MARC JA­COBS.

“La mo­da no es al­go que ne­ce­si­tes, es al­go que deseas”

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - POR C. URANGA

Así es su nue­va vi­da (y obra).

EL “EN­FANT” TE­RRI­BLE QUE RE­VO­LU­CIO­NÓ LA MO­DA SE HA HE­CHO MA­YOR. VIA­JA MÁS, DI­SE­ÑA ME­NOS, PE­RO CON­SER­VA TO­DA SU CA­PA­CI­DAD DE SOR­PREN­DER­NOS.

La ex­pe­rien­cia es un gra­do y Marc Ja­cobs, a pun­to de cum­plir los 54 años, lo re­ba­sa con ma­trí­cu­la de ho­nor. El di­se­ña­dor lo ha vis­to to­do: del Nue­va York crea­ti­va­men­te ex­pan­si­vo de fi­na­les de los 80, en el que dio los pri­me­ros pa­sos con su pro­pia mar­ca, al Pa­rís de los des­fi­les mo­nu­men­ta­les y ex­ce­si­vos de an­tes de la crisis. Y lo ha vi­vi­do to­do: los ex­ce­sos mun­da­nos, las dro­gas ex­tre­mas, las fies­tas de cum­plea­ños fas­tuo­sas y des­me­su­ra­das de dis­fraz obli­ga­to­rio, los via­jes en el Con­cor­de, las jor­na­das ex­te­nuan­tes de 24 ho­ras sin pa­rar...

Ja­cobs ha si­do ni­ño pro­di­gio y “en­fant” te­rri­ble de la in­dus­tria, pio­ne­ro en la pa­sa­re­la, ame­ri­cano en Pa­rís y me­ce­nas fas­hion de la van­guar­dia ar­tís­ti­ca. Aho­ra es una men­te lú­ci­da y pre­cla­ra que ema­na sa­bi­du­ría y que, co­mo ha he­cho siem­pre, des­gra­na su pro­pia ver­sión de las “tendencias al mar­gen de las tendencias” en des­fi­les que, de una tem­po­ra­da a otra, pa­re­cen plan­tea­mien­tos an­ta­gó­ni­cos de lo que pa­sa por su ca­be­za. La prue­ba es la tras­la­ción del neo­gó­ti­co “dark” y si­nies­tro del pa­sa­do in­vierno al fu­tu­ris­mo bri­llan­te y se­ten­te­ro que pro­cla­man es­ta pri­ma­ve­ra su bo­tas de pla­ta­for­ma y sus mi­ni­ves­ti­dos me­ta­li­za­dos.

“La mo­da no es al­go que ne­ce­si­tes, es al­go que deseas”, le di­jo a su ami­ga, la es­cri­to­ra Ta­ma Ja­no­witz, el año pa­sa­do. Si el anhelo es el que ri­ge el ape­ti­to por lle­nar el ar­ma­rio de co­sas be­llas, Ja­cobs ha sa­bi­do se­gre­gar­lo co­mo na­die en el ce­re­bro co­lec­ti­vo del con­su­mi­dor de ro­pa. Su nom­bre es un im­pres­cin­di­ble de la mo­da in­ter­na­cio­nal des­de 1992, el año en que se atre­vió a su­bir el “grun­ge” a la pa­sa­re­la pa­ra su pri­mer con­tra­to im­por­tan­te, con Perry Ellis. Que lo des­pi­die­ran unos me­ses des­pués so­lo con­si­guió agran­dar la le­yen­da. Co­mo ima­gi­na­ba su abue­la, que lo crió en el Ma­jes­tic, uno de esos im­po­nen­tes edi­fi­cios con vis­tas a Cen­tral Park, en el Up­per West Si­de neo­yor­quino, Marc se aca­ba­ría con­vir­tien­do en el nue­vo Cal­vin Klein. A su ma­ne­ra, por su­pues­to. Al con­tra­rio del mi­ni­ma­lis­mo de Klein, los di­se­ños de Ja­cobs son sor­pren­den­tes y trans­gre­so­res, el uni­for­me de los “co­ol kids” del mo­men­to, llá­men­se Ch­loë Se­vigny o Mi­ley Cy­rus.

UNA HE­REN­CIA IM­PRE­DE­CI­BLE

Y nun­ca ha de­ja­do de asom­brar. Ni en la pa­sa­re­la ni fue­ra de ella. Lo hi­zo du­ran­te 16 años en Louis Vuit­ton don­de, co­mo di­rec­tor crea­ti­vo, con­ci­bió unas co­la­bo­ra­cio­nes in­só­li­tas con ar­tis­tas co­mo Step­hen Sprou­se, Ri­chard Prin­ce o Ta­kas­hi Mu­ra­ka­mi, que lle­na­ron de flores, gra­fi­tis y de­gra­da­dos los bol­sos clá­si­cos de la ca­sa, co­mo el Ne­ver­full o el Speedy. En 2007 asom­bró con­vir­tién­do­se en una per­so­na fí­si­ca­men­te dis­tin­ta. El ge­nio de pe­lo lar­go, mi­ra­da miope, ga­fas caí­das y jer­séis de cash­me­re (co­mo el que in­ten­tó lle­var­se a ca­sa sin pa­gar Wi­no­na Ry­der cuan­do la pi­lla­ron ro­ban­do en unos grandes al­ma­ce­nes de Be­verly Hills) cam­bió de piel pa­ra con­ver­tir­se en el Marc Ja­cobs que co­no­ce­mos aho­ra: pe­lo cor­to, man­dí­bu­la de su­per­hé­roe, son­ri­sa per­fec­ta, ta­tua­jes sub­ver­si­vos y bron­cea­do per­pe­tuo. Ha­bía una ra­zón po­de­ro­sa pa­ra esa reha­bi­li­ta­ción de­fi­ni­ti­va de dro­gas y al­cohol: un año an­tes le ha­bían diag­nos­ti­ca­do la

mis­ma en­fer­me­dad que aca­bó con su pa­dre cuan­do él so­lo te­nía sie­te años, una co­li­tis ul­ce­ro­sa.

De esa cu­rio­sa trans­for­ma­ción de po­li­lla ga­fa­pas­ta a ma­ri­po­sa de pec­to­ra­les her­cú­leos so­lo le que­da un vi­cio, el ta­ba­co. “Ya no me ape­te­ce sa­lir por la no­che por­que no pue­do fu­mar en nin­gún si­tio. Y co­mo no be­bo, tam­po­co re­sul­ta di­ver­ti­do”, se que­ja siem­pre que pue­de. Por eso, su lu­gar fa­vo­ri­to ac­tual es el so­fá de su ca­sa, re­tra­ta­do has­ta la sa­cie­dad en su cuen­ta Ins­ta­gram, al igual que su ac­tual no­vio, Char De­fran­ces­co; su ex, Lo­ren­zo Mar­to­ne; y su perro Ne­vi­lle. El bull te­rrier tie­ne su pro­pia cuen­ta, con ca­si 200.000 se­gui­do­res, y le ha­ce la com­pe­ten­cia al ga­to Chou­pet­te de Karl La­ger­feld, con un li­bro re­cién pu­bli­ca­do en el que se reúnen sus me­jo­res ins­tan­tá­neas.

De las re­des so­cia­les ha­bía re­ne­ga­do has­ta la sa­cie­dad, pe­ro en abril de 2015, ape­nas un mes des­pués de anun­ciar que su segunda lí­nea, Marc by Marc Ja­cobs, des­apa­re­cía del mer­ca­do pa­ra fun­dir­se en una es­tra­te­gia glo­bal de mar­ca ba­jo su ab­so­lu­to con­trol crea­ti­vo y em­pre­sa­rial, el di­se­ña­dor subió su pri­me­ra fo­to a Ins­ta­gram. Y des­cu­brió que le re­sul­ta­ba “com­ple­ta­men­te adic­ti­vo”. Ca­si dos años des­pués, tie­ne más 700.000 se­gui­do­res que igual dis­fru­tan de sus va­ca­cio­nes en la pla­ya que del in­te­rior de su jet o de la cal­ma del jar­dín in­te­rior de su ca­sa. Lo ma­lo es que a las se­sio­nes con su te­ra­peu­ta (co­mo buen neo­yor­quino, tie­ne psi­quia­tra de ca­be­ce­ra des­de los nue­ve años) se lle­va siem­pre los co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos.

VUE­LO EN SO­LI­TA­RIO

Le cos­tó asen­tar­se. Du­ran­te años, y co­mo ha­bía he­cho Co­co Cha­nel an­tes que él con el Ritz de Pa­rís, Marc Ja­cobs es­ta­ble­ció su ho­gar en el “pent­hou­se” del Ho­tel Mer­cer de Nue­va York, en la ca­lle del mis­mo nom­bre y a po­cos me­tros de la puer­ta de su bou­ti­que in­sig­nia. Pe­ro ha aca­ba­do sen­tan­do la ca­be­za y col­gan­do el som­bre­ro en un pre­cio­so “town­hou­se” si­tua­do en el West Vi­lla­ge neo­yor­kino, en un edi­fi­cio de cua­tro plan­tas, la­dri­llo rojo, ven­ta­na­les enor­mes y es­ca­le­ras de pie­dra en la puer­ta al más pu­ro es­ti­lo Ca­rrie Brads­haw, des­de el que ca­da ma­ña­na pa­sea a su bull te­rrier. “Ne­ce­si­ta­ba un lu­gar en el que em­pe­zar por fin mi co­lec­ción de ar­te, unas pa­re­des don­de col­gar los cua­dros y em­pe­zar un diá­lo­go con las ideas y las emo­cio­nes”, ase­gu­ró ha­ce unos me­ses a The Te­le­graph.

