ASÍ SE JUZ­GA LA VIO­LEN­CIA DE GÉ­NE­RO

ABC - Mujer Hoy - - Sumario -

Jue­ces, fis­ca­les, abo­ga­dos, tes­ti­gos, acu­sa­dos que no siem­pre lo pa­re­cen... y víc­ti­mas que se en­fren­tan a la peor de sus pe­sa­di­llas. To­dos ellos pa­san ca­da día por las sa­las de los juz­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos. Nos aden­tra­mos en los de Má­la­ga pa­ra com­pro­bar, des­de sus en­tra­ñas, co­mo se abor­da en el sis­te­ma ju­di­cial una de las la­cras más gra­ves a las que se en­fren­ta nues­tra so­cie­dad. Por PAKA DÍAZ

Ilus­tra­cio­nes: SEAN MACKAOUI

El au­to­bús que lleva a la ma­la­gue­ña Ciu­dad de la Jus­ti­cia es­tá ocu­pa­do por los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios que, con al­ga­ra­bía, pro­si­guen su ca­mino ha­cia el cam­pus. En la sede de hor­mi­gón gris de los tri­bu­na­les hay un in­ce­san­te ir y ve­nir de gen­tes di­ver­sas. En la plan­ta ter­ce­ra es­tán los juz­ga­dos de guar­dia, mien­tras que en la ba­ja se si­túan los Juz­ga­dos de lo Pe­nal Nº 12 y 13, que se ocu­pan de los ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro. Me en­ca­mino a ellos pa­ra so­li­ci­tar asis­tir a las au­dien­cias pú­bli­cas, al­go que ha­ré du­ran­te va­rios días pa­ra es­cu­char a jue­ces, fis­ca­les, abo­ga­dos, de­nun­cian­tes, tes­ti­gos y acu­sa­dos de to­das las eda­des, es­ta­tus so­cia­les y pro­ce­den­cias geo­grá­fi­cas. Se pue­de en­trar con so­lo con mos­trar el DNI, me ex­pli­can.

Hoy los jui­cios se ce­le­bran en las sa­las 47 y 48. El pa­si­llo al que dan am­bas es­tá lleno de de­nun­cian­tes, acu­sa­dos, le­tra­dos, fa­mi­lia­res, ami­gos y tes­ti­gos de las dos par­tes. Hay mu­je­res sen­ta­das con la mi­ra­da per­di­da mien­tras es­cu­chan las pa­la­bras de sus le­tra­dos, aun­que la ma­yo­ría de ellas per­ma­ne­ce en si­len­cio. Un gru­po de abo­ga­dos bro­mea sobre la asis­ten­cia de sus clien­tes al jui­cio: “Si no vie­ne hoy, se­rá la ter­ce­ra y le va a caer una mul­ta, pe­ro a mi na­die me pa­ga es­tos via­jes”, se que­ja uno. Tam­bién hay hom­bres de to­do ti­po, to­dos acu­sa­dos por el mis­mo de­li­to. Con tra­je de cha­que­ta o con po­lo; con va­que­ros ajus­ta­dos y cha­que­ta de cue­ro fal­so o con jer­sey de la­na y pan­ta­lón de pin­zas; con ga­fas de pres­bi­cia o con ta­tua­jes; cal­vos o con tu­pé bri­llan­te… El ma­pa es tan am­plio que ma­rea. Tam­bién las ac­ti­tu­des son muy di­ver­sas. Los hay ner­vio­sos, otros chu­les­cos, in­clu­so al­guno es­tá son­rien­te y re­la­ja­do.

