So­pa de mi­so PA­RA TO­DOS

ABC - Mujer Hoy - - Entre Nosotras - CAITLIN MO­RAN

SSI, CO­MO YO, FUIS­TE cria­da por hip­pies –y, por su­pues­to, no hay es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les so­bre cuán­tos de no­so­tros lo fui­mos ya que, ob­via­men­te, los hip­pies no se sue­len preo­cu­par por re­gis­trar a sus hi­jos en el sis­te­ma—, sa­bes que esas tem­pra­nas in­fluen­cias en reali­dad nun­ca des­apa­re­cen. No im­por­ta cuán­to ha­yas in­ten­ta­do re­pri­mir­las. Du­ran­te los úl­ti­mos 20 años, he re­cha­za­do mi edu­ca­ción hip­pie y abra­za­do la cul­tu­ra mo­derno-con­su­mis­ta-oc­ci­den­tal por­que, re­co­noz­cá­mos­lo, no hay pun­to de com­pa­ra­ción: ser una mo­der­na­con­su­mis­ta-oc­ci­den­tal es una pa­sa­da, com­pa­ra­do con vi­vir una vi­da ve­ga­na, or­gá­ni­ca, ma­cro­bió­ti­ca y en­tre­ga­da al re­ci­cla­je. ¿Sa­béis lo que so­lían lle­var en la bol­sa de la com­pra los hip­pies con prin­ci­pios en 1997? Ham­bre y cohe­ren­cia. En cambio, so­lo un año des­pués, cuan­do re­nun­cié triun­fal­men­te a mi hip­pis­mo he­re­di­ta­rio, mi bol­sa iba por ahí lle­na de pa­ni­ni pre­co­ci­na­do, bo­llos y al­go pa­re­ci­do a la le­che, to­do en en­va­ses de plás­ti­co que po­día ti­rar 10 mi­nu­tos más tar­de sin­tién­do­me co­mo dios. Por­que re­sul­ta que, si aban­do­nas to­tal­men­te tus prin­ci­pios, se abre pa­ra ti to­do un mun­do de dis­fru­te y li­ge­re­za en el que… ¡na­da de lo que ha­gas ge­ne­ra cul­pa o con­se­cuen­cias! Es ge­nial.

PEEEERO

pa­re­ce que, con el tiem­po, tu ADN tien­de a re­apa­re­cer to­zu­da­men­te pa­ra aguar­te la fies­ta. Y re­cien­te­men­te, mi hip­pie in­te­rior ha re­sur­gi­do y no tie­ne in­ten­ción de lar­gar­se. La primera ad­ver­ten­cia fue un re­pen­tino an­he­lo por las cam­pa­ni­llas de vien­to. Los hip­pies aman esas cam­pa­nas en for­ma de pa­li­tos que que­dan tan bien en las ca­ba­ñas (y en las tien­das chi­nas). Son co­mo un ins­tru­men­to to­ca­do, li­te­ral­men­te, por el vien­to. La ca­sa de mi in­fan­cia es­ta­ba lle­na de ellas. Aun­que a ve­ces, paradójicamente, los tu­bos no so­por­ta­ban el ím­pe­tu de tan apa­sio­na­do ins­tru­men­tis­ta y caían, ha­cien­do un rui­do co­mo de per­cu­sión. Sí, el so­ni­do de una cam­pa­na de vien­to co­lap­sa­da exis­te en los co­ra­zo­nes de to­dos los ni­ños hip­pies. Y aho­ra me veo año­ran­do ese rui­do que ha­cían al caer. ¡O que se me cai­ga uno en la ca­be­za ca­da vez que abro una ven­ta­na! ¿Có­mo es po­si­ble que eche de me­nos al­go así?

“¿Es­tás lo­ca? No se pue­de te­ner esos chis­mes de vien­to en un am­bien­te ur­bano! —me di­jo ha­ce po­co mi ma­ri­do, mien­tras yo aca­ri­cia­ba hip­nó­ti­ca­men­te unas cam­pa­ni­llas par­ti­cu­lar­men­te gran­des en una tien­da de jar­di­ne­ría—. ¡Es an­ti­so­cial! Son so­lo una cons­tan­te y di­so­nan­te con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca pa­ra los ve­ci­nos y so­lo los er­mi­ta­ños de­be­rían po­der com­prar­las”. Así que tu­ve que re­nun­ciar a las cam­pa­ni­llas... tem­po­ral­men­te. Por­que cuan­do mi ma­ri­do mue­ra, es­ta­ré tris­te, pe­ro tam­bién pa­sa­ré el día de su fu­ne­ral pi­dien­do por in­ter­net unas 30 cam­pa­ni­llas de vien­to. Y lo ad­mi­to, su es­truen­do arrít­mi­co se­rá el úni­co consuelo pa­ra mi pér­di­da.

