MA­RI­SA PA­RE­DES

“Cuan­do te ha­ces ma­yor, di­ces las ver­da­des co­mo las sien­tes, no hay me­dias tin­tas”

ABC - Mujer Hoy - - Sumario - Por GUI­LLER­MO ES­PI­NO­SA Fo­tos: MA­RIO SIERRA

Nues­tra gran da­ma de la in­ter­pre­ta­ción re­gre­sa a las pan­ta­llas tras sie­te años de ci­ne eu­ro­peo y lo ha­ce por la puer­ta gran­de en Pe­tra, una tra­ge­dia de bru­ta­li­dad con­ci­sa don­de des­lum­bra con su voz y su vir­tuo­sis­mo.

Hi­ja de Pe­tra (pu­ra coin­ci­den­cia), por­te­ra de fin­ca ur­ba­na; y de Lu­cio, em­plea­do de Cer­ve­zas El Águi­la, Ma­ri­sa Pa­re­des (Ma­drid, 1946) pa­re­cía des­ti­na­da al me­jor futuro que sus pa­dres so­ña­ron pa­ra ella: ha­cer­se se­cre­ta­ria. Pero a los 11 años ella mis­ma de­ter­mi­nó que eso era al­go que no iba a ocu­rrir. Se pu­so en huel­ga de ham­bre, les di­jo a sus pa­dres que iba a ser ac­triz y su te­són les aca­bó do­ble­gan­do. La sa­ca­ron de la es­cue­la a los 12 años, de­bu­tó en el ci­ne a los 14. Y hasta hoy. Ade­más de un por­te que ya des­pun­ta­ba en el ci­ne es­pa­ñol de los 70, en­tre sus cua­li­da­des más des­ta­ca­das siem­pre ha con­ta­do con un au­tén­ti­co re­ga­lo de la na­tu­ra­le­za: esa voz de con­tral­to que es una sin­gu­la­ri­dad en sí. “To­da­vía hoy, cuan­do voy por la ca­lle ha­blan­do con el mó­vil o si en­tro en un co­mer­cio, al­guien siem­pre se gi­ra y me di­ce que me ha re­co­no­ci­do por la voz”, con­fir­ma.

Su bri­llan­tez in­ter­pre­ta­ti­va, la ca­pa­ci­dad pa­ra sin­te­ti­zar la pro­fun­di­dad hu­ma­na en un ges­to, una fra­se o un si­len­cio se ha­ce pa­ten­te en Pe­tra, la pe­lí­cu­la que la ha he­cho vol­ver a nues­tro ci­ne tras su pe­ri­plo eu­ro­peo (es­treno, 19 de oc­tu­bre). Una his­to­ria de inusi­ta­da

LA RE­PRE­SIÓN HA­CÍA QUE FUERAS UN SER SO­ME­TI­DO, PERO TAM­BIÉN MUY TE­NAZ. LA MÍA FUE UNA BA­TA­LLA MUY LARGA, PERO LA GA­NÉ”.

SA­LÍ DE LA ES­CUE­LA A LOS 12 AÑOS POR­QUE MI FA­MI­LIA ERA MUY HU­MIL­DE. NO OLVIDO QUIÉN SOY NI DE DÓN­DE VEN­GO”.

vio­len­cia, que des­plie­ga un atroz re­tra­to fa­mi­liar en cla­ve de me­lo­dra­ma con­te­ni­do. Una his­to­ria don­de to­dos los per­so­na­jes tie­nen al­go que ocul­tar y ac­túan equi­vo­ca­da­men­te en con­se­cuen­cia. Su di­rec­tor, Jai­me Ro­sa­les –ga­na­dor del Go­ya en 2007 con La so­le­dad– cons­tru­ye una de las pe­lí­cu­las más des­car­na­das, pun­zan­tes y hasta de­mo­le­do­ras del pa­no­ra­ma es­pa­ñol re­cien­te. Una tra­ge­dia grie­ga con­tem­po­rá­nea pro­ta­go­ni­za­da por Bár­ba­ra Len­nie. Pero, eso sí, con un fi­nal abier­to a la es­pe­ran­za. “Y car­ga­da de ele­men­tos de mis­te­rio, de gi­ros de guión y tan­tas sor­pre­sas que re­sul­ta­ba apa­bu­llan­te”, aña­de Ma­ri­sa Pa­re­des, cu­yo pa­pel de­fi­ne con su pri­me­ra fra­se el tono de la pe­lí­cu­la.

