EL FIN DEL PI­RO­PO?

ABC - Mujer Hoy - - Sumario -

Un cha­pa­rrón, una ca­gada de pá­ja­ro, un ties­to con ge­ra­nios: son tres co­sas que a na­die le gus­ta que le cai­gan del cie­lo. Eso no sig­ni­fi­ca que de­tes­te­mos la llu­via, las aves o las flo­res, sino que las cir­cuns­tan­cias en las que apa­re­cen va­rían nues­tra per­cep­ción de las mis­mas. Con el pi­ro­po pa­sa lo mis­mo: os­ci­la en­tre el in­sul­to y el ha­la­go, en­tre la coac­ción y la ala­ban­za. Lo que pen­sa­mos del pi­ro­po de­pen­de de la si­tua­ción en la que se ge­ne­re, de su fi­na­li­dad y de lo que en­glo­ba el con­cep­to de pi­ro­po, que es­tá mal de­fi­ni­do y es de­ma­sia­do am­plio. Y, te­nien­do en cuen­ta to­do es­to, re­sul­ta ab­sur­do afir­mar que a las mu­je­res nos gus­tan, o no; del mis­mo mo­do que es ab­sur­do in­ten­tar es­ta­ble­cer si nos gus­tan las nu­bes, los pá­ja­ros o los ge­ra­nios. To­do de­pen­de.

El pi­ro­po es inacep­ta­ble fue­ra de un mar­co de se­duc­ción con­sen­sua­do.

Así, si un des­co­no­ci­do eyec­ta so­bre no­so­tras el la­dri­do de un pe­rro sin bo­zal (la co­sa va a ir de pe­rros, lo avi­so) en una si­tua­ción inopor­tu­na, in­ti­mi­da­to­ria, de in­de­fen­sión o de in­fe­rio­ri­dad ma­ni­fies­ta. Y si lo ha­ce fue­ra de un mar­co de cor­te­jo es­ta­ble­ci­do y asu­mi­do o de una re­la­ción sen­ti­men­tal ya cla­ri­fi­ca­da... eso no es un pi­ro­po, es so­me­ter­nos a una si­tua­ción de ries­go fren­te a la que so­lo po­de­mos sen­tir reacciones po­co gra­ti­fi­can­tes (por no de­cir vio­len­tas). Y no por­que las mu­je­res sea­mos fi­nas o te­me­ro­sas, por­que ten­ga­mos una piel hi­per­sen­si­ble o por­que ne­ce­si­te­mos la per­pe­tua com­pa­ñía de un en­te mas­cu­lino y om­ni­po­ten­te (un pa­dre en for­ma de guar­daes­pal­das o de Es­ta­do) que nos am­pa­re.

A ve­ces, es­ta si­tua­ción ema­na de una re­la­ción de po­der en la que la mu­jer es el ele­men­to de­pen­dien­te y, por lo tan­to, coac­cio­na­do en cuan­to a su res­pues­ta. Por ejem­plo: un je­fe que nos pi­ro­pea no es­tá arro­jan­do con­fe­ti so­bre nues­tras ca­pa­ci­da­des o ha­bi­li­da­des la­bo­ra­les. En es­ta si­tua­ción, nues­tra ca­pa­ci­dad de reac­ción se re­du­ce al mí­ni­mo, se in­cre­men­ta la vio­len­cia in­he­ren­te a la de­sigual­dad y se dis­pa­ra la an­gus­tia de que ese pi­ro­po sea el pre­li­mi­nar de otras exi­gen­cias in­de­sea­das. Aquí, el pi­ro­po tam­po­co es un ha­la­go sino un es­ti­le­te un­ta­do con cu­ra­re.

