TIN­DER... PA­RA CE­LE­BRI­TIES

ABC - Mujer Hoy - - Sumario - Por SIL­VIA TO­RRES

Es co­mo Ma­trix: has oí­do ha­blar de ella, pe­ro has­ta aho­ra pen­sa­bas que era un mi­to. Pe­ro lo cier­to es que Ra­ya, la app pa­ra li­gar de los fa­mo­sos, los gua­pos y los mul­ti­mi­llo­na­rios exis­te y, de mo­men­to, es­tás ex­clui­do. ¿Quie­res saber por qué?

in­der es un erial. Bum­ble, que ha­ce seis me­ses era la gran esperanza, ya es­tá lleno de tes­tos­te­ro­na ba­su­ra (eso sí, con muy buen in­glés). De Mee­tic, me­jor no ha­ble­mos: la úl­ti­ma vez me hi­ce una sus­crip­ción de pa­go y en­con­tré que la con­cen­tra­ción de com­ple­jos de Edi­po se ha­bía du­pli­ca­do res­pec­to a la ver­sión gra­tui­ta. Car­ne de psi­coa­na­lis­ta.

¿Dón­de es­tán los hom­bres nor­ma­les? Los edu­ca­dos, los de buen ver, los de edad ca­sa­de­ra (y que no es­tán ca­sa­dos), los que no tie­nen fo­bia al com­pro­mi­so, los que no usan cal­ce­ti­nes sin­té­ti­cos y ca­mi­se­tas de es­co­te más pro­nun­cia­do que el mío... Me cons­ta que mu­chos hom­bres tam­bién se pre­gun­tan dón­de es­tán las mu­je­res nor­ma­les, las que no mien­ten, las que no po­nen una fo­to de per­fil de ha­ce una dé­ca­da y las que son exac­ta­men­te (o más o me­nos) lo que di­cen ser.

Ten­go la sen­sa­ción de que to­dos ellos, ellos y ellas, se han ido a al­gún lu­gar idí­li­co de in­ter­net don­de al­gu­na dei­dad di­vi­na im­pi­de que se vio­len prin­ci­pios tan bá­si­cos de la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na co­mo aquel que reza: “Cuan­do al­guien te ha­bla, se con­tes­ta. No se le de­ja col­ga­do pa­ra re­apa­re­cer dos se­ma­nas des­pués a las dos de la ma­dru­ga­da pre­gun­tan­do: “Qué ha­ces, co­ra­zón?”.

Sin em­bar­go, los se­res ce­les­tia­les sí en­cuen­tran pa­re­ja. Los VIP se se­pa­ran y al mes ya han rehe­cho su vi­da sen­ti­men­tal.

Es co­mo si unos es­tu­vié­ra­mos per­di­dos en la jun­gla de in­ter­net, mien­tras otros se des­pla­zan con gra­cia y sol­tu­ra por una am­plia au­to­pis­ta se­ña­li­za­da y con un de­ta­lla­do ma­nual de ins­truc­cio­nes pa­ra en­con­trar pa­re­ja. La ma­la no­ti­cia es que no se tra­ta de una sen­sa­ción. Ese lu­gar exis­te, se llama Ra­ya, no es­tás en él y tie­ne una lar­guí­si­ma lis­ta de es­pe­ra: na­da me­nos que 100.000 personas an­sían una pla­za.

Sus orí­ge­nes se re­mon­tan a 2015, cuan­do sur­gió co­mo una apli­ca­ción de li­go­teo pa­ra la gen­te de in­dus­trias crea­ti­vas, co­mo el ci­ne y la mo­da. Des­de en­ton­ces, ha mu­ta­do en una red ex­clu­si­va pa­ra mo­de­los, actores, pro­duc­to­res, de­por­tis­tas de éli­te, dj’s de mo­da y, se­gún The New York Ti­mes, bue­na par­te de la plan­ti­lla de la edi­to­rial Con­de Nast (Vo­gue, W, GQ, The New Yor­ker).

