Mr.YouTu­be: tu en­tre­na­dor per­so­nal

Po­ner­se en for­ma en ca­sa, si­guien­do las ru­ti­nas de you­tu­bers, es una al­ter­na­ti­va que em­pie­za a con­tar con mi­llo­nes de se­gui­do­res. ¿Te apun­tas?

ABC - Mujer Hoy - - Salud - Por BEA­TRIZ GON­ZÁ­LEZ

Seis de ca­da 10 es­pa­ño­les coin­ci­den en lo que les gus­ta­ría em­pe­zar a ha­cer de una vez por to­das es­te año: más de­por­te. Por­que el pro­pó­si­to es­tre­lla de año nue­vo, por de­lan­te de otros co­mo via­jar, aho­rrar o de­jar de fu­mar, es es­tar en for­ma, se­gún la con­clu­sión de un es­tu­dio rea­li­za­do por la fir­ma Sprin­ter. Sin em­bar­go, las bue­nas in­ten­cio­nes a ve­ces se que­dan so­lo en eso, en de­seos. Y la prue­ba es­tá en que ca­si la mi­tad de los es­pa­ño­les con­ti­núan te­nien­do el so­fá co­mo me­jor alia­do: el úl­ti­mo Eu­ro­ba­ró­me­tro re­ve­ló que el 46% de quie­nes re­si­den en Es­pa­ña no ha­ce na­da de ejer­ci­cio.

No siem­pre es por fal­ta de ga­nas. La im­po­si­bi­li­dad de cua­drar el tiem­po li­bre con el ho­ra­rio del gim­na­sio es uno de los prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos en­tre quie­nes no lo­gran in­cor­po­rar la ru­ti­na deportiva a su día a día. La bue­na no­ti­cia es que, si de ver­dad los ho­ra­rios son el obs­tácu­lo, hay una so­lu­ción sen­ci­lla: mon­tar el gim­na­sio en ca­sa.

No ha­cen fal­ta ni gran­des es­pa­cios ni equi­pa­mien­to es­pe­cial. Tan so­lo bue­na dis­po­si­ción y un or­de­na­dor. Al otro la­do de su pan­ta­lla, nos aguar­dan de­ce­nas de you­tu­bers que pue­den con­ver­tir­se en nues­tros en­tre­na­do­res per­so­na­les y ayu­dar­nos a po­ner­nos en for­ma a dia­rio. “Hay un ni­cho de mu­je­res que no se iden­ti­fi­can con la chi­ca fit­ness que acu­de a un gim­na­sio a dia­rio”, ex­pli­ca Su­sa­na Yá­bar, una de las you­tu­bers de­por­ti­vas con más se­gui­do­res en nues­tro país. Se tra­ta de un pú­bli­co fe­me­nino que quie­ren ha­cer al­go de ejer­ci­cio sin com­pli­ca­cio­nes, de for­ma có­mo­da. “Al ha­cer­lo con­mi­go, co­mo si es­tu­vié­ra­mos en una cla­se pe­ro sin mo­ver­se de ca­sa, hay más mo­ti­va­ción, se ven­ce la pe­re­za”, ex­pli­ca es­ta in­fluen­cer, cu­ya cuen­ta de YouTu­be en es­pa­ñol po­see ca­si dos mi­llo­nes de sus­crip­to­res, mien­tras que la que ha abier­to re­cien­te­men­te en in­glés su­pera los 500.000. “Los re­sul­ta­dos son in­creí­bles si in­clu­yes al­go de ac­ti­vi­dad fí­si­ca en tu ru­ti­na se­ma­nal. Pa­ra que el ejer­ci­cio sea efec­ti­vo, no ha­ce fal­ta ma­cha­car­te; lo im­por­tan­te es te­ner cons­tan­cia. Tu cuer­po cam­bia si prac­ti­cas ru­ti­nas de 20 mi­nu­tos tres días en se­ma­na”, asegura.

