­das a lo más al­to no de­be evi­tar­nos ver la reali­dad de un ofi­cio pre­ca­rio, don­de ha­ce falta un ta­len­to ex­tra­or­di­na­rio y una enor­me fuer­za de per­sua­sión a lar­go pla­zo pa­ra con­ver­tir­se en un “pro­duc­to” tan bien re­mu­ne­ra­do co­mo un de­por­tis­ta de éli­te”. Al fi­nal, to­do pa­re­ce re­su­mir­se en aquel man­tra tan ochentero: “La fa­ma cues­ta”.

El es­ti­lis­ta de Lady Ga­ga, Ni­co­la For­ni­chet­ti, pa­só de tra­ba­jar con ella a ser di­rec­tor crea­ti­vo de Die­sel.

Gra­ce Cod­ding­ton

Ca­mi­lla Nic­ker­son

An­na Win­tour

Carly­ne Cerf de Dud­zee­le

Isa­be­lla Blow

Fran­ca Soz­za­ni

Ca­ri­ne Roit­feld

Ni­co­la For­mi­chet­ti y Broo­ke Candy

Ta­vi Ge­vin­son

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.