CREA­DOR TO­TAL.

EL DI­SE­ÑA­DOR DE ES­TRE­LLAS CO­MO MA­DON­NA Y BE­YON­CÉ SE HA CON­VER­TI­DO TAM­BIÉN, GRA­CIAS A SU CO­LEC­CIÓN PA­RA MA­RI­NA RI­NAL­DI, EN UN ABAN­DE­RA­DO DE LA MO­DA PA­RA LAS MU­JE­RES REALES.

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - POR ABRAHAM DE AMéZAGA

Faus­to Pu­gli­si, el di­se­ña­dor de las gran­des es­tre­llas que tam­bién crea pa­ra las mu­je­res reales.

Des­ca­ra­do, sen­sual, atre­vi­do, in­ten­so, si­ci­liano... Faus­to Pu­gli­si (Mes­si­na, 1976) bus­ca en las mu­je­res la li­ber­tad y la au­ten­ti­ci­dad, y po­ne su mo­da al ser­vi­cio de que “se sien­tan be­llas”. “Me gus­tan las que no son per­fec­tas, las que se sien­ten fuer­tes y po­de­ro­sas, las que sa­ben que no son un ju­gue­te”. Ami­go de An­na de­llo Rus­so (“Es mi mu­sa y mi her­ma­na”, di­ce de ella), en 2012 creó el ves­tua­rio de las can­tan­tes Nic­ki Mi­naj y M.I.A pa­ra su ac­tua­ción en el in­ter­me­dio de la Su­per Bowl, un mo­men­to impactante, que mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en to­do el mun­do vie­ron en la te­le­vi­sión y que con­vir­tió su nom­bre en vi­ral. Los mi­ni­ves­ti­dos que lu­cie­ron, au­na­ban la fas­ci­na­ción de Pu­gli­si por el “sporty” ame­ri­cano con la es­té­ti­ca del pe­plum, la opu­len­cia ba­rro­ca y el he­do­nis­mo de la An­ti­gua Ro­ma, una in­fluen­cia muy mar­ca­da de sus orí­ge­nes, que se ha con­ver­ti­do en su seña de iden­ti­dad. Al fren­te de la di­rec­ción crea­ti­va de Un­ga­ro has­ta 2017, hoy su fir­ma se ven­de en más de 160 bou­ti­ques en to­do el mun­do, in­clui­das Berg­dorf Good­man en Nue­va York, Sel­frid­ges en Lon­dres y Joy­ce en Asia. En Pa­rís, coin­ci­dien­do con la Se­ma­na de la Al­ta Cos­tu­ra, Pu­gli­si nos re­ci­be en un lu­jo­so pa­la­ce­te del si­glo XVII, jun­to al Ho­tel Ritz. Nos ci­ta pa­ra des­cu­brir la pri­me­ra co­lec­ción cáp­su­la que ha crea­do pa­ra Ma­ri­na Ri­nal­di, la mar­ca de al­ta ga­ma es­pe­cia­lis­ta en mo­da “curvy”, pe­ro apro­ve­cha­mos pa­ra ha­blar so­bre su tra­yec­to­ria, la mo­da ac­tual y su vi­sión de la mu­jer. Co­mo buen me­di­te­rrá­neo –na­ció en el sur de Ita­lia, igual que su ad­mi­ra­do Gian­ni Ver­sa­ce, con quien le com­pa­ran–, no le van “las me­dias tin­tas”.

Mu­jer­hoy. ¿Tu­vo cla­ro des­de pe­que­ño a qué se iba a de­di­car? Fau­to Pu­gli­si.

Sí, siem­pre su­pe que lo mío era la mo­da. Con cin­co años, ya di­bu­ja­ba si­lue­tas y fi­gu­ri­nes. Fui muy pre­coz.

Tam­bién muy pron­to de­jó su Si­ci­lia na­tal y se fue a Nue­va York. ¿Ha cum­pli­do su sue­ño ame­ri­cano?

Re­sul­tó una bue­na elec­ción mar­char­me a Nue­va York pa­ra for­mar­me. Allí en­con­tré a gen­te co­mo Arian­ne Phi­llips o Pat­ti Wil­son, que cre­ye­ron en aquel jo­ven de 20 años que era yo. En los Es­ta­dos Uni­dos me sien­to co­mo en mi pro­pia ca­sa, me­jor in­clu­so que en Mi­lán.

Mu­chos le co­no­cie­ron des­pués de que crea­ra el ves­tua­rio de Ma­don­na pa­ra su gi­ra MDNA, en 2012.

Fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble. Me en­ce­rré en mi ca­sa du­ran­te un mes pa­ra di­se­ñar aque­llas pro­pues­tas. Fue un mo­men­to im­por­tan­te en mi ca­rre­ra, un au­tén­ti­co es­pal­da­ra­zo.

Y po­co tiem­po des­pués, se hi­zo car­go de una mí­ti­ca ca­sa fran­ce­sa, Un­ga­ro, don­de ha es­ta­do du­ran­te cua­tro años.