El du­ro pro­ce­so pa­ra per­te­ne­cer al nue­vo Got­ha

Pa­ra en­trar se re­quie­re una in­vi­ta­ción de uno de sus se­lec­tos miem­bros, pe­ro no es el úni­co re­qui­si­to. Tam­bién se de­be su­pe­rar la apro­ba­ción de un al­go­rit­mo y de un co­mi­té de 500 se­res hu­ma­nos reales. En­tre to­dos de­ci­den quién en­tra al nue­vo Got­ha: el de la aris­to­cra­cia, la no­ble­za y las bue­nas fa­mi­lias de in­ter­net.

En la se­lec­ción pe­sa el nú­me­ro de se­gui­do­res en Instagram (se exi­gen más de 5.000) y te­ner en los con­tac­tos de te­lé­fono cuan­tos más miem­bros de Ra­ya

La ex­clu­si­va apli­ca­ción tie­ne una lis­ta de es­pe­ra de 100.000 personas.

me­jor, ade­más de otros atri­bu­tos me­nos tan­gi­bles, co­mo “te­ner una pro­fe­sión cool” o be hot [es­tar bueno-a].

Ra­ya tie­ne más de 10.000 miem­bros dis­tri­bui­dos en una do­ce­na de paí­ses y so­lo el 8% de los as­pi­ran­tes son acep­ta­dos. El res­to se que­da en un lim­bo has­ta que con­si­guen que suba su co­ti­za­ción o son ol­vi­da­dos pa­ra siem­pre. Con es­tas ci­fras, en­trar en la apli­ca­ción se con­vier­te en un pro­ce­so más ex­clu­si­vo que ser acep­ta­do en la Es­cue­la de Ne­go­cios de Har­vard, la más pres­ti­gio­sa del mun­do. La má­xi­ma de los se­lec­cio­na­do­res de Ra­ya es que “to­do el mun­do tie­ne que ser al­guien”.

Una vez den­tro, las re­glas son sim­ples, pe­ro es­tric­tas. No ser un adu­la­dor. No arras­trar­se de­ma­sia­do. Man­te­ner una pri­va­ci­dad es­tric­ta, que in­clu­ye la prohi­bi­ción ab­so­lu­ta de ha­cer cap­tu­ras de pan­ta­lla de los VIP que bus­can pa­re­ja. Si al­guien se atre­ve a ha­cer­lo, re­ci­be una se­ve­ra no­ti­fi­ca­ción de ad­ver­ten­cia. Es la pri­me­ra y la úl­ti­ma. Lo si­guien­te es la ex­pul­sión. Y se co­no­ce al me­nos el ca­so de un ex­pul­sa­do por re­ve­lar de­ta­lles de un match con una de­por­tis­ta fa­mo­sa.

A pe­sar de sus es­fuer­zos por man­te­ner la pri­va­ci­dad, al­go se ha fil­tra­do so­bre sus miem­bros, uno de los gran­des mis­te­rios de la mi­to­lo­gía de in­ter­net. Por ejem­plo, la pu­bli­ca­ción di­gi­tal Ny­lon.com lo­gró in­fil­trar a un re­dac­tor en la red so­cial. Con­si­guió al me­nos 28 pan­ta­lla­zos de ce­le­bri­ties, en­tre ellas la mo­de­lo Ca­ra De­le­vig­ne, que se pre­sen­ta­ba con es­te men­sa­je: “Co­no­cer a Ca­ra De­le­vig­ne en una app de li­gar se­ría co­mo adop­tar un gri­fo en un Tin­der de mascotas”. Se­gún Ny­lon, el men­sa­je de Sha­ron Sto­ne era: “La pró­xi­ma vez que tus pa­dres te su­gie­ran que bus­car pa­re­ja en in­ter­net es­tá aca­ban­do con el ro­man­ti­cis­mo, pue­des de­cir­les que es su­fi­cien­te­men­te bueno pa­ra Sha­ron Sto­ne”. Y el di­se­ña­dor Ale­xan­der Wang de­cía de sí mis­mo:

“Arras­trar a la de­re­cha a Ale­xan­der Wang es la ver­sión di­gi­tal de ga­nar la frea­king lo­te­ría”.

