HIBA ABOUK

Y LAS PREN­DAS QUE AMARÁS ES­TA TEMPORADA

ABC - Mujer Hoy - - Portada - Por G. ESPINOSA

Los años han sub­ra­ya­do su be­lle­za po­de­ro­sa y su ex­pe­rien­cia en Pa­rís –don­de vi­ve des­de ha­ce dos años– ha acen­tua­do su ele­gan­cia na­tu­ral y su pa­sión por la mo­da. La ac­triz ma­dri­le­ña de ori­gen tu­ne­cino nos ha­bla de so­li­da­ri­dad, be­lle­za y sue­ños cum­pli­dos.

Cuan­do ca­mi­na, Hiba Abouk re­cuer­da a un po­de­ro­so fe­lino. Cuan­do al­za los ojos y mi­ra, tam­bién. Una pan­te­ra al ace­cho, que más que ara­ñar, aca­ri­cia. Sí, en es­tos mo­men­tos, his­tó­ri­cos pa­ra el fe­mi­nis­mo, ha­blar del mi­to de la be­lle­za po­de­ro­sa y ra­cial de las mu­je­res ára­bes del Me­di­te­rrá­neo pue­de pa­re­cer ran­cio y an­ti­cua­do. Pero lo cier­to es que la pre­sen­cia de es­ta ma­dri­le­ña de na­ci­mien­to, hi­ja de pa­dres tu­ne­ci­nos, con as­cen­den­tes li­bios y gi­ta­nos, ape­la di­rec­ta­men­te a ese mi­to. Y no so­lo por su be­lle­za y la ele­gan­cia na­tu­ral de sus mo­vi­mien­tos, tam­bién por la fuer­za de su ca­rác­ter. Ac­triz con­tra to­do pro­nós­ti­co –acu­día a es­con­di­das a las cla­ses de tea­tro del Li­ceo Fran­cés por­que su fa­mi­lia no apro­ba­ba una pro­fe­sión tan “bohemia”–, Hiba Abouk de­jó el ho­gar con lo pues­to a los 18 años pa­ra al­can­zar un sue­ño. Y lo con­si­guió. “De pe­que­ña me gus­ta­ba mu­cho leer. A tra­vés de la lec­tu­ra lle­gué al tea­tro y des­cu­brí que me sen­tía muy a gus­to so­bre el es­ce­na­rio. Así que to­mé una de­ci­sión”, re­cuer­da. Se ma­tri­cu­ló en la Es­cue­la Su­pe­rior de Ar­te Dra­má­ti­co

–“que hi­zo de mí quien soy aho­ra”–, y re­cién li­cen­cia­da, con 22 años, co­men­zó a ha­cer pa­pe­les en la te­le­vi­sión, en una ca­rre­ra as­cen­den­te y sin pau­sa. Has­ta que lle­gó a su Fá­ti­ma de El Prín­ci­pe, una se­rie que al­can­zó los seis mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en su epi­so­dio fi­nal y que sig­ni­fi­có un an­tes y un des­pués en la tra­yec­to­ria de Abouk.

Celosa de su in­ti­mi­dad –la úl­ti­ma de sus su­pues­tas pa­re­jas es el fut­bo­lis­ta ma­rro­quí Achraf Ha­ki­mi– y ale­ja­da de los ob­je­ti­vos in­dis­cre­tos des­de que ha­ce dos años se mar­chó a vi­vir a Pa­rís, Hiba no jue­ga con su vi­da pri­va­da ni al con­fir­ma­do ni al des­men­ti­do, y de lo que le in­tere­sa ha­blar es de las cau­sas hu­ma­ni­ta­rias a las que apoya. La ac­triz de­di­ca par­te de su tiem­po, y su fa­ma, a cam­pa­ñas a fa­vor de la in­fan­cia: en agos­to vi­si­tó el cam­po de re­fu­gia­dos de Zaa­ta­ri, con Sa­ve The Chil­dren, pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a la cam­pa­ña nun­ca­se­ran.org, de­di­ca­da a sen­si­bi­li­zar so­bre la fal­ta de po­si­bi­li­da­des, edu­ca­ti­vas y de fu­tu­ro, de los ni­ños atra­pa­dos en con­flic­tos bé­li­cos o en cam­pos de re­fu­gia­dos. Ape­nas un mes an­tes se ha­bía con­ver­ti­do en ros­tro del Pro­yec­to Son­ri­sas, de Or­bit y Al­deas In­fan­ti­les, de­di­ca­do a trans­mi­tir se­gu­ri­dad y con­fian­za en su fu­tu­ro a los ni­ños des­fa­vo­re­ci­dos, con el men­sa­je de que pue­den al­can­zar sus sue­ños.