Ema­nuel Un­ga­ro fue muy au­daz, el pri­me­ro en rea­li­zar mez­clas con in­te­li­gen­cia; su es­ti­lo se co­rres­pon­día mu­cho con el mío. Siem­pre he ad­mi­ra­do su tra­ba­jo y fue un ho­nor pa­ra mí tra­ba­jar pa­ra esa fir­ma.

¿Có­mo de­fi­ne Faus­to Pu­gli­si la mo­da que lle­va su nom­bre?

Me gus­ta la reali­dad sin fil-

tros. Por eso me cen­tro en una mo­da que to­da la gen­te pue­da en­ten­der, que no lle­gue so­lo a los “fas­hio­nis­tas”.

¿Có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia de co­la­bo­rar con Ma­ri­na Ri­nal­di?

En cuan­to me lo pro­pu­sie­ron, di­je in­me­dia­ta­men­te que sí. Me gus­tó la idea de po­der co­la­bo­rar con el gru­po que pa­ra mí es el más gran­de de Ita­lia, con una im­por­tan­te his­to­ria.

¿Qué cree que ha apor­ta­do a la fir­ma con su vi­sión?

Creo que le he da­do un golpe a los com­ple­jos y las res­tric­cio­nes. La mo­da tie­ne que ser in­clu­si­va, pe­ro no lo di­go por­que sea po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, sino por­que me lo creo.

¿Ha­cer mo­da pa­ra las mu­je­res reales ha si­do un re­to?

Ha si­do un pla­cer. El mun­do es­tá re­ple­to de to­do ti­po de mu­je­res y re­sul­ta muy li­mi­ta­do ha­cer mo­da so­lo pa­ra del­ga­das. Ado­ro South Beach, en Mia­mi, don­de ves per­so­nas con mor­fo­lo­gías muy di­fe­ren­tes, que son un reflejo de la so­cie­dad real, no de la que des­de la in­dus­tria de la mo­da se nos quie­re ha­cer ver.

Su co­lec­ción pa­ra es­ta mar­ca es, ade­más, una oda al co­lor.

La de­fi­ni­ría co­mo li­bre. He que­ri­do tra­ba­jar con una am­plia pa­le­ta. Ado­ro los co­lo­res, so­bre to­do los de la na­tu­ra­le­za, que son de lo más ines­pe­ra­dos. Tam­bién ha que­ri­do re­fle­jar la idea de li­ber­tad.

“La mo­da tie­ne que ser in­clu­si­va, pe­ro no lo di­go por ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, sino por­que lo creo”.

¿Qué pie­zas des­ta­ca­ría?

Hay de to­do, co­mo abri­gos, ves­ti­dos de di­fe­ren­tes lar­gos, es­co­tes ge­ne­ro­sos... aun­que la pie­za que po­dría des­ta­car es el per­fec­to ne­gro re­ple­to de apli­ques de flo­res do­ra­das que he di­se­ña­do. Tam­bién la do­ble ca­pa, que es par­te de la tra­di­ción del gru­po a par­tir de mis co­lec­cio­nes, y me en­can­ta por su be­lle­za y ver­sa­ti­li­dad.

¿En qué ra­di­ca el éxi­to de la mo­da ita­lia­na en el mun­do?

Qui­zá yo no sea el más idó­neo pa­ra res­pon­der a es­ta pre­gun­ta, por­que soy ita­liano [ri­sas], pe­ro creo que si so­mos famosos en el mun­do es por ha­ber lo­gra­do ha­cer un “prêt-à-por­ter” có­mo­do y a la vez es­ti­lo­so.

¿Có­mo de­fi­ne el es­ti­lo?

Se tra­ta de una com­bi­na­ción de li­ber­tad y cul­tu­ra.

En­ton­ces, an­tes que te­ner un buen guar­da­rro­pa, me­jor una bue­na bi­blio­te­ca de li­bros de mo­da…

To­tal­men­te de acuer­do. Los pe­rio­dos en los que hay más mar­cas, co­mo aho­ra, sue­len ser los me­nos in­tere­san­tes.

¿Cuál es el ver­da­de­ro lu­jo?

La li­ber­tad. No ir adon­de van los ri­cos ni mul­ti­tud de per­so­nas, sino a lu­ga­res apar­ta­dos, ca­si vír­ge­nes.

¿Qué le apa­sio­na ha­cer en su tiem­po li­bre?

Le di­ré que no ten­go por cos­tum­bre ir­me de va­ca­cio­nes. En mis ra­tos li­bres, que prác­ti­ca­men­te no ten­go, leo, veo pe­lí­cu­las... y, so­bre to­do, tra­ba­jo.

En­ton­ces, ¿no des­co­nec­ta?

La ver­dad es que soy un au­tén­ti­co “wor­kaho­lic”.

BE­LLE­ZA CURVILíNEA1. Ca­za­do­ra per­fec­to de piel con ador­nos flo­ra­les, un clá­si­co de Pu­gli­si. 2. Top y abri­go en sar­ga de se­da es­tam­pa­da con di­se­ño óp­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.