SÁN­CHEZ SO­BRE­VI­VE CON TRAM­PAS

ABC (Nacional) - - EDITORIALES -

LA ma­ne­ra de go­ber­nar de Pe­dro Sán­chez no so­lo con­sis­te en un ejer­ci­cio de su­per­vi­ven­cia, sino que tam­bién re­pre­sen­ta una in­men­sa apo­lo­gía de la men­ti­ra. Go­bier­na sin es­ta­bi­li­dad al­gu­na con 84 dipu­tados, ha ser­vi­do co­mo co­ne­ji­llo de In­dias pa­ra el se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán, pre­ten­de sus­ti­tuir la le­gi­ti­mi­dad par­la­men­ta­ria y la ló­gi­ca de las ma­yo­rías go­ber­nan­do a gol­pe de de­cre­to y se ha con­ver­ti­do en un clon de Pa­blo Igle­sias. Sán­chez es hoy si­nó­ni­mo de pro­pa­gan­da, de­ma­go­gia y en­ga­ños al ciu­da­dano, y ade­más ha es­co­ra­do al PSOE ha­cia la ex­tre­ma iz­quier­da, so­la­pán­do­se con Po­de­mos y si­len­cian­do las vo­ces in­có­mo­das de su par­ti­do, ayer au­sen­tes del Co­mi­té Fe­de­ral ce­le­bra­do en Fuen­la­bra­da, he­cho a la me­di­da de su ce­sa­ris­mo.

Su úl­ti­ma pro­pues­ta pa­ra la re­for­ma de la ley de Edu­ca­ción re­ve­la que es­te PSOE tie­ne po­co que ver con el que de­fen­día una so­cial­de­mo­cra­cia mo­der­na y só­li­da. To­do en Sán­chez es­tá orien­ta­do a una fal­sa gran­di­lo­cuen­cia «so­cial». Edul­co­ra su pro­pó­si­to re­vi­sio­nis­ta y sec­ta­rio con con­cep­tos po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos, y uti­li­za los me­dios pú­bli­cos de co­mu­ni­ca­ción y el CIS co­mo ga­bi­ne­tes de pro­pa­gan­da per­so­nal. Sin em­bar­go, sus erro­res es­tán ca­lan­do en la so­cie­dad tan­to co­mo sus rec­ti­fi­ca­cio­nes. Sán­chez se ha re­ve­la­do en ape­nas cua­tro me­ses co­mo el pre­si­den­te más im­pos­ta­do de nues­tra de­mo­cra­cia, más allá de ser el úni­co al que na­die ha ele­gi­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te en las ur­nas. Ha men­ti­do so­bre su te­sis doc­to­ral, so­bre la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción o so­bre los pre­su­pues­tos del Es­ta­do; im­pro­vi­sa con su sec­ta­ria vi­sión de la me­mo­ria his­tó­ri­ca y la ex­hu­ma­ción de los res­tos de Fran­co, y la UE le re­pro­cha su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Ese es Sán­chez, que tam­bién per­mi­te con­tra­de­cir­se a sus mi­nis­tros sin ru­bor al­guno, con­vir­tien­do la me­sa del Con­se­jo de Mi­nis­tros en una to­ma­du­ra de pe­lo pa­ra los es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.