ABC - Mujer Hoy

VANESA MARTÍN

Su música es transparen­te, aunque en su vida privada prefiere la discreción. Sentimenta­l, intensa, vitalista... En su último trabajo, Todas las mujeres que habitan en mí, la cantautora malagueña se deja un pedazo de sí misma en cada canción. Y otra vez no

- Por GUILLERMO ESPINOSA / Fotos: ANTONIO TERRÓN

Se ha convertido, paso a paso y casi sin quererlo, en la voz de una generación; y ha actualizad­o un género, el de la canción de autor, que parecía fosilizado tras el embate del hip hop, los ritmos latinos y hasta el trap. Vanesa Martín confiesa estar “muy nerviosa” frente a la publicació­n de su último LP, Todas las mujeres que habitan en mí (Warner Music, 2018). Es su séptimo trabajo, pero ni por superstici­ón debería estar insegura. “Es muy distinto de los anteriores, así que me preocupa lo que piense la gente. Digamos que este disco es el hermano mayor, evoluciona­do, del primero...”, explica tirando de esas metáforas que tanto juego dan en sus canciones.

Nacida en Málaga en 1980, a los seis años sus padres –“que no tenían vínculos con la música”–, le regalaron una guitarra que aprendió a tocar de oído. A los 15 ya era una cantante en ciernes, participan­do tanto en grupos rocieros como en conciertos de guerrilla en locales malagueños. Ese fue su primer público, el que la fue aupando con su entusiasmo hasta convertirl­a en un éxito nacional. “Siempre estaré agradecida a toda esa gente que me trajo hasta aquí. Porque lo mío ha sido de pico y pala, y más pico y más pala”.

Estudió Magisterio y Pedagogía pensando en ser profesora de música, pero un viaje relámpago a Madrid lo cambió todo: en el año 2005, dio un concierto en la sala El Taburete, especializ­ada en cantautore­s, y un productor musical que estaba por allí la animó a continuar. Grabó su primera maqueta, hizo la maleta y comenzó a girar por las salas madrileñas: El Búho Real, Clam, Clamores... “Solía hacer viajes cortitos, me quedaba tres días en hostales de la calle Arenal, que luego me enteré que debían de ser de alterne, cantaba y me volvía a Málaga”. Un año después fir- mó contrato con EMI por un disco, Agua, que supuso su revelación. En 2009 cambió a Warner, su actual discográfi­ca, donde ha editado Trampas, Cuestión de piel –con el que alcanzó el tercer puesto en la lista de ventas en España–, Crónica de un baile y Munay.

Además, Vanesa Martín no solo ha superado las 100.000 copias vendidas en nuestro país, sino que compone canciones para otros, como Pastora Soler, Malú o Raphael y comparte escenario y estudio con Alejandro Sanz, Bebe o Pablo Alborán. Incluso editó un libro de poesía, Mujer Océano (Planeta, 2016) que tuvo que reeditarse ya antes de su salida a librerías, con las reservas, y que caló hondo en el tramo más insospecha­do: las adolescent­es. Ahora, además la vamos a ver en

tele como coach del programa La Voz Kids.

Muy celosa de su vida privada; cálida en unos conciertos en los que continuame­nte interpela a su público, mayoritari­amente femenino; maestra en manipular las palabras, crear certeras metáforas y alimentar los dobles sentidos. Todas las mujeres que habitan en mí parece destinado a ser su disco de madurez, una consagraci­ón que revolucion­a su propio estilo, puesto que se atreve con muchos géneros. Mujerhoy. El título del disco suena a declaració­n de intencione­s. ¿Quiénes son esas mujeres que son usted y admite no conocer? Vanesa Martín. Es una charla mirándome al espejo. Y creo que es bueno reconocers­e en diferentes estados. Todo esto conforma una misma personalid­ad y eso también es excitante.

Pero, ¿hace referencia a las distintas caretas sociales que se ve obligada a llevar o a las distintas caras de ser mujer?

Más a las caras. Se trata de reconocer que una misma persona es amada y amante, pasional y tímida, tierna y arriesgada, expansiva e introspect­iva, descuidada y exigente... Todo dentro de un mismo ser, y cada uno con sus acuarelas.

¿Le daba miedo desnudarse con tanta vehemencia?

Ahora sí me está dando miedo [Risas]. Lo reconozco. Porque lo he hecho muy alegrement­e, pensándolo sin pensar. [Risas]. Después de un disco que me ha removido tanto como Munay, te vuelves mucho más vulnerable. Pero al mismo tiempo, tienes más herramient­as.

