“SOY MUY KAMIKAZE”

Tie­ne seis es­tre­nos en car­te­ra y una ca­rre­ra que avan­za a rit­mo ver­ti­gi­no­so. Ha­bla­mos con la ac­triz se­vi­lla­na de ori­gen sue­co so­bre amo­res fa­mi­lia­res, se­xo en la pan­ta­lla y el va­lor de la na­tu­ra­li­dad.

ABC - Mujer Hoy - - Moda - Por A. SAN­TOS

Si lees la lis­ta de pró­xi­mos es­tre­nos de In­grid Gar­cía-Jons­son (Ske­llef­teå, Sue­cia, 1991) más te va­le ha­cer­te un Ex­cel pa­ra en­ten­der có­mo ha po­di­do in­vo­lu­crar­se en tan­tos pro­yec­tos: en bre­ve la ve­re­mos en los fil­mes in­de­pen­dien­tes En las es­tre­llas, Ana de día y Lo­ve Me Not; en las co­me­dias Ta­xi a Gi­bral­tar –jun­to a Da­ni Ro­vi­ra– y Yo, mi mu­jer y mi mu­jer muer­ta; y es­tá in­mer­sa en el ro­da­je de Ins­tin­to, la se­rie de Bam­bú Pro­duc­cio­nes que pro­ta­go­ni­za Ma­rio Ca­sas y es­tre­na­rá Mo­vis­tar. “Lo úni­co que no he he­cho úl­ti­ma­men­te ha si­do vi­da so­cial”, di­ce rién­do­se.

In­grid se dio a co­no­cer ha­ce cua­tro años con Her­mo­sa ju­ven­tud, la cin­ta del di­rec­tor Jai­me Ro­sa­les que fue acla­ma­da en el Fes­ti­val de Can­nes y le va­lió una no­mi­na­ción al Go­ya co­mo me­jor ac­triz re­ve­la­ción. Hoy pa­re­ce te­ner el don de la ubi­cui­dad.

“La ver­dad es que lle­vo una épo­ca en la que no he dis­fru­ta­do ni de un día de des­can­so. In­clu­so he te­ni­do que re­cha­zar pro­yec­tos”, cuen­ta. ¿Y có­mo lle­va ese rit­mo ver­ti­gi­no­so? “Es­toy ago­ta­da, pe­ro con­ten­tí­si­ma por­que he ro­da­do his­to­rias muy di­fe­ren­tes y en­ri­que­ce­do­ras y he co­no­ci­do a gen­te que va a for­mar par­te de mi vi­da pa­ra siem­pre”, afir­ma.

Gar­cía-Jons­son lle­va en sus dos ape­lli­dos una his­to­ria fa­mi­liar que, pro­ba­ble­men­te, da­ría pa­ra una pe­lí­cu­la. Su pa­dre, se­vi­llano, co­no­ció en la fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes a una es­tu­dian­te sue­ca que po­cos me­ses des­pués tu­vo que re­gre­sar a su país. Él no du­dó en cru­zar Eu­ro­pa y plan­tar­se allí pa­ra no se­pa­rar­se más. “A él le da ver­güen­za que lo cuen­te, pe­ro a mí me en­can­ta. Él era ro­que­ro y ama­ba su gui­ta­rra más que a na­da en el mun­do, pe­ro la ven­dió pa­ra pa­gar­se el via­je por­que en­con­tró a una mu­jer, mi ma­dre, a la que que­ría to­da­vía más. Y la apues­ta les sa­lió bien. Por eso soy de los dos paí­ses. Tam­bién he vi­vi­do en Sue­cia y ten­go mu­cha re­la­ción con mi fa­mi­lia de allí”, di­ce.

In­ter­pre­tar a gen­te real

In­grid cre­ció en un am­bien­te po­co con­ven­cio­nal y es­tu­dió tea­tro y dan­za des­de ni­ña, pe­ro lle­gó a cur­sar va­rios años de ar­qui­tec­tu­ra an­tes de de­can­tar­se por la in­ter­pre­ta­ción. “Mis pa­dres es­ta­ban muy preo­cu­pa­dos por mi fu­tu­ro y no que­ría de­cep­cio­nar­les”. Tal vez sea ese prag­ma­tis­mo lo que la ha­ga vi­vir con cier­ta dis­tan­cia to­da la pa­ra­fer­na­lia que la ro­dea. “A ve­ces me gus­ta­ría es­tar más in­te­gra­da en el mun­do del ci­ne y otras me ale­gro de que no sea así, por­que mi tra­ba­jo es in­ter­pre­tar a gen­te real”, ex­pli­ca.

Con acen­to an­da­luz y fí­si­co 100% es­can­di­na­vo, con­fie­sa ser fiel a una es­tu­dia­da co­mo­di­dad. “La mo­da me en­can­ta. Veo los des­fi­les va­rias ve­ces y guar­do las fo­tos que me gus­tan. Co­mo ac­triz es im­por­tan­te sa­ber de mo­da, te­ner re­la­ción con las mar­cas e ir bien ves­ti­da. La mo­da es un ar­te”.

Tam­bién tra­ta de es­tar en for­ma, pe­ro ca­si más por exi­gen­cias del guion que por afi­ción. “La se­rie que es­toy ha­cien­do con Ma­rio Ca­sas es un th­ri­ller eró­ti­co y me te­mo que en cual­quier mo­men­to me va to­car qui­tar­me la ca­mi­se­ta, así que me he apun­ta­do al gim­na­sio –cuen­ta en­tre ri­sas–. No me im­por­ta ro­dar es­te ti­po de es­ce­nas por­que la se­xua­li­dad for­ma par­te de nues­tra vi­da. Soy muy kamikaze y si un per­so­na­je me pi­de al­go, se lo doy. Y cuan­to más com­pli­ca­do sea, me­jor”, ase­gu­ra.

Ade­más, tam­po­co tie­ne mie­do de mos­trar­se co­mo es. En su Ins­ta­gram se acu­mu­lan fo­tos sin nin­gún ti­po de fil­tro en las que de­rro­cha na­tu­ra­li­dad y sen­ti­do del hu­mor. “Lo ha­go por­que no quie­ro dar una ima­gen con la que no me iden­ti­fi­co. Me ape­te­ce com­par­tir co­sas con las que es­toy có­mo­da y no me sen­ti­ría así si me pu­sie­ra en plan pi­bón o me­ga­in­te­lec­tual. A mí el hu­mor me sir­ve de re­cor­da­to­rio de lo que de ver­dad soy, me vuel­ve a po­ner los pies en la tie­rra. Ali­men­tar tan­to el ego pue­de con­ver­tir­te en una per­so­na in­so­por­ta­ble. Pe­ro si no­to que eso pue­de ocu­rrir, tra­to de boi­co­tear­me pa­ra que no se me va­ya de las ma­nos”. ●

Ad­van­ced Gé­ni­fi­que Youth Ac­ti­va­ting Con­cen­tra­te. Ba­rra de la­bios Rou­ge Ab­so­lue. Ba­se de ma­qui­lla­je Teint Ido­le Ul­tra Wear Li­fe Proof. To­do de Lan­cô­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.