EN CA­SA DE...

ABIER­TA, VER­DE Y FA­MI­LIAR. LA VI­VIEN­DA DE LA AC­TRIZ ES UN EJEM­PLO DE QUE LA SOS­TE­NI­BI­LI­DAD, LA ALE­GRÍA Y LA SEN­CI­LLEZ NO ES­TÁN RE­ÑI­DAS CON EL ES­TI­LO.

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - POR INÉS ALON­SO

La ac­triz Jes­si­ca Al­ba.

Po­cas ac­tri­ces des­pier­tan tan­ta sim­pa­tía en Holly­wood co­mo Jes­si­ca Al­ba. Tal vez por­que la es­tre­lla de 35 años y as­cen­den­cia me­xi­ca­na es un de­rro­che de sim­pa­tía. Y en la me­ca del ci­ne, don­de ca­si to­do pa­re­ce pre­fa­bri­ca­do, su na­tu­ra­li­dad y su buen ta­lan­te son bie­nes es­ca­sos. Ya sea en la al­fom­bra ro­ja o de ca­mino al su­per­mer­ca­do, la pro­ta­go­nis­ta de “Sin City”, ca­sa­da des­de 2008 con el pro­duc­tor Cash Wa­rren, con quien tie­ne dos hi­jas –Ha­ven, de cin­co, y Ho­nor, de ocho–, ha­ce ga­la de unas ma­ne­ras sen­ci­llas que se re­fle­jan en to­do aque­llo que la ro­dea. In­clui­da su mag­ní­fi­ca re­si­den­cia de Los Án­ge­les.

Ale­gre y con un to­que muy chic, la ca­sa es­tá pen­sa­da pa­ra ser vi­vi­da, pa­ra que sus dos hi­jas y sus pe­rros, Sid y Bo­wie, co­rre­teen sin mie­do a rom­per na­da. Al­ba se re­co­no­ce ho­ga­re­ña y eso se no­ta: la vi­vien­da es­tá de­co­ra­da con pie­zas de apa­rien­cia y ma­te­ria­les na­tu­ra­les y esen­cia­les. Mu­cho tie­ne que ver en es­ta elec­ción la fi­lo­so­fía “eco­friendly” [ami­ga del me­dio am­bien­te], que de­fien­de y que la lle­vó a crear ha­ce seis años la em­pre­sa The Ho­nest Com­pany (www.ho­nest.com). “Cuan­do na­ció mi pri­me­ra hi­ja, me di cuen­ta de que era di­fí­cil en­con­trar pro­duc­tos li­bres de tó­xi­cos. Y yo, que ha­bía cre­ci­do con mu­chos pro­ble­mas de sa­lud y que to­da­vía soy alér­gi­ca a bas­tan­tes co­sas, em­pe­cé a dar­le vuel­tas has­ta que un día de­ci­dí fun­dar, jun­to a Ch­ris­top­her Ga­vi­gan,

una com­pa­ñía que ven­die­ra lo que no po­día en­con­trar en las tien­das”.

Hoy es­te gru­po, que comercializa des­de pa­ña­les has­ta cos­mé­ti­cos, em­plea a más de 250 per­so­nas y es tan im­por­tan­te pa­ra Al­ba co­mo su ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Es la for­ma de vi­da que la ac­triz ca­li­for­nia­na quie­re trans­mi­tir­le a sus hi­jas: “Les en­se­ño a re­ci­clar, a re­uti­li­zar y cui­dar del en­torno”. Al­go que se de­ja ver en ca­da de­ta­lle de su vi­vien­da y, es­pe­cial­men­te, en los es­pa­cios abier­tos. La ca­sa cuen­ta con un pa­tio en el que to­da la fa­mi­lia se im­pli­ca cul­ti­van­do y cui­dan­do las dis­tin­tas plan­tas que han co­lo­ca­do en una pa­red ver­ti­cal. Es un es­pa­cio ver­de que co­nec­ta con otras zo­nas, co­mo las te­rra­zas, don­de las si­llas de ra­fia y las al­fom­bras de fi­bras na­tu­ra­les com­ple­tan el es­pí­ri­tu sos­te­ni­ble del ho­gar.

