MÁS AL­TOS

ABC - Mujer Hoy - - Si Yo Hubiera Estado Allí - ESPIDO FREI­RE

Así que ver­los en­gor­dar y que sus cos­ti­llas, co­mo las mías, des­apa­rez­can ba­jo la piel y la gra­sa, pa­re­ce que acor­ta la vi­da y no con­vie­ne en ab­so­lu­to; in­di­ca au­sen­cia de pros­pe­ri­dad y co­mi­da ba­su­ra y an­sie­dad; pe­ro que crez­can sig­ni­fi­ca que al­go es­ta­mos ha­cien­do bien.

Si yo hu­bie­ra es­ta­do allí es po­si­ble que de vez en cuan­do hu­bie­ra ca­za­do pa­ra ellos, por­que soy así, to­do ojos, co­ra­zón, pe­lo y ge­ne­ro­si­dad in­ter­mi­ten­te. No quie­ro ni pen­sar qué co­me­ría mi ma­dre hu­ma­na si yo no le atra­pa­ra al me­nos una vez al día, sin pau­sa, mi pe­rri­to de pe­lu­che y al­gún otro ra­tón de plás­ti­co, que le lle­vo has­ta los pies con una es­can­da­le­ra dig­na del es­fuer­zo que me he to­ma­do.

Si vi­vié­ra­mos en una ca­sa con jar­dín es po­si­ble que el pe­rri­to fue­ra sus­ti­tui­do por una cu­ca­ra­cha, o una la­gar­ti­ja, o lo que pi­lla­ra por me­dio: so­mos de­pre­de­do­res natos. Le trae­ría esas pre­sas, por lo ge­ne­ral me­dio vi­vas, me­dio muer­tas, y es­pe­ra­ría a que se las co­mie­ra an­te mí.

Yo ten­go mi pien­so, mis la­ti­tas y mis de­li­ca­tes­sen, y de ahí que ha­ya al­can­za­do mi es­ta­tu­ra ideal. No quie­ro que por que yo no es­té pen­dien­te de ali­men­tar­la mi hu­ma­na se que­de ba­ji­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.