Cuan­do el pi­ro­po se pro­du­ce en esas si­tua­cio­nes, su fi­na­li­dad es la co­si­fi­ca­ción: mos­trar una po­si­ción de do­mi­nio y au­to­afir­mar­se ex­hi­bién­do­la des­de lo al­to de la es­ca­le­ra. No bus­ca la se­duc­ción en un mar­co de cor­te­jo con­sen­ti­do, por­que no exis­te el con­sen­ti­mien­to. Tras la ini­cial sen­sa­ción de que al­guien ha pues­to en va­lor las par­ti­cu­la­ri­da­des de la “pi­ro­pea­da”, cons­ta­ta­mos que lo que ha si­do en realidad es co­si­fi­ca­da se­xual­men­te. Con sus pa­la­bras no es­tá in­ten­tan­do en­gran­de­cer a un “yo” con­cre­to, sino a un “yo” cual­quie­ra que pa­sa­ra por allí y se ajus­ta­ra a las an­sias li­bi­di­na­les y a los elás­ti­cos cri­te­rios es­té­ti­cos y del emi­sor del men­sa­je.

Es de­cir, es­tos “pi­ro­pos” no tra­tan de mag­ni­fi­car las cua­li­da­des es­pe­cí­fi­cas de una mu­jer. Sue­len ser, más bien, co­mo los co­rreos elec­tró­ni­cos pu­bli­ci­ta­rios: tex­tos es­tan­da­ri­za­dos, en los que bas­ta con cam­biar el des­ti­na­ta­rio (“rubia” por “mo­re­na”, “tía” por “se­ño­ri­ta”). Lo que pre­ten­den po­ner en va­lor es al pi­ro­pea­dor, que ma­ni­fies­ta así, de ma­ne­ra es­tú­pi­da, una es­pe­cie de su­pe­rio­ri­dad mo­ral ba­sa­da en su sen­sa­ción de do­mi­nio so­bre lo “pi­ro­pea­ble”. Es­ta ac­ción, en re­su­men, es una me­ra ex­hi­bi­ción ge­né­ri­ca de po­der, de des­pre­cio y de do­mi­nio so­bre la “co­sa” (la mu­jer) que por allí pa­sa­ba... y de­be pa­re­cer­se mu­cho a la sen­sa­ción co­bar­de de ple­ni­tud de un ex­hi­bi­cio­nis­ta cuan­do abre su ga­bar­di­na.

“Re­cha­za­mos el pi­ro­po, pe­ro prac­ti­ca­mos un ex­hi­bi­cio­nis­mo que bus­ca el “li­ke”.

Ca­bría pen­sar, en­ton­ces, que el pi­ro­po es co­sa de bo­ta­ra­tes o cre­ti­nos, de de­lin­cuen­tes que an­ti­ci­pan con es­tas fra­ses su ac­ción o de mas­tuer­zos ig­no­ran­tes; de gen­te, en de­fi­ni­ti­va, que no sa­be que, para ser eró­ti­co, el des­ca­ro tie­ne que ir de la mano del res­pe­to. En ese ca­so, bas­ta­ría con des­apro­bar­lo mo­ral­men­te y con per­se­guir­lo con la ley en la mano, ba­jo los opor­tu­nos epí­gra­fes y en­cua­dres. Pe­ro ¿y si no fue­ra tan sen­ci­llo? ¿Y si el pi­ro­po no fue­ra so­lo lo que aca­ba­mos de ex­pli­car?

“El des­ca­ro, para ser eró­ti­co, tie­ne que ir siem­pre de la mano del res­pe­to.”

Nun­ca he­mos sa­bi­do ha­cer­lo ele­gan­te.