Un ni­cho de mer­ca­do que invierte en ex­clu­si­vi­dad

Aun­que a más de uno to­do es­to le pue­da so­nar cla­sis­ta y pi­jo, Ra­ya es­tá lle­nan­do un ni­cho de mer­ca­do: el de aque­llos que no quie­ren fri­vo­li­zar su vi­da se­xual con ro­llos de una no­che, los que no se quie­ren jun­tar con cual­quie­ra y los que to­da­vía per­ci­ben la in­ti­mi­dad co­mo un va­lor a cul­ti­var.

Mien­tras las gran­des pla­ta­for­mas co­mo Tin­der, Twit­ter y Fa­ce­book in­ten­tan re­cu­pe­rar la con­fian­za de sus usua­rios, que las ven co­mo tram­pas con misteriosos al­go­rit­mos que han usa­do sus da­tos de mo­do tur­bio, Ra­ya se ha con­ver­ti­do en la úni­ca red so­cial que invierte más en ex­clu­si­vi­dad que en ga­nar nue­vos miem­bros pa­ra es­ca­lar (el ver­bo do­ra­do de Si­li­con Va­lley, que in­di­ca el mo­men­to en que una start up cre­ce has­ta con­ver­tir­se en un fe­nó­meno glo­bal y en­trar en las ron­das de fi­nan­cia­ción más ge­ne­ro­sas). Ra­ya pre­fie­re apos­tar por la con­fian­za de sus so­cios. Lo que ven­den es pri­va­ci­dad y ex­clu­si­vi­dad. Y sus usua­rios la com­pran: la app cues­ta 7,99 dólares al mes y so­lo es­tá dis­po­ni­ble, por su­pues­to, pa­ra dis­po­si­ti­vos de Ap­ple.

Se­gún The New York Ti­mes, em­pe­za­rá a ser ren­ta­ble es­te año. Su fun­da­dor, Da­niel Gen­del­man, le ha con­ta­do al dia­rio neo­yor­quino que su in­ven­to no va de li­gar (o no so­lo de li­gar), sino de co­nec­tar a “de­ter­mi­na­do ti­po de gen­te” en un es­pa­cio di­gi­tal. Gen­del­man, que se des­cri­be a sí mis­mo co­mo una per­so­na in­tro­ver­ti­da, ve­nía de fra­ca­sar en Tin­der cuan­do se le ocu­rrió la idea. “Era nue­vo en el ba­rrio, bus­ca­ba co­nec­tar con al­guien agra­da­ble y fue un fra­ca­so”. Apren­dió que las ci­tas on li­ne no fun­cio­na­ban pa­ra to­dos.

Así que se in­ven­tó un eco­sis­te­ma di­gi­tal más pri­va­do, más cer­cano a una ce­na que a una in­men­sa dis­co­te­ca anó­ni­ma don­de to­do el mun­do ha per­di­do el nor­te cuan­do se po­ne a li­gar. La gen­te de Holly­wood y los pe­rio­dis­tas em­pe­za­ron a lla­mar­lo el “Tin­der de los Illu­mi­na­ti”. Cuen­tan que al­gún de­ses­pe­ra­do ha lle­ga­do a ofre­cer has­ta 10.000 dólares en efec­ti­vo por una cuen­ta. Otros en­vían ela­bo­ra­dos cu­rrí­cu­lums o vo­lu­mi­no­sos re­sú­me­nes de pren­sa so­bre su per­so­na.

Pe­ro su fun­da­dor cree que la apli­ca­ción es la ver­sión di­gi­tal del Club de Da­vos: un lu­gar don­de gen­te in­flu­yen­te pue­de co­nec­tar pa­ra desa­rro­llar pro­yec­tos co­mer­cia­les, ar­tís­ti­cos y hu­ma­ni­ta­rios. Pa­ra él no es el si­tio don­de los VIP, las mo­de­los, los de­por­tis­tas y la gen­te snob acu­den pa­ra bus­car un ro­llo de una no­che.

