TAL CO­MO SON

Erre­jón ha mos­tra­do a las cla­ras la en­tra­ña mo­ral de es­ta gen­te

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

Aun­que es sa­bi­do lo bien que mar­cha Ve­ne­zue­la, al­gu­nos da­tos ayu­dan a com­po­ner un fres­co del país, hoy un Es­ta­do fa­lli­do. El año pa­sa­do el PIB ca­yó un 17% y la hi­per­in­fla­ción es de ré­cord Guin­ness (500.000%). Se­gún la OPEP, Ve­ne­zue­la, un país pró­di­go en do­nes na­tu­ra­les, al­ber­ga las ma­yo­res re­ser­vas pro­ba­das de pe­tró­leo del pla­ne­ta. Pe­ro el ni­vel de ex­trac­ción ac­tual su­po­ne so­lo un ter­cio del de ha­ce vein­te años. Los apa­go­nes son cons­tan­tes, el com­bus­ti­ble es­ca­sea y se re­gis­tran enor­mes co­las pa­ra re­pos­tar. Fal­tan ali­men­tos (con el gran ré­gi­men bo­li­va­riano el pe­so me­dio de los ve­ne­zo­la­nos ha caí­do en diez ki­los). Los fár­ma­cos mu­chas ve­ces ni exis­ten, lle­gan­do a dar­se el ca­so de pa­cien­tes que in­gie­ren ar­tícu­los ve­te­ri­na­rios. La vio­len­cia es­tá fue­ra de con­trol: 26.616 ase­si­na­tos de­cla­ra­dos el año pa­sa­do y ca­da día tres me­no­res muer­tos. Ade­más las eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les su­po­nen un go­teo cons­tan­te (8.200 so­lo en­tre 2015 y 2017, se­gún Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal). «Las fuer­zas de se­gu­ri­dad ma­tan a gen­te de ma­ne­ra in­jus­ti­fi­ca­da y sin apa­ren­tes con­se­cuen­cias», ex­pli­ca la ONU, que con­clu­ye que «el Es­ta­do de De­re­cho es­tá vir­tual­men­te au­sen­te». El úl­ti­mo es­cán­da­lo fue la eje­cu­ción de un con­ce­jal de la opo­si­ción lan­zán­do­lo des­de una ven­ta­na de la che­ka de los ser­vi­cios se­cre­tos bo­li­va­ria­nos. La con­se­cuen­cia de se­me­jan­te ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria es que 2,3 mi­llo­nes de per­so­nas han hui­do del país. El Ban­co Mun­dial aca­ba de in­for­mar de que se han exi­lia­do en Co­lom­bia ca­si un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos.

Pe­ro hay quien con­si­de­ra es­tos da­tos po­co con­clu­yen­tes. Íñi­go Erre­jón, ma­dri­le­ño de 34 años, que de­be­ría es­tar fue­ra de la po­lí­ti­ca por ha­ber ro­ba­do una be­ca, pa­sa por ser la men­te tem­pla­da de Po­de­mos. Es al­to, fla­qui­to y con una ca­ra blan­que­ci­na y aniña­da, con ex­pre­sión de no ha­ber roto un pla­to. Ha con­ce­di­do una en­tre­vis­ta a «The Cli­nic», un se­ma­na­rio po­lí­ti­co sa­tí­ri­co chi­leno de cor­te li­be­ral. Sus res­pues­tas son una em­pa­na­da con­cep­tual co­mu­nis­toi­de más bien inin­te­li­gi­ble. Pe­ro cuan­do le pre­gun­tan por el ba­lan­ce del ré­gi­men bo­li­va­riano se le en­tien­de cla­ra­men­te: «El pro­ce­so po­lí­ti­co de Ve­ne­zue­la ha con­se­gui­do im­por­tan­tes avan­ces en una trans­for­ma­ción de sen­ti­do so­cia­lis­ta e inequí­vo­ca­men­te de­mo­crá­ti­ca, don­de se res­pe­tan los de­re­chos y li­ber­ta­des de la opo­si­ción». Pas­ma­do, el en­tre­vis­ta­dor le pre­gun­ta por la mi­se­ria eco­nó­mi­ca (hoy el 90% de los ve­ne­zo­la­nos son po­bres): «Los ve­ne­zo­la­nos co­men tres ve­ces al día», res­pon­de Erre­jón, que tam­bién de­fien­de unos qui­mé­ri­cos éxi­tos de la sa­ni­dad bo­li­va­ria­na. Si hay al­gún pro­ble­mi­lla, lo acha­ca a una opo­si­ción re­tró­gra­da y a «po­de­res ex­tran­je­ros y oli­gar­quías que tor­pe­dean a los go­bier­nos que quie­ren ha­cer cam­bios so­cia­les».

¿Por qué mien­te Erre­jón con tal des­par­pa­jo? ¿Es un ilu­so o un fa­ná­ti­co? ¿Ten­drá que ver con la mano ami­ga que fi­nan­ció el na­ci­mien­to de Po­de­mos... o se­rá sim­ple­men­te que el bueno de Íñi­go es­tá un po­co mal in­for­ma­do?

Un par­ti­do que apo­ya sin son­ro­jar­se las tro­pe­lías de una de las dic­ta­du­ras más tor­pes del mun­do es sim­ple­men­te lo que pa­re­ce: un cán­cer pa­ra Es­pa­ña, que por cortesía del PSOE ya es­tá em­pe­zan­do a co­rroer los pi­la­res del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.