ES­TER EX­PÓ­SI­TO, CUES­TIÓN DE ÉLI­TE

ABC - Mujer Hoy - - Sumario -

res hi­per­so­fis­ti­ca­das. Es al­go su­pe­rior a mí. Me en­can­ta di­ver­tir­me, te­ñir­me el pe­lo y flir­tear con to­dos los re­gis­tros que no im­pli­can, ne­ce­sa­ria­men­te, sa­car­le par­ti­do a mi fi­gu­ra. Ja­más me ha ape­te­ci­do in­ter­pre­tar a la tí­pi­ca ton­ti­ta que in­ten­ta se­du­cir a chi­cos guapos”, di­ce.

Su pri­mer éxi­to im­por­tan­te lle­gó en 2007 con la co­me­dia Su­per­sa­li­dos, de Greg Mot­to­la. A par­tir de ahí em­pe­zó a en­ca­de­nar ex­pe­rien­cias pro­fe­sio­na­les de lo más di­ver­sas: se su­mer­gió en el hu­mor ne­gro con la co­me­dia de te­rror Zom­bie­land (2009), in­ter­pre­tó a una chi­ca re­bel­de en Ru­mo­res y men­ti­ras (2010)

y en­car­nó a una mu­jer eva­nes­cen­te en Ma­gia a la luz de la lu­na (2014), de Woody Allen, quien la con­si­de­ra sim­ple­men­te “la me­jor ac­triz de su ge­ne­ra­ción”.

Un gi­ro ines­pe­ra­do

“Sus mo­ti­va­cio­nes son pu­ra­men­te ar­tís­ti­cas”, ase­gu­ra­ba re­cien­te­men­te el ac­tor Woody Ha­rrel­son, su com­pa­ñe­ro de ro­da­je en Zom­bie­land. Y Ryan Gos­ling, con quien ha tra­ba­ja­do en tres pe­lí­cu­las, in­clui­da La la land, no de­ja de lle­nar­la de elo­gios, has­ta el pun­to que ella ha con­fe­sa­do: “No con­ci­bo mi vi­da sin Ryan”. Él, cla­ro es­tá, es­tu­vo a su la­do la no­che en que se lle­vó el Ós­car a la me­jor ac­triz. “Era co­mo es­tar vo­lan­do. Fue un mo­men­to in­creí­ble, inol­vi­da­ble y su­rrea­lis­ta”.

La es­ta­tui­lla le dio “la con­fian­za que ne­ce­si­ta­ba pa­ra per­se­ve­rar en es­te ofi­cio”, re­co­no­ce. Y esa con­fian­za se ha vis­to re­fle­ja­da en el gol­pe de ti­món que ha da­do con Ma­niac, una de esas se­ries de Net­flix que de­ja a los crí­ti­cos ras­cán­do­se la ca­be­za, ya que ni Jo­nah Hill, su com­pa­ñe­ro de re­par­to “en­ten­dió na­da” del guion se­gún a con­fe­sa­do, y se em­bar­có en la pro­duc­ción so­lo por ella. Con la se­rie, Sto­ne abor­da un nue­vo ca­pí­tu­lo de su ca­rre­ra. Alo­ca­da y lle­na de ma­ti­ces, la mi­ni­se­rie es una pa­rá­bo­la cáus­ti­ca de un mun­do hi­per­co­nec­ta­do que, ca­da vez más, con­du­ce a la so­le­dad. “Tie­ne to­do lo que me gus­ta: es som­bría y hu­mo­rís­ti­ca a la vez. Pe­ro, so­bre to­do, que­ría tra­ba­jar con Cary Fu­ku­na­ga, uno de los guio­nis­tas, rea­li­za­do­res y pro­duc­to­res con ma­yor ta­len­to de su ge­ne­ra­ción”, ase­gu­ra la ac­triz.

Su in­te­rés pro­fe­sio­nal es­tá más que jus­ti­fi­ca­do, ya que en el fu­tu­ro se ve a sí mis­ma co­mo pro­duc­to­ra: “Hay tan­tas co­sas que ha­cer, que apren­der y que de­nun­ciar. Cuan­do ac­tué en Cria­das y se­ño­ras, por ejem­plo, com­pro­bé has­ta qué pun­to una pe­lí­cu­la po­día trans­mi­tir un men­sa­je. Pu­de ex­pe­ri­men­tar, co­mo ac­triz, lo que fue­ron las le­yes se­gre­ga­cio­nis­tas en EE.UU. y me sen­tí or­gu­llo­sa de par­ti­ci­par en una pe­lí­cu­la que ha mar­ca­do a mi­llo­nes de per­so­nas”.

Pe­ro a sus 30 años, los sue­ños de la pe­li­rro­ja ac­triz son aho­ra más per­so­na­les que pro­fe­sio­na­les. “Pue­do de­cir que he cum­pli­do los de mi ju­ven­tud: ejer­cer un ofi­cio que me gus­ta, te­ner ami­gos muy que­ri­dos y es­tar im­pli­ca­da pro­yec­tos ex­ci­tan­tes”. ¿Qué cree que le fal­ta en es­te mo­men­to de su vi­da? “Es­pe­ro ga­nar en se­re­ni­dad con la edad y es­toy abier­ta a cual­quier ex­pe­rien­cia. Por ejem­plo, ser ma­dre se­ría ma­ra­vi­llo­so”, di­ce con una son­ri­sa. ●

ES­TOY ABIER­TA A CUAL­QUIER EX­PE­RIEN­CIA.

POR EJEM­PLO, SER MA­DRE SE­RÍA MA­RA­VI­LLO­SO “.

EN POR­TA­DA.La ac­triz Em­ma Sto­ne po­sa pa­ra nues­tra por­ta­da en una fo­to de Vic­tor De­mar­che­lier/ Fi­ga­rop­ho­to/ Con­tour by Getty, pro­du­ci­da por Cé­ci­le Mar­tin.

Ca­ri­ne Gil­son.

Blu­sa de cue­ro de Louis Vuit­ton y bó­xer en se­da y en­ca­je de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.