EL VIA­JE DE ALI­CIA

ABC - Mujer Hoy - - DE CERCA -

“Com­pro­me­ti­da al má­xi­mo”. “Nun­ca se que­ja”. “Ins­pi­ra­do­ra”. “Tra­ba­ja­do­ra”. “Cen­tra­da”. Hay una anéc­do­ta re­cu­rren­te en la con­ver­sa­ción: en una com­ple­ja es­ce­na de nau­fra­gio, con ca­ño­nes de agua, grúas y má­qui­nas de vien­to, la ac­triz fue arro­ja­da al agua no me­nos de 50 ve­ces. “Otra vez”, de­cía al sa­lir de nue­vo. Fi­nal­men­te, fue ne­ce­sa­rio ha­cer un des­can­so. Y no por­que no pu­die­ra más, sino por­que su piel se ha­bía pues­to tan azul que ya no da­ba bien en pan­ta­lla.

Sin em­bar­go, cuan­do Vi­kan­der, de 29 años, en­tra en la sa­la no pa­re­ce en ab­so­lu­to una fuer­za de la na­tu­ra­le­za. Me­nu­da, de piel oli­vá­cea y pe­lo cas­ta­ño sen­ci­lla­men­te re­co­gi­do ha­cia atrás, son­ríe an­tes de sen­tar­se con las pier­nas do­bla­das so­bre el si­llón y se ríe, me­dio aver­gon­za­da, cuan­do des­cu­bre lo que han di­cho de ella. Sí, es muy se­ria en el tra­ba­jo: “Cre­cí ha­cien­do ba­llet. Eso te da un ti­po de dis­ci­pli­na, de au­to­mo­ti­va­ción, que lue­go apli­cas a to­do lo que ha­ces en tu vi­da. Ah, y tam­bién te ayu­da en las es­ce­nas de ac­ción, que, en el fon­do, son co­reo­gra­fías. Es­toy acos­tum­bra­da a dar­le ins­truc­cio­nes a mi cuer­po”. So­bre la es­ce­na del nau­fra­gio, co­men­ta: “Me en­can­ta el as­pec­to fí­si­co de las pe­lí­cu­las de ac­ción, ver has­ta dón­de pue­do lle­gar. ¡ Pe­ro me han lan­za­do al agua en 16 de mis 19 pe­lí­cu­las! Se ve que una es­ce­na acuá­ti­ca siem­pre que­da bien. Aun­que, cuan­do la ha­ces en fe­bre­ro y re­pi­tien­do la to­ma 12 ve­ces, no re­sul­ta muy agra­da­ble de ro­dar. Pue­do aguan­tar los gol­pes y los car­de­na­les –aña­de, arre­bu­ján­do­se en su am­plio jer­sey gris–. Pe­ro odio pa­sar frío”.

A la ac­triz le im­por­ta mu­cho re­cal­car que el per­so­na­je que in­ter­pre­ta, la ar­queó­lo­ga La­ra Croft, ha evo­lu­cio­na­do des­de su pri­me­ra apa­ri­ción, en un vi­deo­jue­go de 1996, y des­de las dos pe­lí­cu­las que pro­ta­go­ni­zó An­ge­li­na Jo­lie en 2001 y 2003 (“Cla­ro que me ha­bría gus­ta­do co­no­cer­la ¡To­da­vía quie­ro! La ad­mi­ro mu­cho co­mo ac­triz y di­rec­to­ra”). Aho­ra es más hu­ma­na y me­nos se­xua­li­za­da. “Tie­ne to­dos los ras­gos que hi­cie­ron que los es­pec­ta­do­res se enamo­ra­ran de ella: es in­te­li­gen­te, de­ci­di­da, va­lien­te, fuer­te. Pe­ro tam­bién es vul­ne­ra­ble. El per­so­na­je ha cam­bia­do por­que el mun­do ha cam­bia­do, y pa­ra bien en es­te ca­so. Aho­ra no que­re­mos per­so­na­jes uni­di­men­sio­na­les, sean hom­bres o mu­je­res. Que­re­mos co­no­cer to­das sus fa­ce­tas”.

En ese sen­ti­do, ad­mi­ra el tra­ba­jo que ha he­cho Ge­ne­va Ro­ber­tson-Dwo­ret, co­guio­nis­ta de la pe­lí­cu­la (y res­pon­sa­ble tam­bién del guión de Ca­pi­ta­na Mar­vel, que ve­re­mos en 2019). “Me ha­ce muy fe­liz que las mu­je­res ten­gan un pa­pel im­por­tan­te, que es­tén en las sa­las don­de se to­man de­ci­sio­nes. Nues­tro tra­ba­jo en el mun­do del cine es con­tar to­do ti­po de his­to­rias y, si ce­rra­mos la puer­ta a las mu­je­res, nos es­ta­mos per­dien­do, al me­nos, la mi­tad de esas his­to­rias. Tris­te­men­te, en es­te ti­po de pe­lí­cu­las las di­rec­to­ras o mu­je­res guio­nis­tas son ca­si inexis­ten­tes”.

