TA­RAN­CÓN Y FRAN­CO

El ar­zo­bis­po de Ma­drid qui­so que la re­li­gión no vol­vie­ra a ser la cau­sa de di­vi­sión de los es­pa­ño­les

ABC (Nacional) - - SOCIEDAD - JOSÉ FRAN­CIS­CO SE­RRANO OCE­JA

Siem­pre he pen­sa­do que el fi­ló­so­fo Nor­ber­to Bob­bio te­nía ra­zón cuan­do es­cri­bió: «Pa­ra mí, la di­fe­ren­cia fun­da­men­tal no se da en­tre cre­yen­tes y no cre­yen­tes, sino en­tre pen­san­tes y no pen­san­tes; o bien, en­tre quie­nes re­fle­xio­nan so­bre los au­tén­ti­cos por­qués y los in­di­fe­ren­tes que no re­fle­xio­nan». Con mo­ti­vo de de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des ecle­sia­les an­te la ex­hu­ma­ción de Fran­co, me he pre­gun­ta­do qué pen­sa­ba el car­de­nal Vicente Enrique y Ta­ran­cón, pa­ra­dig­ma del es­pí­ri­tu de con­cor­dia, de Fran­cis­co Fran­co. En sus vo­lu­mi­no­sas «Con­fe­sio­nes», el car­de­nal Ta­ran­cón re­cuer­da la au­dien­cia que el 2 de oc­tu­bre de 1975 tu­vo con san Pa­blo VI. Es­cri­be re­fi­rién­do­se al Pa­pa: «Me ha­bla con elo­gio de Fran­co, que ha he­cho mu­cho bien a Es­pa­ña y le ha pro­por­cio­na­do un desa­rro­llo ex­tra­or­di­na­rio y una épo­ca lar­guí­si­ma de paz. Fran­co, con­ti­núa, me­re­ce un fi­nal glo­rio­so y un re­cuer­do lleno de gra­ti­tud. (…) Se­ría una ver­da­de­ra pe­na que Fran­co ter­mi­na­se ha­cien­do ol­vi­dar el bien que ha he­cho y que lle­ga­se un tiem­po en que no se pu­die­se ha­blar de él».

Los en­tre­vis­ta­do­res y bió­gra­fos prin­ci­pa­les de Ta­ran­cón, Martín Des­cal­zo, Infiesta, Brey, in­sis­ten en des­ta­car que el ar­zo­bis­po de Ma­drid apre­cia­ba a Fran­co, se­gún le con­fe­só a María Lui­sa Brey, «por­que su cris­tia­nis­mo y su amor a Es­pa­ña, sub­je­ti­va­men­te, eran sin­ce­ros. Por­que me da­ba la im­pre­sión de que to­do lo su­bor­di­na­ba al bien de la pa­tria, tal co­mo él la con­ce­bía, y por­que te­nía en mu­cha es­ti­ma la ac­ción mo­ra­li­za­do­ra de la Igle­sia. Por­que pre­ten­dió sal­var a Es­pa­ña, aun­que se equi­vo­ca­se, a jui­cio de mu­chos, en sus plan­tea­mien­tos. Y en su lar­ga per­ma­nen­cia en el po­der».

El his­to­ria­dor Luis Suá­rez, au­tor de «Fran­co y la Igle­sia», con­clu­ye su obra re­fi­rién­do­se a la pre­ten­sión de al­gu­nos en la Igle­sia de co­rre­gir la equi­vo­ca­ción por ha­ber­se co­lo­ca­do en 1936 en el ban­do na­cio­nal. Pre­ten­der que la re­li­gión no vuel­va a ser cau­sa de di­vi­sión en­tre los es­pa­ño­les, lo que hi­zo Ta­ran­cón, es dis­tin­to que me­ter a la Igle­sia en el es­pu­rio re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co que al­gu­nos pre­ten­den. Con­ven­dría que le­yé­ra­mos, tam­bién, en las me­mo­rias de José María Ci­rar­da la ho­mi­lía que pro­nun­ció en las exe­quias de Fran­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.