Mu­jer­hoy. En Pe­tra vuelve a in­ter­pre­tar un mo­nó­lo­go de ma­dre es­ca­lo­frian­te, co­mo ya hi­zo con Pe­dro Al­mo­dó­var en Ta­co­nes le­ja­nos, pero en tér­mi­nos dia­me­tral­men­te opues­tos: aquí es bre­ve, des­car­na­do y sin el ai­re li­te­ra­rio del di­rec­tor man­che­go. ¿En qué re­gis­tro se sien­te más có­mo­da?

Ma­ri­sa Pa­re­des. No ten­go una pre­fe­ren­cia con­cre­ta. Te­ner una se­cuen­cia más larga, con es­pa­cio pa­ra trans­mi­tir mu­chas co­sas, for­ma par­te del se­llo Al­mo­dó­var. Pero tam­bién es cier­to que la his­to­ria que cuen­ta Pe­tra es lo su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­va así, con esa bru­ta­li­dad tan con­ci­sa.

En la pe­lí­cu­la hay una vio­len­cia ver­bal que inau­gu­ra su per­so­na­je. Ob­via­men­te, uno pien­sa que la ex­pe­rien­cia de su vi­da es lo que la ha­ce ser tan di­rec­ta. ¿Hasta qué pun­to la Ma­ri­sa de hoy no se ca­lla co­sas que sí se ca­lla­ba cuan­do era más jo­ven?

Bueno, lo que te traen los años es, so­bre to­do, se­re­ni­dad. Las per­so­nas tie­nen ten­den­cia a ver­te a tra­vés de los per­so­na­jes que has si­do, y es ló­gi­co. Pero cuan­do te ha­ces ma­yor, ya no quie­res di­si­mu­lar, quie­res que se te vea a ti, la real, por en­ci­ma de to­do. Y di­ces las ver­da­des co­mo las sien­tes, o te las ca­llas. Hay me­nos me­dias tin­tas. Cla­ro, pier­des tam­bién gran par­te de la am­bi­ción que te em­pu­ja cuan­do eres jo­ven a tra­ba­jar de una ma­ne­ra fe­roz, a no ren­dir­te ja­más, a no de­cir na­da que te pue­da ce­rrar puer­tas... Esa am­bi­ción no la tie­nes, por­que ya has tra­ba­ja­do mu­chí­si­mo y lo que bus­cas es un res­pi­ro. La vi­da se vi­ve con mu­cha me­nos pre­sión. Esa es una di­fe­ren­cia no­ta­ble.

La muer­te de Fran­co la pi­lló con 29 años. Las pri­me­ras elec­cio­nes, con 31. Di­ga­mos que per­te­ne­ce a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de mu­je­res eman­ci­pa­das de es­te país. ¿Có­mo vi­vió los años de la Tran­si­ción? Te­nía­mos mu­cha con­cien­cia de cam­biar las co­sas. An­tes, du­ran­te la dic­ta­du­ra tam­bién la ha­bía, pero se po­día me­nos... El impulso, ló­gi­ca­men­te, nos lo pro­pi­ció la de­mo­cra­cia, que abría to­das las po­si­bi­li­da­des ce­rra­das hasta ese mo­men­to. Las mu­je­res sa­bía­mos que te­nía­mos que con­ti­nuar nues­tra lu­cha, que ha­bía es­ta­do ol­vi­da­da mu­cho tiem­po. Pero la pri­me­ra ne­ce­si­dad era la li­ber­tad pa­ra to­dos; la igual­dad era una cues­tión se­cun­da­ria. Sa­bía­mos que aque­llo nos per­mi­ti­ría des­pe­gar, ir mi­dien­do y exi­gien­do unos de­re­chos que es­ta­ban pi­so­tea­dos. La de­mo­cra­cia fue tal ex­plo­sión de li­ber­tad que a ella nos agarramos to­dos. Tam­bién es ver­dad que en nues­tro ofi­cio to­do ha si­do siem­pre me­nos rí­gi­do que en la sociedad en ge­ne­ral. Sa­bía­mos que la lu­cha iba a ser ar­dua, pero si com­pa­ra­mos nues­tra época con aque­lla, creo que se ve per­fec­ta­men­te to­do lo que he­mos avan­za­do.

Pero us­ted ya era, en cier­ta me­di­da, re­vo­lu­cio­na­ria. Sus pa­dres se ne­ga­ron a que se de­di­ca­ra al tea­tro y se pu­so en huel­ga de ham­bre...

Mi pa­dre era el tí­pi­co hom­bre de la época: creía que ser ac­triz sig­ni­fi­ca­ba ha­cer una vi­da “di­si­pa­da” –que se po­día con­fun­dir con el li­ber­ti­na­je–, y que yo per­de­ría el ho­nor y él me per­de­ría a mí fí­si­ca­men­te, por­que su hi­ja se iría y ya no la ve­ría más. Con­se­guir que te de­jen ha­cer lo que real­men­te quie­res es siem­pre muy du­ro, pero en aquel mo­men­to lo era mu­cho más, por­que ha­bía que en­fren­tar­se a una au­to­ri­dad pa­ter­na que era más fuer­te que la ac­tual. Hay que re­cor­dar que no po­días ni des­pla­zar­te fí­si­ca­men­te, ni te­ner una cuen­ta en un ban­co, si no te­nías una au­to­ri­za­ción de tu pa­dre o tu ma­ri­do. Esa re­pre­sión ha­cía que te con­vir­tie­ras en un ser so­me­ti­do, pero tam­bién muy te­naz. Pa­ra mí, su­pu­so com­pro­bar hasta dón­de po­día lle­gar mi fuer­za. Fue vio­len­to en el sen­ti­do de que papá no que­ría ni sa­ber lo que ha­cía... Él pen­sa­ba que mi vi­da era mu­cho más frí­vo­la, un ca­pri­cho, y yo tu­ve que de­mos­trar con es­fuer­zo que no era así, que mi tra­ba­jo era lo más im­por­tan­te pa­ra mí y que era al­go que iba a ha­cer con to­da se­rie­dad. Por­que a lo que él te­nía mie­do, y lo com­pren­do aho­ra, era a la li­ber­tad. Fue una gran ba­ta­lla, muy larga, pero al fi­nal la ga­né.

Em­pe­zó en el ci­ne muy pron­to, con 14 años y con pa­pe­les muy pe­que­ños, hasta que lle­gó la te­le­vi­sión. Por­que fue Es­tu­dio 1 lo que la for­mó y la hi­zo co­no­ci­da…

Por su­pues­to. Es que la te­le­vi­sión que se ha­cía en­ton­ces era mu­cho más se­ria. No creo que na­die pue­da ima­gi­nar hoy que va­yan a re­trans­mi­tir tea­tro clá­si­co y con­tem­po­rá­neo con es­té­ti­ca de te­le­vi­sión... Es­tu­dio 1 me per­mi­tió in­ter­pre­tar tex­tos de Che­jov, Lo­pe de Vega, Dos­toievs­ki, Cal­de­rón, Bec­kett... To­do lo apren­dí tra­ba­jan­do. Lue­go, más tar­de, mon­ta­mos un gru­po de ac­to­res pa­ra te­ner más con­tac­to con la teo­ría es­cé­ni­ca. Lo lla­ma­mos Gru­po Pia­mon­te y es­ta­ban, en­tre otros, Eu­se­bio Pon­ce­la y Ju­lie­ta Se­rrano. Nos pu­si­mos en con­tac­to con John Stras­berg, Wi­lliam Lay­ton o Do­mi­nic de Fa­zio, que nos di­ri­gie­ron y fue­ron tam­bién nues­tros maes­tros. Pero es­to fue mu­cho más ade­lan­te, ya en los años 80.

