Mai­te Larrauri “LA FI­LO­SO­FÍA EN­SE­ÑA A VI­VIR BIEN Y, QUI­ZÁS, A MO­RIR BIEN”

ABC - Mujer Hoy - - Protagonista - Por CAR­LA FIBLA / Fo­to: VICENS GI­MÉ­NEZ

Su vo­ca­ción pe­da­gó­gi­ca y di­vul­ga­ti­va la ha lle­va­do a es­cri­bir una se­rie de li­bros de Fio­so­fía pa­ra pro­fa­nos con los que ha ilu­mi­na­do asun­tos tan apa­ren­te­men­te mis­te­rio­sos co­mo la fe­li­ci­dad, la iden­ti­dad o la gue­rra. Fe­mi­nis­ta crí­ti­ca y maes­tra di­si­den­te, reivin­di­ca la fi­lo­so­fía co­mo una bom­ba con­tra la do­ci­li­dad.

Du­ran­te más de tres dé­ca­das, Mai­te Larrauri im­par­tió cla­ses de Fi­lo­so­fía en un ins­ti­tu­to de Se­cun­da­ria de Va­len­cia. “So­lo” era una pro­fe­so­ra, pe­ro una de esas ca­pa­ces de cam­biar­le la vi­da a los alum­nos, de las que les mue­ven el sue­lo con sus pre­gun­tas. De las que dan luz a asun­tos apa­ren­te­men­te os­cu­ros que son, en reali­dad, los que a un ado­les­cen­te (y a un ser hu­mano) más le im­por­tan. De dón­de ve­ni­mos. Adón­de va­mos. Quié­nes so­mos. ¿Por qué ha­ce­mos la gue­rra? ¿Qué es la fe­li­ci­dad? Tras ju­bi­lar­se, ha se­gui­do ha­cien­do de puen­te en­tre los maes­tros del pen­sa­mien­to y el res­to de no­so­tros a tra­vés de su es­pa­cio en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión Pa­ra to­dos La 2 (sus in­ter­ven­cio­nes se en­cuen­tran en Youtu­be) y de sus li­bros de Fi­lo­so­fía pa­ra pro­fa­nos (Ed. Fron­te­rad), don­de fa­ci­li­ta el ac­ce­so a au­to­res co­mo Han­nah Arendt, Epi­cu­ro o Gi­lles De­leu­ze, pe­ro no con­tan­do su bio­gra­fía o re­su­mien­do sus teo­rías, sino ofre­cien­do, pa­ra ca­da uno de ellos, una cla­ve en la que pue­den ser leí­dos: La fe­li­ci­dad se­gún Spi­no­za, La po­ten­cia se­gún Nietzs­che, La gue­rra se­gún

Si­mo­ne Weil... “Mi idea era ofre­cer un ca­mino de en­tra­da pa­ra los que no ten­gan tiem­po pa­ra en­trar en la fi­lo­so­fía –cuen­ta Mai­te Larrauri con res­pec­to a sus li­bros–. En reali­dad, na­cen de la de­man­da de un gru­po de mu­je­res de una aso­cia­ción de ba­rrio de Va­len­cia, que qui­sie­ron que les die­ra una cla­se de fi­lo­so­fía. Creí que no iba a ser ca­paz, por­que la ma­yo­ría no te­nía es­tu­dios su­pe­rio­res y al­gu­nas ape­nas ha­bían pa­sa­do por la es­cue­la pri­ma­ria. En reali­dad, que­ría za­far­me, y se me ocu­rrió lle­var­les un tex­to que evi­ta­se nue­vas pe­ti­cio­nes. Fo­to­co­pié el ini­cio de Qué es la Ilus­tra­ción, de Kant, lo re­par­tí y em­pe­cé a ex­pli­car. Me fui de allí pen­san­do: “Te­ma zan­ja­do”. Pe­ro una se­ma­na des­pués me lla­ma­ron pa­ra de­cir­me que que­rían un cur­so de un año. Así fue co­mo em­pe­cé a ex­pli­car la fi­lo­so­fía sin apla­nar­la”.

Mu­jer­hoy. Y con­si­guió acer­car al fi­ló­so­fo a tra­vés de una idea, sin qui­tar­le aris­tas...

Mai­te Larrauri. La sen­sa­ción que tu­ve con el gru­po de mu­je­res de Va­len­cia es que po­dían leer a cual­quier au­tor, que pro­fun­di­za­ban, que se po­dían en­te­rar, que les gus­ta­ba. Sub­ra­ya­ban el li­bro, se lo que-

“EN LA ES­CUE­LA TO­DO SI­GUE SIEN­DO VIE­JO: EL AU­LA, LOS HO­RA­RIOS, EL

MAES­TRO QUE HA­BLA SO­LO... UNA LO­CU­RA”.

da­ban, se lo re­ga­la­ban en­tre ellas. Fue un pe­río­do pre­cio­so. Los miér­co­les a las nue­ve de la no­che, cuan­do ha­bía fút­bol, las mu­je­res de­ja­ban la ce­na pre­pa­ra­da, ba­ja­ban a la aso­cia­ción con el bo­ca­di­llo. Y allí nos que­dá­ba­mos has­ta las 12. Me di cuen­ta de que la fi­lo­so­fía te­nía un in­te­rés muy gran­de, por­que aque­llas mu­je­res no te­nían tiem­po que per­der, pe­ro no se que­rían ir.

