EL REY DE LA AL­FOM­BRA RO­JA.

“Aho­ra el éxi­to de un des­fi­le se mi­de en cuán­tas fo­tos se suben a Ins­ta­gram”

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO -

Una char­la en pri­va­do con An­drew Gn, el di­se­ña­dor al que ado­ran las “ce­le­bri­ties”.

Las fo­tos no le ha­cen jus­ti­cia. Cuan­do bus­cas al di­se­ña­dor Jn­drew Pn en Poo­gle 1Pn es su ver­da­de­ro ape­lli­do2, sor­pren­de lo se­rio que sa­le en los re­tra­tos, in­clu­so en el que apa­re­ce en su pro­pia web. Y na­da más le­jos de la reali­dad. El di­se­ña­dor, na­ci­do en Sin­ga­pur pe­ro afin­ca­do en Pa­rís, nos re­ci­be en el nue­vo es­pa­cio de su fir­ma en El Cor­te Rn­glés de Se­rrano co­mo si lo hi­cie­ra en su pro­pia ca­sa, con una gran son­ri­sa. Du­ran­te la en­tre­vis­ta, me pre­gun­ta si ten­go Rns­ta­gram, me quie­re se­guir. De­be­ría ser al re­vés, le di­go, y me con­tes­ta con una gran car­ca­ja­da: “Ser un di­vo es­tá muy pa­sa­do de mo­da”, bro­mea. Se mues­tra así de cer­cano, di­ver­ti­do y es­tá muy dis­pues­to a com­par­tir to­dos los se­cre­tos de sus co­lec­cio­nes y de sus ves­ti­dos de fies­ta, que tan­to gus­tan en la al­fom­bra ro­ja. “El se­cre­to pa­ra triun­far en la “red car­pet” no exis­te. Pe­ro sí creo que se tie­nen que dar va­rios fac­to­res pa­ra al­can­zar el éxi­to: que sea el mo­men­to ade­cua­doD un buen ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría que lo acom­pa­ñeD y el “fee­ling” co­rrec­to con la ac­triz que lo lle­va. Me con­si­de­ro muy afor­tu­na­do, por­que es­ta bue­na com­bi­na­ción se ha re­pe­ti­do va­rias ve­ces con mis ves­ti­dos y es­toy muy agra­de­ci­do a los es­ti­lis­tas que con­fían en mí”.

Du­ran­te la en­tre­vis­ta, ha­bla de suer­te y de lo afor­tu­na­do que es en va­rias oca­sio­nes. Pe­ro su éxi­to po­co tie­ne que ver con ella y mu­cho con el tra­ba­jo du­ro y una bue­na for­ma­ción. Co­mo re­co­no­ce, “la mo­da es

APA­SIO­NA­DO DEL AR­TE Y DE LA CUL­TU­RA JA­PO­NE­SA, QUE INS­PI­RAN SU ÚL­TI­MA CO­LEC­CIÓN, EL CREA­DOR NA­CI­DO EN SIN­GA­PUR ACA­BA DE INAU­GU­RAR ES­PA­CIO EN MA­DRID. DI­VER­TI­DO Y MUY CER­CANO, HA­BLA­MOS CON ÉL SO­BRE MO­DA Y RE­DES SO­CIA­LES. POR CANTAL CEÑA

una ma­ra­tón y, mien­tras unos se han que­da­do por el ca­mino, mi ma­yor lo­gro es se­guir”.

Jn­tes de crear su pro­pia fir­ma, pa­só por las es­cue­las de mo­da más im­por­tan­tes de Mi­lán, Nue­va York y Lon­dres. Se que­dó con lo me­jor de ca­da una y se em­pa­pó de la cul­tu­ra de esos paí­ses. Jho­ra vi­ve en Pa­rís, don­de tie­ne su ba­se de ope­ra­cio­nes. “Jmo esa ciu­dad. Lle­gué allí por su be­lle­za, que si­go ad­mi­ran­do y dis­fru­tan­do ca­da día, y por­que es­tán to­dos los ar­te­sa­nos y pro­fe­sio­na­les que me ayu­dan a ha­cer reali­dad mis di­se­ños”, re­co­no­ce. ”l mis­mo nos en­se­ña or­gu­llo­so esas crea­cio­nes. Y no to­dos los días se tie­ne la opor­tu­ni­dad de que un di­se­ña­dor te cuen­te en per­so­na en qué se ha ins­pi­ra­do pa­ra ha­cer­los.