En fin, que esa dis­cu­sión por las cam­pa­ni­llas pa­re­ce ha­ber abier­to las com­puer­tas del hip­pis­mo so­te­rra­do en mi vi­da. Aho­ra quie­ro en­re­da­de­ras en so­por­tes de gan­chi­llo, es­tan­te­rías pa­ra ai­rear mi ke­fir ca­se­ro fer­men­ta­do y “ne­ce­si­to” un jar­dín con ma­ce­tas he­chas de neu­má­ti­cos vie­jos y pa­lés. Co­mo vi­vo en el nor­te de Lon­dres, es­toy ro­dea­da de asom­bro­sas pas­te­le­rías… que no me sir­ven pa­ra na­da, por­que lo que yo real­men­te ne­ce­si­to es un pan de plá­tano ca­se­ro, pe­sa­do y po­co co­ci­do, que in­clu­ya el 90% de las go­lo­si­nas hip­pies. Y cla­ro, cuan­do com­pro, com­pro to­das esas co­sas. Alu­ci­na, ve­ci­na, que has­ta lle­vo es­toy lle­van­do mono va­que­ro y me ti­ño el pe­lo con hen­na. Así que has­ta mis raí­ces han vuel­to a sus raí­ces.

PE­RO ES QUE TO­DO

ha cam­bia­do. Ha­ce 10 años, yo pen­sa­ba que cuan­do las ni­ñas se fue­ran de ca­sa, yo me iría a vi­vir a Nue­va York, a una ca­sa de pie­dra ro­ji­za en Green­wich Vi­lla­ge, don­de vi­vi­ría dro­ga­da con el neón de Man­hat­tan. Aho­ra, sin em­bar­go, me ha­ce ilu­sión ser pro­pie­ta­ria de un su­mi­nis­tro pro­pio de agua y te­ner es­pa­cio pa­ra pa­ne­les so­la­res. Por­que, aun­que me cues­te re­co­no­cer­lo, mi mal­di­to pa­dre hippy te­nía ra­zón. Me ca­brea, pe­ro así es. Hi­zo que nues­tra in­fan­cia fue­ra mi­se­ra­ble ma­cha­cán­do­nos con que la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal se­ría un fra­ca­so y pre­pa­rán­do­nos pa­ra el fin del mun­do mien­tras yo pen­sa­ba: “Jo, pa­pá, re­lá­ja­te. ¡El brit­pop es­tá ocu­rrien­do aho­ra mis­mo! ¿Qué pue­de sa­lir mal?”. Y aho­ra que ten­go su edad, cre­ce la ex­tre­ma de­re­cha y la alar­ga­da som­bra post-brexit se cier­ne so­bre no­so­tros, me re­sul­ta es­pe­cial­men­te atrac­ti­va la idea de ser una vie­ja hip­pie con un huer­to en las mon­ta­ñas y unas cuan­tas ca­bras que criar.

Los hi­jos de los hip­pies siem­pre nos que­ja­re­mos de nues­tros pa­dres hip­pies: de có­mo van de au­to­su­fi­cien­tes por la vi­da, de có­mo son so­lo un pro­duc­to de­mo­grá­fi­co de la pos­gue­rra y de lo odio­so que es que ha­blen de Jo­ni Mit­chel con un “Jo­ni”, a se­cas, co­mo si tu­vie­sen una re­la­ción per­so­nal con ella. Pe­ro va a ser que esos lo­cos aman­tes de las cam­pa­ni­tas de vien­to no iban tan des­en­ca­mi­na­dos.

En nues­tros tiem­pos ya pue­des con­se­guir so­pa de mi­so, un bo­ca­di­llo ve­gano y va­sos re­uti­li­za­bles en cual­quier ba­rrio. Así que pue­de que to­dos sea­mos más hip­pies de lo que creía­mos. ●

Caitlin Mo­ran es la au­to­ra de Có­mo ser una mu­jer (Ana­gra­ma) y en 2014 fue ele­gi­da en Gran Bre­ta­ña co­mo la pe­rio­dis­ta más in­flu­yen­te en Twit­ter y la co­lum­nis­ta del año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.