ES­TA­DO DE GRA­CIA

En el mun­do de la pos­ver­dad y los po­pu­lis­mos, ne­ce­si­ta­mos vol­ver a Si­mo­ne Weil

ABC (Nacional) - - OPINIÓN - PE­DRO GAR­CÍA CUARTANGO

CUEN­TA Si­mo­ne de Beau­voir que, in­tri­ga­da por su fa­ma y su in­te­li­gen­cia, ha­bía al­ber­ga­do al­gún re­ce­lo so­bre Si­mo­ne Weil, pe­ro que és­te des­apa­re­ció cuan­do en una oca­sión la oyó llo­rar des­con­so­la­da­men­te so­bre una ham­bru­na en Chi­na. En ese mo­men­to, la ad­mi­ró por la in­ten­si­dad de sus sen­ti­mien­tos.

Al­bert Ca­mus tam­bién la elo­gió co­mo uno de los ma­yo­res ta­len­tos fi­lo­só­fi­cos del siglo XX y te­nía ra­zón. Mu­rió en In­gla­te­rra cuan­do aca­ba­ba de cum­plir 34 años. Po­cas per­so­nas han de­ja­do un ras­tro tan lu­mi­no­so co­mo es­ta mu­jer de ori­gen ju­dío, ob­se­sio­na­da con reivin­di­car la dig­ni­dad del ser hu­mano y lu­char con­tra la in­jus­ti­cia.

Cuan­do te­nía 25 años aban­do­nó su ca­rre­ra do­cen­te pa­ra tra­ba­jar co­mo obre­ra de Re­nault. Lue­go vino a Es­pa­ña pa­ra lu­char en la Co­lum­na Du­rru­ti con­tra el fas­cis­mo y fi­nal­men­te re­ca­ló en Londres pa­ra sos­te­ner la lla­ma de la re­sis­ten­cia jun­to a De Gau­lle.

Si­mo­ne Weil ha si­do con­si­de­ra­da co­mo una mís­ti­ca cris­tia­na por­que, aun­que se ne­gó a bau­ti­zar­se por es­crú­pu­los de con­cien­cia, po­cos han de­fen­di­do con tan­to vi­gor y pro­fun­di­dad el es­pí­ri­tu de po­bre­za y amor de Je­su­cris­to.

Fue ella quien es­cri­bió que su­pli­car a Dios es in­ten­tar gra­bar los va­lo­res di­vi­nos en el al­ma. Y tam­bién que só­lo en la re­nun­cia y en el des­ape­go po­de­mos com­pren­der la gran­de­za del Ser Su­pre­mo y al­can­zar un es­ta­do de gra­cia.

El ape­go a lo ma­te­rial es fa­bri­can­te de ilu­sio­nes y, por ello, quien quie­ra to­mar con­cien­cia de lo real –se­ña­ló– de­be sen­tir ese des­ape­go del que tam­bién ha­bla­ba san Juan de la Cruz co­mo ex­pre­sión de su aban­dono a la vo­lun­tad di­vi­na.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, Si­mo­ne Weil bus­ca­ba la ins­tau­ra­ción del reino de Dios en la tie­rra y, por ello, creía que la ta­rea más ur­gen­te de la po­lí­ti­ca era aca­bar con la po­bre­za y dig­ni­fi­car las con­di­cio­nes de vida de los tra­ba­ja­do­res. Pa­ra ella, la jus­ti­cia es­ta­ba por en­ci­ma de la ver­dad o, me­jor di­cho, creía que só­lo po­día exis­tir la ver­dad en un mun­do que afir­ma­se la jus­ti­cia.

Pro­fun­da­men­te an­ti­es­ta­li­nis­ta, nun­ca se ads­cri­bió a un partido ni a nin­gu­na ideo­lo­gía por­que abo­mi­na­ba de cual­quier iden­ti­dad. Al leer­la, pa­re­ce evi­den­te que ja­más lo­gró re­sol­ver la con­tra­dic­ción en­tre sus orí­ge­nes ju­díos y su fe cris­tia­na. «Yo tam­bién soy dis­tin­ta de lo que ima­gino ser. Sa­ber­lo es el per­dón», es­cri­bió.

En el mun­do de la pos­ver­dad y los po­pu­lis­mos, ne­ce­si­ta­mos vol­ver a Si­mo­ne Weil, cu­ya cohe­ren­cia lle­gó al ex­tre­mo de de­jar de co­mer co­mo un sa­cri­fi­cio en tiem­pos de gue­rra, lo que pro­ba­ble­men­te le lle­vó a su muer­te pre­ma­tu­ra por tu­bercu­losis. To­do en es­ta mu­jer era ex­ce­si­vo y, a la vez trans­pa­ren­te.

Fue un ser pro­fun­da­men­te hu­mano y con­tra­dic­to­rio, ama­ba y des­pre­cia­ba la vida, era al­guien que no po­de­mos cla­si­fi­car y que nos des­lum­bra por la be­lle­za de su pro­sa. Nun­ca se preo­cu­pó de pu­bli­car na­da y tu­vie­ron que ser ami­gos co­mo Ca­mus los que edi­ta­ran su obra al fa­lle­cer. Ahí es­tá y pa­ra siem­pre Si­mo­ne Weil, cu­ya luz si­gue ilu­mi­nan­do el ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.