“FINEZZA” ITA­LIA­NA.

“LA MO­DA PUE­DE SER UN INS­TRU­MEN­TO PO­Lí­TI­CO”

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - POR GER­VA­SIO Pé­REZ FOTO: VI­CENS GI­Mé­NEZ

Ha­bla­mos con Sil­via Fen­di so­bre el lu­jo, el po­der de la mo­da y la de­li­ca­de­za del tra­ba­jo bien he­cho.

TTo­do co­men­zó en 1925, cuan­do Edoar­do Fen­di y su es­po­sa Ade­le abrie­ron su pri­me­ra tien­da de bol­sos y un ta­ller de pe­le­te­ría en Ro­ma. Hoy, más de 90 años des­pués, el ape­lli­do Fen­di si­gue sien­do un re­fe­ren­te de la mo­da ita­lia­na en el mundo. Las cin­co hi­jas del ma­tri­mo­nio es­tu­vie­ron al fren­te de la em­pre­sa du­ran­te dé­ca­das, pri­me­ro jun­to a su madre, tras el fa­lle­ci­mien­to de Edoar­do, y lue­go so­las. Y, aun­que des­de 2000 la mar­ca for­ma par­te del gru­po LVMH, la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia si­gue al fren­te de las de­ci­sio­nes crea­ti­vas.

Karl La­ger­feld, que fue con­tra­ta­do por la ya re­ti­ra­da An­na Fen­di, se ocu­pa de la di­vi­sión de mo­da fe­me­ni­na des­de ha­ce más de 50 años, mien­tras que la hi­ja de An­na, Sil­via Ven­tu­ri­ni Fen­di, es, des­de ha­ce 24 años, la di­rec­to­ra crea­ti­va de mo­da mas­cu­li­na e in­fan­til y ac­ce­so­rios. Al­gu­nas de las crea­cio­nes de Sil­via han des­lum­bra­do a va­rias ge­ne­ra­cio­nes de aman­tes de la mo­da y se si­guen ven­dien­do igual que el pri­mer día, co­mo los bol­sos Ba­guet­te, que lan­zó en los años 90, y Pee­ka­boo, que cum­ple aho­ra 10 años. Nos ci­ta­mos con la crea­do­ra en Bar­ce­lo­na, don­de la pres­ti­gio­sa mar­ca ita­lia­na aca­ba de abrir su pri­me­ra tien­da en nues­tro país.

LA SU­YA ES UNA DE LAS FA­MI­LIAS MáS IN­FLU­YEN­TES DEL LU­JO. HA­BLA­MOS CON LA DI­REC­TO­RA CREA­TI­VA DE AC­CE­SO­RIOS Y HOM­BRE DE LA FIR­MA ITA­LIA­NA SO­BRE FE­MI­NIS­MO, FRI­VO­LI­DAD Y EL PO­DER DE LA CREA­TI­VI­DAD.

Mujerhoy. Us­ted pro­ce­de de una sa­ga de mu­je­res, al­go po­co co­mún en la in­dus­tria de la mo­da. Sil­via Ven­tu­ri­ni Fen­di. Para mí es al­go nor­mal. Mi abue­la tu­vo cin­co hi­jas y yo ten­go dos her­ma­nas. Esa es la fa­mi­lia en la que na­cí.

¿Cree que to­do es más di­fí­cil para las mu­je­res?

En el mundo en ge­ne­ral así es, pe­ro ese no ha si­do mi ca­so. Para ser ho­nes­ta, no he te­ni­do que lu­char por te­ner mi pues­to en es­ta em­pre­sa fa­mi­liar. Para mi abue­la y para mi madre sí fue mu­cho más di­fí­cil. En la épo­ca de mi abue­la, era ca­si im­po­si­ble en­con­trar a una mu­jer con hi­jos en el mundo la­bo­ral. Pe­ro ella tu­vo que ha­cer­se car­go de la em­pre­sa des­pués de que mu­rie­ra mi abue­lo. Tam­bién fue di­fí­cil para mi madre y sus cua­tro her­ma­nas, que siem­pre tu­vie­ron que mo­ver­se en un mundo de hom­bres. Ellas me con­ta­ban que, al prin­ci­pio, las mi­ra­ban co­mo di­cien­do: “Pe­ro qué quie­ren es­tas... ¡si son jó­ve­nes y mu­je­res!”. Mi tía Pau­la, que se en­car­ga­ba de com­prar la piel, te­nía ca­si que es­con­der­se en las subas­tas y se di­ri­gía a los hom­bres con dis­tan­cia, por­que, de otra for­ma, no la tra­ta­ban en se­rio... Sí, de­bía de ser muy di­fí­cil, pe­ro ellas eran fuer­tes; siem­pre tu­vie­ron una per­so­na­li­dad muy po­de­ro­sa. Leí una en­tre­vis­ta don­de mi tía de­cía que, cuan­do en­ten­die­ron lo que es­ta­ban ha­cien­do, ya era de­ma­sia­do tar­de: Fen­di ya era lo que es hoy, un éxi­to.