Era ló­gi­co que pen­sa­ran en ella, que lu­chó por los su­yos. “Que­ría ayu­dar, y co­no­cía el tra­ba­jo de Al­deas In­fan­ti­les por­que es­tá siem­pre en mo­vi­mien­to.

Así que me pu­se en con­tac­to con ellos pa­ra ver qué se po­día ha­cer. Al­deas In­fan­ti­les es un ca­so muy par­ti­cu­lar. Por­que no son ni­ños huér­fa­nos. Tie­nen a sus pa­dres, pero no pue­den vi­vir con ellos por múl­ti­ples ra­zo­nes. Ya so­lo con es­to, ima­gi­na las cir­cuns­tan­cias que pue­de ha­ber de­trás. Soy muy sen­si­ble a ese te­ma. A mí, mis pa­dres al prin­ci­pio no me apo­ya­ron. Aho­ra que me ven bien, por su­pues­to que es­tá to­do per­do­na­dí­si­mo y nues­tra re­la­ción, re­to­ma­da, pero al prin­ci­pio fue du­ro. Su­pu­so una rup­tu­ra que, en ese mo­men­to, pa­ra una cría de 18 años, fue muy fuer­te. Si no ocu­rrió an­tes, fue pre­ci­sa­men­te por­que no me atre­ví a de­cir, con 15 o 16, que que­ría ser ac­triz. Si hu­bie­ra sol­ta­do an­tes la bom­ba... igual yo tam­bién ha­bría aca­ba­do en Al­deas In­fan­ti­les. Co­mo en­tien­do ese des­arrai­go fa­mi­liar, es­toy muy sen­si­bi­li­za­da. Y quie­ro dar­les el men­sa­je po­si­ti­vo de que es­tar allí es so­lo una eta­pa de tu vi­da, que lue­go to­do vuel­ve a su cau­ce y te pue­de ir de ma­ra­vi­lla”, ase­gu­ra.

Un pro­yec­to en la mo­da

En pa­ra­le­lo, y qui­zá por su vi­da pa­ri­si­na, Abouk se ha vuel­to to­da una fas­hio­nis­ta. A pe­sar de que, co­mo ella mis­ma re­co­no­ce, “mi es­ti­lo es sen­ci­llo. Va­que­ros de día, pe­ti­te ro­be noir de no­che. Pa­ra un even­to lo cui­do más, por­que la mo­da tie­ne esa vir­tud de con­ver­tir una ve­la­da en al­go es­pe­cial”.

Pre­sen­cia ha­bi­tual en las se­ma­nas de la mo­da de Pa­rís y Ma­drid, aca­ba de fir­mar su pri­mer con­tra­to co­mo em­ba­ja­do­ra ofi­cial de Da­ya­day, la úl­ti­ma fir­ma del gru­po Tous, orien­ta­da a la ma­rro­qui­ne­ría, la bi­su­te­ría y las ga­fas de sol pa­ra una clien­te­la am­plia, a pre­cios ase­qui­bles. “Lo que más me in­tere­sa­ba era em­pe­zar un pro­yec­to y cre­cer con él. He po­di­do ver có­mo se ges­ta­ban las co­lec­cio­nes, es­tar en el pro­ce­so. Y es una ma­ne­ra de con­tac­tar con to­das esas con­su­mi­do­ras y clien­tas que me si­guen y me apo­yan. En el fon­do, son un po­co co­mo yo, mu­je­res reales, que ne­ce­si­tan que lo que lle­van sea ac­ce­si­ble”.

La ac­triz re­co­no­ce que su re­la­ción con la mo­da es ca­da vez más es­tre­cha. “Es­tos dos úl­ti­mos años, vi­vien­do en Pa­rís, he apren­di­do mu­cho. Voy a los des­fi­les, a las fies­tas... La ciu­dad re­sul­ta di­ver­tí­di­si­ma esos días. No pa­ras. Y vie­ne el mun­do en­te­ro: he es­ta­do en fies­tas su­rrea­lis­tas, con per­so­na­li­da­des que ni te es­pe­ras”, cuen­ta.

