Me­di­car el ma­les­tar FE­ME­NINO

Los psi­co­fár­ma­cos son las úni­cas dro­gas que las mu­je­res con­su­men más que los hom­bres. ¿Son es­tos me­di­ca­men­tos una so­lu­ción a sus con­flic­tos? ¿Por qué a mu­chas les re­sul­ta tan di­fí­cil su exis­ten­cia?

ABC - Mujer Hoy - - Sentimientos - ISABEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

LLos psi­co­fár­ma­cos son me­di­ca­men­tos que in­flu­yen en los pro­ce­sos men­ta­les. Las sus­tan­cias quí­mi­cas que con­tie­nen in­ci­den en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y mo­di­fi­can la con­cien­cia y la per­cep­ción de lo que se sien­te. Cam­bian el es­ta­do de áni­mo, mi­ti­gan el su­fri­mien­to, la an­sie­dad se re­du­ce y, co­mo con­se­cuen­cia de ello, se duer­me me­jor y la vi­da re­sul­ta más lle­va­de­ra. A ve­ces des­apa­re­cen in­clu­so do­lo­res cor­po­ra­les, ya que el su­fri­mien­to psí­qui­co con fre­cuen­cia se so­ma­ti­za.

Los psi­co­fár­ma­cos (hip­no­se­dan­tes y anal­gé­si­cos opioi­des) son las úni­cas dro­gas que las mu­je­res con­su­men más que los hom­bres, se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio EDA­DES, so­bre dro­gas y al­cohol, del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. En el úl­ti­mo año, el 15,4% de la po­bla­ción fe­me­ni­na los to­mó al­gu­na vez, fren­te al 9,3% de la mas­cu­li­na.

To­mar­se la vi­da de for­ma tran­qui­la es im­por­tan­te y, si se es­tá en un es­ta­do de ex­ci­ta­ción in­so­por­ta­ble, un psi­co­fár­ma­co pue­de ve­nir bien pa­ra ali­viar la in­co­mo­di­dad. Pe­ro ¿qué ex­ci­ta tan­to a las mu­je­res?, ¿por qué no pue­den dor­mir?, ¿qué las in­quie­más ta?, ¿son los psi­co­fár­ma­cos una so­lu­ción pa­ra los con­flic­tos? La vi­da co­ti­dia­na de mu­chas mu­je­res es­tá so­bre­car­ga­da, pues ade­más del tra­ba­jo si­guen ocu­pán­do­se de la ca­sa y los hi­jos. Mu­chas, en la me­dia­na edad, tam­bién cui­dan de sus pa­dres. En­tre los 55 y 64 años es cuan­do más psi­co­fár­ma­cos con­su­men. Los an­ti­de­pre­si­vos y los som­ní­fe­ros son las dro­gas le­ga­les que usan: los pri­me­ros tra­tan es­ta­dos de­pre­si­vos; los se­gun­dos, el in­som­nio.

Al­go no an­da bien en la so­cie­dad cuan­do tan­tas mu­je­res ne­ce­si­tan dro­gar­se. Los es­ta­dos de an­sie­dad, tris­te­za, irri­ta­bi­li­dad o ten­sión que ex­pre­san y que se me­di­ca­li­zan en can­ti­da­des exa­ge­ra­das, no son sin em­bar­go re­fle­jo de una en­fer­me­dad. La an­sie­dad es un sín­to­ma que se ma­ni­fies­ta co­mo un es­ta­do de alerta an­te un te­mor im­pre­ci­so o una si­tua­ción de pe­li­gro.

Un sis­te­ma muy exi­gen­te

La vi­da se sien­te co­mo un atro­pe­llo, el es­trés de­vo­ra el tiem­po y se ca­re­ce de la ca­pa­ci­dad de afron­tar las si­tua­cio­nes dia­rias. Cuan­do la an­sie­dad es in­ten­sa, pue­den apa­re­cer sín­to­mas fí­si­cos: pal­pi­ta­cio­nes, náu­seas, do­lor de pe­cho y un nu­do en el es­to­ma­go. Los mo­ti­vos son in­cons­cien­tes y re­mi­ten a un su­fri­mien­to psí­qui­co. El sis­te­ma de sa­lud tien­de a ver las reac­cio­nes emo­cio­na­les co­mo pa­to­ló­gi­cas y res­pon­de ofre­cien­do me­di­ca­men­tos. Las mu­je­res in­tu­yen que no es la so­lu­ción, pe­ro acu­den en bus­ca de ayu­da en ma­yor me­di­da que los hom­bres.

Ellas se en­cuen­tran en un con­tex­to es­tre­san­te y reac­cio­nan con afec­tos que las des­bor­dan y no pue­den con­tro­lar. Es­tas si­tua­cio­nes se re­fie­ren al rol de madre y a su com­bi­na­ción con el ám­bi­to do­més­ti­co. La con­ci­lia­ción no es fá­cil, no hay ayu­das ne­ce­sa­rias. El des­bor­de de las emo­cio­nes que pa­de­cen por la dis­tan­cia en­tre lo que se es­pe­ra de ellas y lo que pue­den ha­cer, au­men­ta su an­sie­dad, que es per­ci­bi­da por ellas mis­mas y por los de­más co­mo una en­fer­me­dad. Se es­pe­ra que man­ten­gan el equi­li­brio emo­cio­nal y la ar­mo­nía afec­ti­va.

Ca­be pre­gun­tar­se si tras esa de­man­da se es­con­de un psi­quis­mo so­cial pri­mi­ti­vo que exi­ge a las mu­je­res ser ma­dres to­do­po­de­ro­sas. La ba­ja au­to­es­ti­ma y la idea de no ser “lo bas­tan­te bue­nas” pre­sio­na y po­ten­cia el es­trés.

Una so­cie­dad desa­rro­lla­da men­tal­men­te, que ejer­cie­ra la jus­ti­cia so­cial en­tre los gé­ne­ros, no de­man­da­ría a las mu­je­res tan­to tra­ba­jo y acep­ta­ría los lí­mi­tes que tie­nen, pa­ra ayu­dar­las. Las mu­je­res he­mos con­quis­ta­do mu­chos es­pa­cios,

La an­sie­dad, la tris­te­za y la ten­sión de las mu­je­res no son sín­to­mas de en­fer­me­dad.

pe­ro ha­bría que pre­gun­tar­se si he­mos po­di­do sol­tar, en la mis­ma me­di­da, asun­tos que siem­pre han es­ta­do aso­cia­dos a no­so­tras. Los ro­les han cam­bia­do mu­cho, al me­nos apa­ren­te­men­te, pe­ro ¿lo han he­cho real­men­te? ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.