“¿A quién mo­les­tan las cam­pa­nas?”

JU­LIA NA­VA­RRO

ABC - Mujer Hoy - - Entre Nosotras -

HHACE UNOS DÍAS

tu­ve la in­men­sa suer­te de co­no­cer a una mu­jer muy es­pe­cial: Vi­si­ta­ción Arro­qui, su­pe­rio­ra del mo­nas­te­rio de la En­car­na­ción de Ma­drid. Fui allí a gra­bar una en­tre­vis­ta para te­le­vi­sión que me hi­zo Sa­ra Puer­to y cuan­do ter­mi­na­mos la gra­ba­ción pre­gun­té si po­día­mos sa­lu­dar a la madre su­pe­rio­ra. Para quie­nes no lo se­pan, las mon­jas del mo­nas­te­rio de la En­car­na­ción guar­dan clau­su­ra, así que era har­to di­fí­cil. Pe­ro tu­vi­mos suer­te. Tras­la­da­ron mi pe­ti­ción y, para nues­tra sor­pre­sa, la madre su­pe­rio­ra, ac­ce­dió a re­ci­bir­nos. Así que en­tra­mos en la par­te del mo­nas­te­rio don­de vi­ven las mon­jas y aguar­da­mos en una sen­ci­lla es­tan­cia, don­de unas re­jas nos se­pa­ra­ban del claus­tro.

Pri­me­ro apa­re­ció una mon­ja son­rien­te para anun­ciar­nos que en unos mi­nu­tos es­ta­ría con no­so­tras la madre su­pe­rio­ra. Ten­go que re­co­no­cer que sen­tía, ade­más de cu­rio­si­dad por en­con­trar­me allí, tam­bién cier­ta emo­ción por ver a una mu­jer ca­paz de vi­vir en­claus­tra­da por vo­lun­tad pro­pia. Vi­si­ta­ción Arro­qui es una mu­jer de son­ri­sa bon­da­do­sa, que nos con­tó que lle­va­ba en la clau­su­ra des­de 1958. ¡60 años! Lo que me lla­mo la aten­ción de ella es que trans­mi­tía una paz con­ta­gio­sa. To­do en ella era ar­mo­nía: los ges­tos, las pa­la­bras, el bri­llo cu­rio­so de su mi­ra­da.

NA­TU­RAL­MEN­TE,

no te­nía ni idea de quié­nes éra­mos ni exac­ta­men­te a qué nos de­di­cá­ba­mos. Y cuan­do Sa­ra le di­jo que yo me de­di­ca­ba a es­cri­bir no­ve­las y que te­nía un buen nú­me­ro de lec­to­res, ella ex­cla­mó: “Eso es­tá muy bien. Ya es ho­ra que a las mu­je­res se nos re­co­noz­ca lo que ha­ce­mos”.

Lue­go le ex­pli­qué que to­da mi in­fan­cia ha­bía trans­cu­rri­do al rit­mo de las cam­pa­nas del mo­nas­te­rio de la En­car­na­ción. Uno de los mu­ros del pa­tio de la ca­sa de mis abue­los ha­cía fron­te­ra con los del mo­nas­te­rio, y nues­tras idas y venidas las mar­ca­ban las cam­pa­nas. A las sie­te, ho­ra de des­per­tar­se. Lue­go to­ca­ban cuan­do sa­lía­mos en di­rec­ción al co­le­gio. A las tres de la tar­de me ser­vían de re­cor­da­to­rio de que me ha­bía re­tra­sa­do y lle­ga­ría tar­de a cla­se. Y lue­go las de la tar­de, las de la no­che... En realidad, en ca­sa no mi­rá­ba­mos el re­loj, sino que se­guía­mos nues­tro rit­mo de vi­da co­ti­diano por las cam­pa­nas.

LA MADRE SU­PE­RIO­RA

son­río y me di­jo al­go que me pro­du­jo una enor­me tris­te­za: “Aho­ra ya no po­de­mos ha­cer­las so­nar a las sie­te de la ma­ña­na ni a de­ter­mi­na­das ho­ras, por­que los ve­ci­nos pro­tes­tan”. La ver­dad es que no pue­do com­pren­der que a al­guien le pue­da mo­les­tar el ta­ñir de las cam­pa­nas, “el so­ni­do de Dios” co­mo lo de­fi­nió la madre su­pe­rio­ra. Las cam­pa­nas for­man par­te de nues­tras cultura, de lo que so­mos, por­que son par­te de la his­to­ria de Oc­ci­den­te.

Sa­lí de la En­car­na­ción con un sen­ti­mien­to de tris­te­za. Pe­ro, so­bre to­do, creo que quie­nes han pro­tes­ta­do por el so­ni­do de las cam­pa­nas no sa­ben lo que se pier­den. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.