¿Ve al­go de te­le­vi­sión aho­ra?

Muy po­co, sin­ce­ra­men­te. Y no es una bou­ta­de. Veo a Wyo­ming y al­gún pro­gra­ma cul­tu­ral, pero no me re­sul­ta atrac­ti­va. Su pa­re­ja des­de ha­ce años es Che­ma de Pra­do, que di­ri­gió casi du­ran­te tres dé­ca­das la Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la. Su­pon­go que es­ta re­la­ción tam­bién aña­dió nue­vos ele­men­tos a sus in­tere­ses per­so­na­les.

Ten­go una co­sa muy cla­ra: mis in­tere­ses son cre­cer den­tro del mun­do, del mun­do real y del in­te­lec­tual, sin ol­vi­dar nun­ca quién soy ni de dón­de ven­go, cuál ha si­do mi hue­lla, quién es mi fa­mi­lia y qué quie­ro apor­tar al mun­do en el que me mue­vo. Y, des­de lue­go, cuan­to más pue­da apren­der de to­do lo que ten­go al­re­de­dor, de gente que tie­ne ma­yor co­no­ci­mien­to o for­ma­ción in­te­lec­tual que yo, me­jor. Me gus­ta ro­dear­me de gente que me pue­de en­se­ñar co­sas, que me lle­va a si­tios a los que igual so­la no ha­bría lle­ga­do. Ten en cuen­ta que fui al co­le­gio muy po­co, hasta los 12 años. Y fue una pe­na. Yo era una bue­na es­tu­dian­te, me gus­ta­ba, pero no pu­do ser. Las cir­cuns­tan­cias mar­can mu­cho: mi fa­mi­lia era hu­mil­de y to­do lo de­más. Co­mo no pu­do ser, siem­pre he no­ta­do unas ca­ren­cias que he tra­ta­do de ir lle­nan­do.

En 1975 na­ció su úni­ca hi­ja, Ma­ría Isa­si, tam­bién ex­ce­len­te ac­triz. Su pa­dre y du­ran­te años su pa­re­ja, An­to­nio Isa­si-Isas­men­di, uno de nues­tros di­rec­to­res más in­ter­na­cio­na­les en los 60 y 70, mu­rió ha­ce ape­nas un año. ¿Có­mo ha lle­va­do es­ta pér­di­da? La muer­te siem­pre es un asun­to muy feo. En el ca­so de An­to­nio, nos veía­mos cuan­do ve­nía a Ma­drid. Vi­vía en Ibi­za y te­nía­mos una re­la­ción muy cor­dial. Nos co­no­ci­mos en una fies­ta de Fo­to­gra­mas y nos hi­ci­mos pa­re­ja po­co des­pués. Cuan­do al­guien tan im­por­tan­te en tu vi­da co­mo es el pa­dre de tu hi­ja se va, se pro­du­ce un va­cío enor­me. Hay al­go que pien­sas mu­chas ve­ces, pero con un hom­bre con el que has te­ni­do una hi­ja su­ce­de mu­cho más: “¿Le he vis­to lo su­fi­cien­te? ¿Ha­blé con él lo ne­ce­sa­rio? ¿Nos he­mos co­mu­ni­ca­do las co­sas to­do lo efi­caz­men­te po­si­ble?”. Y siem­pre te res­pon­des que ha si­do po­co. Que te­nía que ha­ber si­do más. Que han fal­ta­do mu­chos en­cuen­tros y so­bra­do de­ma­sia­dos si­len­cios. Pero no tie­ne so­lu­ción y es par­te de es­ta larga his­to­ria que es la vi­da.

AC­TUAR YA NO ES TO­DA MI VI­DA. HE PER­DI­DO ESA AM­BI­CIÓN QUE DE JO­VEN TE EM­PU­JA A TRA­BA­JAR DE FOR­MA FE­ROZ”.

Es­tan­do a mi­tad de su ca­rre­ra, na­ció su hi­ja. ¿Có­mo vi­vió la ma­ter­ni­dad? ¿Le su­pu­so una li­be­ra­ción, qui­zá un te­mor?