Un plus de mo­ti­va­ción

Lo que mues­tran hoy los you­tu­bers de­por­ti­vos su­bien­do ví­deos de ru­ti­nas de ejer­ci­cio fí­si­co no es muy di­fe­ren­te de lo que ya pu­so de mo­da Ja­ne Fon­da en los años

80, con sus se­sio­nes en VHS. So­lo que aho­ra po­de­mos in­ter­ac­tuar con quie­nes di­ri­gen las ru­ti­nas de­por­ti­vas co­men­tan­do su ca­nal e in­clu­so pi­dien­do ejer­ci­cios que tra­ba­jen las par­tes del cuer­po en las que que­re­mos cen­trar­nos. “Es una de las cla­ves pa­ra que fun­cio­ne: res­pon­der las du­das de quie­nes te si­guen”, ex­pli­ca la you­tu­ber Su­sa­na Car­diel, más co­no­ci­da co­mo Da­ki­dis­sa, que re­ser­va un ra­to to­dos los días a con­tes­tar to­das las du­das que me de­jan tan­to en su ca­nal co­mo en sus re­des so­cia­les. Sus ru­ti­nas cuen­tan con más de 1.330.000 se­gui­do­res y la lis­ta de sus­crip­to­res no ha­ce más que cre­cer.

Lo­grar esa can­ti­dad de usua­rios no es ta­rea sen­ci­lla. Y es que, pre­ci­sa­men­te por el éxi­to que co­se­chan es­tos ca­na­les, ca­da vez son más los you­tu­bers de­por­ti­vos que quie­ren en­se­ñar­nos có­mo po­ner­nos en for­ma des­de ca­sa. ¿Pe­ro cuál es­co­ger? Des­de el Con­se­jo de Co­le­gios Pro­fe­sio­na­les de la Edu­ca­ción Fí­si­ca y el De­por­te ex­pli­can que, pa­ra que es­tas se­sio­nes pue­dan ser­vir­nos de al­go, el ca­nal de­be cum­plir tres re­qui­si­tos: que el con­te­ni­do es­tá di­se­ña­do por un pro­fe­sio­nal cua­li­fi­ca­do, que se ex­pli­que ade­cua­da­men­te la téc­ni­ca y que ten­ga ri­gor cien­tí­fi­co. “Es muy po­si­ti­vo que se ani­me a au­men­tar los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca. La so­cie­dad ne­ce­si­ta dis­mi­nuir el se­den­ta­ris­mo, pe­ro si lo que que­re­mos es que la in­for­ma­ción sea fia­ble, la per­so­na que di­ri­ge las ru­ti­nas de­be con­tar

con co­no­ci­mien­tos y cua­li­fi­ca­ción que lo ava­le”, ex­pli­ca Car­lo­ta Díez Ri­co, li­cen­cia­da en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y el De­por­te y coor­di­na­do­ra in­ter­co­le­gial del Con­se­jo de Co­le­gios Pro­fe­sio­na­les de la Edu­ca­ción Fí­si­ca y el De­por­te.

Con li­mi­ta­cio­nes

Has­ta aquí to­dos los be­ne­fi­cios de una op­ción que la ma­yo­ría po­dría­mos po­ner en prác­ti­ca. “Tra­ba­ja­mos con el pe­so de nues­tro pro­pio cuer­po, lo que ha­ce que to­das po­da­mos se­guir las ru­ti­nas. De­pen­de­rá de tu for­ma fí­si­ca que al prin­ci­pio pue­das ha­cer 13 re­pe­ti­cio­nes o 40. Son ejer­ci­cios sen­ci­llos, pe­ro efec­ti­vos”, afir­ma Yá­bar.

Sin em­bar­go, los ex­per­tos ad­vier­ten que es­tas se­sio­nes sí cuen­tan con li­mi­ta­cio­nes. La más re­le­van­te es que no es­tán in­di­ca­das pa­ra per­so­nas que pa­de­cen de­ter­mi­na­das pa­to­lo­gías. “En es­tos ca­na­les no se con­si­de­ran to­das las va­ria­bles pa­ra pla­ni­fi­car y di­ri­gir el ejer­ci­cio fí­si­co, y tam­po­co tie­nen en cuen­ta las adap­ta­cio­nes que hay que ha­cer cuan­do hay le­sio­nes, pa­to­lo­gías y otros con­di­cio­nan­tes de sa­lud. Por eso de­ben abs­te­ner­se de se­guir es­te ti­po de ru­ti­nas per­so­nas con ex­pe­rien­cia po­bre en ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca, que su­fran pa­to­lo­gías o le­sio­nes y que per­te­nez­can a co­lec­ti­vos es­pe­cia­les, co­mo mu­je­res em­ba­ra­za­das o en puer­pe­rio, ma­yo­res o con dis­ca­pa­ci­dad”, ad­vier­te Car­lo­ta Díez. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.