Ha­blar de gé­ne­ro y cine nos lle­va, inevi­ta­ble­men­te, a Weins­tein y a los ca­sos de aco­so se­xual en Holly­wood. Vi­kan­der abor­da el te­ma sin ti­tu­beos. “Es muy em­po­de­ra­dor ver lo que es­tá pa­san­do. El de­ba­te so­bre el aco­so se­xual es­tá en to­das par­tes y quie­ro creer que no va a que­dar­se en un te­ma de con­ver­sa­ción pa­ra una tem­po­ra­da. Es­pe­ro que el cam­bio se pro­duz­ca”.

Unos días an­tes de la en­tre­vis­ta se hi­zo pú­bli­ca una car­ta abier­ta, ins­pi­ra­da por el mo­vi­mien­to #MeToo, en la que Ali­cia Vi­kan­der y 600 ac­tri­ces sue­cas más (“que vie­nen a ser, más o me­nos, to­das las que hay en Sue­cia”, bro­mea) de­nun­cia­ban el aco­so se­xual en la in­dus­tria del cine de su país. ¿Aca­so lo ha su­fri­do? “No he su­fri­do aco­so se­xual –di­ce con fir­me­za–. He pre­sen­cia­do abu­sos de po­der, pe­ro aco­so no”.

En Sue­cia, el Go­bierno mo­vió fi­cha en­se­gui­da: reunio­nes con re­pre­sen­tan­tes de los ac­to­res, una ley que obli­ga a las pro­duc­to­ras que op­ten a ayu­das pú­bli­cas a asis­tir a cur­sos de pre­ven­ción del aco­so se­xual… ¿Un ejem­plo pa­ra Es­ta­dos Uni­dos? Ella se re­sis­te a la com­pa­ra­ción. “Sue­cia es un país más pe­que­ño; y no hay que ol­vi­dar que, si es­ta­mos ha­blan­do de aco­so se­xual allí es por­que la con­ver­sa­ción na­ció en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro sí, so­mos un país so­cia­lis­ta, tra­di­cio­nal­men­te igua­li­ta­rio. Mis pa­dres se de­fi­nen co­mo fe­mi­nis­tas y yo nun­ca he sen­ti­do la me­nor di­fi­cul­tad en ex­pre­sar­me co­mo tal. Es la for­ma en que me han edu­ca­do. Es al­go en lo que creo”. Ali­cia cre­ció en Go­ten­bur­go, en­tre la ca­sa de su ma­dre, ac­triz de teatro, y la de su pa­dre, psi­quia­tra. Con su ma­dre, era hi­ja úni­ca; con su pa­dre, la ma­yor de seis (“mi her­mano pe­que­ño ya tie­ne 16 años, ¿no es una lo­cu­ra?”, co­men­ta). Y en­tre sus dos ca­sas ha­bía ar­mo­nía. “Mis pa­dres se di­vor­cia­ron cuan­do yo te­nía tres me­ses, pe­ro si­guen sien­do muy bue­nos ami­gos”, ase­gu­ra. Su son­ri­sa, de he­cho, so­lo pa­li­de­ce cuan­do, en la rue­da de pren­sa, al­guien le pre­gun­ta si pa­ra cons­truir el per­so­na­je de La­ra, que en la pe­lí­cu­la bus­ca al pa­dre que la aban­do­nó, se ba­só en su pro­pia vi­da. “No –con­tes­ta al­go ofen­di­da–. ¿Por qué iba a bus­car a mi pa­dre, si es­ta­ba con­mi­go? No te­nía más que le­van­tar el te­lé­fono y de­cir: “Ho­la, pa­pá”.

Tal vez por esa ni­ñez en­tre dos ca­sas bien ave­ni­das, tie­ne un con­cep­to muy per­so­nal del ho­gar. A los 15 años se mu­dó so­la a la ca­pi­tal pa­ra asis­tir a la Es­cue­la Su­pe­rior de Ba­llet. “Un año des­pués, em­pe­cé a re­fe­rir­me a Es­to­col­mo co­mo “mi ca­sa” y mis pa­dres se que­da­ron de pie­dra. Pe­ro creo que la gen­te jo­ven aho­ra via­ja mu­cho y pue­de te­ner ho­ga­res en di­fe­ren­tes si­tios. Cuan­do me tras­la­dé a Lon­dres, a los 19 años, lla­mar­lo “ca­sa” me cos­tó más. Es una ciu­dad muy gran­de y yo, en aque­lla épo­ca, no sa­bía lo que iba a ha­cer y sen­tía mu­cha pre­sión. Era du­ro. Pe­ro en­con­tré ami­gos y una co­mu­ni­dad, y en­ton­ces Lon­dres se con­vir­tió en mi ho­gar. Ha si­do mi ba­se de ope­ra­cio­nes du­ran­te seis años. Pe­ro via­ja­ba mu­cho: a Nue­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.