Ma­ría me tra­jo la luz. Esa luz in­te­rior que bus­cas y que te ha­ce pen­sar mu­cho. Por­que la ma­ter­ni­dad te trae un ser que es tu­yo, pero que tam­bién es un mis­te­rio. Tan mis­te­rio­so y mi­la­gro­so co­mo la pro­pia ma­ter­ni­dad. Es al­go que te ha­ce sen­tir ver­da­de­ra­men­te ple­na, pero que con­lle­va una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me, pa­vo­ro­sa. Te en­tran to­dos los mie­dos del mun­do, un sin­fín de preo­cu­pa­cio­nes, y esa per­ma­nen­te sen­sa­ción de res­pon­sa­bi­li­dad. ¿Có­mo lo vi­ves? Pues co­mo ha­cen to­das las ma­dres: mi­ran­do ha­cia de­lan­te. Con preo­cu­pa­ción, con amor. Hay co­sas que te pa­san que re­sul­tan muy do­lo­ro­sas y que aho­ra te ríes al re­cor­dar­las: me acuer­do de una vez que tu­ve que ir a ro­dar a Ve­ne­zue­la, en la sel­va. Ma­ría era pe­que­ña y no era un país pa­ra lle­var­la, ha­bía que to­mar mu­chas pre­cau­cio­nes por las enfermedades. Así que de­ci­dí ir­me so­la y de­jar­la con su abue­la. Cuan­do vol­ví, con esas ga­nas y emo­ción enor­mes de ver­la, re­cuer­do que sa­lió, me mi­ró, gi­ró la cabeza y ni me sa­lu­dó [Ri­sas]. Con un ren­cor que no­ta­bas en el ai­re. Esa sen­sa­ción de aban­dono. Mi ma­dre, que era la que se en­car­ga­ba de dar­le to­do el ca­ri­ño que esas se­ma­nas yo no le ha­bía da­do, le di­jo: “Ma­ría, ca­mi­na, pa­ra que vea mamá có­mo has apren­di­do”. Se cla­vó y no an­du­vo ni un pa­so. Yo de­ses­pe­ra­da, llo­ran­do, dán­do­le ex­pli­ca­cio­nes... Tar­dé ho­ras en ha­cer­me con ella y sen­tir de vuel­ta su ca­ri­ño: lo­grar que me per­do­na­ra, aun­que no qui­sie­ra.

Al fi­nal, me per­do­nó...

¿Por qué nun­ca se ha ca­sa­do?

Soy una ge­ne­ra­ción en la que no exis­tía ni el di­vor­cio, ni el ma­tri­mo­nio ci­vil. Con lo que bá­si­ca­men­te to­das las mu­je­res que co­noz­co de mi ge­ne­ra­ción y de mi en­torno es­tá­ba­mos ab­so­lu­ta­men­te en con­tra de un ma­tri­mo­nio en el que te­nías que amar hasta que la muer­te te se­pa­ra­se.

A prin­ci­pios de los 80 par­ti­ci­pa en En­tre ti­nie­blas, de Pe­dro Al­mo­dó­var, ese gran pun­to de in­fle­xión que per­mi­tió que sus pa­pe­les en el ci­ne se mul­ti­pli­ca­sen y se am­plia­ran. ¿Có­mo se co­no­cie­ron?

