LA GUE­RRA DE LAS MU­JE­RES

La do­cu­men­ta­lis­ta Al­ba So­to­rra via­jó a Si­ria para dar a co­no­cer la lu­cha de los ba­ta­llo­nes fe­me­ni­nos kur­dos con­tra el DAESH. Una gue­rra don­de ellas eran so­lo víc­ti­mas, has­ta que de­ci­die­ron de­jar la re­ta­guar­dia y co­ger las ar­mas.

ABC - Mujer Hoy - - Sumario - Por BEA­TRIZ GONZÁLEZ

LLas abue­las mu­sul­ma­nas, ka­lash­ni­kov en mano, pa­tru­lla­ban las ca­lles para de­fen­der su ba­rrio en Ko­ba­ne, al nor­te de Si­ria. Eran los mo­men­tos más du­ros del con­flic­to, cuan­do to­das las mu­je­res co­gían las ar­mas si era ne­ce­sa­rio. Y lo era. A la ci­neas­ta Al­ba So­to­rra le im­pac­tó so­bre­ma­ne­ra es­ta ima­gen: an­cia­nas em­pu­ñan­do un ar­ma. Lue­go to­das vol­ve­rían a sus queha­ce­res dia­rios. To­das, ex­cep­to las in­te­gran­tes de las YPJ, las Uni­da­des de De­fen­sa de las Mu­je­res, un ejér­ci­to crea­do y li­de­ra­do por kur­das para en­fren­tar­se al enemi­go ca­ra a ca­ra. Su me­ta pa­sa­ba por de­te­ner al Daesh, pe­ro tam­bién por tra­tar de cons­truir un mundo más igua­li­ta­rio en el que las mu­je­res pu­die­ran ocu­par otro lu­gar.

Al­ba ha­bía oí­do ha­blar de ellas y via­jó a Si­ria para co­no­cer­las y mos­trar esa he­roi­ca re­sis­ten­cia en su do­cu­men­tal Co­man­dan­te Arian, re­cien­te­men­te es­tre­na­do. El via­je du­ró ocho me­ses, re­par­ti­dos a lo lar­go de tres años en los que con­vi­vió con las gue­rri­lle­ras kur­das en pri­me­ra lí­nea de fue­go. “Me die­ron un uni­for­me y me in­te­gré en el ba­ta­llón de la co­man­dan­te Arian”, re­cuer­da la do­cu­men­ta­lis­ta Al­ba So­to­rra, quien pa­só me­ses dur­mien­do en el mis­mo sue­lo que el ba­ta­llón de mu­je­res, pro­te­gién­do­se de los ata­ques ba­jo los mis­mos mu­ros y es­cu­chan­do sus con­ver­sa­cio­nes.

Así des­cu­brió que es­te ejér­ci­to fe­me­nino es to­tal­men­te di­fe­ren­te a cual­quier otra or­ga­ni­za­ción que hu­bie­ra po­di­do ima­gi­nar. “Es una for­ma muy dis­tin­ta de vi­vir un con­flic­to bé­li­co. Se tra­ta de un ejér­ci­to que no es­tá al ser­vi­cio de nin­gún Es­ta­do, sino al de la pro­tec­ción de ellas mis­mas y de las otras mu­je­res ci­vi­les de su te­rri­to­rio. Pe­ro tam­bién al ser­vi­cio de unas ideas. Es­tán ahí para de­fen­der­se del Daesh, pe­ro so­bre to­do para trans­for­mar su so­cie­dad, y es­ta úl­ti­ma lu­cha es la que más les in­tere­sa. Es la que ha­ce que las chi­cas jó­ve­nes se unan, por­que quie­ren cam­biar las co­sas, lo­grar un mundo más igua­li­ta­rio. Es­tán har­tas de ser tra­ta­das úni­ca­men­te co­mo má­qui­nas de te­ner hi­jos y de ocu­par un pa­pel so­lo en el seno de la fa­mi­lia”, ex­pli­ca la di­rec­to­ra.

Esas re­fle­xio­nes es­tán pre­sen­tes en la cin­ta. So­to­rra pu­do do­cu­men­tar que la vi­da en pri­me­ra lí­nea de gue­rra es de­fen­der­se y lu­char, pe­ro tam­bién con­ver­sar. “El día a día en el fren­te no es es­tar to­do el ra­to pe­gan­do ti­ros –di­ce la ci­neas­ta–. Al con­tra­rio, la ma­yo­ría del tiem­po es­tás es­pe­ran­do, y es don­de se da­ban mo­men­tos, que a mí me pa­re­cían alu­ci­nan­tes; don­de con­ver­san so­bre sus emo­cio­nes o de­ba­tían so­bre la li­be­ra­ción de la mu­jer. Lo ex­tra­or­di­na­rio es que esas char­las se pro­du­cían en pri­me­ra lí­nea, a 500 me­tros de las ba­ses del Daesh. Pe­ro los pri­me­ros días no en­ten­días las dis­tan­cias. Cuan­do lle­gué, me avi­sa­ron para que no me ex­pu­sie­ra en de­ter­mi­na­das par­tes por­que po­dían dis­pa­rar­me con un ar­ma de lar­go al­can­ce; los mor­te­ros lle­ga­ban, pe­ro yo no era cons­cien­te aún”.

