YO COM­PRO LO QUE ELLAS COM­PRAN. Des­cu­bri­mos a las mu­je­res que eli­gen las pie­zas que triun­fan en Net-a-por­ter.

LA FIR­MA PIO­NE­RA DE LA VEN­TA (DE LU­JO) ON LI­NE, SE HA CON­VER­TI­DO EN UN IM­PE­RIO CO­MER­CIAL IM­BA­TI­BLE. ¿LAS RES­PON­SA­BLES? SU EQUI­PO DE COM­PRA­DO­RAS, SIEM­PRE A LA CA­ZA DE LA ÚL­TI­MA TEN­DEN­CIA. POR CA­RO­LI­NE HAMELLE / FOTOS: FA­BIEN BREUIL

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO -

West­field, a las afue­ras de Londres, es uno de los cen­tros co­mer­cia­les más gran­des de Eu­ro­pa. En es­te templo del con­su­mo, con 375 tien­das abier­tas y unos 20 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les, es don­de se en­cuen­tra la se­de de Net-a-por­ter. O más bien de Yoox-Net-a-por­ter –co­mo in­di­ca la se­ñal lu­mi­no­sa que re­ci­be a los vi­si­tan­tes a la en­tra­da–, des­de la fu­sión en 2015 de los dos gi­gan­tes del co­mer­cio elec­tró­ni­co de lu­jo: el bri­tá­ni­co Net-a-Por­ter y el ita­liano Yoox. Un im­pe­rio que el pa­sa­do año fac­tu­ró 2.100 mi­llo­nes de eu­ros, con un cre­ci­mien­to del 11,8% res­pec­to a 2016.

Pe­ro ha­ga­mos me­mo­ria: la pe­rio­dis­ta de moda Na­ta­lie Mas­se­net fun­dó en 2000 una bou­ti­que elec­tró­ni­ca de ro­pa “prêt-à-por­ter” de lu­jo, que ven­dió en 2010 al gru­po sui­zo Ri­che­mont. Des­de su crea­ción, Net-a-por­ter es el sue­ño de cual­quier fan de la moda, abier­to las 24 ho­ras del día. Un ne­go­cio cu­ya pie­za fun­da­men­tal es un equi­po de 15 com­pra­do­ras, que eli­gen las pren­das que se lle­va­rán la pró­xi­ma tem­po­ra­da y que es­ta­rán en su es­ca­pa­ra­te “on li­ne”.

Son las nue­ve de la ma­ña­na. En­tra­mos en un pasillo cu­ya de­co­ra­ción com­bi­na el ne­gro bri­llan­te y el blan­co ma­te. Al fon­do, se oyen unas ri­sas. Son las de las cin­co prin­ci­pa­les com­pra­do­ras de la fir­ma. De le­jos, las son­ri­sas y las mi­ra­das cóm­pli­ces pa­re­cen las de un gru­po de ami­gas trein­tea­ñe­ras. De cer­ca, no ca­be equi­vo­car­se: un jer­sey “over­si­ze” de Guc­ci, un top de cua­dros vichy de Ro­sie As­sou­lin, un va­que­ro des­fle­ca­do de Rec/Do­ne, un bol­so de Si­mon Mi­ller... Co­mo si to­das se hu­bie­ran caí­do den­tro de un ar­ma­rio lleno de las pren­das y mar­cas más re­co­no­ci­bles del mo­men­to. Si lle­va­ran más pren­das “fas­hio­nis­tas” pa­re­ce­rían una ca­ri­ca­tu­ra; me­nos, re­sul­ta­rían in­su­fi­cien­tes. Por­que es­tas mu­je­res son el es­ca­pa­ra­te de su pro­fe­sión: un tra­ba­jo de oro con el que sue­ña cual­quier aman­te de la moda. ¿A quién no le gus­ta­ría re­co­rrer el planeta en bus­ca de pren­das y ac­ce­so­rios que ha­gan vi­brar el co­ra­zón y el mo­ne­de­ro de los clien­tes?

CUES­TIÓN DE IN­TUI­CIÓN

“Nun­ca me ha­bría atre­vi­do a ima­gi­nar un tra­ba­jo co­mo es­te”, con­fie­sa Holly Rus­sell, res­pon­sa­ble de com­pras para la sec­ción Po­wer De­sig­ners, que con­cen­tra las 20 cuen­tas más im­por­tan­tes de Net-a-por­ter, des­de Saint Laurent a Guc­ci. Rus­sell se for­mó en fi­nan­zas y dirección de em­pre­sas de moda en el Ro­yal Co­lle­ge of Fas­hion de Londres, una for­ma­ción in­dis­pen­sa­ble para asu­mir la par­te eco­nó­mi­ca de sus fun­cio­nes: an­ti­ci­par y pre­ver los “stocks” de la ma­ne­ra más ajus­ta­da po­si­ble.

Al­go pa­re­ci­do cuen­ta Bi­llie Fa­ricy-Hyett, res­pon­sa­ble de la sec­ción de ac­ce­so­rios y bol­sos. El gus­to clá­si­co pa­ri­sino cho­ca con la ele­gan­cia ro­tun­da de su es­ti­lo. Cuen­ta que qui­so ser ac­triz. ¿Có­mo se de­ci­dió a cam­biar de idea? “Fue por la película “Buffy, ca­za­vam­pi­ros” (1992). La pro­ta­go­nis­ta de­cía que que­ría con­ver­tir­se en com­pra­do­ra, por­que le pa­re­cía al­go “cool” y se me que­dó gra­ba­do”, ex­pli­ca. Pe­ro sin una pa­sión des­bor­dan­te por la moda es im­po­si­ble de­di­car­se a es­ta pro­fe­sión. Por­que, de­jan­do de la­do la par­te eco­nó­mi­ca, el 50% del tra­ba­jo tie­ne que ver con la in­tui­ción. “Cuan­do en­tro en un ”show­room”, aun­que ten­ga en men­te pre­gun­tas pre­ci­sas so­bre el desa­rro­llo de la mar­ca, es el im­pul­so el que se aca­ba im­po­nien­do –re­co­no­ce Bi­llie–. Co­mo le pa­sa a cual­quier clien­ta que en­tra en la web, una com­pra co­mien­za con una emo­ción”. Y cuan­do hay que ali­men­tar a nue­ve mi­llo­nes de vi­si­tan­tes úni­cos al mes, es ne­ce­sa­rio te­ner una can­ti­dad su­fi­cien­te de emo­cio­nes para ven­der.

EL CLUB DE LAS CIN­CO➤ De iz­quier­da a de­re­cha, Ma­ría Wi­lliams (com­pra­do­ra se­nior), Sop­hie Quy (com­pra­do­ra se­nior), Bi­llie Fa­ricy-Hyett (ma­na­ger de com­pras), Li­sa Ai­ken (di­rec­to­ra de moda) y Holly Rus­sell (ma­na­ger de com­pras), las es­tre­llas de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.