CA­RA DE­LE­VIN­GNE

Nos en­con­tra­mos en Lon­dres con una de las mo­de­los más cé­le­bres del mun­do pa­ra ha­blar de aven­tu­ras vi­ta­les, ani­ma­les sal­va­jes y có­mo su vi­da ha cam­bia­do en los úl­ti­mos cin­co años.

ABC - Mujer Hoy - - Sumario - Por LAU­RA REQUEJO

Lo más im­por­tan­te del via­je no es el des­tino. Pa­ra

Ca­ra De­le­vin­gne, top sin­gu­lar, mi­llen­nial con pe­di­grí, ce­le­brity es­tra­tos­fé­ri­ca, can­tan­te en sus (po­cos) ra­tos li­bres y ac­triz en cier­nes, lo que cuen­ta es la ex­pe­rien­cia, la in­ten­si­dad de las sen­sa­cio­nes y las vi­ven­cias y la sa­bi­du­ría que se acu­mu­lan por el ca­mino. Y eso, co­mo bien sa­ben los miem­bros de su ge­ne­ra­ción, no se en­cuen­tra en cual­quier par­te.

Ca­ra ha da­do con ello en el co­ra­zón de Áfri­ca, en la re­ser­va Di­no­keng Ga­me, a una ho­ra en co­che al nor­des­te de Johan­nes­bur­go. Allí se ha me­di­do por fin con su ani­mal es­pi­ri­tual, su signo del zo­dia­co, el es­pí­ri­tu sal­va­je que in­su­fla fuer­za en su in­te­rior y que la acom­pa­ña a to­das par­tes di­bu­ja­do en tin­ta so­be la piel de sus de­dos: el león. “Es un ser im­pre­sio­nan­te. Es to­do fuer­za y co­ra­je. Des­ti­la cal­ma y po­der al mis­mo tiem­po. Y, cuan­do te en­fren­tas a su mi­ra­da, es im­po­si­ble leer su al­ma”, ase­gu­ra.

Pre­ci­sa­men­te, mi­rar a una de es­tas mag­ní­fi­cas bes­tias di­rec­ta­men­te a los ojos en ple­na li­ber­tad es un sue­ño que ha cum­pli­do con TAG Heuer, la fir­ma sui­za de re­lo­jes de lu­jo de la que es em­ba­ja­do­ra des­de 2015. “Me per­mi­ten ha­cer co­sas tan im­pre­sio­nan­tes que ca­si no me pue­do creer que sean par­te del tra­ba­jo”, ase­gu­ra con en­tu­sias­mo. La úl­ti­ma de esas opor­tu­ni­da­des úni­cas ha si­do po­sar con un león pa­ra su úl­ti­ma cam­pa­ña en el Wild­li­fe San­ctuary que Ke­vin Ri­chard­son, el ac­ti­vis­ta y de­fen­sor de la vi­da sal­va­je co­no­ci­do co­mo El En­can­ta­dor de Leo­nes, ha fun­da­do en es­ta zo­na re­mo­ta de Su­dá­fri­ca pa­ra ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de es­ta es­pe­cie en li­ber­tad.

La mi­ra­da del de­pre­da­dor

Des­de lue­go que Don’t crack un­der pres­su­re (no te rom­pas ba­jo pre­sión), el le­ma de la ca­sa re­lo­je­ra, ad­quie­re otro sig­ni­fi­ca­do cuan­do tras de ti hay un de­pre­da­dor de 200 ki­los ca­paz de arran­car­te la ca­be­za de un zar­pa­zo. Por­que sí, el león que apa­re­ce en las be­llí­si­mas fo­tos en blan­co y ne­gro jun­to a De­le­vin­gne se lla­ma Va­yet­se, tie­ne 10 años y es­tu­vo de ver­dad ahí to­do el tiem­po, ape­nas a unos me­tros; per­ma­ne­ció cons­tan­te­men­te, eso sí, ba­jo la es­tric­ta su­per­vi­sión de Ke­vin Ri­chard­son.

Ra­zo­nes pa­ra asus­tar­se ha­bía, des­de lue­go. Co­mo ex­pli­ca Da­vid Ya­rrow, el fo­tó­gra­fo ex­per­to en vi­da sal­va­je que se con­vir­tió en ar­tí­fi­ce de las imá­ge­nes de la cam­pa­ña, “el león es un ani­mal im­pre­de­ci­ble, pe­ro tam­bién se abu­rre con fa­ci­li­dad. So­bre to­do, cuan­do

“Cuan­do te en­fren­tas a la mi­ra­da de un león es im­po­si­ble leer su al­ma”.

tie­ne el es­tó­ma­go lleno. Des­pués de co­mer, es­te ani­mal sue­le re­to­zar du­ran­te ho­ras. Pa­ra con­se­guir la ins­tan­tá­nea que bus­cá­ba­mos, tu­vi­mos que tra­ba­jar con él cuan­do to­da­vía no se ha­bía ali­men­ta­do”.

