DE LI­BRAN “Me gus­ta­ría de­cir que so­mos más li­bres vis­tien­do que en los 70, pe­ro no”

TO­Mó EL RE­LE­VO DE LA CREA­DO­RA SO­NIA RY­KIEL Y HA SUS­CRI­TO EL “MA­NI­FIES­TO” DE SU FIR­MA, QUE CUM­PLE 50 AñOS: EM­PO­DE­RAR A LAS MU­JE­RES A TRA­VéS DE LA MO­DA. POR GERVASIO Pé­REZ / FO­TOS: NANI GU­TIé­RREZ

ABC - Mujer Hoy Moda - - LA CREADORA -

No tie­ne la mis­ma pro­yec­ción pú­bli­ca de al­gu­nos de sus co­le­gas, pe­ro Ju­lie de Li­bran, la di­rec­to­ra crea­ti­va de So­nia Ry­kiel des­de 2014, po­see un cu­rrícu­lo con el que mu­chos di­se­ña­do­res so­ña­rían. An­tes de lle­gar a la fir­ma de la le­gen­da­ria crea­do­ra (con quien tra­ba­jó dos años an­tes de su fa­lle­ci­mien­to en 2016), es­tu­vo en los ta­lle­res más en­vi­dia­dos del pla­ne­ta “fas­hion”: Pra­da, Ver­sa­ce, Cal­tel­ba­jac, Gian­fran­co Fe­rré y Louis Vuit­ton, don­de tra­ba­jó ocho años, jus­to an­tes de in­cor­po­rar­se a Ry­kiel, co­mo di­rec­to­ra de las co­lec­cio­nes fe­me­ni­nas. Ca­si na­da.

De Li­bran ha apro­ve­cha­do muy bien sus 46 años. Na­ció en el sur de Fran­cia, en Aix-enP­ro­ven­ce, pe­ro a los ocho años se fue a vi­vir con su ma­dre a Ca­li­for­nia. Sien­do ado­les­cen­te se mu­da­ron a Ita­lia. Allí es­tu­dió mo­da en el Ins­ti­tu­to Ma­ran­go­ni, en Mi­lán. Y en Pa­rís com­ple­tó su for­ma­ción en la Cam­bre Syn­di­ca­le de la Cou­tu­re Pa­ri­sien­ne. Ca­sa­da con el em­pre­sa­rio vi­ní­co­la Stép­ha­ne de Lu­ze, Ju­lie tie­ne un hi­jo y ado­ra las plan­tas y los li­bros.

Pe­ro nos ci­ta­mos con ella pa­ra ha­blar de mo­da. Pa­ra es­te oto­ño, su dis­cur­so es­té­ti­co se re­du­ce a una pa­la­bra: “Ma­ni­fies­to”. ¿El mo­ti­vo? Los 50 años que cum­ple la “mai­son” que fun­dó Ry­kiel, una mu­jer que aban­de­ró los cam­bios que de­fen­dió aque­lla re­vo­lu­ción de ma­yo del 68, no so­lo en la es­té­ti­ca fe­me­ni­na, tam­bién en la igual­dad so­cial. Fue en­ton­ces cuan­do So­nia pu­so de mo­da en­tre las mu­je­res el “poor boy swea­ter”, el jer­sey con­ver­ti­do en au­tén­ti­co icono de la ca­sa. Y aho­ra Ju­lie de Li­bran rin­de ho­me­na­je a ese es­pí­ri­tu trans­gre­sor con un bol­so, el Pa­vé, que emu­la a uno de aque­llos ado­qui­nes que los es­tu­dian­tes arran­ca­ron en las ca­lles de Pa­rís, bus­can­do la pla­ya.

Mu­jer­hoy. En 20015, po­co des­pués de lle­gar a Ry­kiel, de­ci­dió lle­nar de li­bros la tien­da em­ble­má­ti­ca de la fir­ma. ¿Eso es tam­bién una re­vo­lu­ción? ¿Mo­da y cul­tu­ra son an­ta­gó­ni­cos? Ju­lie de Li­bran.

En la tien­da hay 50.000 li­bros. La zo­na de Sain­tGer­main-des-Prés siem­pre ha es­ta­do aso­cia­da a la li­te­ra­tu­ra, es un pun­to de en­cuen­tro pa­ra es­cri­to­res, ci­neas­tas y ar­tis­tas. Y allí fue don­de em­pe­zó So­nia Ry­kiel. Ella es­cri­bía no­ve­las, li­bros de en­tre­te­ni­mien­to, dic­cio­na­rios, poe­mas... Apro­ve­cha­ba la tien­da pa­ra aco­ger pre­sen­ta­cio­nes de edi­to­res, li­bros de ami­gos y pro­pues­tas cul­tu­ra­les. Sain­tGer­main-des-Prés no es so­lo una tien­da, es nues­tro ho­gar, don­de te­ne­mos los ta­lle­res, el es­tu­dio y el equi­po crea­ti­vo.

