Ser ca­paz, SER DIS­TIN­TO

Re­co­no­cer nues­tras de­bi­li­da­des nos ayu­da a ver a los lla­ma­dos “dis­ca­pa­ci­ta­dos” co­mo per­so­nas con otras ca­ren­cias. ¿Re­ci­ben un tra­to jus­to cuan­do bus­can tra­ba­jo o les in­va­li­da­mos con nues­tros pre­jui­cios?

ABC - Mujer Hoy - - Sentimientos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

El pró­xi­mo 3 de di­ciem­bre se ce­le­bra el Día Mun­dial de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad. Sin ne­gar que es­tas per­so­nas su­fran li­mi­ta­cio­nes sen­so­ria­les, men­ta­les o cor­po­ra­les que con­vie­ne te­ner en cuen­ta, se­ría útil re­fle­xio­nar acer­ca de sus po­si­bi­li­da­des de in­te­gra­ción la­bo­ral, ya que son mu­cho ma­yo­res que las que nues­tros pre­jui­cios nos per­mi­ten ima­gi­nar.

El mo­do en que las fa­mi­lias y la so­cie­dad mi­ran a las per­so­nas con es­tos pro­ble­mas re­sul­ta de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de lu­char por su au­to­no­mía per­so­nal y de ayu­dar­las a in­te­grar­se so­cial­men­te.

La fa­mi­lia de­be ela­bo­rar el due­lo por el hi­jo ima­gi­na­rio que es­pe­ra­ba y acep­tar al hi­jo real con sus di­fi­cul­ta­des. Na­die es­tá pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir a un hi­jo con una dis­ca­pa­ci­dad que, co­mo el sín­dro­me de Down, por ejem­plo, lo acom­pa­ña­rá to­da la vi­da. El diag­nós­ti­co pre­coz pue­de ayu­dar a re­ci­bir­lo con más co­no­ci­mien­to, si bien la no­ti­cia siem­pre re­sul­ta tur­ba­do­ra. Los pa­dres han de acep­tar las ca­ren­cias del hi­jo y tam­bién con­fiar en él. La mi­ra­da y las ex­pec­ta­ti­vas que ten­gan los pa­dres so­bre su hi­jo son muy im­por­tan­tes.

De­fi­cien­cias psí­qui­cas idén­ti­cas no ge­ne­ran idén­ti­cas ca­rac­te­rís­ti­cas psi­co­ló­gi­cas, ni si­quie­ra idén­ti­cas dis­ca­pa­ci­da­des. La es­truc­tu­ra­ción del apa­ra­to psí­qui­co no de­pen­de de fac­to­res de or­den bio­ló­gi­co úni­ca­men­te, sino, y de for­ma fun­da­men­tal, de fac­to­res psi­co­ló­gi­cos. Así pues, en fun­ción de có­mo ha­ya si­do tra­ta­do ca­da ni­ño, dis­pon­drá de di­fe­ren­tes ha­bi­li­da­des pa­ra in­te­grar­se en la so­cie­dad. Es­to su­ce­de con cual­quier ti­po de de­fi­cien­cia, ya sea men­tal o de ca­rác­ter fí­si­co. Aho­ra bien, des­pués de la ayu­da de los pa­dres, ha­bría que pre­gun­tar­se có­mo se com­por­ta la so­cie­dad con es­tas per­so­nas. La lás­ti­ma, tan fre­cuen­te en es­tos ca­sos, pue­de des­orien­tar, ya que tras ella se es­con­de con fre­cuen­cia un pre­jui­cio in­va­li­dan­te pa­ra acep­tar las po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les de es­tas per­so­nas.

Las de­bi­li­da­des pro­pias

Ja­vier Fes­ser, di­rec­tor de la pe­lí­cu­la Cam­peo­nes, don­de se cuen­ta la his­to­ria de un equi­po de ba­lon­ces­to com­pues­to por dis­ca­pa­ci­ta­dos, se­ña­la­ba en una en­tre­vis­ta: “Quien es­té li­bre de cual­quier di­sa­pa­ci­dad, que ti­re la pri­me­ra pie­dra”. La fra­se en­cie­rra una ver­dad que muy po­cos se atre­ven a con­si­de­rar. Fes­ser nos ob­se­quia en su pe­lí­cu­la con una es­ce­na que re­pre­sen­ta es­ta afir­ma­ción: el en­tre­na­dor se sube con to­dos los chi­cos del equi­po a un as­cen­sor y a él, que tie­ne claus­tro­fo­bia, le da un ata­que de an­gus­tia. En ese mo­men­to, son los “dis­ca­pa­ci­ta­dos” quie­nes ayu­dan al “ca­pa­ci­ta­do”.

La ne­ce­si­dad de ne­gar nues­tras li­mi­ta­cio­nes nos con­du­ce a pro­yec­tar­las so­lo so­bre un ti­po de per­so­nas a las que, más que co­mo dis­ca­pa­ci­ta­das, tal vez de­be­ría­mos nom­brar co­mo di­fe­ren­tes. Es más fá­cil ver las de­bi­li­da­des de los otros, so­bre to­do cuan­do son ma­ni­fies­tas, que las pro­pias.

Be­go­ña Es­co­bar, de la Fun­da­ción Sín­dro­me de Down de Ma­drid, se­ña­la que hay mu­chas com­pe­ten­cias que pue­den rea­li­zar los chi­cos y chi­cas con las ca­rac­te­rís­ti­cas de las que ve­ni­mos ha­blan­do. “La dis­ca­pa­ci­dad no es un obs­tácu­lo pa­ra ad­qui­rir de­ter­mi­na­das ha­bi­li­da­des so­cio­la­bo­ra­les”, aña­día. Aho­ra bien, in­te­grar­se en un pues­to de tra­ba­jo con

al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual o fí­si­ca re­quie­re un pro­yec­to so­cial que apues­te por sus po­si­bi­li­da­des a tra­vés de sis­te­mas di­dác­ti­cos que ya han de­mos­tra­do ser efi­ca­ces.

Co­mo afir­ma Es­co­bar, es­tos mé­to­dos fa­vo­re­cen sus ha­bi­li­da­des y des­tre­zas pa­ra que pue­dan ac­ce­der a pues­lu­ga­res tos de tra­ba­jo. En la pá­gi­na de la fun­da­ción se pro­por­cio­na in­for­ma­ción so­bre to­do ello.

Pe­ro, pe­se a las cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción, lo cier­to es que se si­gue dis­cri­mi­nan­do a es­tos co­lec­ti­vos. Es­ta es la ra­zón por la que to­da­vía no hay in­fra­es­truc­tu­ras pen­sa­das pa­ra ellos, ni su­fi­cien­tes que les pro­por­cio­nen la ca­pa­ci­ta­ción ade­cua­da pa­ra que se pue­dan in­ser­tar en el mun­do la­bo­ral.

Al­gu­nas per­so­nas dan ejem­plo con su ac­ti­tud de la dis­cri­mi­na­ción que su­fren. Ha­ce po­cas se­ma­nas en Pa­rís un con­duc­tor de au­to­bús hi­zo ba­jar a to­dos los pa­sa­je­ros por­que se ne­ga­ron a ha­cer si­tio a una per­so­na en si­lla de rue­das. En nues­tro país, el ac­tor Juan Ma­nuel Mon­ti­lla, El Lan­gui, blo­queó la sa­li­da de au­to­bu­ses de su lo­ca­li­dad, co­mo for­ma de pro­tes­ta des­pués de que en va­rias oca­sio­nes le im­pi­die­ran su­bir con su si­lla. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.