Cuan­do su abue­la em­pe­zó, las mu­je­res ni si­quie­ra te­nían de­re­cho al vo­to. La realidad es hoy me-

nos injusta, pe­ro la lu­cha por la igual­dad con­ti­núa. ¿En la mo­da tam­bién?

Sí, sin du­da. Hay mu­chas mu­je­res que lo es­tán ha­cien­do muy bien y mu­chas que di­se­ñan lí­neas mas­cu­li­nas, que tam­bién es im­por­tan­te. Creo que la in­dus­tria y la cultura de la mo­da ha­blan y re­fle­xio­nan so­bre el cam­bio. Y, an­te ese ti­po de in­jus­ti­cias, es un sec­tor más abierto que otros.

¿La mo­da se pue­de uti­li­zar co­mo un ar­ma po­lí­ti­ca?

Por su­pues­to. Es un po­ten­te ins- tru­men­to de po­der: ha­bla so­bre te­mas li­ge­ros y efí­me­ros, pe­ro tam­bién so­bre te­mas de mu­cho in­te­rés. A tra­vés de nues­tro tra­ba­jo, po­de­mos in­yec­tar en la men­ta­li­dad de la gen­te lo que hay de­trás de de­ter­mi­na­da for­ma de ves­tir. La mo­da es co­mo la mú­si­ca... ¡Pue­des lle­gar a tan­ta gen­te! Uti­li­za un len­gua­je glo­bal, que to­do el mundo pue­de en­ten­der. Es el ar­te de ha­blar sin pa­la­bras, y mu­chas ve­ces las pa­la­bras son ar­mas pe­li­gro­sas. En la mo­da ha­bla­mos y ex­pre­sa­mos ideas con la ma­ne­ra de ves­tir­nos... Eso tam­bién es po­lí­ti­ca. ¿La mo­da pue­de ser tam­bién hoy un ins­tru­men­to fe­mi­nis­ta?

Yo pue­do de­cir que soy fe­mi­nis­ta. Qui­zá no el ti­po de fe­mi­nis­ta que sa­le a la ca­lle a pe­lear por sus ideas, por­que las con­di­cio­nes en las que he vi­vi­do me han ayu­da­do. Por su­pues­to, hu­bo un mo­men­to en que las mu­je­res tu­vie­ron que ser fuer­tes y drás­ti­cas, por­que la lu­cha fue muy du­ra. Hu­bo un mo­men­to para eso, pe­ro no creo que hoy sea el mis­mo ca­so. No creo que, para lu­char con­tra al­go, de­bas per­der tu ac­ti­tud fe­me­ni­na. Y que ca­da mu­jer en­tien­da la fe­mi­ni­dad co­mo quie­ra. Hoy ha­bla­mos de “gen­der­less”, de aca­bar con las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro, de asun­tos que es­tán por en­ci­ma de la di­fe­ren­cia en­tre hom­bres y mu­je­res. No creo que ha­ya que es­tar con­tra la mo­da o con­tra cual­quier otra co­sa para de­fen­der el fe­mi­nis­mo. Ade­más, reite­ro que la mo­da es un len­gua­je que tam­bién pue­de ayu­dar en es­ta lu­cha.

¿Cuál es el pri­mer re­cuer­do que tie­ne de la mo­da?