A Hiba Abouk le gus­ta apo­yar a di­se­ña­do­res jó­ve­nes y osa­dos. “Me he ves­ti­do de Jac­que­mus, por ejem­plo, y fi­nal­men­te sa­les en va­rios me­dios y el di­se­ña­dor lo agra­de­ce. Tam­bién es ver­dad que sus di­se­ños son muy osa­dos y eso mul­ti­pli­ca tus apa­ri­cio­nes. En Es­pa­ña no sé si to­da­vía es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra asu­mir mo­da más arries­ga­da. Allí for­ma par­te de la vi­da, del ar­te de vi­vir, del día a día. En Pa­rís se res­pi­ra mo­da en la ca­lle, a ca­da me­tro. Es una ciu­dad con un gran sen­ti­do del es­ti­lo y eso me en­can­ta”.

La ac­triz tam­bién se­ña­la la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y la to­le­ran­cia del país ve­cino, al­go que le afec­ta di­rec­ta­men­te co­mo mu­jer ára­be hi­ja de emi­gran­tes. “Es­pa­ña es un país aún muy jo­ven en cues­tio­nes co­mo la in­mi­gra­ción. La gen­te es­tá aho­ra más acos­tum­bra­da a con­vi­vir con la­ti­nos, ára­bes o sub­saha­ria­nos, pero cuan­do yo era jo­ven­ci­ta no ha­bía mu­chos hi­jos de in­mi­gran­tes. To­dos mis com­pa­ñe­ros eran es­pa­ño­les de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Yo me in­te­gré bas­tan­te bien, la ver­dad, pero sí he vis­to mu­chas si­tua­cio­nes de ra­cis­mo. No lo voy a ne­gar”, se­ña­la. Por eso, ca­da día tie­ne más cla­ro el or­gu­llo que sien­te por sus raí­ces: “Mis víncu­los con Tú­nez son ca­da vez más in­ten­sos. Y quie­ro es­tar en con­tac­to e im­pli­ca­da con co­sas de allí. Voy to­dos los años, y si tu­vie­ra que re­co­men­dar al­go, se­rían sus ma­ra­vi­llo­sas pla­yas, to­da su cos­ta. No ha­ce fal­ta ir­se al Ca­ri­be: Tú­nez es un pa­raí­so a dos ho­ras de Ma­drid”, afir­ma con to­da la in­ten­ción de ha­cer pro­se­li­tis­mo. Otra for­ma de ayu­dar a un país que ha vi­vi­do una re­cien­te re­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­ca.

El tra­ba­jo y la fe­li­ci­dad

En tér­mi­nos más per­so­na­les, no se con­si­de­ra am­bi­cio­sa. “Pa­ra mí, la pro­fe­sión es­tá en se­gun­do plano. No se me va la vi­da en que me es­co­jan pa­ra un pa­pel o no. Ob­via­men­te, quie­ro te­ner tra­ba­jo y que me vaya bien. Y si me di­cen que no a un pro­yec­to que quie­ro ha­cer, me due­le y pue­do es­tar un día ca­biz­ba­ja, pero no me mue­ro. Evi­den­te­men­te, en la in­ter­pre­ta­ción tra­ba­jas con tus emo­cio­nes, lo que ha­ce que ter­mi­nes con mu­chí­si­mas co­sas en la ca­be­za. Pero es so­lo un tra­ba­jo, lo de­jo en cuan­to ter­mino la jor­na­da y no me lo lle­vo a ca­sa”.

En­tre sus se­cre­tos pa­ra en­con­trar­se bien, “be­ber mu­cho agua, ser muy fe­liz y ha­cer sa­lu­dos al sol por las ma­ña­nas. El yo­ga se lo re­co­mien­do a to­do el mun­do, al ter­mi­nar los ejer­ci­cios tie­nes la sen­sa­ción de es­tar com­ple­ta­men­te re­no­va­do”, apun­ta. Pe­se a que el po­der de su mi­ra­da es un he­cho cons­ta­ta­ble, no abu­sa de él. “Mi mi­ra­da es ya lo su­fi­cien­te­men­te in­ten­sa co­mo pa­ra re­for­zar­la”. Con una be­lle­za tan pal­pa­ble, es im­po­si­ble no pre­gun­tar­se cuán­do fue del to­do cons­cien­te de ella y có­mo la em­pe­zó a uti­li­zar. Se re­vuel­ve con­tra la idea: “Nun­ca... Va­le, sí sé que soy gua­pa. Pero fui cons­cien­te bas­tan­te tar­de, no an­tes de los 20 años”.

En­tien­do el des­arrai­go fa­mi­liar, quie­ro ayu­dar a quien lo su­fre”.

Me en­can­ta de Pa­rís que es una ciu­dad con gran sen­ti­do del es­ti­lo”.

Top de Max Ma­ray bol­so bor­da­do de Da­ya­day.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.