Aun­que ya han da­do las 10 de la ma­ña­na, aún no han co­men­za­do los jui­cios y los mur­mu­llos cre­cen. El le­tra­do de Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia sa­le a com­pro­bar quié­nes han lle­ga­do y a lla­mar a sa­la. Cuan­do es­cu­cha su nom­bre, S., un jo­ven con za­pa­ti­llas muy gas­ta­das, pe­lo en­go­mi­na­do, del­ga­do y ner­vio­so, se acer­ca y pre­gun­ta ávi­do: “¿Ella

es­tá?”. “Creo que sí –res­pon­de el le­tra­do le­van­tan­do la vis­ta de la lis­ta–, pe­ro no aquí. De­cla­ra des­de le­jos, por vi­deo­con­fe­ren­cia”. Su abo­ga­do co­ge del bra­zo a S. y ha­bla con él. Mien­tras yo in­di­co que quie­ro asis­tir al jui­cio, le ins­tru­ye sobre las pre­gun­tas que le pue­den ha­cer. “Sobre to­do, mués­tra­te tran­qui­lo”. El jo­ven si­gue mor­dién­do­se las uñas.

Se abre la se­sión. “Cacho puta, te voy a ma­tar y te voy a sa­car los ojos, a ti y a tu no­vio”. “Te voy a echar a ar­der la ca­sa con­ti­go en ella”. Son al­gu­nas de las per­las que re­co­ge la de­nun­cia que in­ter­pu­so C. a D., su ex y pa­dre de sus dos hi­jos. Du­ran­te el jui­cio, él re­co­no­ce que dis­cu­tie­ron, pe­ro que no re­cuer­da ha­ber di­cho eso. “Qui­zá la lla­mé dro­ga­dic­ta. Es­ta­ba en­fa­da­do y en un mo­men­to de ca­lor se di­cen co­sas… Ade­más, ella me pro­vo­ca­ba, se reía de mí”, di­ce y pa­sa a acu­sar a la mu­jer de no ha­cer­se car­go de los ni­ños, de sa­lir mu­cho por las no­ches.

Ac­ti­var los pre­jui­cios

La es­tra­te­gia de ha­cer du­dar de las mu­je­res co­mo bue­nas ma­dres en los jui­cios es re­cu­rren­te. Co­mo re­pe­tir una y mil ve­ces que es­tán lo­cas, que son ines­ta­bles y to­man pas­ti­llas o que bus­can “sa­car­les di­ne­ro”. To­dos sue­len re­cu­rrir a los pre­jui­cios pa­ra ac­ti­var el ses­go de gé­ne­ro en los tri­bu­na­les y que jue­gue a fa­vor del in­cul­pa­do. Pe­ro, ¿fun­cio­na? “Los jue­ces y jue­zas son re­fle­jo de la so­cie­dad. Si es­ta es ma­chis­ta y tie­ne ses­gos de gé­ne­ro, la ju­di­ca­tu­ra tam­bién”, res­pon­de Lu­cía Avi­lés, ma­gis­tra­da y miem­bro de la Aso­cia­ción de Mu­je­res Jue­zas de Es­pa­ña (AMJE). “Sin em­bar­go, en la ju­di­ca­tu­ra te­ne­mos un plus: si no so­mos cons­cien­tes y des­apren­de­mos lo apren­di­do me­dian­te una ade­cua­da for­ma­ción en gé­ne­ro, co­rre­mos el ries­go de de­vol­ver duplicada la dis­cri­mi­na­ción a la víc­ti­ma a tra­vés de la ad­mi­nis­tra­ción de la Jus­ti­cia. Afec­ta a to­da la ca­de­na, pe­ro so­mos los jue­ces quie­nes dic­ta­mos las sen­ten­cias”, ad­vier­te.

Si­guien­te cau­sa. La jue­za co­mien­za ex­po­nien­do a F., el acu­sa­do, por­qué es­tá en la sa­la. Él re­co­no­ce an­te su señoría que es “co­rrec­to” que tu­vo una dis­cu­sión con la de­nun­cian­te, pe­ro se­ña­la que ella es­tá “mal de los ner­vios, con tra­ta­mien­to psiquiátrico”. “El pa­dre de sus hi­jos ya me lo ad­vir­tió… Ella me ha de­nun­cia­do pa­ra sa­car­me di­ne­ro”, es­pe­ta. En el ates­ta­do po­ne que él la ame­na­zó con frases co­mo: “Si me ten­go que lle­var a al­guien por de­lan­te, me lo lle­vo…”, “Es­ta me la tie­nes que pa­gar…”. Ade­más, en el par­te de le­sio­nes de la mu­jer hay he­ma­to­mas en los bra­zos.

