Des­cu­bren en Ar­ge­lia una nue­va cu­na de la Hu­ma­ni­dad

El ha­llaz­go de he­rra­mien­tas de 2,4 mi­llo­nes de años re­es­cri­be los orí­ge­nes de nues­tra his­to­ria

ABC (Nacional) - - SOCIEDAD - JUDITH DE JOR­GE MA­DRID

Ha­ce 2,6 mi­llo­nes de años, un pri­ma­te ex­cep­cio­nal mar­có nues­tro des­tino mien­tras deam­bu­la­ba por la ori­lla de un río en el Gran Va­lle del Rift en Áfri­ca. Al ho­mí­ni­do pri­mi­ti­vo se le ocu­rrió re­co­ger un can­to ro­da­do y ta­llar­lo a gol­pes has­ta ob­te­ner un fi­lo cor­tan­te con el que des­pe­da­zar la car­ne de los ani­ma­les. Esa pri­me­ra tec­no­lo­gía, lla­ma­da ol­du­va­yen­se o mo­do I, tan ru­di­men­ta­ria y sen­ci­lla que sus crea­do­res la aban­do­na­ban des­preo­cu­pa­da­men­te tras usar­la, fue un sal­to en la con­cien­cia hu­ma­na. Ya no es­tá­ba­mos li­ga­dos al yu­go de la se­lec­ción na­tu­ral, a di­fe­ren­cia del res­to de cria­tu­ras del pla­ne­ta. Nues­tra fuer­za ya no de­pen­día so­lo de que las ma­nos apre­ta­ran y los dien­tes mor­die­ran. Te­nía­mos cu­chi­llos pa­ra cor­tar y re­ba­nar.

Has­ta aho­ra, se creía que tu­vo que trans­cu­rrir mu­cho tiem­po has­ta que, a tra­vés de mi­gra­cio­nes, la mis­ma es­ce­na se re­pro­du­je­ra en el res­to del con­ti­nen­te ma­dre. Sin em­bar­go, un nue­vo es­tu­dio, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta «Scien­ce» y di­ri­gi­do por un equi­po del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción pa­ra la Evo­lu­ción Hu­ma­na (CE­NIEH), su­gie­re que esa re­vo­lu­ción no ocu­rrió so­lo una vez en un úni­co lu­gar. Los cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to por pri­me­ra vez en Ar­ge­lia, a mi­les de ki­ló­me­tros de las fo­sas tec­tó­ni­cas del es­te del con­ti­nen­te ma­dre, uten­si­lios de pie­dra y car­ni­ce­ría de ha­ce 2,4 mi­llo­nes de años, ca­si con­tem­po­rá­neos a los de Go­na en Etio­pía. El ha­llaz­go in­di­ca que ya en­ton­ces ha­bía ho­mí­ni­dos en la re­gión, lo que re­es­cri­be un im­por­tan­te ca­pí­tu­lo de la prehis­to­ria y res­pal­da la idea, co­mo ya ve­nían sos­pe­chan­do mu­chos in­ves­ti­ga­do­res, de que pu­do exis­tir más de una cu­na de la hu­ma­ni­dad.

Tras más de diez años de du­ras ex­ca­va­cio­nes en el ya­ci­mien­to ar­ge­lino de Ain Ha­nech en Sé­tif, los cien­tí­fi­cos des­en­te­rra­ron 22 me­tros de se­di­men­tos en un área lla­ma­da Ain Bou­che­rit has­ta dar con una vein­te­na de ar­te­fac­tos ta­lla­dos y múl­ti­ples hue­sos con mar­cas de cor­te en dos ni­ve­les, uno de 2,4 mi­llo­nes de años y otro de 1,8 mi­llo­nes. Los cien­tí­fi­cos da­ta­ron el lu­gar con mo­der­nas téc­ni­cas de pa­leo­mag­ne­tis­mo y re­so­nan­cia pa­ra­mag­né­ti­ca elec­tró­ni­ca, una an­ti­güe­dad que co­rro­bo­ra­ron con la de los ani­ma­les en­con­tra­dos en las in­me­dia­cio­nes. «Fue una au­tén­ti­ca sor­pre­sa que fue­ran tan an­ti­guos co­mo los de Etio­pía», ase­gu­ra des­de Ar­ge­lia Moha­med Sah­nou­ni, coor­di­na­dor del pro­gra­ma de ar­queo­lo­gía del CE­NIEH y lí­der del pro­yec­to.