Fil­mar en el fren­te

Ha­ce 14 años, cuan­do Al­ba So­to­rra aca­ba­ba de li­cen­ciar­se en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, de­ci­dió ha­cer un via­je en au­tos­top des­de Bar­ce­lo­na a Pa­kis­tán que se pro­lon­ga­ría du­ran­te 13 me­ses. Se lle­vó una cá­ma­ra, y en­ton­ces su­po que esa he­rra­mien­ta era su pre­fe­ri­da para re­la­cio­nar­se con el mundo. Des­de aquel via­je, no la ha sol­ta­do. La acom­pa­ña a to­das par­tes en una pro­fe­sión que la ha lle­va­do por de­ce­nas de paí­ses, mu­chos de ellos en una si­tua­ción po­lí­ti­ca com­pli­ca­da, cuan­to me­nos. Sin em­bar­go, ja-

más ha­bía pre­sen­cia­do un con­flic­to des­de la pri­me­ra lí­nea del fren­te; eso no la de­tu­vo cuan­do qui­so co­men­zar a in­ves­ti­gar para es­te do­cu­men­tal.

Por aquel en­ton­ces se en­con­tra­ba en Ber­lín, y de­ci­dió em­pren­der un via­je a Si­ria. So­lo se lo di­jo a sus dos me­jo­res ami­gos. “Les di los te­lé­fo­nos de la em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Bag­dad y les ad­ver­tí que no sa­bía có­mo iba a es­tar de co­ber­tu­ra, para que no se alar­ma­ran si du­ran­te unos días no sa­bían de mí –re­cuer­da So­to­rra–. A mis pa­dres, en cam­bio, se lo con­té cuan­do vol­ví. Mi madre, que lle­va en Gua­te­ma­la 20 años y que tra­ba­ja en un pro­yec­to de edu­ca­ción con ni­ñas ma­ya en un lu­gar que yo creo que es más pe­li­gro­so que Si­ria, siem­pre me ha ani­ma­do en lo que he he­cho. Pe­ro re­cuer­do que me ad­vir­tió: “Ten cui­da­do, por­que hay al­gu­nos ca­mi­nos que no tie­nen vuel­ta atrás”. No se re­fe­ría a que me cui­da­ra fí­si­ca­men­te; sino a que pen­sa­ra bien qué sig­ni­fi­ca­ba in­vo­lu­crar­me en al­go así, por­que des­pués ya no pue­des ol­vi­dar­te de esa cau­sa. Y te­ní mu­cha ra­zón. Mi pa­dre, en cam­bio, me prohi­bió vol­ver a Si­ria [Ri­sas]. Pe­ro cla­ro, yo es­ta­ba em­pe­ña­da”, re­cuer­da.

Amis­tad de trin­che­ra

Ya en aque­lla pri­me­ra ex­pe­rien­cia, So­to­rra com­pro­bó que las co­sas no iban a ser fá­ci­les. “Fui con el em­pu­je de al­guien que tie­ne mu­cha cu­rio­si­dad por co­no­cer a unas mu­je­res que ad­mi­ra, pe­ro no me plan­teé mu­cho có­mo iban a ser las co­sas una vez me en­con­tra­ra allí –re­cuer­da–. Te­nía que en­trar en Si­ria de for­ma ile­gal, no hay otra po­si­bi­li­dad. Y yo lle­gué con mi ma­le­ta de rue­das, ves­ti­da de ciudad, sin te­ner ni idea de que ha­bía que co­rrer cam­po a tra­vés. Lle­va­ba una fal­da lar­ga, y era im­po­si­ble co­rrer con aque­llo y mis za­pa­tos ur­ba­nos… Me pi­lló tan de sor­pre­sa que no po­día más que reír­me de mi mis­ma”, di­ce en­tre car­ca­ja­das. Des­pués, a lo lar­go de esos ocho me­ses de rodaje, lle­ga­rían mo­men­tos más du­ros. Por ejem­plo, cuan­do es­tu­vo in­co­mu­ni­ca­da du­ran­te 21 días, du­ran­te un com­pli­ca­do via­je ha­cia Irak en el que ha­bía que sal­var un río en bar­ca hin­cha­ble. “El úl­ti­mo men­sa­je que ha­bía man­da­do a mi fa­mi­lia y a mis ami­gos era que esa no­che cru­za­ba y que al día si­guien­te, a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na da­ría, se­ña­les de vi­da. Pe­ro to­do se aca­bó com­pli­can­do y pa­sa­mos 21 días en una zo­na de mon­ta­ña con avio­nes tur­cos pa­tru­llan­do y to­tal­men­te in­co­mu­ni­ca­da por­que, por se­gu­ri­dad, no pue­des co­nec­tar tu te­lé­fono. Ahí su­frí mu­cho por­que sa­bía que ellos lo es­ta­rían pa­san­do mal”, re­cuer­da.

Al­ba ase­gu­ra que la peor par­te fue per­der a ami­gas que lu­cha­ban en las YPJ y a las que co­no­ció du­ran­te la fil­ma­ción; o re­ci­bir lla­ma­das in­for­mán­do­le de que las ha­bían he­ri­do de gra­ve­dad. Una de esas lla­ma­das lle­gó cuan­do ya se en­con­tra­ba en Es­pa­ña, edi­tan­do el do­cu­men­tal. La co­man­dan­te Arian, pro­ta­go­nis­ta de su cin­ta, ha­bía re­ci­bi­do cin­co ba­la­zos. La ci­neas­ta re­gre­só a Si­ria sin pen­sar­lo dos ve­ces.

“Fui co­rrien­do para ver­la. No te­nía in­ten­ción de gra­bar. Es más, el do­cu­men­tal es­ta­ba prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­do;

A la iz­quier­da, Arian, la gue­rri­lle­ra kur­da que lu­cha con­tra el Daesh, pro­ta­go­nis­ta del do­cu­men­tal. Dcha., Al­ba So­to­rra en el fren­te, du­ran­te la gra­ba­ción.

Arri­ba, a la iz­quier­da, Arian con uno de los sol­da­dos que apo­yan su cau­sa. A la de­re­cha, la di­rec­to­ra del do­cu­men­tal con la gue­rri­lle­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.