Co­mo en una co­reo­gra­fía per­fec­ta, la jue­za va dan­do pa­so a ca­da uno. Apa­re­ce la hi­ja de la víc­ti­ma, de 15 años. Ex­pli­ca que hu­yó de la ca­sa por­que tu­vo mie­do. En­tre to­dos –la jue­za, la fis­cal y las abo­ga­das– tra­tan de des­en­ma­ra­ñar la ver­dad con sus pre­gun­tas, pe­ro lo cier­to es que cues­ta. En el ca­so de las víc­ti­mas, qui­zá sea aún más com­pli­ca­do. La ma­yo­ría sue­le de­cla­rar tras un biom­bo o por vi­deo­con­fe­ren­cia a tra­vés de una gran pan­ta­lla, lo que ha su­pues­to un avan­ce por­que el mie­do mu­chas ve­ces las pa­ra­li­za­ba. Aún así, les es com­pli­ca­do ce­ñir­se al dis­cur­so cohe­ren­te que la ley iden­ti­fi­ca co­mo ver­da­de­ro. Cuan­do le to­ca el turno a la de­nun­cian­te, la jue­za la cor­ta un par de ve­ces al tra­tar de ex­pli­car­se y con­tex­tua­li­zar, y le ad­vier­te que de­be ce­ñir­se al ca­so. “No me da tiem­po a pen­sar”, ale­ga la mu­jer y sue­na de­ses­pe­ra­da.

“A las mu­je­res les que­dan se­cue­las, mie­dos, tics y an­sie­dad que afec­tan a có­mo cuen­tan las co­sas –ex­pli­ca la jue­za Lu­cía Avi­lés–. Pe­ro es­cu­char­las y con­tex­tua­li­zar es muy im­por­tan­te.

Por eso des­de AMJE re­cla­ma­mos for­ma­ción trans­ver­sal en gé­ne­ro que evi­te po­si­bles ma­las prác­ti­cas”.

“Cla­ro que les cues­ta cons­truir un re­la­to cohe­ren­te. De­nun­ciar por vio­len­cia de gé­ne­ro no es co­mo de­nun­ciar el ro­bo de un bol­so.

De­trás hay mu­cha mi­ga”, ex­pli­ca

Ele­na Cres­po, coor­di­na­do­ra del Ser­vi­cio Ur­gen­te de Asis­ten­cia a

Mu­je­res Mal­tra­ta­das de la Ciu­dad de Má­la­ga (SUAMM) y es miem­bro de la Aso­cia­ción Mu­jer Si­glo XXII, crea­da por 12 abo­ga­das en Má­la­ga pa­ra acom­pa­ñar, dar apo­yo e in­for­ma­ción a las víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta que vi­ven en Má­la­ga ca­pi­tal en el te­lé­fono 016. Tra­ba­jan a tra­vés del Área de Igual­dad en guar­dias de 24 ho­ras, du­ran­te las que la Po­li­cía Na­cio­nal pue­de lla­mar­les en cual­quier mo­men­to pa­ra asis­tir en co­mi­sa­ría. En 2017, aten­die­ron a 789 mu­je­res. Les dan in­for­ma­ción ju­rí­di­co-so­cial sobre ayu­das y de­re­chos, y re­ca­ban da­tos que las pue­dan ayu­dar en el jui­cio, co­mo si ha­bía me­no­res du­ran­te la agre­sión o si fue en el do­mi­ci­lio fa­mi­liar.

El círcu­lo de la vio­len­cia

“Nos en­tre­vis­ta­mos con las se­ño­ras [así se re­fie­ren a las víc­ti­mas] cuan­do más con­fu­sas y asus­ta­das es­tán. So­lo pien­san en lo que ha pa­sa­do y tie­nen mie­do a per­der la vi­da, a su­frir más. Hay que en­fo­car­las y ayu­dar­les a es­truc­tu­rar el re­la­to, por­que si no hay con­cre­ción es di­fí­cil que pros­pe­re la de­nun­cia”, apun­ta Ele­na Cres­po. “Pa­ra en­ten­der lo que les ocu­rre a las víc­ti­mas, hay que co­no­cer có­mo les afec­ta el círcu­lo de la vio­len­cia ma­chis­ta”, se­ña­la Flor de To­rres, fis­cal de­le­ga­da de Vio­len­cia de Gé­ne­ro en An­da­lu­cía.

Asis­tir a las au­dien­cias pú­bli­cas es un ejer­ci­cio a dis­po­si­ción de cual­quier ciu­da­dano. Se tra­ta de una es­pe­cie de tea­tro de la con­di­ción hu­ma­na, a ve­ces inex­pli­ca­ble. Pa­ra com­pren­der­lo es fun­da­men­tal sa­ber qué es el círcu­lo de la vio­len­cia que acom­pa­ña a las víc­ti­mas: un es­ta­do de ma­ni­pu­la­ción pro­fun­da en el que vi­ven in­mer­sas las mu­je­res que la su­fren. “Por eso es tan im­por­tan­te la for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca. Po­ner­se en su lu­gar es im­pres­cin­di­ble. Una jus­ti­cia sin em­pa­tía no es na­da”, re­sal­ta de To­rres. La fis­cal ex­pli­ca que pa­ra ayu­dar a las víc­ti­mas, ya sea co­mo jue­ces, sa­ni­ta­rios, po­li­cías o sim­ple­men­te pa­ra opi­nar, hay que de­jar fue­ra to­das nues­tras ideas, nues­tra re­la­ción de pa­re­ja, pa­ra, una vez des­ves­ti­dos de to­do, po­ner­nos en su lu­gar. “So­lo a par­tir de ahí po­de­mos ha­blar en un len­gua­je co­mún pa­ra in­ter­pre­tar sus si­len­cios e in­clu­so en­ten­der que pro­te­jan en oca­sio­nes a los mal­tra­ta­do­res”, apun­ta.

LA ES­TRA­TE­GIA DE HA­CER DU­DAR DE LAS MU­JE­RES ES RE­CU­RREN­TE POR PAR­TE DE LOS ACU­SA­DOS.

LOS JUE­CES CO­RRE­MOS EL RIES­GO DE DE­VOL­VER DUPLICADA LA DIS­CRI­MI­NA CIÓN A LA VÍC­TI­MA”.

“¿Eres de las que creen o de las que no?”, me pre­gun­ta una fun­cio­na­ria cuan­do le ex­pli­co lo que ha­go en los juz­ga­dos. No en­tien­do al prin­ci­pio y lue­go cai­go. ¿Hay al­guien que no crea? “Cla­ro, hay gen­te que nie­ga has­ta la evi­den­cia”, me es­pe­ta. Cuan­do le ex­pli­co que he he­cho re­por­ta­jes en ca­sas de aco­gi­da, que he vis­to el da­ño de la vio­len­cia de gé­ne­ro, tan­to en los ros­tros ma­cha­ca­dos de las mu­je­res co­mo en he­ma­to­mas que pa­re­cían océa­nos, la fun­cio­na­ria dul­ci­fi­ca el tono. “Tu lo has vis­to, tu crees”, di­ce. Me ex­pli­ca que la vio­len­cia de gé­ne­ro se ca­rac­te­ri­za por ago­tar a quien la su­fre, pe­ro tam­bién a to­do el re­gue­ro de per­so­nas que in­ten­tan ayu­dar­la. “Es co­mo una gue­rra, co­mo ir al fren­te”, re­pi­ten va­rias abo­ga­das. Y co­mo en una gue­rra, hay quien se po­si­cio­na.

Co­mo en la so­cie­dad, un en­tra­ma­do de su­po­si­cio­nes ha­ce que, en­tre bam­ba­li­nas ju­di­cia­les, ha­ya quien ase­gu­ra que ca­da año mue­ren mu­chos hom­bres a ma­nos de las mu­je­res. Que ellas ha­cen de­nun­cias fal­sas. Cuan­do pi­do da­tos, ya sé la res­pues­ta: “No hay, por­que los ocul­tan”, me di­ce una abo­ga­da. Es­ta cons­pi­ra­ción no de­mos­tra­da a la que alu­de es­tá ha­cien­do mu­cho da­ño al sis­te­ma de pro­tec­ción de las víc­ti­mas y a la res­pues­ta del sis­te­ma ju­di­cial.

Oc­ta­vio Sa­la­zar, ju­ris­ta y ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Córdoba se­ña­la que hay una ten­den­cia cla­ra a no dar cre­di­bi­li­dad al tes­ti­mo­nio de ellas, tan­to en el ám­bi­to de la Jus­ti­cia co­mo en el res­to de la so­cie­dad. “Eso jue­ga en con­tra de las mu­je­res y el re­sul­ta­do es la in­de­fen­sión de la víc­ti­ma. En tiem­pos his­tó­ri­cos, en los jui­cios va­lía me­nos la pa­la­bra de la mu­jer y eso ha que­da­do en la cul­tu­ra. No se pue­de cam­biar so­lo me­dian­te le­yes. Hay que lle­gar a la men­te de quie­nes ad­mi­nis­tran Jus­ti­cia. Por eso se de­be­ría in­cluir pers­pec­ti­va de gé­ne­ro trans­ver­sal en los es­tu­dios de De­re­cho”, apun­ta.

Sa­la­zar, miem­bro de la Red Fe­mi­nis­ta de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal y de la Red de Hom­bres por la Igual­dad, aler­ta que en sus cla­ses en­cuen­tra a es­tu­dian­tes con pre­jui­cios se­xis­tas y tre­men­da­men­te crí­ti­cos con la Ley de Vio­len­cia de Gé­ne­ro. “Pa­sa­do ma­ña­na, se­rán ellos quie­nes es­tén aten­dien­do a las víc­ti­mas y, me pre­gun­to, ¿có­mo van a tra­tar­las ade­cua­da­men­te?”.

Per­do­nar... y re­caer

En la si­guien­te vis­ta, S. y su mu­jer F. lle­gan jun­tos. Él se mues­tra tran­qui­lo y son­rien­te. Ella fro­ta sus ma­nos ner­vio­sa: le de­nun­ció ha­ce un par de años, pe­ro hoy con­fir­ma a sus abo­ga­dos que no quie­re se­guir ade­lan­te. Él le ha pe­di­do per­dón y es­tán jun­tos otra vez. Ade­más, tie­nen tres hi­jos. Su abo­ga­do le di­ce: “Pa­ra que fun­cio­ne, acuér­da­te de no de­cir na­da. No cuen­tes na­da de lo que pa­só. A ca­da pre­gun­ta, so­lo di que te aco­ges a tu de­re­cho a no de­cla­rar”. Ya en la sa­la, F. re­pi­te que se aco­ge a su de­re­cho a no de­cla­rar y, an­te las pre­gun­tas in­sis­ten­tes, ase­gu­ra que “aho­ra to­do es­tá bien” a la jue­za, que in­ter­cam­bia una sig­ni­fi­ca­ti­va mi­ra­da con la fis­cal. Al ne­gar­se a de­cla­rar no se pue­den usar sus de­cla­ra­cio­nes an­te­rio­res, así que la ma­gis­tra­da dic­ta la ab­so­lu­ción. El jui­cio ha du­ra­do me­nos de 10 mi­nu­tos.

En 2017, el 11% de las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro se aco­gió a la dis­pen­sa le­gal a la obli­ga­ción de de­cla­rar co­mo tes­ti­go, pre­vis­ta en el ar­tícu­lo 416 de la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal. Aun­que en teo­ría eso no ten­dría que su­po­ner la fi­na­li­za­ción del pro­ce­so, ya que la Fis­ca­lía ac­túa de ofi­cio, lo cier­to es que se sue­le dar por ce­rra­do el ca­so a fal­ta de la

UN CÍRCU­LO DE CON­TROL PER­MI­TE QUE ELAGRESOR MOLDEE A LA VÍC­TI­MA IN­CLU­SO EN EL JUI­CIO.

tes­ti­go prin­ci­pal. “Lo he di­cho en el Con­gre­so y lo he re­pe­ti­do en el Se­na­do: el ar­tícu­lo 416 su­po­ne una fi­su­ra le­gal por la que se es­cu­rre im­pu­ne la vio­len­cia de gé­ne­ro –aler­ta Flor de To­rres–. La víc­ti­ma es­tá so­me­ti­da a un círcu­lo de con­trol que per­mi­te que el agre­sor la moldee in­clu­so en el jui­cio. Las que no es­tán em­po­de­ra­das ac­ce­den a esa ma­ni­pu­la­ción y per­de­mos la prue­ba nu­clear, ya que es un de­li­to que se sue­le co­me­ter en la más ab­so­lu­ta in­ti­mi­dad”.

“Ese de­re­cho a no de­cla­rar lo lla­ma­mos re­caí­da –aña­de la coor­di­na­do­ra del SUAMM, Ele­na Cres­po–. Em­pie­zan a pre­sio­nar­las los hi­jos, la fa­mi­lia o el agre­sor. A al­gu­nas les pue­de cos­tar la vi­da”. Pa­ra evi­tar­lo, hay que fa­ci­li­tar­les las co­sas, que to­do va­ya de­pri­sa y el sis­te­ma de pro­tec­ción y de­fen­sa flu­ya. “De­nun­cias a al­guien que sig­ni­fi­ca o ha sig­ni­fi­ca­do mu­cho en tu vi­da. Se pres­ta a que em­pie­cen a dar­le vuel­tas y aca­ben per­do­nan­do al agre­sor. Es muy pe­li­gro­so vi­vir ba­jo el mis­mo te­cho de un mal­tra­ta­dor”, ad­vier­te Cres­po, que des­ta­ca que se ha avan­za­do aun­que que­da mu­cho por ha­cer. Ella re­cuer­da que, ha­ce 20 años, a las mu­je­res que de­nun­cia­ban ha­bía que dar­les aco­gi­da, por­que si no te­nían que vol­ver a ca­sa con el agre­sor. Aho­ra, él es de­te­ni­do de in­me­dia­to y ella pue­de vol­ver a su ca­sa.

Cres­po ha vis­to ca­sos te­rri­bles. Una mu­jer con un cu­chi­llo cla­va­do en una mano o con la ca­ra des­tro­za­da a gol­pes. “Ves los he­ma­to­mas y sa­bes que se ha sal­va­do por los pe­los. Su­fren una pe­lí­cu­la de te­rror. Te en­tran ga­nas de llo­rar. ¿Có­mo es po­si­ble qué pa­se es­to?”, se pre­gun­ta. Por eso re­mar­ca que los avan­ces le­gis­la­ti­vos son fun­da­men­ta­les por­que son pu­ra pre­ven­ción: es­tá en pe­li­gro la vi­da de la mu­jer y, a ve­ces, la de los hi­jos. “Más de 40 mu­je­res han si­do ase­si­na­das es­te año. To­do lo que se ha­ga es po­co. La de­ten­ción del agre­sor se efec­túa an­te un prin­ci­pio de de­li­to. Si no se hi­cie­ra y a ella le cos­ta­ra la vi­da, fra­ca­sa­ría el sis­te­ma en­te­ro”, apun­ta Cres­po. “La vio­len­cia de gé­ne­ro es una cues­tión de Es­ta­do, pe­ro ha­ce fal­ta que se im­pli­quen de ver­dad los hom­bres. Es el pro­ble­ma so­cial más gra­ve que te­ne­mos en Es­pa­ña”, re­ma­ta Flor de To­rres.

El úl­ti­mo jui­cio del día. D es un jo­ven de 18 años, de ba­ja es­ta­tu­ra y ca­ra de ángel, que ha que­bran­ta­do la or­den de ale­ja­mien­to de T., su ex no­via, tam­bién de 18 años. Vi­ven en un pue­blo cos­te­ro. Él tes­ti­fi­ca con una mez­cla de frial­dad y un so­bre­ac­tua­do ata­que de an­sie­dad que no lle­gar a cul­mi­nar. A su fa­vor tes­ti­fi­ca una ami­ga, cu­yas jus­ti­fi­ca­cio­nes des­mon­ta la jue­za con un par de pre­gun­tas. Al mar­char­se, la tes­ti­go se acer­ca al jo­ven y su­su­rra: “Lo sien­to”. T. de­cla­ra tras el biom­bo. Di­ce que se bur­la­ron de ella y que le ha­cían ges­tos co­mo si le fue­ran a cor­tar el cue­llo. Im­pre­sio­na ver­les, ca­si críos, co­mo si ju­ga­ran a un ma­ca­bro jue­go. La fis­cal pide la con­de­na, en­tre otras ra­zo­nes, por­que el acu­sa­do ma­ni­fies­ta un cla­ro des­pre­cio por la or­den de pro­tec­ción. El ca­so que­da vis­to pa­ra sen­ten­cia, pe­ro no es el úni­co de jó­ve­nes juz­ga­do hoy.

Ca­si ado­les­cen­tes

“Es­ta­mos asis­tien­do a un cre­ci­mien­to im­pa­ra­ble de la vio­len­cia de gé­ne­ro en­tre los más jó­ve­nes. Y eso que has asis­ti­do a los juz­ga­dos de adul­tos –me di­ce Flor de To­rres–. En los de me­no­res se ven sumarios es­ca­lo­frian­tes, muy cruentos, don­de las víc­ti­mas son ape­nas ado­les­cen­tes”. Los ca­sos de vio­len­cia en me­no­res se han cua­dru­pli­ca­do des­de 2014.

Ya en el au­to­bús de re­gre­so, con­tem­plo a los uni­ver­si­ta­rios que ríen y char­lan. Al­gu­nos se abra­zan en plan ro­mán­ti­co. Me pre­gun­to si al­guno con­tro­la­rá la re­des de su no­via y si a ella le pa­re­ce­rá un sín­to­ma de amor. Con ojos de en­to­mó­lo­ga, tra­to de ana­li­zar sus ges­tos. En­ton­ces me acuer­do de al­go que me han ad­ver­ti­do las abo­ga­das: que la vio­len­cia ma­chis­ta con­ta­mi­na y em­pie­zas a ver fan­tas­mas. De­jo de pen­sar en po­si­bles re­la­cio­nes tó­xi­cas, pe­ro no pue­do evi­tar re­cor­dar la voz lle­na de fuer­za de la abo­ga­da Ele­na Cres­po: “Te­ne­mos que edu­car a los ni­ños y las ni­ñas en ca­sa y en los co­le­gios, pe­ro des­de el prin­ci­pio. Si no lo ha­ce­mos, es­to va ca­mino de con­ver­tir­se en una pe­sa­di­lla”. ●

EN LOS JUZ­GA­DOS DE ME­NO­RES SE VEN SUMARIOS ESCALO FRIANTES, MUY CRUENTOS”.

Te­lé­fono gra­tui­to con­tra el mal­tra­to: 010. Te­lé­fono SUAMM Má­la­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.