Su vi­da de pe­re­gri­na­je en­tre Pa­rís y Nue­va York aca­bó cuan­do Ni­co­las Ghes­quiè­re lo re­le­vó de sus queha­ce­res co­mo di­rec­tor ar­tís­ti­co de Louis Vuit­ton en 2013. La “mai­son” sa­be que Ja­cobs la pu­so en el ma­pa de los des­fi­les de Pa­rís con un prêt-àpor­ter siem­pre bri­llan­te e ima­gi­na­ti­vo y que la si­tuó a la ca­be­za de los afa­nes con­su­mis­tas de Asia. Des­de que se fue, se aca­bó el es­pec­tácu­lo.

El es­pí­ri­tu de esas es­ce­no­gra­fías fas­tuo­sas que mon­ta­ba en Pa­rís

(el ca­rru­sel de ca­ba­lli­tos, el jue­go de es­ca­le­ras me­cá­ni­cas, la es­ta­ción de tren con má­qui­nas en fun­cio­na­mien­to...) se lo lle­vó a Nue­va York, a su pro­pio “show”, que cie­rra con broche de oro to­das las Fas­hion Week de Nue­va York y que el año pa­sa­do ce­le­bró las tres dé­ca­das so­bre la pa­sa­re­la en el Zieg­field, uno de los mí­ti­cos tea­tros de va­rie­da­des de Broad­way. “To­dos te­ne­mos un pa­pel en nues­tra pro­pia his­to­ria y la ro­pa que ele­gi­mos nos sir­ve pa­ra con­tar­la”, ase­gu­ra. En la su­ya hay un po­co de to­do: “Pa­sé una fa­se de fal­das es­co­ce­sas y ves­ti­dos, pe­ro aho­ra me sien­to más có­mo­do con mis pan­ta­lo­nes de chán­dal de Adi­das”, ex­pli­ca. Ade­re­za­dos con cha­que­to­nes de piel, abri­gos fe­me­ni­nos de Pra­da, bol­sos Kelly de Her­mès y bra­za­le­tes de Car­tier, por su­pues­to.

EN LOS AL­RE­DE­DO­RES DE LA MO­DA

Lo que sí es cier­to es que Marc Ja­cobs no sa­be es­tar­se quie­to. Que no ten­ga que preo­cu­par­se por pro­du­cir 13 o 14 co­lec­cio­nes al año, co­mo ha­cía cuan­do si­mul­ta­nea­ba su mar­ca ho­mó­ni­ma con Louis Vuit­ton, le de­ja tiem­po pa­ra sa­car a pa­sear a su perro, via­jar a las Baha­mas con su no­vio y, so­bre to­do, em­bar­car­se en otras aven­tu­ras em­pre­sa­ria­les que se si­túan en las lí­neas tan­gen­cia­les de la mo­da. Pro­ba­ble­men­te, su pro­yec­to más per­so­nal sea Book­marc, su ca­de­na de li­bre­rías, con­ce­bi­das co­mo lu­ga­res de en­cuen­tro de la van­guar­dia ar­tís­ti­ca. Abrió la pri­me­ra en 2010, en la mis­ma man­za­na en la que es­ta­ban si­tua­das to­das sus tien­das en aquel mo­men­to y a tir ti­ro de pie­dra de su pro­pia ca­sa, jus­to en el m mo­men­to en el que las li­bre­rías de to­da la v vi­da em­pe­za­ban a des­apa­re­cer del pai­sa­je ur­bano. Su idea era com­pi­lar li­bros de ar­te que le ha­cían fe­liz, ele­men­tos ori­gi­na­les de pa­pe­le­ría, pro­pues­tas de nue­vos di­se­ña­do­res (fue el pri­me­ro en ven­der los bol­sos bor­da­dos de Olym­pia L Le-Tan) y mu­chos de los divertidos art ar­tícu­los de su ya extinta y ma­ra­vi­llo­sa sec­ción de Spe­cial Items. A Nue­va York le si­guie­ron Pa­rís, Lon­dres, To­kio y Los Án­ge­les. Las su­cur­sa­les eu­ro­peas aca­ba­ron ce­rran­do, pe­ro la

Su plan B co­mien­za a con­ver­tir­se en un im­pe­rio, con la be­lle­za co­mo eje prin­ci­pal.

ja­po­ne­sa re­sis­te y las ame­ri­ca­nas se man­tie­nen co­mo fo­cos cul­tu­ra­les en el West Vi­lla­ge (Man­hat­tan) y en Mel­ro­se Pla­ce (Los Án­ge­les).

