RE­SIG­NA­CIÓN AN­DA­LU­ZA

En­tre una co­sa y otra, pue­de de­cir­se que quien pier­de de nue­vo es An­da­lu­cía

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - CAR­LOS HE­RRE­RA

VEA­MOS lo que hay: que­dan dos días pa­ra que abran los co­le­gios elec­to­ra­les y acer­ca de es­tos co­mi­cios an­da­lu­ces se di­bu­ja una in­cer­ti­dum­bre que me pa­re­ce un tan­to afec­ta­da. En primer lu­gar, se es­pe­cu­la de for­ma ex­ce­si­va­men­te ale­gre acer­ca de la su­pues­ta in­di­fe­ren­cia por es­ta con­vo­ca­to­ria de la fau­na vo­tan­te an­da­lu­za. Da la im­pre­sión de que los lu­ga­re­ños de es­te pre­dio tan her­mo­so es­tu­vie­ran re­sig­na­dos con la idea de que va a ga­nar el de siem­pre y que tam­po­co hay que mo­vi­li­zar­se en ex­ce­so, sea­mos vo­tan­tes de esa can­di­da­tu­ra o no. En se­gun­do lu­gar, los dos gran­des blo­ques pre­sen­tes en es­tas elec­cio­nes, de­re­cha e iz­quier­da, no sa­ben có­mo mo­vi­li­zar a los su­yos sin des­per­tar las an­sias del con­tra­rio y en­con­trar­se con un mo­vi­mien­to ines­pe­ra­do de vo­tan­tes a la con­tra. Cla­ra­men­te el PSOE quie­re que es­te asal­to lo sea de me­ra tran­si­ción ha­cia no se sa­be bien qué: Su­sa­na Díaz tie­ne in­te­rés en una cam­pa­ña pla­na, en la que no apa­rez­can las con­tra­dic­cio­nes que car­co­men a su partido y en la que la som­bra de es­te gobierno de chis­te pro­yec­te el me­nor es­pa­cio po­si­ble. La de­re­cha re­par­ti­da en­tre Ciu­da­da­nos y PP tie­ne mo­ti­vos tam­bién pa­ra an­dar con pru­den­cia: los po­pu­la­res por la fra­gi­li­dad de su nue­va es­truc­tu­ra y los ri­ve­ris­tas por su pa­sa­do apo­yo al gobierno so­cia­lis­ta re­cién des­mon­ta­do. Por si fue­ra po­co, una ter­ce­ra op­ción se pro­yec­ta co­mo la no­ve­dad vic­to­rio­sa de es­ta con­vo­ca­to­ria: una de­re­cha na­ci­da de un cos­ta­do del PP, Vox, pue­de dar la cam­pa­na­da y apa­re­cer co­mo in­vi­ta­do re­cien­te con cua­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.