El crea­dor de ori­gen cu­bano y ca­na­rio cum­ple 20 años en la moda. Y nos re­ci­be para ce­le­brar­lo.

EL DI­SE­ÑA­DOR DE ORI­GEN CU­BANO CE­LE­BRA LOS 20 AÑOS DE SU FIR­MA, MAN­TE­NIEN­DO EL HA­LO DE CREA­DOR DE CUL­TO Y LA ILU­SIÓN POR SU OFI­CIO, CON EL QUE RE­VO­LU­CIO­NÓ LA ES­TÉ­TI­CA FE­ME­NI­NA. POR GERVASIO PÉ­REZ

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO -

“LA MODA CAM­BIA MUY RÁPIDO, PE­RO NO NE­CE­SI­TO SE­GUIR ESE RIT­MO”

Lle­va­mos me­ses cam­bia­do pa­ña­les a to­das ho­ras... Día y no­che. Aun­que la ver­dad es que los dos son muy tran­qui­los y no nos dan pro­ble­mas por las no­ches. Ni la ni­ña ni el ni­ño”. Nar­ci­so Rodriguez, de 57 años, ha­bla de sus dos me­lli­zos, Ivy y Ca­leb, con eu­fo­ria de re­cien­te pa­dre pri­me­ri­zo. “Nos han

cam­bia­do la vi­da... Me mi­ran con esas ca­ri­tas tan pe­que­ñi­tas y me que­do em­bo­ba­do”, con­ti­núa con son­ri­sa fe­liz.

Nues­tra en­tre­vis­ta es en Pa­rís y es la pri­me­ra vez que el di­se­ña­dor se se­pa­ra de sus hi­jos, que ya han cum­pli­do nue­ve me­ses y que de­ci­dió te­ner con su ma­ri­do, Tho­mas To­lan, me­dian­te ges­ta­ción su­bro­ga­da. “La ver­dad es que no ima­gi­na­ba que los echa­ría tan­tí­si­mo de me­nos. Cuan­do me des­pe­dí para ir al ae­ro­puer­to, en Nue­va York, se me sal­ta­ban las lá­gri­mas y no po­día pa­rar”, con­fie­sa con­te­nien­do la emo­ción.

Es­te año es muy es­pe­cial para el di­se­ña­dor es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen cu­bano y ca­na­rio por un do­ble mo­ti­vo: el 20 aniver­sa­rio de su fir­ma de moda y la ce­le­bra­ción de los 15 años de su pri­mer per­fu­me.

Sin em­bar­go, ha­blar de su re­cien­te fa­mi­lia es inevi­ta­ble: “El sen­ti­mien­to de la pa­ter­ni­dad es ma­ra­vi­llo­so, aun­que al prin­ci­pio es­ta­ba muy asus­ta­do... De pron­to, un día te en­cuen­tras con dos be­bés de ho­ras en bra­zos y no sa­bes muy bien có­mo cui­dar­los, qué ha­cer para que es­tén bien... Te preo­cu­pa to­do, cual­quier reac­ción, y no sa­bes si lo es­tás ha­cien­do co­rrec­ta­men­te. Cuan­do va pa­san­do el tiem­po, vas ga­nan­do con­fian­za”, aña­de

Nar­ci­so, un hom­bre que en 20 años de éxi­to no ha per­di­do la mo­des­tia ni la ti­mi­dez, al­go muy po­co fre­cuen­te en per­so­na­jes de su re­le­van­cia.

Nos co­no­ci­mos en Ma­drid a fi­na­les de los años 90, cuan­do era el di­rec­tor crea­ti­vo de Loe­we, y des­de en­ton­ces man­tie­ne ese ha­lo de cier­ta in­se­gu­ri­dad vi­tal, de fra­gi­li­dad, aun­que la vi­da le son­ríe y re­co­no­ce que se sien­te “afor­tu­na­do”.