Eran los tiem­pos de La Mo­vi­da, don­de la vi­da se ha­cía en la ca­lle, en los ba­res y los tea­tros, y nos en­con­trá­ba­mos por aquí y por allí. Era muy es­ti­mu­lan­te, la ver­dad. Cuan­do Pe­dro apa­re­ció so­bre­sa­lía so­bre otras per­so­na­li­da­des de la época. Ya en­ton­ces te­nía una ima­gi­na­ción muy es­pe­cial. Ade­más es un di­rec­tor al que le in­tere­sa real­men­te el tea­tro –que no es al­go tan ha­bi­tual–, y si­gue a los ac­to­res y ac­tri­ces que tra­ba­ja­ban en él. Des­pués de ha­cer Pepi, Lu­ci, Bom... no­so­tras es­tá­ba­mos en el Ma­ría Gue­rre­ro ha­cien­do una obra de tea­tro ti­tu­la­da Mo­tín de Bru­jas. Par­ti­ci­pa­ba Car­men [Maura] y Pe­dro fue a ver­nos. Es­tá­ba­mos to­das: Ju­lie­ta Se­rrano, Ber­ta Ria­za... Allí nos vio y nos es­co­gió prác­ti­ca­men­te a to­das pa­ra la pe­lí­cu­la. Fue un ro­da­je di­ver­ti­dí­si­mo: en­tre los nom­bres que nos pu­so, des­de sor Es­tiér­col a sor Ra­ta de Ca­lle­jón... Y no te­nías ni pin­tar­te ni ves­tir­te, so­lo cal­zar­te el há­bi­to.

Años des­pués, y de­bi­do a su re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, se con­vir­tió en la pre­si­den­ta de la Aca­de­mia de Ci­ne. ¿Por qué de­ci­dió asu­mir tan com­pli­ca­da ges­tión?

Yo te­nía un co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal de lo que po­día ser man­te­ner una di­rec­ción, qui­zá por mi cer­ca­nía dia­ria a la Fil­mo­te­ca, por Che­ma... La Aca­de­mia es un or­ga­nis­mo que tie­ne mu­cho que ver con la pro­mo­ción

EL REN­COR INS­TI­TU­CIO­NAL POR EL “NO A LA GUE­RRA” HA DU­RA­DO MÁS DE LO NE­CE­SA­RIO. LA PRO­FE­SIÓN TE­NÍA DE­RE­CHO A MOS­TRAR SU RE­CHA­ZO”.

de nues­tro ci­ne y con­tri­bu­ye a que las pe­lí­cu­las que ha­ce­mos se va­lo­ren mu­cho más. En ese sen­ti­do, la Aca­de­mia es el es­pal­da­ra­zo pa­ra que la pro­fe­sión sea más co­no­ci­da y re­co­no­ci­da den­tro y fue­ra del país. Pero una nun­ca sa­be muy bien dón­de se me­te hasta que se me­te, ni yo sa­bía lo que la Aca­de­mia po­día lle­gar a de­man­dar. Com­pro­bé que es un pues­to muy di­fí­cil, que te qui­ta tiem­po y fuer­zas. Es­tu­ve un año com­ple­to sin tra­ba­jar, de­di­ca­da so­lo a ella.

Du­ran­te su pre­si­den­cia, se ce­le­bra­ron los Go­ya del “No a la gue­rra” por la in­va­sión a Irak. ¿Se arre­pien­te de lo que pa­só?

En aquel mo­men­to, no yo, sino el país –y mu­chí­si­ma gente de otros paí­ses, por­que el mo­vi­mien­to era in­ter­na­cio­nal–, sen­tía­mos un re­cha­zo ge­ne­ral a lo que nues­tros lí­de­res nos es­ta­ban con­tan­do de aque­lla gue­rra. Se es­ta­ba pla­nean­do una in­va­sión con unas ex­cu­sas que no eran reales –co­mo se de­mos­tró des­pués, no exis­tían las ar­mas de des­truc­ción ma­si­va–. La pro­fe­sión, la ma­yo­ría de sus miem­bros, que­ría mos­trar su re­cha­zo. Eso me fue co­mu­ni­ca­do y la ga­la se con­vir­tió en la de­mos­tra­ción pal­pa­ble de que no íba­mos a tra­gar­nos ese an­zue­lo. To­da­vía me pre­gun­tan que por qué no tra­té de evi­tar­lo: y no lo hi­ce por­que era una pe­ti­ción ge­ne­ra­li­za­da y no va con­mi­go ne­gar­me a pe­ti­cio­nes ra­zo­na­bles y ma­yo­ri­ta­rias. Co­mo pre­si­den­ta de un or­ga­nis­mo pú­bli­co, me ne­ga­ba y me se­gui­ría ne­gan­do hoy a cen­su­rar a na­die. Pero es que, ade­más, es­ta­ba de acuer­do con la pro­tes­ta. Y aque­llo fue im­pre­sio­nan­te: a los cua­tro días de esa no­che se­guía­mos re­ci­bien­do lla­ma­das de apo­yo por ha­ber da­do la ca­ra en un te­ma tan sen­si­ble. E in­sis­to: no se po­día de­cir que no. Aque­lla ga­la fo­men­tó un de­ba­te pú­bli­co y, efec­ti­va­men­te, to­do mo­vi­mien­to fuer­te tie­ne siem­pre una reac­ción igual­men­te in­ten­sa. Y eso fue lo que pa­só. Al Go­bierno no le gus­tó y se ge­ne­ró una es­pe­cie de ren­cor ins­ti­tu­cio­nal que ha du­ra­do más de lo ne­ce­sa­rio.