Esa ver­sión de los he­chos no le gus­ta na­da. Gen­del­man sos­tie­ne que la app es me­nos su­per­fi­cial de lo que su repu­tación su­gie­re. Pe­ro, por otro la­do, tam­bién ha ad­mi­ti­do que Ra­ya no es “una de­mo­cra­cia” y que “ser atrac­ti­vo y te­ner un buen ca­pi­tal so­cial” son cri­te­rios pa­ra en­trar a su club. ¿Aca­so li­gar fue al­gu­na vez un he­cho de­mo­crá­ti­co?

Si Ra­ya ha triun­fa­do es pre­ci­sa­men­te, se­gún la ver­sión del ex­per­to en cultura di­gi­tal Ke­vin Roo­se, por­que se tra­ta de “la res­pues­ta eli­tis­ta a la ho­mo­ge­nei­za­ción de in­ter­net”. La que lle­gó con las gran­des pla­ta­for­mas, co­mo Fa­ce­book y Tin­der, don­de nos aca­ba­mos en­con­tran­do to­dos en amor y com­pa­ñía (in­clui­da tu ma­dre, tu ex, tu ami­go de la in­fan­cia y y has­ta tu com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo).

En reali­dad, bus­car pa­re­ja siem­pre fue un he­cho mu­cho más pri­va­do y me­nos glo­bal. La su­per­abun­dan­cia de op­cio­nes di­gi­ta­les (y so­bre to­do, la fa­ci­li­dad pa­ra des­ha­cer­nos de ellas cuan­do ya no nos com­pla­cen) nos ha vuel­to ca­pri­cho­sos y frí­vo­los. Qui­zás es­te sea buen mo­men­to pa­ra man­dar una solicitud de ad­mi­sión al úni­co si­tio de in­ter­net que pa­re­ce ha­ber re­cu­pe­ra­do la cor­du­ra. Aun­que, de mo­men­to, so­lo acep­te a los VIP. ●

Las re­glas: no ser un adu­la­dor, pri­va­ci­dad es­tric­ta y ser al­guien.

Su fun­da­dor ha ad­mi­ti­do que Ra­ya no es una de­mo­cra­cia, pe­ro li­gar nun­ca lo fue...

Ale­xan­der Wang. Di­se­ña­dor, 35. Sen­si­ble, crea­ti­vo... Si pu­do se­du­cir a An­na Win­tour, ¿quién po­dría ne­gar­le una opor­tu­ni­dad?

Eli­jah Wood. Ac­tor, 37. Aun­que hu­ya de su pa­sa­do, si­gue sien­do “el por­ta­dor del ani­llo”. ¿Se lo da­rá a su no­via, Mette-Ma­rie Kongs­ved o bus­ca­rá otra can­di­da­ta?

Ryan Loch­te. Na­da­dor, 34.El cam­peón olím­pi­co co­no­ció así a la mo­de­lo Kay­le Rae Reid. ¡Y aca­ban de ca­sar­se!

John Cu­sack. Ac­tor, 52. El pro­ta­go­nis­ta de Al­ta fi­de­li­dad va ca­mino de con­ver­tir­se en el nue­vo Ni­co­las Ca­ge. Pe­ro si­gue bus­can­do pa­re­ja.

Sha­ron Sto­ne. Ac­triz, 60. Su pa­re­ja, An­ge­lo Bof­fa, es un in­ver­sor in­mo­bi­lia­rio 19 años más jo­ven. ¿Lo en­con­tró en Ra­ya?

Ca­ra De­le­vig­ne. Mo­de­lo y ac­triz, 26. Lo bueno de Ca­ra es que se pue­de goo­glear a ca­si to­das sus ex pa­re­jas (de Mi­che­lle Ro­drí­guez a Pa­ris Jack­son).

De­mi Lo­va­to. Ac­triz y can­tan­te, 26. ¿Bus­ca­rá sus­ti­tu­to pa­ra su ex, Wil­der Val­de­rra­ma, que la ha acom­pa­ña­do en su reha­bi­li­ta­ción?

Ru­bi Ro­se. Ac­triz, 32. Si es­tás en­gan­cha­da a Oran­ge is the new black, sa­bes quién es. Rom­pió ha­ce po­co con su no­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.