EN­TRE FO­GO­NES

La co­ci­na es otro de los lu­ga­res pre­fe­ri­dos de la ac­triz. “Mu­chas de nues­tras con­ver­sa­cio­nes tie­nen lu­gar aquí. De he­cho, nos en­can­ta co­ci­nar a to­dos jun­tos, y es­to es obli­ga­to­rio de vier­nes a do­min­go“, ase­gu­ra Al­ba. La es­tan­cia, en to­nos azu­les y blan­cos, es­tá pre­si­di­da por una gran is­la y tan­to las en­ci­me­ras co­mo el mo­bi­lia­rio es­tá rea­li­za­do en ma­te­ria­les na­tu­ra­les, por lo que trans­mi­te un agra­da­ble ai­re cam­pes­tre.

To­do en la vi­vien­da pa­re­ce ge­ne­rar bue­nas vi­bra­cio­nes. Tam­bién el dor­mi­to­rio, que el ma­tri­mo­nio re­de­co­ró con ayu­da del di­se­ña­dor Mat San­ders. “Cuan­do lo re­for­ma­mos, nues­tra in­ten­ción era ga­nar lu­mi­no­si­dad y am­pli­tud, que pu­dié­ra­mos mo­ver­nos con co­mo­di­dad y dis­po­ner de una bue­na ven­ti­la­ción”, ex­pli­ca Al­ba. Una ca­ma con din­tel y un baúl a sus pies ocu­pan el cen­tro de la ha­bi­ta­ción, don­de la ma­de­ra en to­nos os­cu­ros, que con­tras­ta con las pa­re­des de blan­co in­ma­cu­la­do, to­ma el pro­ta­go­nis­mo. Dos sen­ci­llas me­si­llas con fotos de la pa­re­ja y de las ni­ñas, y al­gu­nos re­cuer­dos más do­tan a es­ta es­tan­cia de un ai­re muy per­so­nal. Al­go que tam­bién se de­ja ver en la sa­li­ta de es­tar que in­clu­ye la sui­te, con dos si­llo­nes de co­lo­res cla­ros y una có­mo­da de ma­de­ra de pino sin tra­tar, so­bre la que se apo­yan dos lám­pa­ras y más re­cuer­dos fa­mi­lia­res. Los te­ji­dos, co­ji­nes, man­tas y te­las tie­nen es­tam­pa­dos en co­lo­res in­ten­sos, con fi­li­gra­nas, pais­ley, ra­yas y gre­cas, que le dan cier­to ai­re hip­pie y desenfadado.

Una chi­me­nea re­cu­bier­ta de bal­do­sas con di­bu­jos geo­mé­tri­cos, con dos le­ñe­ras em­po­tra­das y la te­le­vi­sión de pan­ta­lla pla­na so­bre ella, pre­si­de es­ta sa­la de es­tar. En­fren­te, una sen­ci­lla me­sa de ma­de­ra na­tu­ral, dos si­llo­nes de cue­ro con co­ji­nes de co­lo­res y un so­fá ta­pi­za­do en to­nos cre­ma crean una at­mós­fe­ra ho­ga­re­ña en es­te es­pa­cio con grandes ven­ta­na­les. En un rin­cón, en un es­pa­cio crea­do pa­ra el re­lax, Al­ba se sien­ta en una si­lla de ins­pi­ra­ción co­lo­nial, jun­to a una gran pal­me­ra y un puf bi­co­lor que ha­ce las ve­ces de me­si­ta. “Mi con­se­jo es que no te fi­jes en lo que se lle­va y te ro­dees de aque­llo que te ha­ga sen­tir bien, así con­se­gui­rás siem­pre el di­se­ño ideal”, con­clu­ye. Al­go sim­ple, pe­ro no siem­pre sen­ci­llo.

1. En rin­cón fa­vo­ri­to de Jes­si­ca es­tá pre­si­di­do por una im­pre­sio­nan­te chi­me­nea re­cu­bier­ta de ce­rá­mi­ca blan­ca y ne­gra.

2. La ca­sa es­tá ro­dea­da de vegetación y Al­ba se ha preo­cu­pa­do de in­te­grar­la. 1

2 2

3

Las te­las con es­tam­pa­dos de co­lo­res que ador­nan las es­tan­cias apor­tan fres­cu­ra y un ai­re hippy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.