FIN­GEN (tam­bién) los HOM­BRES en el se­xo?

ABC - Mujer Hoy - - Tú Y El Sexo -

Fin­gir tie­ne ma­la pren­sa. Atri­bu­ye a quien lo ha­ce o bien la co­bar­día de no afron­tar la si­tua­ción, o bien la de ma­ne­jar­la pa­ra que le re­sul­te ven­ta­jo­sa. Su nú­cleo re­si­de, en cual­quier caso, en el en­ga­ño. Pe­ro hay si­tua­cio­nes don­de fin­gir ad­quie­re ma­ti­ces más be­né­vo­los. Si te ofre­cen, por ejem­plo, un re­ga­lo con las me­jo­res in­ten­cio­nes y no te sa­tis­fa­ce, exis­te cier­ta le­gi­ti­mi­dad en apa­ren­tar agra­do. Si tu hi­ja pe­que­ña se es­fuer­za en una ta­rea (un pas­tel de cho­co­la­te, por ejem­plo) que fi­nal­men­te re­sul­ta in­fruc­tuo­sa (el pas­tel es in­co­mes­ti­ble), es­tá me­jor vis­to de­cir que te ha gus­ta­do que re­cri­mi­nar­le su tor­pe­za. Y así, mil si­tua­cio­nes más. Y sí, en el se­xo, tam­bién fun­cio­na lo de fin­gir co­mo men­ti­ra pia­do­sa.

¿Por qué ellos no se sue­len sen­tir le­gi­ti­ma­dos pa­ra ha­cer­lo?

No­so­tras he­mos uti­li­za­do tra­di­cio­nal y oca­sio­nal­men­te el re­cur­so de fin­gir nues­tro go­zo, nues­tra ex­ci­ta­ción o nues­tros or­gas­mos bá­si­ca­men­te por­que he­mos en­ten­di­do el se­xo de nues­tra pa­re­ja co­mo una do­na­ción (un re­ga­lo o un juicio que so­lo es­pe­ra apro­ba­ción) a la que hay que sa­ber res­pon­der. Tam­bién lo he­mos he­cho por­que no te­nía­mos más re­me­dio (des­pre­ciar la “vi­ri­li­dad” en su tor­pe­za era co­mo me­ter la ca­be­za en la bo­ca del león).

Hoy, sin em­bar­go, nos he­mos ga­na­do el de­re­cho a fin­gir por me­jo­res mo­ti­vos. Lo que nos le­gi­ti­ma, o al me­nos eso cree­mos, es ha­cer­lo por dos mo­ti­vos fun­da­men­ta­les: no ofen­der a nues­tra com­pa­ñía se­xual o dar por con­clui­do un en­cuen­tro que no aca­ba de en­lo­que­cer­nos. Y si lo ha­ce­mos oca­sio­nal­men­te así es por­que, ade­más de sen­tir­nos mo­ral­men­te le­gi­ti­ma­das (so­mos con­des­cen­dien­tes y al­truis­tas), so­mos ca­pa­ces de ha­cer­lo. Nues­tra res­pues­ta se­xual es opa­ca has­ta pa­ra un aman­te ave­za­do y des­de el de­seo a la ex­ci­ta­ción o el or­gas­mo pue­den ser fin­gi­dos… Bas­ta un po­co de ac­tua­ción, bas­ta un po­co de tea­tro.

Sin em­bar­go, siem­pre he­mos en­ten­di­do que ellos no go­za­ban de ese “pri­vi­le­gio”. Ni su có­di­go mo­ral in­flui­do por la vi­ri­li­dad del gue­rre­ro que tie­ne que cul­mi­nar a gol­pe de eya­cu­la­ción la ba­ta­lla, ni su pre­sun­to egoís­mo en la ob­ten­ción de su ob­je­ti­vo, ni su vi­si­ble y os­ten­to­sa res­pues­ta se­xual que exi­ge erec­cio­nes evi­den­tes y ex­plí­ci­tas eya­cu­la­cio­nes, pa­re­cían fa­ci­li­tar­les in­ter­pre­tar lo que no ha­bía.