Un cam­bio de rum­bo

Así que Ca­ra te­nía a su es­pal­da a un rey de la sel­va bas­tan­te ham­brien­to. “Po­día sen­tir su alien­to en mi cue­llo. Aun­que no fui cons­cien­te de lo cer­ca que lo te­nía has­ta que vi los ví­deos. Pe­ro es­ta­ba tan emo­cio­na­da que no me dio tiem­po ni a te­ner mie­do”, ase­gu­ra la top, que tam­bién se ha en­car­ga­do de di­se­ñar to­da la idea de la cam­pa­ña, des­de el via­je al co­ra­zón de Áfri­ca al look de ma­qui­lla­je fe­lino que creó en co­la­bo­ra­ción con la ma­keup ar­tist Molly Stern. El re­sul­ta­do se pre­sen­tó en Lon­dres ha­ce unas se­ma­nas. Y Ca­ra tu­vo la opor­tu­ni­dad de con­tar su ver­sión de una aven­tu­ra “que no voy a ol­vi­dar nun­ca” mien­tras se subas­ta­ba una de las fo­to­gra­fías ori­gi­na­les en la pres­ti­gio­sa Mad­dox Ga­llery de Not­ting Hill. Se pa­ga­ron ca­si 300.00 € pa­ra po­seer un ins­tan­te de fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta en la vi­da de es­ta hi­ja de al­ta

so­cie­dad bri­tá­ni­ca con viz­con­des, ba­ro­nets e in­clu­so al­cal­des de Lon­dres en­tre sus fa­mi­lia­res di­rec­tos.

En per­so­na, De­le­vin­gne no es in­men­sa co­mo otras mo­de­los de pa­sa­re­la. En com­pa­ra­ción pa­re­ce me­nu­da, co­mo un ha­da tra­vie­sa. Pe­ro su mi­ra­da de­no­ta que aho­ra es­tá más cen­tra­da, mas adul­ta. Su pre­sen­cia es fir­me y de­mues­tra que la mo­de­lo ubi­cua de ha­ce un lus­tro es aho­ra un mu­jer se­gu­ra de sí mis­ma que sa­be muy bien lo que quie­re. Por­que cuan­do se ini­ció en la mo­da ha­ce 10 años, ape­nas ha­bía cum­pli­do los 16 y lo hi­zo sin ex­pec­ta­ti­vas. No ima­gi­na­ba que iba a vi­vir una ex­plo­sión fas­hion de di­men­sio­nes pla­ne­ta­rias. En la dé­ca­da que ha trans­cu­rri­do des­de

“Es­ta­ba tan emo­cio­na­da de es­tar jun­to al león, que no me dio tiem­po a te­ner mie­do”.

que su her­ma­na Poppy (it girl mu­cho an­tes del boom de las in­fluen­cers) la con­ven­cie­ra pa­ra pro­bar, ha pa­sa­do por to­do. Ha si­do rei­na de las pa­sa­re­las (a pe­sar de su 1,73 m de es­ta­tu­ra), ros­tro om­ni­pre­sen­te, ob­je­to de per­se­cu­ción de los pa­pa­raz­zi...

Pe­ro tam­bién la ins­pi­ra­ción de to­da una ge­ne­ra­ción que han en­con­tra­do en su Ins­ta­gram (con 41 mi­llo­nes de se­gui­do­res) las imá­ge­nes, las fra­ses, los des­alien­tos y los con­se­jos que les sir­ven pa­ra se­guir con sus vi­das.

Por el ca­mino Ca­ra se ha ido des­ha­cien­do de to­do lo su­per­fluo. Ya no des­fi­la, ha de­ja­do de es­tar en to­das par­tes y ha le­van­ta­do un mu­ro en­tre su vi­da per­so­nal y el res­to del mun­do. So­lo pres­ta su ima­gen a pro­yec­tos que en­ca­jan en su fi­lo­so­fía. Co­mo plan­tar­se an­te un león pa­ra vi­vir “la ex­pe­rien­cia más im­pre­sio­nan­te” de su vi­da. ●

Dos de las fo­to­gra­fías to­ma­das por Da­vid Ya­rrow pa­ra la cam­pa­ña de TAG Heuer. En la fo­to su­pe­rior pue­de apre­ciar­se el ta­tua­je con la ima­gen de un león que lle­va la mo­de­lo en el de­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.