Via­je por la ru­ta del trá­fi­co de ha­chís en Ma­rrue­cos

ABC re­co­rre al­guno de los pun­tos de par­ti­da de las «nar­co­lan­chas» que inun­dan de dro­ga las cos­tas an­da­lu­zas

ABC (Nacional) - - ESPAÑA - PA­BLO MUÑOZ GUAT EL MARSSA (MA­RRUE­COS)

Guat el Marssa, en­tre Cas­ti­lle­jos y el puer­to nue­vo de Tán­ger; Si­de Ab­de­sa­lam, en­tre Te­tuán y Az­la; la pla­ya de Oued Lau; Jnan Nich, en­tre Ou­led Lau y Jeb­ha, cer­ca de Te­tuán; lu­ga­res de cos­ta pró­xi­mos a La­ra­che... Fuentes ma­rro­quíes con­sul­ta­das por ABC mar­can es­tos pun­tos co­mo zo­nas cla­ve del nor­te de Ma­rrue­cos des­de las que sa­len las nar­co­lan­chas car­ga­das con ha­chís rum­bo a Es­pa­ña.

«Ca­da en­cla­ve tie­ne su pro­pio je­fe y las re­des ope­ran con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad; na­die les mo­les­ta», ex­pli­can. «So­lo se ac­túa si hay de­nun­cia; en ca­so con­tra­rio, se man­tie­ne el sta­tu quo».

Ac­ce­der a Guat el Marssa no es sen­ci­llo. Se tra­ta de un con­jun­to de ca­sas so­bre una la­de­ra que aca­ba en una pe­que­ña pla­ya muy re­co­gi­da a los que se lle­ga a tra­vés de un ca­mino mal as­fal­ta­do, en su tra­mo fi­nal con una acu­sa­da pen­dien­te. A mi­tad de tra­yec­to en­tre la ca­rre­te­ra prin­ci­pal y ese pun­to hay una ex­pla­na­da: «Cuan­do se va a car­gar el ha­chís en las lan­chas, nor­mal­men­te de ma­dru­ga­da, va­rios co­ches de la or­ga­ni­za­ción se cru­zan en ese lu­gar pa­ra im­pe­dir que al­gún vehícu­lo ajeno pue­da ac­ce­der. To­dos en la zo­na lo sa­ben, tam­bién la Po­li­cía, pe­ro se de­ja ha­cer con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad». In­clu­so, hay un pe­que­ño cuar­tel de la Gen­dar­me­ría en car­ga­do de vi­gi­lar...

Al­gu­nas de las me­jo­res ca­sas de Guat el Marssa, un pa­ra­je de gran be­lle­za na­tu­ral, sir­ven co­mo al­ma­cén de enor­mes can­ti­da­des de ha­chís. Son las «guar­de­rías», y se dis­tin­guen por sus mu­ros al­tos y gran­des ga­ra­jes, a po­cos me­tros de la pla­ya. «Es­tán per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos y se co­no­ce y dón­de es­tá la dro­ga, ¿por qué na­die ha­ce na­da?», se pre­gun­ta la fuen­te, que so­bre el te­rreno va se­ña­lan­do los in­mue­bles sos­pe­cho­sos.

Las no­ches en las que se car­gan las lan­chas rá­pi­das se abren los por­to­nes de esas ca­sas y en muy po­co tiem­po se ha­ce la ope­ra­ción. Pri­me­ro los co­ches lle­van el ha­chís has­ta la pla­ya, y a par­tir de ese mo­men­to es el turno de los por­tea­do­res. Des­de la ca­rre­te­ra no se pue­de ver el are­nal, de mo­do que es­tá ga­ran­ti­za­da la dis­cre­ción. Po­co des­pués las em­bar­ca­cio­nes po­nen rum­bo a las cos­tas an­da­lu­zas, es­pe­cial­men­te de Cá­diz, don­de las es­pe­ran pa­ra ali­jar la car­ga, tam­bién en po­cos mi­nu­tos. Y vuel­ve a gi­rar la rue­da del ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio.

Por su­pues­to, en Guat el Marssa el fo­ras­te­ro es re­ci­bi­do con des­con­fian­za. No se tra­ta, cla­ro, de un lu­gar pa­ra tu­ris­tas y mien­tras se re­co­rre la zo­na la im­pre­sión cons­tan­te es la de que al­guien vi­gi­la. Mu­chos de los que allí re­si­den vi­ven del ne­go­cio, y cual­quie­ra que pue­da rom­per el so­sie­go del que se dis­fru­ta no go­za de es­pe­cia­les sim­pa­tías.

Los pre­cios del ha­chís va­rían se­gún la zo­na, la de­man­da y la ca­li­dad de la dro­ga. Nor­mal­men­te os­ci­la en­tre los 300 y los 700 eu­ros, y en ca­da nar­co­lan­cha pue­den car­gar­se has­ta tres to­ne­la­das. El be­ne­fi­cio es muy al­to en Es­pa­ña, y des­de lue­go tam­bién en Ma­rrue­cos. Y por su­pues­to hay alian­zas en­tre tra­fi­can­tes de los dos paí­ses pa­ra ma­xi­mi­zar be­ne­fi­cios. La ma­yor par­te de ellos, ade­más, o tie­nen re­si­den­cia o na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la.

En Ma­rrue­cos el di­ne­ro de la dro­ga se in­vier­te ma­yo­ri­ta­ria­men­te en Tán­ger y Cas­ti­lle­jos, en res­tau­ran­tes, ca­fés y, có­mo no, tam­bién en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Se­gún los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos, los ban­cos no ha­cen de­ma­sia­das pre­gun­tas so­bre el ori­gen

Res­pues­ta po­li­cial Las re­des de nar­cos ma­gre­bíes han des­ple­ga­do to­do su po­ten­cial co­rrup­tor en mu­chos sec­to­res

So­bre es­tas lí­neas, dos gen­dar­mes ma­rro­quíes pa­tru­llan por la pla­ya de Guat el Marssa, pró­xi­ma a Cas­ti­lle­jos, de don­de se­gún fuentes ma­rro­quíes con­sul­ta­das por ABC sa­len mu­chas de las nar­co­lan­chas rum­bo a las cos­tas an­da­lu­zas. Aba­jo, vis­ta ge­ne­ral de la zo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.