¿Pa­ra qué sir­ve la fi­lo­so­fía?

Pa­ra na­da. Ser­vir, sir­ven los co­ches, las la­va­do­ras y las pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas. La fi­lo­so­fía no en­tra den­tro del ca­pí­tu­lo de las co­sas que sir­ven.

¿Ca­re­ce de uti­li­dad en la so­cie­dad?

For­ma par­te de las co­sas que apa­sio­nan, que le dan a la vi­da un co­lor es­pe­cial, que em­pu­jan a ha­cer otras co­sas, que en­se­ñan a vi­vir bien, y qui­zás tam­bién a mo­rir bien.

¿Por qué di­ce que nues­tro país es­tá to­da­vía muy atra­sa­do en la for­ma de en­se­ñar?

Los gran­des pe­da­go­gos o fi­ló­so­fos de la edu­ca­ción, co­mo John De­wey, re­fle­xio­na­ban ha­ce más de 120 años di­cien­do que no se pue­de se­guir en­se­ñan­do hoy co­mo en tiem­pos de Aris­tó­te­les. Pe­ro si vas a la es­cue­la ve­rás que el maes­tro ha­bla y los alum­nos es­cu­chan. El au­la, los ho­ra­rios, la par­ti­ción de las asig­na­tu­ras… To­do si­gue sien­do muy vie­jo.

¿No es el sis­te­ma que uti­li­zó us­ted du­ran­te sus 36 años de do­cen­cia?

No, por eso sé que es una lo­cu­ra.

Pe­ro en esa épo­ca us­ted for­ma­ba par­te del sis­te­ma...

Sí, pe­ro tam­bién in­ten­ta­ba rom­per con él. Por ejem­plo, ja­más, en­se­ñé un pro­gra­ma, nun­ca re­pe­tí las cla­ses, es­pe­ra­ba a ver có­mo se desa­rro­lla­ba el cli­ma de la cla­se, qué ti­po de alum­nos te­nía, cuál era el rit­mo. No he usa­do un li­bro de tex­to en la vi­da. Fí­ja­te que he es­cri­to uno y no lo he usa­do.

¿Có­mo eran sus cla­ses?

Me gus­ta mu­cho ha­blar, pe­ro no me im­por­ta que me in­te­rrum­pan en cual­quier mo­men­to, por­que las de­ri­vas dia­léc­ti­cas, si son im­por­tan­tes, hay que se­guir­las siem­pre. Plan­tea­ba pre­gun­tas, les lle­va­ba a si­tua­cio­nes que les tras­la­da­ban a una no­ve­la po­li­cía­ca.

¿Cree que la mi­sión del pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía es en­se­ñar a pen­sar?

Sí, pe­ro no es el úni­co que pue­de ha­cer­lo. Los de His­to­ria, Grie­go, Ma­te­má­ti­cas tam­bién te en­se­ñan a pen­sar. La fi­lo­so­fía –que es un pro­duc­to oc­ci­den­tal, que na­ció en Gre­cia– en­se­ña un pen­sa­mien­to so­fis­ti­ca­do. Es una prác­ti­ca apa­sio­nan­te pa­ra los alum­nos por­que se ha­cen “apren­di­ces de ex­per­tos” de los tex­tos.

¿Qué se pier­de un alumno o una alum­na de Se­cun­da­ria que no tie­ne cla­se de Fi­lo­so­fía?

Se pier­de el ac­ce­so a unos tex­tos que ofre­cen una luz so­bre el mun­do que no lo dan otros, por­que la fi­lo­so­fía rom­pe con el sen­ti­do co­mún. Nietzs­che no ra­zo­na­ba co­mo es­tá bien ra­zo­nar, sino que po­nía una bom­ba a la ra­zón. A par­tir de los 14 o 15 años, pue­de que es­tén dis­pues­tos a acep­tar que el mun­do no es exac­ta­men­te co­mo quie­ren hacérnoslo ver. Y eso es im­por­tan­te.

Du­ran­te es­te año ha ha­bi­do una eclo­sión de reivin­di­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas, con mo­vi­mien­tos co­mo el #MeToo, las ma­ni­fes­ta­cio­nes del 8 de mar­zo y el ca­so de la Ma­na­da… ¿Se sien­te re­pre­sen­ta­da por el fe­mi­nis­mo ac­tual?

