LA MACHADA

ABC (Nacional) - - ESPAÑA - POR LUIS HE­RRE­RO

i de lo que se tra­ta­ba era de es­ce­ni­fi­car el po­der vi­ca­rio de Pa­blo Igle­sias, voi­là: el mal lla­ma­do acuer­do pre­su­pues­ta­rio que se fir­mó el jue­ves en La Mon­cloa le con­fi­rió el ran­go li­túr­gi­co de so­cio de Go­bierno. No fue la rú­bri­ca de un pac­to en­tre par­ti­dos. Sán­chez no ofi­ció la ce­re­mo­nia co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE. Del anagra­ma de su par­ti­do no hu­bo ni ras­tro. Con la so­lem­ni­dad re­ser­va­da a los acuer­dos ins­ti­tu­cio­na­les lo que se pre­sen­tó en so­cie­dad fue un pac­to de le­gis­la­tu­ra sus­cri­to en­tre el pre­si­den­te del con­se­jo de mi­nis­tros y el man­da­más de Po­de­mos. Uno al la­do del otro, ca­da uno con el se­llo y los atri­bu­tos in­he­ren­tes a su car­go, asu­mie­ron el com­pro­mi­so de go­ber­nar jun­tos, aun­que no re­vuel­tos.

An­tes de mez­clar­se en go­bier­nos de coa­li­ción tie­nen que acre­di­tar el va­lor de sus apor­ta­cio­nes so­cie­ta­rias al pro­yec­to co­mún. De eso va el pac­to, me te­mo. A Sán­chez le asus­tó la ame­na­za del sor­pas­so y tra­ta de con­ju­rar­la pa­ra siem­pre, aho­ra que su exal­ta­ción al pi­nácu­lo del po­der le ha co­lo­ca­do en ca­be­za de las en­cues­tas, man­dan­do

Sel men­sa­je de que to­das las pro­pues­tas po­de­mi­tas ca­ben en su chis­te­ra. ¿Pa­ra qué vo­tar a Igle­sias si él tie­ne su mis­mo pro­gra­ma y ade­más con­tro­la los re­sor­tes del po­der que tan­to ayu­dan a po­ner­lo en prác­ti­ca? Des­de ese pun­to de vis­ta, lo que Sán­chez hi­zo con su so­cio, el jue­ves pa­sa­do, se pa­re­ce mu­cho al abra­zo del oso.

Pe­ro Igle­sias no es ton­to. Pre­su­mi­do, sí. In­ge­nuo, muy po­co. Se le in­fla el ego co­mo el bu­che de un ga­llo cuan­do pre­su­me de su in­fluen­cia pa­ra fi­jar el rum­bo de la ac­ción de go­bierno, pe­ro no pier­de de vis­ta que esa ca­pa­ci­dad de­pen­de en gran me­di­da del pe­so es­pe­cí­fi­co que le con­fie­ran las ur­nas. Si se con­vier­te en el her­mano po­bre del blo­que de la iz­quier­da, adiós a su sue­ño. Por eso tie­ne que ven­der­se a sí mis­mo co­mo el hom­bre que arre­ba­tó al PSOE de los bra­zos de Ciu­da­da­nos pa­ra lle­var­lo al re­ga­zo de la iz­quier­da. ¿Pa­ra qué vo­tar a Sán­chez si él es el úni­co que ga­ran­ti­za la su­je­ción del Go­bierno a una po­lí­ti­ca de ver­da­de­ro con­te­ni­do so­cial?

Y no so­lo so­cial. Tam­bién au­tén­ti­ca­men­te re­pu­bli­ca­na. Si co­te­ja­mos la lis­ta de reivin­di­ca­cio­nes que el je­fe po­de­mi­ta exi­gió la se­ma­na pa­sa­da pa­ra apo­yar los pre­su­pues­tos con el tex­to del do­cu­men­to que se fir­mó el jue­ves com­pro­ba­re­mos que la úni­ca exi­gen­cia que se ha que­da­do fue­ra ha si­do la de «no blan­quear la co­rrup­ción de la mo­nar­quía». La ex­clu­sión de ese pun­to es­ta­ría muy bien si sig­ni­fi­ca­ra que Igle­sias re­nun­cia a se­guir uti­li­zán­do­lo co­mo mu­ni­ción en la ba­ta­lla po­lí­ti­ca, pe­ro sal­ta a la vis­ta que no es así. El mis­mo jue­ves por la tar­de, en el Par­la­ment de Ca­ta­lu­ña, la mar­ca po­de­mi­ta im­pul­só la apro­ba­ción de una ini­cia­ti­va que so­li­ci­ta­ba, en­tre otras co­sas, la abo­li­ción de la Mo­nar­quía.

No es ver­dad –pa­re­ció de­cir­le Pa­blo Igle­sias a su elec­to­ra­do me­dian­te es­te ges­to con­sen­ti­do– que to­das las pro­pues­tas de Po­de­mos que­pan en la chis­te­ra del PSOE. Vo­tar a Sán­chez es vo­tar a un Go­bierno que so­lo se es­co­ra a la iz­quier­da cuan­do yo le obli­go y que ade­más se nie­ga a dar la ba­ta­lla ra­di­cal que exi­ge la Es­pa­ña mo­der­na que so­lo no­so­tros de­fen­de­mos.

El pac­to Igle­sias no es ton­to. Tie­ne que ven­der­se co­mo el hom­bre que arre­ba­tó al PSOE de los bra­zos de Cs

No con­vie­ne con­fun­dir el ori­gi­nal con la co­pia. Des­de es­te pun­to de vis­ta, lo que Igle­sias hi­zo con su so­cio, el jue­ves pa­sa­do, tam­bién se pa­re­ce mu­cho al abra­zo del oso.

Así que no so­lo es­ta­mos an­te un pac­to de le­gis­la­tu­ra de apli­ca­ción in­cier­ta –es pa­pel mo­ja­do sin al apo­yo de los in­de­pen­den­tis­tas–, sino an­te una ba­ta­lla de plan­tí­gra­dos que com­pi­ten por la he­ge­mo­nía de la iz­quier­da.

En esa com­pe­ti­ción, yo apues­to por Igle­sias. Al bas­cu­lar a la iz­quier­da pa­ra cor­tar la he­mo­rra­gia de vo­tos que se es­ta­ban yen­do a Po­de­mos, el PSOE re­nun­cia a cre­cer por el cen­tro. No so­lo se pre­sen­ta an­te el elec­to­ra­do co­mo coau­tor de unos pre­su­pues­tos le­ta­les pa­ra la cla­se me­dia, sino tam­bién co­mo so­cio pre­fe­ren­te de quien quie­re di­na­mi­tar la for­ma de Es­ta­do. Pin­cho de tor­ti­lla y ca­ña a que los vo­tan­tes mo­de­ra­dos no pre­mia­rán esa apues­ta. Las ma­cha­das, con cuen­ta­go­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.