JA­PÓN Y SUS CON­TRAS­TES

“Es­ta co­lec­ción pri­ma­ve­ra8 ve­rano 201A es­tá ins­pi­ra­da en los re­cuer­dos de mi in­fan­cia. Na­cí en Sin­ga­pur y ten­go mez­cla de chino y ja­po­nés. Soy un ver­da­de­ro cóc­tel de cul­tu­ras – bro­mea–. Cuan­do era jo­ven­ci­to, a fi­na­les de los años 70 y pri­me­ros de los A0, iba ca­da año con mis pa­dres a vi­si­tar a mi abue­la a Tio­to. Y, du­ran­te el via­je, so­lía­mos ha­cer una pa­ra­da en To­kio. Siem­pre íba­mos a un ba­rrio que se lla­ma Ha­ra­ju­ku, lleno de gen­te jo­ven. Y fue allí don­de des­cu­brí la ro­pa más in­creí­ble que ha­bía vis­to en mi vi­da. En esa épo­ca, hu­bo un mo­vi­mien­to cul­tu­ral muy fuer­te, igual que ocu­rrió con el punk en Rn­gla­te­rra –ex­pli­ca pa­ra po­ner­nos en con­tex­to–. Pa­ra mí, aque­llo fue el co­mien­zo del “street sty­le” y una de las sen­sa­cio­nes más in­creí­bles que re­cuer­do. Por­que, co­mo un ni­ño que era, veía esos co­lo­res, esos “looks”... una for­ma ab­so­lu­ta­men­te in­di­vi­dua­lis­ta de ves­tir que no ha­bía vis­to nun­ca. No era mo­da, era una for­ma de ex­pre­sar­se”, ase­gu­ra.

Jde­más de en las ca­lles de Ha­ra­ju­ku, su úl­ti­ma co­lec­ción tam­bién se ins­pi­ra en Tio­to, don­de na­ció y vi­vió su abue­la. En sus ki­mo­nos, con sus es­tam­pa­dos de flo­res y sus mo­ti­vos na­tu­ra­les, en las geis­has y la flor del ce­re­zo... “He com­bi­na­do las dos

cul­tu­ras: la del Sa­pón tra­di­cio­nal con la mo­der­ni­dad de Ha­ra­ju­ku”.

Su co­lec­ción es­tá cua­ja­da de flo­res y co­lo­res, sí. Pe­ro tam­bién de de­ta­lles bor­da­dos, de mez­cla de te­ji­dos, de vo­lú­me­nes. “Es­toy muy in­vo­lu­cra­do en to­do el pro­ce­so de la co­lec­ción. Ob­via­men­te, no lo ha­go to­do yo so­lo, se­ría im­po­si­ble. Ten­go un equi­po de gen­te tra­ba­jan­do con­mi­goD es pe­que­ño, no so­mos más de 25 en to­da la com­pa­ñía. Y pa­ra ser una em­pre­sa pe­que­ña ha­ce­mos un gran tra­ba­jo. La cla­ve es­tá en que ca­da uno tie­ne muy cla­ras sus fun­cio­nes: to­dos sa­ben exac­ta­men­te lo que tie­nen que ha­cer y lo ha­cen con mu­cha pa­sión. Y eso ha­ce de la mar­ca Jn­drew Pn al­go muy es­pe­cial. Es­te es un tra­ba­jo muy du­ro, pe­ro que a la lar­ga se dis­fru­ta mu­cho”, con­fie­sa.