To­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes en la era de la “fast fas­hion”.

Sí, me pa­re­ció tam­bién muy bo­ni­to por­que la mo­da va de­ma­sia­do de­pri­sa. El ob­je­ti­vo era que la gen­te pu­die­ra ve­nir a nues­tra ca­sa y to­mar­se el tiem­po de sen­tar­se, de en­con­trar­se con otras per­so­nas, de leer un li­bro, de com­par­tir. El tiem­po pa­sa tan rá­pi­do que se nos ol­vi­da la ne­ce­si­dad de pa­sar un ra­to dis­fru­tan­do. A me­nu­do, las mu­je­res vie­nen con sus ma­ri­dos, que se abu­rren es­pe­ran­do; así que te­ne­mos li­bros co­que­tos, di­ver­ti­dos, no­ve­las... un po­co de to­do y pa­ra to­dos. Eso ha crea­do un en­torno ma­ra­vi­llo­so, por­que ade­más es­ta­mos ro­dea­dos de es­cue­las y los es­tu­dian­tes vie­nen a la tien­da pa­ra con­sul­tar­los.

Es al­go bas­tan­te atí­pi­co en una fir­ma de mo­da.

¡Sí! Vie­nen y di­cen: “¡Oh, quiero ese li­bro!”. O sim­ple­men­te echan un vis­ta­zo. Esa mez­cla [de mo­da y cul­tu­ra] es ma­ra­vi­llo­sa.

Y una ra­re­za. Tam­bién te­ne­mos clien­tes que se lle­van el li­bro a ca­sa, lo leen y

lue­go lo traen de vuel­ta pa­ra

lle­var­se otro. He­mos crea­do una es­pe­cie de co­mu­ni­dad y eso me en­can­ta, es fan­tás­ti­co.

¿Es tam­bién el ob­je­ti­vo del es­pa­cio de Ma­drid, que tie­ne 2.000 vo­lú­me­nes?

Sí, eso es­pe­ro, me gus­ta­ría mu­cho. Aun­que to­dos los li­bros es­tán en fran­cés... Me di­je­ron, sin em­bar­go, que aquí en Es­pa­ña hay bas­tan­te gen­te que tie­ne el fran­cés co­mo se­gun­do idio­ma.

So­nia Ry­kiel cum­ple 50 años. Em­pe­zó en 1968, una épo­ca de cam­bios po­lí­ti­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les, una épo­ca en la que ca­yó la al­ta cos­tu­ra y lle­gó el “prêt-à-por­ter”. Aho­ra tam­bién se es­tá pro­du­cien­do una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y del con­su­mo. Pe­ro es­té­ti­ca­men­te, ¿he­mos evo­lu­cio­na­do mu­cho? Es­té­ti­ca­men­te, sí y no. En aque­lla épo­ca se po­nían va­que­ros, ca­mi­se­tas, ro­pa có­mo­da. Los 70 fue­ron el fi­nal de una épo­ca de pla­ci­dez “hip­pie”. Y ese fe­nó­meno es­té­ti­co con­ti­núa has­ta hoy, aún se sien­te esa in­fluen­cia. Aho­ra la ro­pa es có­mo­da y se ha ex­ten­di­do un es­ti­lo ca­lle­je­ro que re­ju­ve­ne­ce a la mu­jer. Ade­más, con su ple­na in­cor­po­ra­ción la­bo­ral, ne­ce­si­ta po­ner­se pren­das que se adap­ten a su es­ti­lo de vi­da.

¿So­mos más li­bres aho­ra que en­ton­ces al ele­gir la ro­pa?

Me gus­ta­ría po­der con­tes­tar afir­ma­ti­va­men­te, pe­ro creo que no. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes quie­ren in­te­grar­se, ser acep­ta­das, igual que no­so­tras que­ría­mos en­ton­ces. Por eso se fi­jan en las ten­den­cias en YouTu­be, y en lo que vis­ten otros jó­ve­nes o los mú­si­cos... Quie­ren pa­re­cer­se a ellos o con­ver­tir­se en es­tre­llas en dos mi­nu­tos, su in­fluen­cia en enor­me. Me gus­ta­ría po­der de­cir que hay más li­ber­tad, da­do que hay más op­cio­nes en­tre las que ele­gir, pe­ro no es así. La gen­te jo­ven tie­ne más li­ber­tad que nun­ca, pe­ro en reali­dad no la uti­li­za. Uno de los men­sa­jes cla­ves de So­nia Ry­kiel des­de ha­ce 50 años es el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino. ¿Có­mo se ac­tua­li­za hoy?