Re­sol­ver, de ma­ne­ra ca­ri­ño­sa, al­go que se eter­ni­za

Los hom­bres tam­bién pue­den fin­gir y, de he­cho, lo ha­cen. En me­nor me­di­da que no­so­tras, sin du­da, pe­ro lo ha­cen. Y no se me ocu­rre más mo­ti­vo pa­ra tan es­for­za­da ac­tua­ción que los mis­mos que no­so­tras es­gri­mi­mos: no las­ti­mar al otro y dar por re­suel­to ya, de ma­ne­ra ta­xa­ti­va pe­ro “ca­ri­ño­sa”, al­go que se eter­ni­za. Y es que ellos tam­bién pue­den sa­ber o ha­ber apren­di­do al­go muy dis­cu­ti­ble: que el gra­do de sa­tis­fac­ción que ex­pe­ri­men­ta uno va a ser una me­di­da del afec­to por quien se lo ofre­ce. La afi­la­da ame­na­za de un “ya no me quie­res” (en su es­pi­no­sa ver­sión “ya no me deseas”) es de­ma­sia­do ta­xa­ti­va co­mo pa­ra afron­tar­la. Y es, ade­más, en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes, tan po­lé­mi­ca co­mo fal­sa.

Pe­ro, ¿có­mo pue­den ha­cer­lo?

¿No son evi­den­tes la ex­ci­ta­ción y el or­gas­mo? Cuan­do An­drés lle­gó a mi con­sul­ta, su ner­vio­sis­mo y an­sie­dad se in­cre­men­ta­ban a me­di­da que in­ten­ta­ba ex­pli­car su caso. Mien­tras lo es­cu­cha­ba, pen­sé en pro­ble­mas re­la­ti­vos a la eya­cu­la­ción pe­ro, po­co a po­co, la bru­ma se di­si­pó. An­drés fin­gía en­tre oca­sio­nal y re­cu­rren­te­men­te con su pa­re­ja. Su azo­ra­da ex­pli­ca­ción se de­bía a que a un hom­bre, por esa es­pe­cie de có­di­go sa­mu­rai del se­xo, le cues­ta ex­pli­car que él “tie­ne” que fin­gir, y más en una so­cie­dad que re­cla­ma

“La afi­la­da ame­na­za de un “ya no me deseas” es de­ma­sia­do ta­xa­ti­va pa­ra afron­tar­la”.

“En la pa­re­ja, fin­gir im­pli­ca una co­mu­ni­ca­ción in­su­fi­cien­te, pe­ro tam­bién un mo­do de paz so­cial”.

ren­di­mien­tos en el te­rreno se­xual, mag­ni­fi­ca­cio­nes en los or­gas­mos y ho­ras de per­for­man­ce cua­si por­no­grá­fi­ca.

El gran alia­do pa­ra que un hom­bre si­mu­le un or­gas­mo es, ob­via­men­te, el pre­ser­va­ti­vo. Un ha­bi­li­do­so jue­go de ma­nos en la re­ti­ra­da tras el lle­gar al clí­max, se­gui­do del re­ser­va­do pro­to­co­lo ha­bi­tual pa­ra des­ha­cer­se de él, es su me­jor alia­do. An­drés ha­bía uti­li­za­do ese tru­co con re­la­ti­va fre­cuen­cia en es­po­rá­di­cos en­cuen­tros se­xua­les pe­ro, con su pa­re­ja no le ser­vía, pues la “chis­te­ra del ma­go” no la em­plea­ba con ella. Así que bus­có otro: los or­gas­mos sin eya­cu­la­ción. La con­ven­ció de su ha­bi­li­dad (por otra par­te po­si­ble) pa­ra po­der sen­tir oca­sio­nal­men­te po­de­ro­sos or­gas­mos ex­clu­si­va­men­te pros­tá­ti­cos. ¿Y con la erec­ción? En el caso de An­drés, no ha­bía de­ma­sia­dos pro­ble­mas; su pa­re­ja so­lía ex­ci­tar­le y si no, ya se mon­ta­ba él la pe­lí­cu­la pa­ra man­te­ner, aun­que fue­ra un ra­ti­to, el sa­ble des­en­vai­na­do. En cual­quier caso, to­das sa­be­mos, o de­be­ría­mos sa­ber, que la erec­ción es un pro­ce­so pu­ra­men­te me­cá­ni­co que no es si­nó­ni­mo de ex­ci­ta­ción. Un sim­ple in­cre­men­to de tem­pe­ra­tu­ra tér­mi­ca en el pe­ne sur­te ese efec­to eréc­til. Y si fal­ta, siem­pre nos que­da­rá la far­ma­co­lo­gía (una opor­tu­na pas­ti­lli­ta y la erec­ción, que no la ex­ci­ta­ción, es­tá prác­ti­ca­men­te ga­ran­ti­za­da).

