El di­se­ña­dor del co­lor nos sor­pren­de con una vi­vien­da mi­ni­ma­lis­ta.

¿ES PO­SI­BLE PA­SAR DEL CRO­MA­TIS­MO AL MI­NI­MA­LIS­MO? EL DI­SE­ÑA­DOR CUSTO DAL­MAU NOS DE­MUES­TRA QUE Sí. Y LO HA­CE EN SU ESPECTAULAR CA­SA, A LOS PIES DEL TI­BI­DA­BO.

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - POR MAR­CO MALIBRÁN / FOTOS: VICENS GI­MÉ­NEZ

Ham­brien­tos de na­tu­ra­le­za, el di­se­ña­dor Custo Dal­mau y su mu­jer, Eva Voll­mer, de­ci­die­ron cam­biar el áti­co so­lea­do de la ca­lle Mun­ta­ner don­de vi­vían, en pleno cen­tro de Bar­ce­lo­na, por una ca­sa en el cam­po. Pe­ro en­ton­ces se en­con­tra­ron con es­te cha­lé que pa­re­cía la cua­dra­tu­ra del círcu­lo. “Era una ca­sa de cam­po, pe­ro en la ciu­dad y no lo du­da­mos”. El nue­vo ho­gar de la fa­mi­lia Dal­mau se en­cuen­tra a los pies de la mon­ta­ña del Ti­bi­da­bo, en la her­mo­sa la­de­ra de la sie­rra de Coll­se­ro­la. Cer­ca­na al apa­ci­ble ba­rrio de Sant Ger­va­si, en ple­na ciu­dad y que has­ta bien avan­za­do el si­glo XIX no for­mó par­te de Bar­ce­lo­na, es un ba­rrio que to­da­vía con­ser­va ese am­bien­te re­la­ja­do y ale­ja­do de la ur­be. “So­mos muy po­cos ve­ci­nos –co­men­ta Custo–. De he­cho, nuestro prin­ci­pal ve­cino es el cam­po... ¡y los ja­ba­líes! La ubi­ca­ción ha­ce que es­te lu­gar sea es­pec­ta­cu­lar”.

Pe­ro no es so­lo eso. La ca­sa ocu­pa un es­pa­cio de 500 me­tros cua­dra­dos, dis­tri­bui­dos ver­ti­cal­men­te en cua­tro plan­tas, que se des­plie­gan en gran­des ha­bi­ta­cio­nes, con mu­cha luz y es­pec­ta­cu­la­res vis­tas de la mon­ta­ña, la ciu­dad de Bar­ce­lo­na y

“Con la re­for­ma, sus­ti­tui­mos mu­ros por cris­tal para pro­yec­tar los in­te­rio­res hacia el ho­ri­zon­te del mar”.

el mar. “Na­da más com­prar­la, nos me­ti­mos en una obra que du­ró 18 me­ses. Cam­bia­mos la dis­tri­bu­ción: ha­bía mu­chas ha­bi­ta­cio­nes, pe­ro aho­ra ca­da pi­so tie­ne una úni­ca gran pie­za.”

La en­tra­da no pue­de ser más bu­có­li­ca: atra­ve­sa­mos un jar­dín con pis­ci­na, un dis­ten­di­do “chill out” y una ca­ba­ña de ma­de­ra, que dis­fru­tan las cin­co hi­jas de la pa­re­ja en ve­rano. “Aquí siem­pre es­ta­mos a una tem­pe­ra­tu­ra de tres o cua­tro gra­dos me­nos que en Bar­ce­lo­na; en agos­to es ma­ra­vi­llo­so”.

Apro­ve­char la pri­vi­le­gia­da ubi­ca­ción y sus­ti­tuir mu­ros por cris­tal para pro­yec­tar los es­pa­cios in­te­rio­res al ho­ri­zon­te del mar y a la ver­ti­ca­li­dad de la sie­rra fue el ob­je­ti­vo ar­qui­tec­tó­ni­co que la pa­re­ja se im­pu­so cuan­do de­ci­dió ha­cer la re­for­ma. Y el re­sul­ta­do es es­pec­ta­cu­lar. La to­rre de tres plan­tas es un con­ti­nen­te neu­tro, de es­pa­cios am­plios, diá­fa­nos y funcionales, abier­tos a la luz. Los tres pri­me­ros pi­sos se co­mu­ni­can a tra­vés de un lu­cer­na­rio prac­ti­ca­ble, que va des­de el cuar­to de in­vi­ta­dos, si­tua­do en el só­tano, has­ta la te­rra­za de la ha­bi­ta­ción del ma­tri­mo­nio.

DE­TA­LLES DE AN­TI­CUA­RIO

El pri­mer gran es­pa­cio que se abre al jar­dín es el sa­lón con la co­ci­na in­te­gra­da. Aquí trans­cu­rre gran par­te de la vi­da de la fa­mi­lia. Un am­bien­te muy mo­derno, ecléc­ti­co, don­de se mez­clan los mue­bles funcionales con pie­zas de an­ti­cua­rio, de tien­das del Em­por­dà, traí­dos de los múl­ti­ples via­jes que la pa­re­ja ha­ce o com­pra­dos en tien­das co­mo An­ti­que Bou­ti­que y An­ti­que Cen­tre. Los so­fás es­tán he­chos a me­di­da, igual que las me­sas, de ta­blo­nes de ma­de­ra an­ti­gua, y un gran si­llón de ter­cio­pe­lo ne­gro, más an­cho de lo ha­bi­tual, “para que que­pan có­mo­da­men­te un adul­to y un ni­ño, y así po­der usar­lo para leer cuen­tos jun­tos”. Custo nos con­fie­sa que la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la de­co­ra­ción de la ca­sa es Eva, su mu­jer: “Le fas­ci­nan los an­ti­cua­rios y es muy afi­cio­na­da a mo­ver­la ca­da cier­to tiem­po. Via­ja­mos mu­cho y trae­mos siem­pre co­sas nue­vas”.