Su otro plan B pa­re­ce que em­pie­za a con­ver­tir­se en un im­pe­rio. Uno en el que la be­lle­za es el eje prin­ci­pal, con dos pro­ta­go­nis­tas cla­ros: las fra­gan­cias y el ma­qui­lla­je. En los per­fu­mes se ini­ció ha­ce ya 16 años. Su pri­mer aro­ma se lla­ma­ba sim­ple­men­te Marc Ja­cobs Wo­man e inun­da­ba el am­bien­te con la eté­rea ca­ri­cia de las gar­de­nias. Pa­ra sus pri­me­ros anun­cios, su ami­guí­si­ma So­fia (Cop­po­la) se me­tió en una pis­ci­na pa­ra de­jar­se fo­to­gra­fiar por el en­ton­ces cro­nis­ta vi­sual de to­do lo que te­nía que ver con Ja­cobs, Juer­gen Te­ller.

Dé­ca­da y me­dia des­pués, su es­te­la per­ma­ne­ce (de he­cho, se ha eri­gi­do en clá­si­co), pe­ro a ella se ha uni­do una fa­mi­lia de esen­cias en la que ca­be la se­duc­ción so­fis­ti­ca­da de De­ca­den­ce y Di­vi­ne De­ca­den­ce, pe­ro tam­bién la fan­ta­sía de Ho­ney, Dot y

Lo­la, y la des­preo­cu­pa­ción ju­ve­nil de Daisy en to­das sus en­car­na­cio­nes: Oh Fresh!, Daisy Dream y Daisy a se­cas. Pre­ci­sa­men­te, es­ta pri­ma­ve­ra las tres se vis­ten de rojo pa­ra una pro­pues­ta efí­me­ra y de­li­cio­sa, la Kiss Edi­tion.

A con­quis­tar los ne­ce­se­res de ma­qui­lla­je de me­dio mun­do se lan­zó ha­ce cua­tro años con pie­zas ima­gi­na­ti­vas y que se han con­ver­ti­do en pu­ra ten­den­cia. “Me chi­flan los cos­mé­ti­cos. Crear­los es lo más pa­re­ci­do que se me ocu­rre a po­ner en pie una co­lec­ción de mo­da: tie­nes que ele­gir los co­lo­res, las for­mas, el “pac­ka­ging”...”. En es­tos pro­duc­tos tam­bién vuelca su ima­gi­na­rio vi­sual y sus pro­pias re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les. Hay un lá­piz de la­bios lla­ma­do So­nic Truth que ho­me­na­jea a la ban­da de mú­si­ca “un­der­ground” So­nic Youth de Kim Gor­don, y un es­mal­te de uñas de­no­mi­na­do Klu­te, que com­par­te nom­bre con la pe­lí­cu­la de Ja­ne Fon­da fa­vo­ri­ta de su ma­dre, que mu­rió en 2011 y con la que no se ha­bla­ba des­de ha­cía 20 años.

Pe­ro Ja­cobs no mi­ra al pa­sa­do con nos­tal­gia. Tie­ne los pies bien plan­ta­dos en un pre­sen­te, en el que se di­vier­te co­mo nun­ca (de ello dan tes­ti­mo­nio sus cons­tan­tes bro­mas en for­ma­to ví­deo), pe­ro en el que tam­bién de­ja cla­ros sus prin­ci­pios. Co­mo su apo­yo in­con­di­cio­nal a la cau­sa tran­se­xual (con­vir­tió a la di­rec­to­ra de ci­ne La­na Wa­chows­ki en ima­gen de su cam­pa­ña el año pa­sa­do; es­ta pri­ma­ve­ra lo ese la hi­ja de Kurt Co­bain y Court­ney Lo­ve, Frances Bean) y su to­tal des­pre­cio por la po­lí­ti­ca del ac­tual pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Do­nald Trump.

En el fu­tu­ro. hay una anun­cia­da salida a Bol­sa de la que to­da­vía no se han pro­du­ci­do no­ti­cias y una in­ten­cio­na­li­dad cla­ra de se­guir ha­cien­do mo­da pa­ra mu­je­res so­bre­sa­lien­tes. “Mi ro­pa no es­tá pen­sa­da pa­ra lle­var­la a la tin­to­re­ría y guar­dar­la pa­ra la tem­po­ra­da si­guien­te. La idea es lle­var­la pues­ta has­ta que se aca­be la fies­ta, si es que se aca­ba”, co­men­tó una vez.

Tres claves de la co­lec­ción de es­ta tem­po­ra­da: bo­tas con pla­ta­for­ma, bol­so ban­do­le­ra y car­te­ra con par­ches y bri­llos.

La Kiss Edi­tion de Daisy al com­ple­to: tres for­mas de en­ten­der la fra­gan­cia más di­ver­ti­da de Marc Jacobs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.