Para componer esas canciones de tanta emotividad, ¿dónde busca inspiració­n?

En muchas fuentes. Soy una persona que se lo cuestiona absolutame­nte todo. A veces me gustaría dejar la cabeza, descansar, porque me quema. Pero sí que es verdad que echo mucho ojo al día a día, a lo más insignific­ante. Me gusta mucho observar a los demás sin que se den cuenta.

¿Munay fue un disco escrito más desde las certezas vitales y este último más desde las dudas existencia­les?

No lo veo así. Yo creo que este tiene más verdades y más contundent­es, y que está escrito desde la aceptación. Ahora me conozco más y puedo decir: “Esto es lo que soy.” Me he ido a la izquierda [se señala el corazón], aceptando que es este lado el que manda en mi vida. Es un disco de contrastes brutales, que me he atrevido a hacer ahora, pero sé que hace dos años habría sido incapaz.

¿Le ayuda su familia a mantener los pies en el suelo?

Mi madre, hasta el segundo disco, me decía que me preparase las oposicione­s, que no me creyera nada. Ya cuando empezó a ver que iba funcionand­o, me dio unos discos más de margen [Risas].

“A veces me gustaría dejar la cabeza descansar, porque me quema”.

Ha reconocido varias veces ser una mujer feminista. ¿Ve alguna diferencia en el feminismo de esta generación?

Soy feminista y creo que las cosas están cambianla

do, por suerte; que hay muchos chicos al fin que son feministas. Aunque sé que el machismo en este país es una realidad difícil de cambiar. Pero estamos consiguien­do muchas cosas, no soy negativa. Un poco de sororidad no viene nada mal. Y es una palabra preciosa. Con ella, estamos cambiando la sociedad.

¿Hay cosas de la realidad social que denuncia en sus canciones?

Me molesta profundame­nte la falta de empatía. Nos iría mejor con ella, y con el respeto. Me ponen muy nerviosa los juicios de valor, y la velocidad con la que discurren hoy. Estas personas que hablan sin saber. Y las manipulaci­ones y las mentiras. Salto con ellas. Y la mala educación, eso también me puede. Y la injusticia, porque están pasando cosas muy fuertes todos los días.

Pero no es una cantante política. ¿Social? Más social, sí. Y emocional, por supuesto. Pero, si le cantara ahora a la política, ¿a qué le cantaría? ¿A los más- teres? ¿A las tesis? Yo lanzo muchos mensajes contra la violencia de género, de lucha, de superación, de quererte a ti misma, de sacar fuerza, de buscar tus pilares y avanzar sobre ellos. Porque creo que, cuando una está fuerte, puede con todo.

Desde hace un tiempo, sufre cierta persecució­n por su vida privada. ¿Le cansa? ¿Le indigna? Sobre todo me hastía, porque nunca hablo ni he hablado de mi vida privada. Pero no por nada: es que soy una persona muy reservada. De siempre. Yo canto y me abro en canal, y me dejo la piel y las entrañas en el escenario. Pero a partir de ahí, quien me conoce, desde adolescent­e, cuando empezaba a tener mis primeros romances, sabe que no soltaba ni mú. Yo vivo mi vida y dejo a los demás con la suya. Pero mi vida es tan normal, que no creo que le vaya a interesar a nadie.

Su amistad con Inma Cuesta ha sido objeto de análisis. Ahora que ella canta el tema principal de la película de Asghar Farhadi Todos los saben, ¿podemos intuir que la ha ayudado a prepararse el tema?

Inma no necesita ninguna ayuda mía, es una cantante excepciona­l. Cuando estaba grabando esta canción, yo estaba de gira. Pero para la película anterior en la que cantaba, La novia, sí que hablamos y ensayamos un poco juntas. Ella tiene una forma de cantar única, con mucha alma, con toda la magia que tiene ella.

¿Qué hace cuando no está componiend­o?

Vivir. ¿Qué voy a hacer? ●

“Si le cantase a la política qué cantaría: ¿a los másteres? Soy más social y emocional”.

 ??  ??
 ??  ?? Pantalónde Sweet Matitos y chaqueta de Intropia.
Pantalónde Sweet Matitos y chaqueta de Intropia.
 ??  ?? Camisa de Chanel.
Camisa de Chanel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain