EL SE­CRE­TO DE LA AU­TO­CON­FIAN­ZA

ABC - Mujer Hoy - - Sumario - Por ANA SAN­TOS

Ad­mi­ra­mos a esas mu­je­res que van por la vi­da pi­san­do fuer­te y que no tie­nen mie­do a vi­vir de acuer­do a sus pro­pias re­glas. Pe­ro, por fas­ci­nan­te que sea, la se­gu­ri­dad en una mis­ma es un ca­mino lar­go y la­bo­rio­so (y to­do un pro­ce­so de au­to­co­no­ci­mien­to per­so­nal). ¿La bue­na no­ti­cia? Que es­tá al al­can­ce de to­das.

Pen­se­mos en Mi­che­lle Oba­ma, Pe­né­lo­pe Cruz o Ro­sa­lía. Una abo­ga­da, una ac­triz y una can­tan­te que han cre­ci­do en fa­mi­lias sin gran­des re­cur­sos, que no han con­ta­do con “pa­dri­nos” que les abrie­ran las puer­tas en sus pro­fe­sio­nes y que, sin em­bar­go, al­can­za­ron el éxi­to muy pron­to. Au­to­má­ti­ca­men­te, ten­de­mos a pen­sar que go­zan de una se­gu­ri­dad en sí mis­mas a prue­ba de de­cep­cio­nes, que con­fían tan­to en sus po­si­bi­li­da­des que han su­pe­ra­do to­dos los obs­tácu­los.

El fi­ló­so­fo es­ta­dou­ni­den­se

Ralph Wal­do Emer­son de­cía que

“la con­fian­za en uno mis­mo es el pri­mer se­cre­to del éxi­to”, pe­ro esa ecua­ción no re­sul­ta in­fa­li­ble. Que se lo pre­gun­ten al ex­te­nis­ta An­dre Agas­si, que en su au­to­bio­gra­fía Open con­fe­só que su cal­vi­cie le pro­vo­ca­ba tal in­se­gu­ri­dad que per­dió una fi­nal de Ro­nald Ga­rros por­que es­ta­ba más pen­dien­te de que no se le ca­ye­ra la pe­lu­ca que del par­ti­do. O a la ac­triz Em­ma Sto­ne, que re­co­no­ce en las en­tre­vis­tas que has­ta ha­ce un par de años su­fría ata­ques de pá­ni­co ca­da vez que se en­fren­ta­ba a una au­di­ción.

Una men­te com­ple­ja

La con­fian­za es un con­cep­to mu­cho más com­ple­jo de lo que cree­mos, co­mo com­pro­ba­mos en cuan­to em­pe­za­mos a ha­cer­nos pre­gun­tas sobre ella. ¿Bas­ta pa­ra triun­far en la vi­da? ¿Es in­na­ta o ad­qui­ri­da? ¿Pue­de au­men­tar con el tiem­po o per­der­se por una ju­ga­da del des­tino? ¿Pue­de dar­se so­lo en cier­tos as­pec­tos?

Em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio: ¿qué sig­ni­fi­ca te­ner con­fian­za? “No es más que una creen­cia, una cues­tión de ex­pec­ta­ti­vas –afir­ma el psi­có­lo­go Ál­va­ro Te­je­dor, fun­da­dor del ga­bi­ne­te Psi­co­lo­gía y Co­mu­ni­ca­ción–. Si ten­go ex­pec­ta­ti­vas de éxi­to en los re­tos que se me pre­sen­ten, con­fia­ré en mí

mis­mo. Y esa con­fian­za pue­de ser jus­ta, adap­ta­da a nues­tros re­cur­sos y ta­len­to, o in­jus­ta: in­fe­rior o su­pe­rior a nues­tras ap­ti­tu­des, lo que pue­de pro­vo­car mu­cha frus­tra­ción”.

Ten­de­mos a con­fun­dir au­to­es­ti­ma y au­to­con­fian­za, dos con­cep­tos re­la­cio­na­dos pe­ro di­fe­ren­tes. La au­to­es­ti­ma se re­fie­re a có­mo soy o có­mo me sien­to en mi piel. La con­fian­za tie­ne que ver con nues­tras ca­pa­ci­da­des, con aque­llo que lo­gra­mos lle­var a ca­bo.

“Cuan­do se ha­bla de es­te te­ma, me gus­ta in­tro­du­cir un ter­cer tér­mino : el au­to­con­cep­to, que es la ima­gen que yo ten­go de mí mis­mo, qué ras­gos y atri­bu­tos creo que me de­fi­nen –ex­pli­ca el psi­có­lo­go–. La au­to­es­ti­ma es la va­lo­ra­ción afec­ti­va que ha­go de mi au­to­con­cep­to, al­go más emo­cio­nal que ra­cio­nal. Y te­nien­do en cuen­ta am­bos, se es­ta­ble­ce la au­to­con­fian­za: qué creo yo que va a su­ce­der cuan­do me en­fren­te a un obs­tácu­lo”.

Por tan­to, una au­to­es­ti­ma al­ta o ba­ja pue­de po­ten­ciar o mer­mar la con­fian­za pe­ro no siem­pre es así. Hay per­so­nas que se tie­nen en bue­na es­ti­ma, a las que el mie­do pa­ra­li­za cuan­do de­ben pa­sar a la ac­ción. ¿Có­mo se re­co­no­ce, en­ton­ces, a una per­so­na se­gu­ra? La coach Va­nes­sa Ca­rre­ño apun­ta tres cla­ves: “La pri­me­ra, es que se acep­ta tal y co­mo es, con sus pun­tos fuer­tes y sus áreas de me­jo­ra, no se juz­ga ni se cri­ti­ca cons­tan­te­men­te. La se­gun­da, que cum­ple su pa­la­bra; que di­ce que va a ha­cer al­go y lo ha­ce, no se es­con­de tras excusas.

Y la ter­ce­ra es que es al­guien re­si­lien­te, ca­paz de adap­tar­se a lo que la vi­da le de­pa­re”.

Ál­va­ro Te­je­dor aña­de más atri­bu­tos a la lis­ta.

“Una per­so­na se­gu­ra sue­le ser ge­ne­ro­sa con los de­más por­que lo es con­si­go mis­ma; es in­de­pen­dien­te, va­lien­te an­te los re­tos y, sobre to­do, li­bre. Ba­sa su au­to­es­ti­ma, su con­fian­za y su bie­nes­tar en sus pro­pios va­lo­res, prin­ci­pios y me­tas”.

Éxi­tos par­cia­les

Pe­ro la con­fian­za es es­qui­va, y te­ner to­das es­tas cua­li­da­des tam­po­co nos ga­ran­ti­za se­gu­ri­dad en to­dos los as­pec­tos de nues­tra vi­da. “Te­ne­mos un con­cep­to de no­so­tros mis­mos dis­tin­to en ca­da área –es­ta­ble­ce Ál­va­ro Te­je­dor–. Pue­des te­ner una in­men­sa au­to­es­ti­ma y au­to­con­fian­za a ni­vel pro­fe­sio­nal que no se vea re­fle­ja­da en el te­rreno so­cial. In­clu­so en un

Una per­so­na se­gu­ra es más li­bre: ba­sa su vi­da en sus pro­pios prin­ci­pios.

mis­mo ám­bi­to, por ejem­plo el tra­ba­jo, pue­do sen­tir­me muy se­gu­ro co­mo crea­ti­vo y, a la vez, in­se­gu­ro co­mo ora­dor. Pe­ro es sa­lu­da­ble que exis­ta un equi­li­brio en­tre to­das las áreas; si no, so­lo ali­men­ta­ré aque­llas en las que me sien­ta con­fia­do y des­cui­da­ré otras”.

La con­fian­za es­tá en nues­tro

ADN pe­ro tam­bién se ad­quie­re, co­mo ocu­rre con otros ras­gos de la per­so­na­li­dad. Los es­tu­dios apun­tan a que una par­te im­por­tan­te es in­na­ta; un por­cen­ta­je sen­si­ble­men­te in­fe­rior de­pen­de de las cir­cuns­tan­cias vi­ta­les; y el res­to, más de la mi­tad, es­tá en nues­tras ma­nos. “Có­mo nos han edu­ca­do nues­tros pa­dres, fa­mi­lia­res o pro­fe­so­res, in­flu­ye –di­ce Va­nes­sa Ca­rre­ño–. Si de ni­ña te de­cían que ha­cías to­do mal, te re­ñían cuan­do sa­ca­bas no­ta­ble o te com­pa­ra­ban con otros ni­ños, es pro­ba­ble que desa­rro­lles mie­dos e in­se­gu­ri­dad.

Si, por el con­tra­rio, se te per­mi­te equi­vo­car­te y re­ci­bes ca­ri­ño, cre­ces en un am­bien­te que ge­ne­ra con­fian­za. Pe­ro la par­te que po­de­mos tra­ba­jar es mu­cho más im­por­tan­te. Y, se­gún el pun­to en que es­té ca­da per­so­na, es po­si­ble ha­cer­lo so­lo o se ne­ce­si­ta la ayu­da de un pro­fe­sio­nal”.

El ca­mino más se­gu­ro

Se­gún los ex­per­tos, es­tas son al­gu­nas de las ac­ti­tu­des bá­si­cas pa­ra ga­nar au­to­con­fian­za y se­gu­ri­dad:

1. Ser jus­ta y rea­lis­ta con una mis­ma. Pa­ra co­no­cer­se bien hay que de­di­car tiem­po a ana­li­zar el ca­mino re­co­rri­do con sus éxi­tos y de­cep­cio­nes, y bus­car qué hay de­trás de ellos. “Por ejem­plo, pa­ra ser ma­dre y bue­na pro­fe­sio­nal a la vez ha­ce fal­ta mu­cho com­pro­mi­so, em­pa­tía y re­si­lien­cia. Pe­ro pa­ra sa­lir re­for­za­da de ese lo­gro es cla­ve sa­ber va­lo­rar­lo con dis­tan­cia y en su jus­ta me­di­da y no acha­car­lo a las cir­cuns­tan­cias o al cum­pli­mien­to de un de­ber”, ex­pli­ca Te­je­dor.

2. Ser po­si­ti­va. “Es fun­da­men­tal pen­sar que to­do lo que nos pa­sa es por­que la vi­da no es per­fec­ta y que tam­bién se pue­de apren­der de ello –di­ce Va­nes­sa Ca­rre­ño–. Yo ha­blo mu­cho de fluir más y re­sis­tir­nos

No nos ha­ce más o me­nos fuer­tes lo que vi­vi­mos, sino có­mo lo in­ter­pre­ta­mos.

me­nos, de dis­fru­tar del pre­sen­te. No hay que afron­tar con mie­do lo que nos pa­sa ni el fu­tu­ro”. Man­tén le­jos a los de­rro­tis­tas y los pe­si­mis­tas.

3. Evi­tar las creen­cias li­mi­tan­tes. De quién de­be­mos enamo­rar­nos, có­mo te­ne­mos que ves­tir­nos... In­ter­pre­ta­mos nues­tra reali­dad se­gún unas creen­cias sobre no­so­tras mis­mas y el en­torno. An­te una mi­ra­da aje­na, una per­so­na pen­sa­rá que es atrac­ti­va, y otra, que es­tá ha­cien­do el ri­dícu­lo. De­be­mos du­dar de nues­tras creen­cias por­que mu­chas ve­ces son cas­tran­tes, ne­ga­ti­vas y he­re­da­das. Hay que cons­truir unas más rea­lis­tas y adap­ta­das a nues­tros pen­sa­mien­tos.

4. Res­pe­tar tus ne­ce­si­da­des. “No ha­ce fal­ta ser in­con­for­mis­tas y am­bi­cio­sos. Se pue­de ne­ce­si­tar mu­cho o muy po­co –di­ce el psi­có­lo­go–. La cla­ve es­tá en cons­truir una vi­da pla­cen­te­ra en fun­ción de unos prin­ci­pios y va­lo­res reales. La au­to­exi­gen­cia es po­si­ti­va cuan­do na­ce de la sa­tis­fac­ción por lo que ya ten­go. Si so­lo pon­go el fo­co en lo que no he lo­gra­do, es ne­ga­ti­va y nos es­cla­vi­za”,

5. Li­be­rar­se de la cul­pa. Por no es­tar pen­dien­te de los ami­gos, por no cui­dar­se lo su­fi­cien­te, por tra­ba­jar de­ma­sia­do... El sen­ti­mien­to de cul­pa y el ex­ce­so de res­pon­sa­bi­li­dad es­tán en­tre los ma­yo­res enemi­gos de la au­to­con­fian­za. Una co­sa es ser res­pon­sa­ble y com­pro­me­ti­da y otra muy dis­tin­ta, fi­jar­nos co­tas inal­can­za­bles que mi­nan nues­tra se­gu­ri­dad.

6. No com­pa­rar­se con los de­más. Ni dar mu­cha im­por­tan­cia a ex­pec­ta­ti­vas u opi­nio­nes aje­nas. Ha­cer­lo po­ne al des­cu­bier­to una au­to­es­ti­ma de­fi­cien­te que nos ha­ce per­der el con­trol por­que nos me­di­mos con los que nos ro­dean y prio­ri­za­mos sus opi­nio­nes. “Ade­más, nos com­pa­ra­mos con un ideal, no con la reali­dad –apun­ta Te­je­dor–. Es­to afec­ta más a las mu­je­res, por­que vi­vi­mos en un mun­do más exi­gen­te con ellas, sobre to­do en lo que se re­fie­re a su ima­gen”. ●

La ac­triz Pe­né­lo­pe Cruz y la can­tan­te Ro­sa­lía, dos mu­je­res con aplo­mo.

Mi­che­lle Oba­ma, un icono de la au­to­con­fian­za bien en­ten­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.