«Ar­gen­ti­na es un país pa­cí­fi­co en un 99,99 por cien­to»

Pa­tri­cia Bull­rich Mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad de Ar­gen­ti­na

ABC (Nacional) - - INTERNACIONAL - CAR­MEN DE CAR­LOS BUE­NOS AI­RES

Co­mo mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, Pa­tri­cia Bull­rich afron­ta el desafió de que el G-20 no se tras­for­me en una ba­ta­lla cam­pal de ma­ni­fes­ta­cio­nes y es­ce­nas de vio­len­cia, co­mo su­ce­dió en otras edi­cio­nes de la Cum­bre de los paí­ses más po­de­ro­sos del pla­ne­ta.

—Des­pués de las es­ce­nas de vio­len­cia del fin de se­ma­na por la fi­nal de la Copa Libertadores. ¿Có­mo se con­ven­ce al mun­do de que Ar­gen­ti­na es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad del G-20?

—Ar­gen­ti­na tra­ba­ja y ha­ce to­do pa­ra que las co­sas sal­gan bien. No for­mu­la­mos pro­nós­ti­cos… En mu­chos lu­ga­res del mun­do ha ha­bi­do si­tua­cio­nes com­ple­jas por el G-20 y no­so­tros no es­ta­mos exen­tos de que su­ce­dan tam­bién aquí.

—¿Es Ar­gen­ti­na un país vio­len­to? —Ar­gen­ti­na no es un país vio­len­to, en un 99,99 por cien­to, es un país pa­cí­fi­co. Hay pe­que­ños gru­pos po­lí­ti­cos que tie­nen ac­ti­tu­des vio­len­tas pe­ro la gran ma­yo­ría de la gen­te no. Exis­ten gru­pos mi­no­ri­ta­rios que no se ex­pre­san por las vías de­mo­crá­ti­cas sino con pie­dras y ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras vio­len­tas. —¿En­tien­den los ar­gen­ti­nos la ne­ce­si­dad de un des­plie­gue de se­gu­ri­dad ex­tra­or­di­na­rio por el G-20? ¿Có­mo va­lo­ra que Amnistía In­ter­na­cio­nal pi­da li­ber­tad y ga­ran­tías de cir­cu­la­ción? —No es in­com­pa­ti­ble dar se­gu­ri­dad a los man­da­ta­rios y po­der ma­ni­fes­tar­se. Amnistía pue­de ve­nir y ver to­dos los lu­ga­res don­de se pue­den con­vo­car ma­ni­fes­ta­cio­nes. Aho­ra, si lo que quie­ren es ma­ni­fes­tar­se den­tro del pe­rí­me­tro don­de se ce­le­bra el G20, no, por­que ese lu­gar es­tá re­ser­va­do pa­ra la Cum­bre.

—¿Có­mo se ges­tó el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad? ¿Hu­bo ase­so­ría de Ale­ma­nia y de otros paí­ses tras el es­cán­da­lo del G-20 de Ham­bur­go? —Una de­le­ga­ción de al­to ni­vel de Ar­gen­ti­na se tras­la­dó a Ale­ma­nia pa­ra re­vi­sar los pa­sos de Ham­bur­go. Pu­di­mos ela­bo­rar una lis­ta, muy im­por­tan­te, de to­do lo que de­bía­mos te­ner en cuen­ta pa­ra evi­tar la re­pe­ti­ción de erro­res. Tu­vi­mos la co­la­bo­ra­ción del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos y la ase­so­ría de paí­ses que fue­ron se­de en otras edi­cio­nes, co­mo Aus­tra­lia (en el 2014), y Chi­na (se­de en el 2016). Bra­sil apor­tó su ex­pe­rien­cia tras los Jue­gos Olím­pi­cos de ha­ce dos años, Es­pa­ña nos do­nó un soft­wa­re es­pe­cial, Is­rael nos dio cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción de fuer­zas es­pe­cia­les, In­gla­te­rra de ci­ber­de­li­to y ci­ber­se­gu­ri­dad y Uru­guay, Pa­ra­guay, Chi­le y el res­to de los paí­ses ve­ci­nos co­la­bo­ran en el cui­da­do del es­pa­cio aé­reo. To­dos los paí­ses es­tán ayu­dan­do.

—¿Hay al­gu­na po­si­bi­li­dad de que pros­pe­re el pe­di­do de de­ten­ción al prín­ci­pe de Ara­bia Sau­dí, Moha­med bin Sal­man, de Hu­man Right Watch en Ar­gen­ti­na?

— Nos re­gi­mos por el prin­ci­pio de te­rri­to­ria­li­dad y los he­chos su­ce­die­ron en otro país. La de­ten­ción so­lo pro­ce­de­ría en ca­so de que tu­vie­ra una con­de­na por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad. Pe­ro, es­tas de­ci­sio­nes no las de­ci­do yo ni el Gobierno, son com­pe­ten­cia de la Jus­ti­cia.

—¿Có­mo se re­cu­pe­ra la ima­gen de Ar­gen­ti­na des­pués del es­cán­da­lo de Ri­ver-Bo­ca?

—No creo que nin­gu­na país pierda tan­ta ima­gen por una si­tua­ción de vio­len­cia. El mun­do es más com­ple­jo.

à Ma­ni­fes­ta­cio­nes Si quie­ren ma­ni­fes­tar­se den­tro del pe­rí­me­tro del G20, no, por­que ese lu­gar es­tá re­ser­va­do pa­ra la Cum­bre

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.