Nun­ca más

ABC (Nacional) - - ESPAÑA - POR LUIS HE­RRE­RO

El lío del im­pues­to de las hi­po­te­cas ha te­ni­do el po­der tau­ma­túr­gi­co de po­ner a los tres po­de­res del Es­ta­do pa­tas arri­ba. Y ade­más, al mis­mo tiem­po. Pocas ve­ces cris­ta­li­za­rá otro mo­men­to que re­fle­je me­jor que es­te el desas­tre ins­ti­tu­cio­nal y la des­com­po­si­ción sis­té­mi­ca que se han apo­de­ra­do de la vi­da pú­bli­ca es­pa­ño­la.

Mien­tras los jue­ces del Tri­bu­nal Su­pre­mo in­ven­ta­ban la fi­gu­ra iné­di­ta de la ca­sa­ción de sus pro­pias sen­ten­cias, el Con­se­jo de Mi­nis­tros se apre­su­ra­ba a des­ca­sar lo que ellos ha­bían ca­sa­do an­te el en­tu­sias­mo im­pa­cien­te de los pa­dres de la pa­tria, dis­pues­tos a re­nun­ciar al de­ba­te le­gis­la­ti­vo en be­ne­fi­cio del de­cre­ta­zo. Fan­tás­ti­co. El po­der ju­di­cial se sui­ci­da al ir con­tra sus pro­pios ac­tos, el po­der eje­cu­ti­vo apu­ña­la al po­der ju­di­cial de­jan­do sin efec­to el pí­rri­co pro­nun­cia­mien­to de los ma­gis­tra­dos y el po­der le­gis­la­ti­vo se su­ma al cri­men per­mi­tien­do que la nor­ma que cam­bia las re­glas del jue­go no sal­ga di­rec­ta­men­te del horno del Con- gre­so.

Que to­do es­to es una ca­rre­ra de des­pro­pó­si­tos pa­re­ce bas­tan­te cla­ro. Lo difícil es sa­ber quién la va ga­nan­do. Has­ta aho­ra se dispu­taban la vic­to­ria el Go­bierno y el Par­la­men­to, con­ta­gia­dos del mis­mo po­pu­lis­mo que im­preg­na to­dos sus ac­tos des­de la mo­ción de cen­su­ra, pe­ro aho­ra se su­ma a la «fo­to fi­nish» el Tri­bu­nal Su­pre­mo, cu­yo pres­ti­gio ha que­da­do mal­he­ri­do justo en el mo­men­to en que más fal­ta ha­cía te­ner­lo a sal­vo. No ol­vi­de­mos que es­ta­mos en vís­pe­ras del jui­cio del si­glo.

Les­mes y Díaz Pi­ca­zo han he­cho las co­sas re­ma­ta­da­men­te mal. Gra­cias al es­pec­tácu­lo que am­bos han pa­tro­ci­na­do, aho­ra hay un sec­tor de la opi­nión pú­bli­ca, te­le­di­ri­gi­da por las ter­mi­na­les po­lí­ti­cas de turno, que cla­si­fi­ca a los jue­ces en dos úni­cas ca­te­go­rías: los que se rin­den a las pre­sio­nes del po­pu­lis­mo de mo­da y los que lo ha­cen an­te los in­tere­ses de la ban­ca. La hi­pó­te­sis de la in­de­pen­den­cia de cri­te­rio, por ar­te de bir­li­bir­lo­que, ha de­ja­do de exis­tir.

Y, sin em­bar­go, quien más tiem­po pa­só al otro la­do del hi­lo te­le­fó­ni­co tra­tan­do de in­fluir pa­ra que la de­ci­sión ju­di­cial no abrie­ra un bo­que­te eco­nó­mi­co de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles no fue­ron los ban­que­ros, sino los mi­nis­tros. Lo que que­da de la ti­tu­lar de Jus­ti­cia le pi­dió a Pi­lar Teso –su can­di­da­ta pa­ra su­ce­der a Les­mes– que tra­ta­ra de con­du­cir el de­ba­te en el ple­na­rio de la Sa­la Ter­ce­ra ha­cia una so­lu­ción sa­lo­mó­ni­ca: que el im­pues­to de la dis­cor­dia lo pa­ga­ran los ban­cos, pe­ro es­ta­ble­cien­do el cri­te­rio abe­rran­te de la no re­tro­ac­ti­vi­dad. Se vio en­se­gui­da que la pro­pues­ta no te­nía fu­tu­ro. Así que ha­bía que ele­gir. O blanco o ne­gro. O pa­ga­ba la ban­ca con to­das sus con­se­cuen­cias –va­lo­ra­das por el Go­bierno en 5.000 mi­llo­nes de eu­ros en el me­jor de los su­pues­tos– o pa­ga­ban los clien­tes.

A Sán­chez le con­ve­nía la se­gun­da op­ción, pe­ro evi­den­te­men­te no po­día re­co­no­cer­lo. ¿Có­mo iba a po­ner­se en con­tra de los in­tere­ses de los ciu­da­da­nos? Por eso tra­ba­jó en si­len­cio, pro­cu­ran­do no des­ca­rar su do­ble jue­go, pa­ra que el Su­pre­mo man­tu­vie­ra la vie­ja doc­tri­na. De ese mo­do no ha­bría que es­quil­mar las ar­cas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, que son las que se be­ne­fi­cian del im­pues­to –y no los ban­cos, co­mo han que­ri­do dar a en­ten­der los de­ma­go­gos de pa­co­ti­lla–, y a la vez ten­dría la opor­tu­ni­dad de con­ver­tir­se en el hé­roe del nun­ca más. «Que­re­mos que nun­ca más los es­pa­ño­les pa­guen es­te im­pues­to». Di­cho y he­cho. Los ma­gis­tra­dos le hi­cie­ron el tra­ba­jo su­cio –15 a 13– y él se per­mi­tió el lu­jo de en­men­dar­les la pla­na com­pro­me­tién­do­se a des­te­jer el re­men­dón que ha­bían hil­va­na­do.

El gol­pe gu­ber­na­men­tal –po­der eje­cu­ti­vo– al pres­ti­gio del Tri­bu­nal Su­pre­mo –po­der ju­di­cial– es te­rro­rí­fi­co. Añá­da­se a él el que los pro­pios jue­ces se han da­do a sí mis­mos, me­dian­te el bo­chor­no­so es­pec­tácu­lo de es­tos días, y el que es­tá a pun­to de perpetrar el com­pa­dreo po­lí­ti­co pa­ra la re­no­va­ción del CGPJ, ya ca­si ul­ti­ma­do, y ob­ten­dre­mos la vi­sión de con­jun­to del des­pres­ti­gio ins­ti­tu­cio­nal del que ha­bla­ba al prin­ci­pio del ar­tícu­lo. Eso es lo que pa­sa cuan­do el vue­lo de las to­gas no elu­de el con­tac­to con el pol­vo del ca­mino.

Pin­cho de tor­ti­lla y ca­ña a que mu­chos de sus por­ta­do­res ya es­tán arre­pen­ti­dos. Carlos Les­mes, pre­si­den­teJAIME.G del Tri­bu­nal Su­pre­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.