Es al­go que siem­pre es­ta­ba en mi en­torno, que me ro­dea­ba des­de ni­ña. Sue­lo de­cir que be­bí le­che con al­go de mo­da en el bi­be­rón, pe­ro la ver­dad es que no ten­go re­cuer­dos es­pe­cia­les... De ni­ña, sí re­cuer­do que mi madre era di­fe­ren­te a las otras ma­dres; las de­más no es­ta­ban tan ocu­pa­das co­mo ella. En­se­gui­da en­ten­dí que su tra­ba­jo era muy exi­gen­te. Por­que si es­tás en es­te mundo, en la par­te crea­ti­va, nun­ca en­cuen­tras el mo­men­to de de­cir: “Va­le, ya he ter­mi­na­do; se aca­bó el ho­ra­rio la­bo­ral”. La crea­ti­vi­dad pue­de lle­gar en cual­quier mo­men­to y en cual­quier lu­gar. No es un tra­ba­jo sen­ci­llo; yo en­ten­dí pron­to que la mo­da era al­go muy se­rio. No ten­go re­cuer­dos de que to­do fue­ra fan­tás­ti­co, por­que, por ejem­plo, para ver a mi madre te­nía que lla­mar­la al tra­ba­jo. Pe­ro des­cu­brí que era fas­ci­nan­te, por­que veía que te apor­ta­ba mu­cha ener­gía, mu­cha adre­na­li­na. Y eso me atraía. Ir a la es­cue­la me abu­rría: no que­ría es­tu­diar ma­te­má­ti­cas, fi­lo­so­fía o quí­mi­ca, por­que te­nía cla­ro que que­ría tra­ba­jar en la mo­da. Yo ya ha­bía de­ci­di­do lo que que­ría ha­cer en la vi­da.

¿Por qué la gen­te si­gue pen­san­do que es­ta es una pro­fe­sión frí­vo­la, don­de pa­re­ce que na­die tra­ba­ja? Tal vez por­que, tan­to la in­dus­tria co­mo los pe­rio­dis­tas, es­ta­mos trans­mi­tien­do al pú­bli­co un men­sa­je equi­vo­ca­do.

¿Qui­zá es por­que la for­ma en la que se ven­de la mo­da tie­ne mu­cho que ver con los sue­ños? ¿Por­que su es­ca­pa­ra­te es, al fin y al ca­bo, una más­ca­ra?

Creo que es por la for­ma en la que pre­sen­ta­mos la mo­da, por­que ne­ce­si­ta un es­ca­pa­ra­te es­té­ti­co que se con­fun­de con el fon­do. Pe­ro tam­bién con­si­de­ro que es la for­ma co­rrec­ta de pre­sen­tar­la. En realidad, no es­ta­mos sal­van­do el pla­ne­ta, no es al­go vi­tal para una per­so­na.

“La mo­da es un len­gua­je que tam­bién pue­de ayu­dar en la lu­cha de las mu­je­res”.

Pe­ro a ve­ces es in­jus­to, ¿no? Sa­be­mos que ge­ne­ra mi­les de pues­tos de tra­ba­jo, ri­que­za, cultura... Y es un tra­ba­jo ab­sor­ben­te, en el que a los pro­fe­sio­na­les les sue­le fal­tar ho­ras en el día.

[Ri­sas] ¡Le en­tien­do muy bien! A ve­ces tam­bién ten­go esa sen­sa­ción de ha­ber es­ta­do via­jan­do por to­do el mundo y no ha­ber vis­to na­da de na­da. En­ton­ces, ¿hoy tam­po­co co­no­ce­rá Bar­ce­lo­na?

Así es. Mi­re, ten­go al­gu­nas ami­gas que me di­cen: “¿Pue­do ir a tra­ba­jar con­ti­go?”. “¿Tra­ba­jar con­mi­go?”, les di­go. “Sí, por­que aho­ra los ni­ños son ma­yo­res... Es­ta­ba pen­san­do en una me­dia jor­na­da”. Creen, de ver­dad, que la mo­da es al­go en lo que se pue­de tra­ba­jar me­dia jor­na­da. En es­ta in­dus­tria hay pro­fe­sio­na­les en­tre­ga­dos, pe­ro no exis­ten los tra­ba­jos a me­dia jor­na­da. ¡No hay tiem­po su­fi­cien­te! La mo­da co­rre, vue­la. Es aho­ra. Hay quien pien­sa que es so­lo ir de fies­ta, so­cia­li­zar con ce­le­bri­ties...

Qui­zá aho­ra hay to­da­vía más con­fu­sión con el fe­nó­meno de las re­des so­cia­les.