Ca­da vez es más im­por­tan­te que las mu­je­res se sien­tan fuer­tes, que si­gan sus pa­sio­nes, que sean y se sien­tan li­bres, que den rien­da suel­ta a su crea­ti­vi­dad y se em­po­de­ren. Co­mo mu­jer, yo mis­ma es­toy crean­do un pro­yec­to que me apa­sio­na. Pe­ro, ade­más de di­se­ña­do­ra, ten­go una vi­da pri­va­da. Ne­ce­si­to es­ta­bi­li­dad, que es lo que al fi­nal del día te ha­ce fe­liz. Y de lo que se tra­ta es de ser fe­liz.

¿Es fá­cil prac­ti­car esa fi­lo­so­fía vi­tal en una in­dus­tria tan com­pe­ti­ti­va y tan ace­le­ra­da co­mo la mo­da?

No te que­da otra. Si no, no do­mi­nas el rit­mo y no con­tro­las tu vi­da. Eso lo apren­dí de So­nia Ry­kiel, una mu­jer ma­ra­vi­llo­sa, in­te­lec­tual, crea­do­ra, ma­dre y es­po­sa, que ade­más cons­tru­yó un im­pe­rio de la mo­da. Ella siem­pre me de­cía que ne­ce­si­ta­ba ese equi­li­brio, que te­nía que ser fuer­te.

En la mo­da fran­ce­sa, las fi­gu­ras fe­me­ni­nas han si­do muy im­por­tan­tes: Cha­nel, Schia­pa­re­lli, Vion­net... Aho­ra hay mu­je­res con mu­cho pres­ti­gio que son di­rec­to­ras crea­ti­vas, co­mo us­ted, pe­ro exis­te un “te­cho de cris­tal” en los pues­tos di­rec­ti­vos. ¿Es si­mi­lar al de otros sec­to­res, co­mo la ban­ca o la po­lí­ti­ca, o la mo­da es más fle­xi­ble?

Creo que nos es­ta­mos dan­do una opor­tu­ni­dad. Quién me­jor que una mu­jer pa­ra po­ner­se en el lu­gar de otras mu­je­res. Eso tie­ne que ver con lo que di­ce us­ted so­bre Co­co Cha­nel o Schia­pa­re­lli. Esas mu­je­res lo tu­vie­ron muy di­fí­cil en su tiem­po. Que­rían ser más in­de­pen­dien­tes, com­par­tir y crear al­go de lo que pu­die­ran sen­tir­se or­gu­llo­sas, apor­tar al­go. De eso se tra­ta: de dar. Ha­blo por mí mis­ma, sin pre­ten­der quitar mé­ri­to a los hom­bres, por­que he tra­ba­ja­do con di­se­ña­do­res ex­tra­or­di­na­rios y con mu­cho ta­len­to, co­mo Marc Ja­cobs, Gian­ni Ver­sa­ce y Gian­fran­co Fe­rré. Per­so­nal­men­te, es­toy en es­te ne­go­cio por­que se cen­tra en la for­ma de ves­tir­se, en la be­lle­za de una pren­da, en la fi­gu­ra, en

“¿Pue­de la gen­te com­prar lo que ve? ¿Pue­de se­guir ese rit­mo? ¿Ne­ce­si­ta­mos tan­ta ro­pa? Vi­vi­mos en una épo­ca de de­ba­te”.

có­mo te ha­ce sen­tir la ro­pa que vis­tes. Eso es lo que me gus­ta. En otros te­rre­nos to­da­vía nos que­da mu­cho ca­mino por an­dar.

Cuan­do tra­ba­ja en una co­lec­ción, ¿qué tie­ne en men­te? ¿Que la ro­pa sea co­mer­cial-ren­ta­ble, crea­ti­vao­ri­gi­nal, fun­cio­nal-rea­lis­ta? Ten­go que te­ner en cuen­ta to­dos esos fac­to­res. He apren­di­do mu­cho du­ran­te el pro­ce­so de crea­ción de di­fe­ren­tes co­lec­cio­nes, pen­san­do en mu­je­res de to­do el mun­do. Ry­kiel no es so­lo Pa­rís y Saint-Ger­main. Ese es, tam­bién, mi pun­to de vis­ta: soy fran­ce­sa, pe­ro cre­cí en Es­ta­dos Uni­dos y vi­ví 15 años en Ita­lia. Se tra­ta de en­ta­blar una con­ver­sa­ción con mu­je­res de di­fe­ren­tes cul­tu­ras. Por otro la­do, ¡la mo­da se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio gi­gan­te! Ha­ce po­co acu­dí al Pa­la­cio del Elí­seo, in­vi­ta­da por el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron, que con­vo­có a los di­rec­to­res crea­ti­vos a una ce­na. Lo hi­zo por­que la mo­da es el ne­go­cio nú­me­ro uno en Fran­cia. Sin­ce­ra­men­te, cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar en el mun­do de la mo­da en 1990, en Ita­lia, los pa­dres no de­ja­ban a sus hi­jos ma­tri­cu­lar­se en una es­cue­la de mo­da, te­nían que estudiar me­di­ci­na o di­rec­ción de em­pre­sas. Yo tu­ve la suer­te de con­tar con la com­pren­sión de mi fa­mi­lia.