En una pro­fe­sión co­mo es­ta, ¿hay que ser per­fec­cio­nis­taH, le pre­gun­to. “Por su­pues­to que sí. Nun­ca se aca­ba una co­lec­ción del to­do. Yo es­toy ha­cien­do cam­bios in­clu­so la mis­ma ma­ña­na del des­fi­le –con­fie­sa en­tre ri­sas–. No me pon­go ner­vio­soD lo que sí me sien­to an­tes de un des­fi­le es emo­cio­na­do”. Rn­me­dia­ta­men­te des­pués del “show” ha­ce bo­rrón y cuen­ta nue­va: “Cuan­do tra­ba­jas tan­to tiem­po en una co­lec­ción, ne­ce­si­tas cam­biar el chip in­me­dia­ta­men­te. En mi ca­so, no la quie­ro ver más, pa­so a lo si­guien­te sin mi­rar atrás. So­lo lo ha­go pa­ra ver los erro­res, que a ve­ces los hay, y no vol­ver a co­me­ter­los”, ad­mi­te. Y ¿có­mo sa­be si una co­lec­ción ha gus­ta­do o noH “Hoy to­do el mun­do tie­ne una opi­nión, y cuan­do di­go to­do el mun­do me re­fie­ro a ab­so­lu­ta­men­te to­do el mun­do, pro­fe­sio­na­les y no pro­fe­sio­na­les de la mo­da. Y no te voy a en­ga­ñar, las crí­ti­cas son im­por­tan­tes por­que es­tán es­cri­tas por gen­te im­por­tan­te, en me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­pe­cia­li­za­dos. Y las leo, cla­ro. Pe­ro al fi­nal, lo que me im­por­ta es la reac­ción de la gen­te en Rns­ta­gram. To­do es­tá ba­sa­do en cuán­tas fo­tos han subido, cuán­tos co­men­ta­rios han he­cho, y más ade­lan­te, evi­den­te­men­te, en cuán­tos ves­ti­dos ven­des, que es lo im­por­tan­te. Los tiem­pos han cam­bia­do y, pa­ra mí, eso de­fi­ne el éxi­to hoy”, ex­pli­ca.

PA­SIÓN POR EL AR­TE

Jn­drew es un apa­sio­na­do del ar­te: pin­tu­ra, mue­bles y ob­je­tos de de­co­ra­ción, pren­das an­ti­guas... Su co­lec­ción es am­plia, des­de pie­zas del si­glo aVRR has­ta pren­das del aRa, pa­san­do por ce­rá­mi­cas del aVRRR. De he­cho, se con­si­de­ra un au­tén­ti­co coleccionista y con­fie­sa que, si no fue­ra di­se­ña­dor, le hu­bie­ra gus­ta­do tra­ba­jar en una ca­sa de subas­tas o co­mo con­ser­va­dor en un mu­seo. Por eso siem­pre que vi­si­ta Ma­drid ha­ce pa­ra­da obli­ga­to­ria en el Mu­seo del Pra­do. “He ve­ni­do a Ma­drid mu­chas ve­ces y me en­can­ta la ca­li­dez de su gen­te. Y có­mo no, el Mu­seo del Pra­doD es­toy im­pre­sio­na­do por la can­ti­dad de obras que hay. Y por su ca­li­dad”, cuen­ta con ad­mi­ra­ción.

En­tre sus ar­tis­tas fa­vo­ri­tos es­tá el jo­ven pin­tor ru­mano Jdrian Phe­nie y en mo­da, su re­fe­ren­te es Paul Poi­ret, “por­que li­be­ró a la mu­jer y lle­vó la mo­da a la mo­der­ni­dad”. Sus bá­si­cos pa­ra un fon­do de ar­ma­rio son una bue­na blu­sa, un “little black dress” y unos va­que­ros, y po­ne es­pe­cial aten­ción en los ac­ce­so­rios por­que “pue­des ves­tir de ma­ne­ra muy ca­sual pe­ro lle­var unos za­pa­tos o un bol­so es­pec­ta­cu­lar”. ”l lo tie­ne cla­ro: “Di­se­ño pa­ra una mu­jer que apre­cia las co­sas de ca­li­dad, que co­no­ce y re­co­no­ce el lu­jo. Las za­pa­ti­llas y las ca­mi­se­tas es­tán muy bien pa­ra el día a día, pe­ro tam­bién hay mo­men­tos pa­ra la ele­gan­cia y el re­fi­na­mien­to”, ase­gu­ra el crea­dor.