¿Sien­te de ver­dad que el ci­ne fue to­ma­do co­mo cabeza de tur­co?

Sí. Fue al­go pal­pa­ble y se trans­mi­tió un men­sa­je de­mo­le­dor. Re­cuer­do ha­ber ido al ci­ne por aque­lla época y, es­tan­do en la co­la, es­cu­char a unas se­ño­ras de­cir: “Esa es una pe­lí­cu­la es­pa­ño­la; ahí yo no en­tro”. Y me pa­re­ce un plan­tea­mien­to tan ab­sur­do... El ci­ne es­pa­ñol es muy pres­ti­gio­so a ni­vel mun­dial, es­tá car­ga­do de ta­len­to y de po­si­bi­li­da­des. Me sor­pren­de que un ciu­da­dano de es­te país pue­da sen­tir des­pre­cio por al­go que tie­ne que ver con su cul­tu­ra, con su his­to­ria, con lo que vi­ve día a día. Aque­llo fue la­men­ta­ble. Pero, por suer­te, pa­só. Hay que ol­vi­dar­se de las co­sas te­rri­bles y ti­rar pa­ra ade­lan­te.

Se di­ce, y se ve, que los ac­to­res no se ju­bi­lan nun­ca. Us­ted siem­pre ha di­cho que la pro­fe­sión es su vi­da. ¿Lo si­gue sos­te­nien­do? Hasta cier­to pun­to. Eso se­gu­ro que lo di­je ha­ce mu­cho tiem­po. Y se­gu­ro que en­ton­ces me lo pa­re­cía. Pero no, ac­tuar ya no es to­da mi vi­da. La vi­da es al­go mu­cho más am­plio. Y la in­ter­pre­ta­ción pre­ci­sa y de­man­da mu­chas ho­ras y mu­cha de­di­ca­ción. Tie­ne que ver con el al­ma, con lo que sa­cas de ella, con lo que re­mue­ves. Y eso es muy can­sa­do. Des­per­tar­se muy tem­prano tam­bién lo es. Y es­tar ho­ras y ho­ras es­pe­ran­do, que es al­go que ocu­rre en las pe­lí­cu­las. La vi­da tie­ne mu­cho más. Co­mo ves, si lo di­je... es­ta­ba equi­vo­ca­da [Ri­sas]. ●

La ac­triz lle­va ves­ti­do de Ste­lla McCart­ney, abri­go de Max Ma­ra Ate­lier y pen­dien­tes de Swa­ros­ki Ate­lier.

La ac­triz lle­va cha­que­ta de Geor­ges Rech Pa­ris, blu­sa de Gi­venchy, pan­ta­lón de Adolfo Do­mín­guez y pen­dien­tes de OSB Vin­ta­ge.

Ma­ri­sa Pa­re­des con blu­sa y pan­ta­lón de Va­len­tino pa­ra My The­re­sa, pen­dien­tes de Swa­ros­ki y bra­za­le­te de Swa­ros­ki Ate­lier.

La ac­triz lle­va ves­ti­do de pun­to Rick Owens pa­ra My The­re­sa, co­llar y pen­dien­tes de OSB Vin­ta­ge, za­pa­tos de Ma­no­lo Blah­nik y me­dias de Dim.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.