Lo más im­pre­sio­nan­te del fe­mi­nis­mo es que pue­de ser­lo quien no ha leí­do ja­más un li­bro o una lí­nea so­bre fe­mi­nis­mo. Por­que no­so­tras te­ne­mos co­sas en co­mún, una es­pe­cie de li­be­ra­ción de fac­to que ha per­mea­do y lle­ga­do a to­das las mu­je­res. En es­te mo­men­to es­tán pa­san­do mu­chas co­sas. Con las mo­vi­li­za­cio­nes an­te la sen­ten­cia de La Ma­na­da y el “Yo sí te creo” se ha crea­do en­tre las mu­je­res una es­pe­cie de au­to­ri­dad de unas con otras más allá de lo que di­gan los jue­ces. Y eso es im­pre­sio­nan­te.

Pe­ro ten­go en­ten­di­do que no reivin­di­ca la igual­dad por­que se iden­ti­fi­ca con la co­rrien­te del “fe­mi­nis­mo de la di­fe­ren­cia”... En­tien­do y de­fien­do la igual­dad de los de­re­chos, la igual­dad an­te la ley y de opor­tu­ni­da­des; pe­ro, en mi opi­nión, el fe­mi­nis­mo es mu­cho más y no reivin­di­ca exac­ta­men­te la igual­dad. Yo no quie­ro ser igual. Por­que, ¿de qué es­ta­mos ha­blan­do? ¿Igual a quién? Los hom­bres han he­cho el mun­do du­ran­te si­glos, y lo han he­cho to­do. Han ci­fra­do los ob­je­ti­vos, han he­cho la po­lí­ti­ca, han or­ga­ni­za­do las so­cie­da­des, han he­cho in­ves­ti­ga­cio­nes, han con­quis­ta­do paí­ses, han via­ja­do, han do­mi­na­do… Mien­tras que ha­ce so­lo un si­glo, la otra mi­tad de la hu­ma­ni­dad, no es que no pu­die­ra es­tu­diar, es que su la pa­la­bra no va­lía na­da. La igual­dad hay que de­jar­la úni­ca­men­te en el te­rreno de la ley, pe­ro no hay que ol­vi­dar que te­ne­mos una his­to­ria di­fe­ren­te, su­fri­mos de for­ma di­fe­ren­te y nues­tra ex­pe­rien­cia es di­fe­ren­te.

¿Có­mo en­tró en con­tac­to con el “fe­mi­nis­mo de la di­fe­ren­cia”?

Fue en quin­to de ca­rre­ra. Te­nía que leer la Fe­no­me­no­lo­gía del es­pí­ri­tu, de He­gel, es­ta­ba har­ta de es­tu­diar y me fui a una li­bre­ría. Allí en­con­tré un li­bro que se ti­tu­la­ba Es­cu­pa­mos so­bre He­gel, que es de lo que te­nía ga­nas de ha­cer en ese mo­men­to. Lo abrí y la pri­me­ra fra­se de­cía: “La lu­cha de cla­ses es un arre­glo de cuen­tas en­tre va­ro­nes”. Era de una de las pri­me­ras fe­mi­nis­tas ita­lia­nas, Car­la Lon­zi, y le da­ba la vuel­ta a to­do.

¿En qué cree que es­ta­mos me­jor gra­cias al fe­mi­nis­mo? ¿Qué he­mos in­cor­po­ra­do a la so­cie­dad de nues­tra sub­je­ti­vi­dad di­fe­ren­te?

En mu­chas co­sas. Por ejem­plo, nues­tra his­to­ria y ex­pe­rien­cia nos ha he­cho po­ner los cui­da­dos en el cen­tro. Pe­ro hoy en día, ha ha­bi­do una vuel­ta de tuer­ca y de los cui­da­dos ya no ha­blan so­lo las mu­je­res, sino que pue­de ha­cer­lo una so­cie­dad en­te­ra, hom­bres y mu­je­res, al­go im­pen­sa­ble ha­ce so­lo 10 años. Y si se po­ne el acen­to en eso, es por­que al­go de esa di­fe­ren­cia ha co­la­do. Otro ejem­plo: cuan­do Ya­yo He­rre­ro ha­bla de eco­fe­mi­nis­mo, y de re­com­po­ner los la­zos ro­tos en­tre las per­so­nas y con la na­tu­ra­le­za, par­te de una con­cien­cia del cui­da­do en la que no­so­tras tam­bién he­mos es­ta­do in­ter­pe­la­das. Y un úl­ti­mo ejem­plo: Ro­land Bart­hes, que era un hom­bre, cuan­do te­nía que ex­pli­car en qué con­sis­tía la edu­ca­ción de­cía que po­día ser dis­cur­si­va (uno se po­ne a ex­pli­car a otros que se ca­llan), a tra­vés del apren­di­za­je de téc­ni­cas (vas dan­do in­di­ca­cio­nes) o pro­pia del “ma­ter­na­je”, que es lo que ha­cen las ma­dres cuan­do en­se­ñan a los ni­ños a ca­mi­nar, que ni se lo ex­pli­can ni les de­mues­tran, sino que se retiran un po­qui­to y les di­cen “ven”. ●

“EL MUN­DO NO ES EXAC­TA­MEN­TE CO­MO QUIE­REN HACÉRNOSLO VER. Y ESO ES IM­POR­TAN­TE”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.