Pre­ci­sa­men­te, el ar­te es una fuen­te de ins­pi­ra­ción ha­bi­tual en sus co­lec­cio­nes. Pe­ro no siem­pre. ”l mis­mo nos ex­pli­ca su mé­to­do: “Tra­ba­jo año tras

“No creo en la “fast fas­hion”. El “ver y com­prar” es so­lo un gancho de mar­ke­ting”.

año en lo mis­mo, di­se­ñan­do, y nun­ca me he pa­ra­do a pen­sar en mi pun­to de par­ti­da. No sé có­mo em­pie­za ca­da co­lec­ción. Y pue­de que por eso mi tra­ba­jo sea tan di­ver­ti­do, por­que nin­gún día es igual que otro. J ve­ces co­mien­zo con una te­la de ki­mono, o con una pe­lí­cu­la, un li­bro, una con­ver­sa­ción... pue­de ser cual­quier co­sa. Pe­ro ni si­quie­ra pien­so que voy a em­pe­zar al­go, me sa­le de for­ma na­tu­ral. Jmo lo que ha­go y nun­ca es di­fí­cil en­con­trar ins­pi­ra­ción”. Y, ¿có­mo de­fi­ni­ría su tra­ba­joH “Son di­se­ños ex­tre­ma­da­men­te lu­jo­sos, lle­nos de de­ta­lles he­chos a mano. Mis crea­cio­nes son co­mo mis hi­jos y uno siem­pre es­tá or­gu­llo­so de sus hi­jos, ¿noH”.

AMOR DE “CE­LE­BRITY”

Jde­más del éxi­to de sus co­lec­cio­nes, Jn­drew Pn es una de las fir­mas que siem­pre se en­cuen­tran en­tre las lis­tas de los me­jo­res “looks” de al­fom­bra ro­ja. En Es­pa­ña, es uno de los fa­vo­ri­tos de Blan­ca Suá­rez, Ju­ra Pa­rri­do, Sua­na Cos­ta y Nie­ves Ál­va­rez. “Si me eli­gen, es por­que ven al­go en mí, La co­lec­ción P/V del di­se­ña­dor mez­cla la mo­der­ni­dad del ba­rrio Ha­ra­ju­ku de To­kio con los es­tam­pa­dos ja­po­ne­ses tra­di­cio­na­les. por­que creen que lo que ha­go en­ca­ja con su per­so­na­li­dad y con su cuer­po”. Pe­ro un des­fi­le siem­pre es, a su jui­cio, lo más emo­cio­nan­te, “por­que en­se­ñas tu tra­ba­jo a to­do el mun­do. Y, al día si­guien­te, pue­des te­ner 2.000 o 3.000 men­cio­nes en re­des so­cia­les y apa­ri­cio­nes en webs co­mo WWD, Vo­gue...”.

“El mun­do se ex­pre­sa tan rá­pi­do que es in­creí­ble. Los tiem­pos, y me re­fie­ro al tiem­po en sen­ti­do li­te­ral, han cam­bia­do mu­chí­si­mo. Te­ne­mos que vi­vir y apro­ve­char el mo­men­to. El he­cho de que to­do va­ya tan rá­pi­do tam­bién ha­ce que tra­ba­je­mos de otra for­ma. Jho­ra ha­ce­mos cua­tro co­lec­cio­nes al año: pri­ma­ve­ra8 ve­rano, oto­ño8in­vierno, cru­ce­ro y “pre­fall”. Dos de ellas con des­fi­le. Es un no pa­rar”, ase­gu­ra.

Ha­blan­do de tiem­pos, le pre­gun­to por el au­ge del “see now, buy now” d“mi­ra aho­ra, com­pra aho­ra”f, tan pre­sen­te en los úl­ti­mos des­fi­les. “Yo creo en la “slow fas­hion”, no en la “fast fas­hion”. Creo que es­to de ver y com­prar en el mo­men­to es un gancho de mar­ke­ting y al­go pa­sa­je­ro”.

RI­QUE­ZA DE MA­TE­RIA­LES Flo­res bor­da­das, trans­pa­ren­cias, len­te­jue­las... La co­lec­ción cru­ce­ro 2018 es­tá lle­na de de­ta­lles ca­rac­te­rís­ti­cos de la fir­ma.

UNA TAR­DE CON AN­DREW El di­se­ña­dor qui­so asis­tir en per­so­na a la inau­gu­ra­ción de su pro­pio es­pa­cio en El Cor­te In­glés de Se­rrano, en Ma­drid.

CON­TRAS­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.