Co­mo de­cía us­ted an­tes, las re­des son el es­ca­pa­ra­te para ven­der. Otras in­dus­trias tie­nen otra for­ma de di­fe­ren­te de ha­cer­lo. Pe­ro tam­bién creo que la per­cep­ción es­tá cam­bian­do. Por eso me

“Para que una pie­za ten­ga éxi­to de­be sa­ber cap­tar el hu­mor de su tiem­po, la realidad de la épo­ca”.

gus­ta abrir el ta­ller a la gen­te, para que en­tien­da qué hay de­trás del pro­duc­to, que es­te es un tra­ba­jo que in­vo­lu­cra a mu­chas per­so­nas, a sec­to­res di­ver­sos, y que ge­ne­ra eco­no­mía y bie­nes­tar.

Aho­ra que cum­ple 10 años, ¿qué ha sig­ni­fi­ca­do el bol­so Pee­ka­boo para Fen­di?

Pee­ka­boo re­pre­sen­ta, en cier­ta ma­ne­ra, Fen­di. Es un bol­so in­te­li­gen­te, clá­si­co y con un “twist”. Tie­ne al­go que lo ha­ce úni­co: nos re­cuer­da a nues­tros bol­sos clá­si­cos, pe­ro lue­go des­cu­bres có­mo es­tá he­cho por den­tro. Apa­re­ció en un mo­men­to en el que ha­bía ne­ce­si­dad de pie­zas más clá­si­cas, de un lu­jo más dis­cre­to y atem­po­ral. El Pee­ka­boo re­pre­sen­ta los có­di­gos de es­ta ca­sa ca­si cen­te­na­ria. Tie­ne que ver con la tra­di­ción, con la his­to­ria, con la he­ren­cia, con ese sen­ti­do de la li­ge­re­za que de­fi­ne a es­ta fir­ma cuan­do ha­ce­mos bol­sos o tra­ta­mos la piel. Por­que en­ten­de­mos el lu­jo de una for­ma re­la­ja­da.

¿Cuál es el se­cre­to para crear bol­sos que son un éxi­to, co­mo es­te o el Ba­guet­te? Co­nec­tar con el clien­te no es fá­cil, con una ofer­ta tan am­plia co­mo la que hoy exis­te. No, no es fá­cil. Es co­mo ca­si un pro­ce­so de al­qui­mia en el que in­ter­vie­nen mu­chos ele­men­tos. No bas­ta con ha­cer un bol­so bo­ni­to: tie­ne que ser­lo, cla­ro, pe­ro ade­más de­be ser la pie­za ade­cua­da para ese mo­men­to. Tie­nes que sa­ber cap­tar el hu­mor de su tiem­po, te­ner ele­men­tos que re­pre­sen­ten la realidad de esa épo­ca.

¿Es lo mis­mo que es­tá ocu­rrien­do aho­ra con las de­por­ti­vas? Has­ta ha­ce po­co eran so­lo co­sa de cua­tro edi­to­res lo­cos...

¡Sí, por su­pues­to!

¿Cree que la for­ma en la que ves­ti­mos es­tá cam­bia­do mu­cho?

Sí, aun­que en realidad lo que ha cam­bia­do es la ac­ti­tud. No pue­des ha­cer pan­ta­lo­nes con tres pier­nas; es la ac­ti­tud de la gen­te en su re­la­ción con la mo­da lo que es­tá cam­bian­do. De ver­dad, me en­can­ta es­te mo­men­to: có­mo la gen­te se com­por­ta hoy, ver­los en la ca­lle y te­ner con ellos una es­pe­cie de diá­lo­go que an­tes no exis­tía. An­tes, el di­se­ña­dor era co­mo un Dios y la gen­te te­nía que se­guir­lo. Las “snea­kers” que aho­ra triun­fan vie­nen de la ca­lle; las gran­des ca­sas de mo­da no las ha­cían... Creo que es muy in­tere­san­te es­te diá­lo­go. Los di­se­ña­do­res es­tán co­la­bo­ran­do y se crea una es­pe­cie de re­la­ción múl­ti­ple en­tre la mú­si­ca, el ar­te, la mo­da... un mo­vi­mien­to so­cial co­ral.

La mo­da siem­pre se aso­cia a la ju­ven­tud. Co­mo una ecua­ción ina­mo­vi­ble: mo­da igual a ju­ven­tud, aun­que sea una pre­mi­sa fal­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.