Sah­nou­ni ex­pli­ca que los ar­te­fac­tos de Ain Bou­che­rit son, con su­ti­les va­ria­cio­nes, «prác­ti­ca­men­te igua­les» a la in­dus­tria lí­ti­ca ol­du­va­yen­se de Áfri­ca Orien­tal. Es­tán fa­bri­ca­dos con pie­dra ca­li­za y sí­lex de ro­cas lo­ca­les e in­clu­yen can­tos ta­lla­dos y he­rra­mien­tas de cor­te de bor­des afi­la­dos uti­li­za­das pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de ca­dá­ve­res de ani­ma­les. Los ho­mí­ni­dos re­co­gían las

Hi­pó­te­sis «Los pri­me­ros hu­ma­nos sur­gie­ron en dis­tin­tos pun­tos más o me­nos al mis­mo tiem­po»

ro­cas de los an­ti­guos cau­ces de arro­yos cer­ca­nos, a los que to­da­vía se pue­de ac­ce­der. En­ton­ces, «les da­ban, co­mo quien di­ce, cua­tro gol­pes has­ta ob­te­ner un vér­ti­ce más afi­la­do. Eran fá­ci­les de co­ger con una mano y las uti­li­za­ban pa­ra cor­tar hue­sos y se­pa­rar la car­ne», apun­ta a ABC Josep Pa­rés, geo­cro­nó­lo­go del CE­NIEH y coau­tor del es­tu­dio. «Al­gu­nos creen que las la­jas que se des­pren­dían tam­bién pu­die­ron ser­vir pa­ra cor­tar ele­men­tos más dé­bi­les, co­mo pie­les», aña­de.

La apa­ri­ción de es­tos ar­te­fac­tos en Ain Bou­che­rit pue­de ex­pli­car­se de dos ma­ne­ras: o se pro­du­jo una rá­pi­da ex­pan­sión de esa tec­no­lo­gía des­de el es­te de Áfri­ca o se desa­rro­lló en dos lu­ga­res di­fe­ren­tes ca­si al mis­mo tiem­po. El res­pon­sa­ble del es­tu­dio es par­ti­da­rio de la se­gun­da hi­pó­te­sis. «La hu­ma­ni­dad sur­gió en dis­tin­tos pun­tos más o me­nos al mis­mo tiem­po. Hay más de una cu­na de la hu­ma­ni­dad. En reali­dad, to­da Áfri­ca lo es», sub­ra­ya. Por ese mo­ti­vo, el in­ves­ti­ga­dor cree que pue­den pro­du­cir­se nue­vos des­cu­bri­mien­tos si­mi­la­res en el nor­te del con­ti­nen­te. Y no so­lo eso. Las pró­xi­mas in­ves­ti­ga­cio­nes se cen­tra­rán en la bús­que­da de los fó­si­les de los crea­do­res de esas he­rra­mien­tas en ya­ci­mien­tos cer­ca­nos a Ain Bou­che­rit, lo que po­dría des­ve­lar el mis­te­rio de quié­nes fue­ron en reali­dad.

ABC

Nue­vo ca­pí­tu­lo en la Prehis­to­ria La pie­dra ta­lla­da pa­ra cor­tar ha­lla­da en Ain Bou­che­ri­tet. A la izq­da. hue­so de un bó­vi­do con mar­cas de una he­rra­mien­ta de pie­dra ex­ca­va­da. La ima­gen in­fe­rior izq­da. mues­tra en primer plano las mar­cas de cor­te. Aba­jo, Moha­med Sah­nou­ni, res­pon­sa­ble del pro­yec­to, du­ran­te los tra­ba­jos en Ain Ha­nech

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.