DA­KO­TA JOHN­SON aban­do­na las som­bras

ABC - Mujer Hoy - - Qué -

Aun­que es­tá or­gu­llo­sa de su fa­mi­lia (pa­pá es Don John­son; ma­má, Me­la­nie Grif­fith; y la abue­la, Tip­pi He­dren), su san­gre azul holly­woo­dien­se la in­co­mo­da y quie­re reivin­di­car­se por mé­ri­tos pro­pios. Lo lo­gró con la con­tro­ver­ti­da sa­ga eró­ti­ca 50 som­bras de Grey: la crí­ti­ca no tu­vo pie­dad con la tri­lo­gía, pe­ro Da­ko­ta se li­bró de la ma­sa­cre. De he­cho, Holly­wood anun­ció a bom­bo y pla­ti­llo que ha­bía na­ci­do una es­tre­lla. Y, aun­que nun­ca ha re­ne­ga­do de la fran­qui­cia, aho­ra la ac­triz quie­re li­brar­se de esa lo­sa. Y, pa­ra ello, to­ca ra­ción de ci­ne in­die, co­mo ya hi­zo Kris­ten Ste­wart pa­ra di­ge­rir su sa­ga vam­pí­ri­ca. Tras es­tre­nar la co­me­dia ne­gra Ma­los tiem­pos en el Ro­ya­le, Da­ko­ta en­car­na a una as­pi­ran­te a bai­la­ri­na en Sus­pi­ria, el re­ma­ke del clá­si­co de Da­rio Ar­gen­to. No fue un re­to sen­ci­llo: en­tre­nó du­ran­te año y me­dio, su­frió le­sio­nes y el per­tur­ba­dor ma­te­rial le pro­vo­có pe­sa­di­llas. De he­cho, tu­vo re­cu­rrir a un te­ra­peu­ta. Es­tá cla­ro que no quie­re vi­vir de las ren­tas. Ni de sus ape­lli­dos. Pre­fie­re ga­nar­se a pul­so el es­ta­tus de es­tre­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.