Un gran hom­bre de­trás de una gran mu­jer

ABC - Mujer Hoy - - Protagonista -

En el caso de Gins­burg, el di­cho se apli­ca jus­to al re­vés. El gran hom­bre de­trás de la icó­ni­ca jue­za fue su ma­ri­do Mar­tin D. Gins­burg, fa­lle­ci­do en 2010. Por al­go ella siem­pre se re­fe­ría a él co­mo “su com­pa­ñe­ro de vi­da”. Mar­tin Gins­burg tam­bién fue un abo­ga­do de re­co­no­ci­do pres­ti­gio. De he­cho, so­lía de­cir­se de él que era el me­jor abo­ga­do fis­cal de bri­llan­te Es­ta­dos Uni­dos, aun­que tam­bién tu­vo una ca­rre­ra aca­dé­mi­ca y dio cla­ses de De­re­cho en la Geor­ge­town. Uni­ver­si­dad de Des­pués de na­cer su hi­ja y mien­tras él y su mu­jer es­tu­dia­ban en Har­vard, Mar­tin fue diag­nos­ti­ca­do de cán­cer de tes­tícu­los. Ruth se ocu­pó de aten­der­le, de ir a cla­se por los dos, co­ger apun­tes y me­ca­no­gra­fiar los tra­ba­jos aca­dé­mi­cos de su ma­ri­do. Pe­ro aun­que al prin­ci­pio, ella tu­vo que se­guir­le a él de un tra­ba­jo al si­guien­te, des­pués la di­ná­mi­ca cambio ra­di­cal­men­te. des­pe­gó Cuan­do la ca­rre­ra de Ruth de­fi­ni­ti­va­men­te, fue su ma­ri­do el que em­pe­zó a ocu­par­se de to­da la do­més­ti­ca: lo­gís­ti­ca de aten­der a los ni­ños, de co­ci­nar ca­da no­che o de hor­near pas­te­les pa­ra los cum­plea­ños. “Lo más im­por­tan­te que he he­cho en mi po­si­ble vi­da es ha­cer que Ruth se de­di­ca­ra a ha­cer lo que ha he­cho”, di­jo en una oca­sión. pro­fe­so­ra Su hi­ja, Ja­ne, tam­bién es en De­re­cho de Co­lum­bia; su hijo, Ja­mes, en cambio, pre­si­de el se­llo dis­co­grá­fi­co Ce­di­lle Re­cords es­pe­cia­li­za­do en mú­si­ca clá­si­ca, la gran pa­sión del ma­tri­mo­nio.

Diez días an­tes de mo­rir, Mar­tin Gins­burg le de­jó una no­ta a su mu­jer en la me­si­lla. Un ver­da­de­ro do­cu­men­to acer­ca de có­mo se in­ter­pre­tan los afec­tos a lo lar­go de amor los años y, pro­babl­men­te, la carta de de­fi­ni­ti­va: “Eres la úni­ca per­so­na que he que­ri­do en mi vi­da. Apar­te de un po­qui­to a mis pa­dres, a los hi­jos y a sus ad­mi­ra­do hi­jos. Te he que­ri­do y des­de que te co­no­cí en Cor­nell ha­ce 56 años. Y ha si­do ma­ra­vi­llo­so ver tus ci­ma pro­gre­sos has­ta al­can­zar la del mun­do le­gal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.