Nar­ci­so Rodriguez na­ció en Ne­wark (New Jer­sey), en el seno de una fa­mi­lia cu­ba­na mo­des­ta (uno de sus abue­los era ca­na­rio emi­gran­te a Cu­ba). La moda lo atra­pó des­de ni­ño, por la in­fluen­cia de su ma­dre y sus tías, a las que re­cuer­da arre­glán­do­se con es­me­ro. Tam­bién el ilus­tra­dor puer­to­rri­que­ño An­to­nio Ló­pez (1943-1987) fue de­ci­si­vo en su vo­ca­ción, que le lle­vó a ma­tri­cu­lar­se en la Par­sons School of Design de Nue­va York. “Me fas­ci­na­ba su tra­ba­jo y guar­da­ba sus di­bu­jos. Esos trazos me ani­ma­ron a se­guir la sen­da de la moda”, re­cuer­da. Tras gra­duar­se en 1982, su con­cep­to mi­ni­ma­lis­ta de la es­té­ti­ca le sir­vió a Ro­drí­guez para tra­ba­jar con An­ne Klein y, des­pués, con Cal­vin Klein.

Fue en­ton­ces cuan­do dio el sal­to a Eu­ro­pa, pri­me­ro con la ita­lia­na Ce­rru­ti y des­pués con la es­pa­ño­la Loe­we. Pe­ro en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal hay dos hi­tos de es­pe­cial re­le­van­cia: la crea­ción del tra­je de no­via que Ca­rolyn Bes­set­te lu­ció en 1996, en su bo­da con John F. Ken­nedy Jr. (Rodriguez to­da­vía tra­ba­ja­ba con Loe­we), y el ves­ti­do que Mi­che­lle Oba­ma lle­vó en 2008, en la ju­ra de Ba­rack Oba­ma co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. “¡To­do un or­gu­llo!”, ex­cla­ma el di­se­ña­dor.

Tam­bién el mun­do del cine ado­ra sus crea­cio­nes de cor­tes lim­pios con muy po­cas con­ce­sio­nes al adorno, co­lo­res bá­si­cos y ape­nas es­tam­pa­dos. Cindy Sher­man, Clai­re Da­nes, Ra­chel Weisz, Ju­lian­na Mar­gu­lies, Jes­si­ca Al­ba... La lis­ta de clien­tas es lar­ga, igual que la le­gión de pro­fe­sio­na­les de la moda con­ver­ti­das en fie­les se­gui­do­ras de sus crea­cio­nes y sus aro­mas. “Los per­fu­mes son una par­te muy de­ter­mi­nan­te en mi ca­rre­ra”, pun­tua­li­za.

Mu­jer­hoy. Creo que te­nía en men­te crear un per­fu­me in­clu­so an­tes de ha­cer moda... Nar­ci­so Rodriguez.

Una de mis ilu­sio­nes, des­de la ni­ñez, era crear un per­fu­me. De he­cho, ten­go el nom­bre per­fec­to para ello... [Ri­sas]. Mis pa­dres lo eli­gie­ron por que así se lla­ma­ban mi pa­dre y mi abue­lo. Cuan­do co­men­cé a crear el pri­me­ro, For Her, ya ha­bía he­cho mu­chos ex­pe­ri­men­tos con in­gre­dien­tes, acei­tes, fras­cos... La moda y la per­fu­me­ría tra­ba­jan hoy con ten­den­cias pa­sa­je­ras, éxi­tos in­me­dia­tos... Pe­ro yo nun­ca he te­ni­do que ha­cer­lo así. Mi tra­ba­jo

“No me gus­ta tra­ba­jar en gran­des gru­pos em­pre­sa­ria­les, don­de eres di­rec­tor pe­ro no eres di­se­ña­dor”.

se ba­sa en el amor y en la ilu­sión. Y eso no es pa­sa­je­ro, al me­nos para mí.

La ro­pa nos ayu­da a sen­tir­nos más se­gu­ros. ¿Y el per­fu­me?

