Re­co­no­ci­mien­to fa­cial

ABC (Nacional) - - ENFOQUE - HUGHES [ES­PA­ÑA]

Jo­sé An­to­nio Gri­ñán acha­có su com­pa­re­cen­cia en la co­mi­sión del Se­na­do a la coin­ci­den­cia con las elec­cio­nes an­da­lu­zas y a la vez se abs­tu­vo de ha­cer co­men­ta­rios en ella por su coin­ci­den­cia con el jui­cio de los ERE. Mo­vi­do por es­ta ló­gi­ca a la me­di­da per­ma­ne­ció en si­len­cio, lo que le li­bró de per­pe­trar al­gu­na jo­ya del ci­nis­mo co­mo aque­lla de Mi­chael He­sel­ti­ne: «Soy hu­mil­de pa­ra re­co­no­cer mis erro­res pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te as­tu­to pa­ra ol­vi­dar cuá­les han si­do», con­de­nán­do­le a cam­bio a la pe­ni­ten­cia de es­cu­char en si­len­cio, no tan­to lo que di­je­ra el miem­bro de la co­mi­sión del PP, que im­por­ta­ba po­co (la co­mi­sión es un gru­po de per­so­nas que in­di­vi­dual­men­te no pue­den ha­cer na­da que se reúnen pa­ra de­ci­dir que en gru­po no pue­den ha­cer na­da) sino al­go mu­cho más su­cu­len­to y des­crip­ti­vo: las gra­ba­cio­nes.

Es­tas gra­ba­cio­nes se­rán co­no­ci­das en An­da­lu­cía, pe­ro fue­ra lo son muy po­co o na­da. Una lás­ti­ma, por­que de­fi­nen con pre­ci­sión y gra­cia ver­ná­cu­la la na­tu­ra­le­za del ré­gi­men cien­mi­llo­na­rio de en­chu­fis­mo, co­lo­ca­ción, di­gi­ta­li­za­ción, po­li­ti­za­ción y co­rrup­ción de la Jun­ta. Son co­mo tu­to­ria­les: «La Jun­ta ex­pli­ca­da al em­plea­do», «La Jun­ta ex­pli­ca­da al ad­ju­di­ca­ta­rio».

En la pri­me­ra, un res­pon­sa­ble de Mer­ca­se­vi­lla de­ta­lla­ba el cri­te­rio de las sub­ven­cio­nes. «La Jun­ta tie­ne un es­que­ma de fun­cio­na­mien­to muy sim­ple: yo co­la­bo­ro con quien co­la­bo­ra». Ba­sa­do to­do en un prin­ci­pio de cre­du­li­dad en el co­la­bo­ra­dor: «La Jun­ta nos di­ce es­to es pa­ra los ni­ños saha­rauis, y yo me creo que es pa­ra los ni­ños saha­rauis. Se­rán pa­ra car­te­les de Fe­li­pe Gon­zá­lez, pe­ro yo me creo que es pa­ra los ni­ños saha­rauis».

En otra gra­ba­ción, una de­le­ga­da de la Jun­ta re­cor­da­ba a los su­bor­di­na­dos que sus em­pleos de­pen­dían de que ga­na­ra el PSOE, res­pe­tan­do, eso sí, la ideo­lo­gía de ca­da cual. Se po­día ser so­cia­lis­ta de de­re­chas, so­cia­lis­ta co­mu­nis­ta o in­clu­so so­cia­lis­ta de UP­YD. Les ani­ma­ba a sa­lir de la ofi­ci­na (o a no pi­sar­la) pa­ra pe­dir el vo­to. «Es­to es lo más pa­re­ci­do a los Tes­ti­gos de Jeho­vá».

To­do es­to lo es­cu­chó Gri­ñán sin que se le ca­ye­ra la ca­ra de ser Gri­ñán (le hi­cie­ron el re­co­no­ci­mien­to fa­cial) aun­que el ges­to sí le fue ca­yen­do un po­co. Pe­ro ¿por qué? El PSOE an­da­luz ha si­do un en­tra­ma­do de Tes­ti­gos de Jeho­vá pi­dien­do di­ne­ro pa­ra los ni­ños saha­rauis.

EFE

Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, ex­pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía y del PSOE, ayer en el Se­na­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.