So­bre me­sas y si­llas, in­clu­so en el sue­lo, se api­lan to­rres de re­vis­tas, li­bros de arte, fo­to­gra­fía y moda; son la hue­lla vi­va de la pro­fe­sión co­lo­ris­ta de Eva y de la afi­ción vi­tal de Custo, que an­tes de la moda se de­di­có al gra­fis­mo. La im­po­nen­te bi­blio­te­ca es­tá de­co­ra­da con re­pro­duc­cio­nes de trabajos de Cán­di­da Hö­fer. Tam­bién tie­nen

una gran co­lec­ción de di­fe­ren­tes va­ji­llas an­ti­guas, en la que pri­man las de la Car­tu­ja. Pe­ro sin du­da, la pie­za más lla­ma­ti­va del sa­lón es el tríp­ti­co del ar­tis­ta lan­za­ro­te­ño Pa­co Chi­ca, des­de el que un Pi­cas­so con mon­te­ra y ci­ga­rro in­cre­pa a quien le con­tem­pla.

“Eva y yo tra­ba­ja­mos to­do el día con co­lo­res. Pe­ro una co­sa es el ofi­cio y otra el ho­gar”.

UN RE­MAN­SO DE TRAN­QUI­LI­DAD

En el só­tano, en­con­tra­mos un con­for­ta­ble cuar­to de in­vi­ta­dos de es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta. La luz ce­ni­tal que en­tra des­de el lu­cer­na­rio se in­ten­si­fi­ca con el blan­co de los sue­los, las pa­re­des y los mue­bles. Lo que lla­ma la aten­ción es có­mo la re­co­no­ci­da pa­le­ta de co­lo­res Custo Bar­ce­lo­na, atre­vi­da y sur­fe­ra, con­tras­ta con la au­sen­cia de cro­ma­tis­mo en su ho­gar. “En ca­sa del he­rre­ro, cu­chi­llo de pa­lo”, apun­ta Custo. “Mi mu­jer y yo es­ta­mos tra­ba­jan­do to­do el día con co­lo­res. Pe­ro una co­sa es el ofi­cio, otra el ho­gar”, re­co­no­ce.

En el pi­so in­ter­me­dio, jus­to en­ci­ma del sa­lón-co­ci­na, el dor­mi­to­rio de Eva y Custo se abre a una te­rra­za con in­creí­bles vis­tas de la ciu­dad. En ve­rano, nos cuen­ta, co­lo­can pa­ra­so­les y co­ji­nes bor­da­dos a mano traí­dos de Tur­quía. La ha­bi­ta­ción con­ti­gua es un “li­ving room” mi­ni­ma­lis­ta, un es­pa­cio dis­ten­di­do de con­for­ta­bles so­fás y am­plios ventanales. Y un pi­so más arri­ba, en un cuar­to am­plio y lu­mi­no­so, es­tá el dor­mi­to­rio de las tres hi­jas pe­que­ñas; la cuar­ta tie­ne un cuar­to pro­pio y la quin­ta ocu­pa una buhar­di­lla de es­ti­lo nór­di­co con lu­cer­na­rio. “Nues­tra ca­sa es un re­man­so de cal­ma en la na­tu­ra­le­za. Real­men­te aquí se es­tá muy bien”, ase­gu­ra Custo mien­tras nos des­pi­de.

2

2.

El “li­ving room” de la se­gun­da plan­ta, que co­mu­ni­ca con una te­rra­za, es el anexo ideal para la ha­bi­ta­ción de Custo y de su mu­jer, Eva.

1 1. El di­se­ña­dor en uno de sus rin­co­nes fa­vo­ri­tos del sa­lón. En la pa­red, un tríp­ti­co de Pa­co Chi­ca re­co­ge el es­pí­ri­tu lú­di­co de Pi­cas­so.

1

4.

La pis­ci­na, lar­ga y es­tre­cha, pre­si­de la en­tra­da a la re­si­den­cia. Jun­to al bor­de, la pa­re­ja ha crea­do una zo­na “chill out”.

5. Li­bros de gran for­ma­to y fo­to­gra­fías fa­mi­lia­res de­co­ran uno de los rin­co­nes del sa­lón.

3. Custo po­sa con su hi­ja Mon­ta­na jun­to al lu­cer­na­rio de la plan­ta ba­ja. 3

6 6.

La ha­bi­ta­ción de la buhar­di­lla se ha de­co­ra­do en blan­cos y gri­ses.

7

7. Al­gu­nos mue­bles pro­ce­den de an­ti­cua­rios, co­mo es­te ar­chi­va­dor me­tá­li­co.

8

8.

En la co­ci­na, un fren­te blan­co des­ta­ca so­bre la pa­red de gre­si­te gris.

9

9.

La ha­bi­ta­ción in­fan­til, en co­lo­res cá­li­dos y con mo­que­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.