Creo que nos ayu­da in­clu­so más que la ro­pa; a mí, por lo me­nos, me ocu­rre así. Yo me sien­to con­for­ta­ble con la ro­pa que lle­vo, que es co­mo un uni­for­me, pe­ro ten­go un per­fu­me que es mi atuen­do bá­si­co y que uso des­de los 15 años. Ca­da día me pon­go ese al­miz­cle, que me ha­ce sen­tir que to­do es­tá en or­den. Sin em­bar­go, a ve­ces me ape­te­ce per­fu­mar­me con otro con el que me sien­ta dis­tin­to, más sexy, más ale­gre, di­fe­ren­te. Hay per­fu­mes que me des­pier­tan, otros me ha­cen dor­mir... No sé si es al­go per­so­nal, pe­ro siem­pre es­toy com­pran­do y usan­do acei­tes y aro­mas nue­vos. Ten­go los olo­res aso­cia­dos a la in­fan­cia. Re­cuer­do, por ejem­plo, que mi tía te­nía una ma­ta de gar­de­nias en el jar­dín don­de ju­gá­ba­mos... Me fas­ci­na­ban, y me en­can­ta­ba cuan­do las cor­ta­ba y las po­nía por la ca­sa en un va­so, en un pla­to... El per­fu­me me trans­por­ta a la in­fan­cia fa­mi­liar.

¿Por qué el co­lor ro­jo en es­ta nue­va fra­gan­cia, Rou­ge? No lo iden­ti­fi­co de­ma­sia­do con su tra­ba­jo... Bueno, siem­pre ten­go al­go de ro­jo en mis co­lec­cio­nes, una pin­ce­la­da. Es un ti­po de ro­jo anaran­ja­do, un ro­jo fuer­te, in­ten­so, pe­ro con to­que na­ran­ja. El ro­jo me gus­ta por­que me emo­cio­na, me im­pac­ta, y es un co­lor aso­cia­do con la par­te más sen­sual de las per­so­nas: crea una emo­ción fuer­te en la gen­te. Y la ver­dad es que siem­pre ha­bía pen­sa­do en un per­fu­me ro­jo, lo lle­va­ba pen­san­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po.

¿Qué ex­pec­ta­ti­vas tie­ne? No se­rá fá­cil ha­cer som­bra a For Her, que tie­ne una le­gión de se­gui­do­ras. ¡Sí, es in­creí­ble, mu­chas! Yo no cam­bio de opi­nión por las no­ve­da­des: los per­fu­mes que amo son los que uso des­de siem­pre. Pe­ro he apren­di­do que, con di­fe­ren­tes ver­sio­nes, atraes a nue­vas clien­tas. En cual­quier ca­so, me asom­bra el amor y la leal­tad que tie­nen a For Her y a Nar­ci­so, el se­gun­do.

La ofer­ta es enor­me y po­cos nom­bres en la per­fu­me­ría con­tem­po­rá­nea se man­tie­nen con los años... Lo he­mos con­se­gui­do tra­ba­jan­do de una for­ma di­fe­ren­te a otros. Por ejem­plo, cuan­do pre­sen­ta­mos For Her, ha­ce ya 15 años, la ten­den­cia eran las fra­gan­cias flo­ra­les, pe­ro yo se­guí un ca­mino di­fe­ren­te. En­ton­ces ha­bía en Londres más de 70 no­ve­da­des en el mer­ca­do... ¿Cuán­tas que­dan?

Ese lo­gro se de­be tam­bién a la cohe­ren­cia de su tra­ba­jo du­ran­te mu­chos años.

Bueno, es­ta com­pa­ñía no tie­ne el sue­ño de otras, que cam­bian a sus di­se­ña­do­res cuan­do es ne­ce­sa­rio... Mi sue­ño era y es un po­co “old fas­hion”: crear una lí­nea de ro­pa que se pue­da ves­tir du­ran­te mu­cho tiem­po.

El mo­dis­to Nar­ci­so Rodriguez.

BLAN­CO Y NE­GRO La pa­re­ja per­fec­ta en si­lue­tas flui­das con su­per­po­si­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.