A vuel­tas con lo que es o no nor­mal

Así, al acla­rar­se la char­la, la preo­cu­pa­ción de An­drés es­tri­ba­ba ex­clu­si­va­men­te en la “nor­ma­li­dad” de su com­por­ta­mien­to y en al­go que se es­pe­ra de una se­xó­lo­ga pe­ro que, en ab­so­lu­to es nues­tro co­me­ti­do: un juicio mo­ral so­bre si “ha­cía bien o no”. A An­drés, en su primera preo­cu­pa­ción, le tu­ve que de­cir la ver­dad (o fin­gir, so­lo un po­co): que sí, que su com­por­ta­mien­to en­tra­ba den­tro de una nor­ma­li­dad de pa­re­ja, que era una ac­tua­ción mas­cu­li­na ca­da vez más en al­za y que, en cier­ta me­di­da, el he­cho de que los hom­bres tam­bién lo hi­cie­ran po­día has­ta con­si­de­rar­se un lo­gro so­cial, pues con ello no de­jan de ma­ni­fes­tar una preo­cu­pa­ción por el es­ta­do afec­ti­vo de su pa­re­ja has­ta aho­ra in­ne­ce­sa­ria.

Una so­cie­dad afec­ti­va no pue­de apo­yar­se en el en­ga­ño, pe­ro tam­po­co vi­vir sin al­go de él. Pe­ro fin­gir en una pa­re­ja, por más que el mo­ti­vo sea res­pe­ta­ble y le­gí­ti­mo, im­pli­ca ra­di­cal­men­te y de par­ti­da, no lo po­de­mos ol­vi­dar, una co­mu­ni­ca­ción par­chea­da. Una co­mu­ni­ca­ción in­su­fi­cien­te en re­cur­sos y en vo­lun­ta­des. Pe­ro tam­bién, un mo­do no trau­má­ti­co de es­ta­ble­cer la paz so­cial.

No con­vie­ne tam­po­co ol­vi­dar que de co­mu­ni­ca­cio­nes siem­pre fran­cas, pre­sun­ta­men­te inequí­vo­cas y em­bria­ga­das de sin­ce­ri­dad, tam­bién te­ne­mos las con­sul­tas lle­nas.

Si ya es di­fí­cil que dos se­res hu­ma­nos se en­tien­dan, más di­fí­cil es que se en­tien­dan dos se­xos. Las am­bi­güe­da­des, los do­bles sen­ti­dos, las con­ce­sio­nes, to­dos ellos en for­ma de fin­gi­mien­to, sue­len ser mu­cho más fre­cuen­tes de lo que pen­sa­mos y abar­can mu­chos más ám­bi­tos que la me­ra in­ter­ac­ción se­xual.

Así que a la pre­gun­ta so­bre si pue­den los hom­bres fin­gir en el se­xo, ha­bría que de­cir que sí. Y a la de por qué ten­drían que ha­cer­lo, de­be­ría­mos res­pon­der­nos no­so­tras mis­mas... ¿Co­sas de la ne­ce­sa­ria igual­dad? ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.