¿Pue­de el pi­ro­po, por ejem­plo, ser ele­gan­te? Para ello, ten­dre­mos que aco­tar el tér­mino: “ele­gan­te” es aque­llo que es­tá bien de­fi­ni­do, lo que sa­be es­co­ger los ras­gos que le son pro­pios y con ello mar­ca sus lí­mi­tes, atri­bu­cio­nes y com­pe­ten­cias. Al pi­ro­po, co­mo con­cep­to, no he­mos sa­bi­do ha­cer­lo ele­gan­te. El tér­mino en­glo­ba to­do un aba­ni­co de atri­bu­cio­nes ex­ce­si­va­men­te dis­pa­res. Y eso en­cie­rra un pe­li­gro: al acu­mu­lar tan­tos sig­ni­fi­ca­dos di­fe­ren­tes, bas­ta con que uno nos des­agra­de o nos re­sul­te co­lec­ti­va­men­te inapro­pia­do para que, in­me­dia­ta­men­te, los de­más sean que­ma­dos en la mis­ma ho­gue­ra.

Y eso, ade­más de un pe­li­gro, es una ven­ta­na a las ma­ni­pu­la­cio­nes ca­si siem­pre pu­ri­ta­nas e in­vo­lu­cio­nis­tas. Ima­gi­naos, por ejem­plo y vol­vien­do a los sí­mi­les ca­ni­nos, que yo de­tes­ta­se a los pe­rros. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los pe­rros es que, al mor­der, pue­den trans­mi­tir la ra­bia. Si, a par­tir de esa ca­rac­te­ri­za­ción y ex­clu­yen­do to­das las de­más, yo es­ta­blez­co una re­la­ción uní­vo­ca en­tre pe­rro y ra­bia, es­ta­ré per­fec­ta­men­te le­gi­ti­ma­da para pro­cla­mar que los pe­rros (to­dos los pe­rros) son un pe­li­gro so­cial que hay que eli­mi­nar, una ame­na­za pú­bli­ca para nues­tras frá­gi­les in­te­gri­da­des, unos ma­mí­fe­ros a los que hay que aco­rra­lar me­dian­te to­das las he­rra­mien­tas de la ley. Y, des­pués de em­pren­der mi cru­za­da para evi­tar la ra­bia en nom­bre del bien co­mún y la co­rrec­ción po­lí­ti­ca en­tre las es­pe­cies, qui­zá al­gu­na per­so­na, pro­ba­ble­men­te mu­cho más lis­ta que yo, me pre­gun­ta­ría: “Pe­ro, ¿tú con qué quie­res aca­bar? ¿Con la ra­bia o con los pe­rros?”.

Y esa du­da de si va­mos a por el rá­bano o a por las ho­jas es la que se me plan­tea cuan­do, tras una se­rie de ini­cia­ti­vas que tien­den a di­fi­cul­tar so­bre­ma­ne­ra la re­la­ción en­tre los se­xos, se nos tra­ta de con­ven­cer con ar­gu­men­tos pro­tec­to­res y ma­xi­ma­lis­tas de que un “pi­ro­po” (al­go que, ha­blan­do de pe­rros, pue­de ir des­de el la­mi­do al mor­dis­co) es un pro­duc­to cul­tu­ral a ex­tin­guir, equi­pa­ra­ble al cir­co ro­mano o a los cin­tu­ro­nes de cas­ti­dad.

Hoy en día, por un la­do, se in­ten­ta coar­tar, me­dian­te le­yes y nor­ma­ti­vas, cual­quier mo­do eró­ti­co de re­la­ción en­tre los se­xos; y, por otro, pa­re­ce que nues­tra exis­ten­cia se sus­ten­ta en un ex­hi­bi­cio­nis­mo que pro­pi­cia la po­si­bi­li­dad de ser pi­ro­pea­dos (y si al­guien du­da de es­to, que se pre­gun­te por la fra­ter­ni­dad en­tre el li­ke y el pi­ro­po). En es­tos tiem­pos, esa ten­den­cia a aler­tar­nos in­dis­cri­mi­na­da­men­te fren­te a los pi­ro­pos no me re­cuer­da a los pe­rros de don Qui­jo­te (“La­dran, pues ca­bal­ga­mos”), sino a otro can: el del hor­te­lano, que ya sa­be­mos de qué ma­ne­ra so­lía usar sus fau­ces: que ni co­me ni de­ja co­mer... ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.