¿La mo­da si­gue sien­do so­lo pa­ra una éli­te eco­nó­mi­ca?

Co­mo di­se­ña­do­ra soy cons­cien­te del pre­cio de la ro­pa, pe­ro tam­bién de có­mo y quién ha­ce las co­sas, de la ne­ce­si­dad de que las fá­bri­cas ten­gan una de­ter­mi­na­da for­ma de tra­ba­jar, de res­pe­tar el me­dio am­bien­te... La ma­yo­ría de nues­tros pro­duc­tos es­tán he­chos en Eu­ro­pa, ya sea en Fran­cia o en Ita­lia. Mi ex­pe­rien­cia me di­ce que Ry­kiel siem­pre ha he­cho ro­pa que se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, que per­du­ra. Yo me pon­go ro­pa de la fir­ma que per­te­ne­ció a mi abue­la y a mi ma­dre, y quiero crear pren­das que cons­ti­tu­yan un le­ga­do pa­ra las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes.

¿Qué pien­sa de la “mo­da rá­pi­da”, del “lo veo y lo quiero”, aun­que sea pa­ra usar la pren­da so­lo un par de ve­ces y lue­go ti­rar­la?

De nue­vo, se tra­ta de te­ner in­for­ma­ción. Ha­ce po­co con­ver­sa­ba con una per­so­na que me ha­bla­ba so­bre ese im­pul­so de “lo nue­vo, lo nue­vo, lo nue­vo... Ima­gen, ima­gen, ima­gen”. Pe­ro, ¿pue­de la gen­te com­prar lo que ve? ¿Pue­de se­guir ese rit­mo? No­so­tros te­ne­mos que se­guir fa­bri­can­do ro­pa, pe­ro ¿pue­de la gen­te com­prar tan­to y tan­to? Esos son los in­te­rro­gan­tes del mer­ca­do. ¿Ne­ce­si­ta­mos crear tan­tas co­lec­cio­nes y que ten­gan ese ta­ma­ño? ¿Ne­ce­si­ta­mos tan­ta ro­pa? Vi­vi­mos en una épo­ca in­tere­san­te, de de­ba­te... Aho­ra que mu­cha gen­te es­pe­cu­la con un fu­tu­ro “on li­ne”, ¿qué va a su­ce­der con las tien­das fí­si­cas? ¿For­ma­rán par­te de ese fu­tu­ro? Creo que sí. Am­bos mo­de­los son muy in­tere­san­tes y com­pa­ti­bles. Co­mo le de­cía an­tes, quiero bou­ti­ques don­de la gen­te se pue­da sen­tar y ha­blar. La ex­pe­rien­cia es mu­cho más ri­ca que con­tac­tar con al­guien por in­ter­net. Hay ex­pe­rien­cias que una pá­gi­na web no te pue­de fa­ci­li­tar.

¿Us­ted pre­fie­re las tien­das?

Yo ne­ce­si­to pro­bar­me una pren­da. In­ves­ti­go en In­ter­net, pe­ro lue­go ne­ce­si­to pro­bar­me la ro­pa y te­ner esa ex­pe­rien­cia sen­so­rial. A ve­ces vas a por una pie­za y des­cu­bres otra. Y eso no te pue­de ocu­rrir “on li­ne”, co­mo otras mu­chas co­sas. Soy una per­so­na muy vi­sual. Al mis­mo tiem­po, es­tá muy bien que al­guien pue­da ver lo que has crea­do y com­prar­lo, des­de el otro la­do del mun­do.

So­bre es­tas lí­neas, una ima­gen de la tien­da de Pa­ris, con 50.000 li­bros y que cuen­ta con pro­gra­mas de prés­ta­mos pa­ra clien­tes y es­tu­dian­tes.

Ma­ni­quíes con pren­das de la co­lec­ción de oto­ño, en la tien­da de Ma­drid, que cuen­ta con 2.000 vo­lú­me­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.