«Las ex­pec­ta­ti­vas son enemi­gas de las pe­lí­cu­las, por­que las ma­tan»

Ro­dri­go Cor­tés Ci­neas­ta

ABC (Nacional) - - CULTURA - B. PAR­DO

MA­DRID

Lo bueno de que una pe­lí­cu­la sal­ga de las sa­las es que, al po­co, lle­ga a los sa­lo­nes. Le aca­ba de pa­sar a «Black­wood», de Ro­dri­go Cor­tés, que ya es­tá dis­po­ni­ble en Fil­min y en Blu-Ray.

—Al ale­jar­nos de los es­tre­nos, nos ale­ja­mos tam­bién de las ex­pec­ta­ti­vas... las ma­yo­res enemi­gas de las pe­lí­cu­las, por­que las ma­tan. Im­pi­den ver­las. Cuan­do uno es­pe­ra un en­tre­cot y le sir­ven un len­gua­do, le pa­re­ce un en­tre­cot ho­rri­ble.

—¿Cree que «Black­wood» pue­de aho­ra abrir­se a nue­vos pú­bli­cos y te­ner, in­cu­so, nue­vas lec­tu­ras?

—La pe­lí­cu­la ten­drá es­pec­ta­do­res de se­gun­da hor­na­da, sí, co­mo los ten­drá más ade­lan­te cuan­do se pa­se por la te­le. Tam­bién ha­brá es­pec­ta­do­res re­in­ci­den­tes, cla­ro, pa­ra vol­ver a dis­fru­tar­la o pa­ra ver si la se­gun­da vez le dis­gus­ta un po­co me­nos, aho­ra que ya sa­ben que la car­ne era pes­ca­do. Ve­re­mos...

—De las co­sas que ha leí­do o es­cu­cha­do, ¿qué le ha gus­ta­do más (o me­nos) y qué le ha sor­pren­di­do más? —Na­da en par­ti­cu­lar: uno ha­ce, sim­ple­men­te. Ha­ce. In­ten­ta no es­pe­rar. Se vi­ve con cier­to ali­vio, ca­si con sor­pre­sa, que al­guien vea en la pe­lí­cu­la lo que uno ha es­con­di­do en ella, co­mo si la bru­je­ría hu­bie­ra fun­cio­na­do.

—Con el Blu-Ray se in­clu­yen sus co­men­ta­rios, el «ma­king of» de la pe­lí­cu­la y una es­ce­na eli­mi­na­da. Con las pla­ta­for­mas on­li­ne pa­re­ce que los for­ma­tos fí­si­cos es­tán pa­san­do a ser ob­je­tos ca­si de cul­to.

—Em­pie­za a ser así, lo que, co­mo ca­si to­do, es tan bueno co­mo ma­lo. Es bueno por­que so­lu­cio­na pro­ble­mas de es­pa­cio y, po­ten­cial­men­te, da ac­ce­so a un ca­tá­lo­go am­plio que uno nun­ca ad­qui­ri­ría. A la vez pue­de ba­na­li­zar la ex­pe­rien­cia, con­ver­tir­la en tri­vial.

—Ya que es­ta­mos, ¿có­mo ve el ci­ne en ca­sa? ¿Si­gue al­gún ri­tual?

—Ca­da vez veo me­nos ci­ne en ca­sa, esa es la ver­dad. A cam­bio, voy dos o tres ve­ces por se­ma­na al ci­ne, diez o do­ce por mes. En ca­sa, leo. —Tam­bién se ha edi­ta­do en CD la ban­da so­no­ra de la pe­lí­cu­la. ¿Por qué di­ce que la mú­si­ca es un per­so­na­je más RO­DRI­GO COR­TÉS en «Black­wood»?

—Es di­rec­ta­men­te par­te de la tra­ma, un ele­men­to pro­ta­gó­ni­co, más allá de lo ale­gó­ri­co.

—¿Por qué se de­ci­dió qui­tar la es­ce­na mu­si­cal que aho­ra po­de­mos ver? ¿Qué sen­ti­mien­tos des­pier­tan los ti­je­re­ta­zos al di­rec­tor mon­ta­dor?

—Co­mo mon­ta­dor tra­to de ol­vi­dar al di­rec­tor. Cuan­do veo el ma­te­rial, lo ha­go ya só­lo con el cuer­po, el in­te­lec­to de­sem­pe­ñó ya su fun­ción. La es­ce­na en sí me gus­ta­ba, fue di­ver­ti­da de di­se­ñar y mon­tar. Pe­ro ve­nía des­pués de otro sec­tor mu­si­cal de pe­so y las­tra­ba un tan­to el rit­mo de la pe­lí­cu­la.

—Es­cri­bió en ABC que los pro­yec­tos aca­ban lle­ga­do un mo­men­to, no tan­to por­que se aca­ben co­mo por ha­ber com­ple­ta­do ya su ca­mino y sus pla­zos. ¿Ha pen­sa­do en al­go que no lle­ga­ra a que­dar co­mo ima­gi­nó?

—Na­da es en­te­ra­men­te co­mo uno lo ima­gi­nó, pa­ra bien y pa­ra mal. Ni en­te­ra­men­te co­mo uno ha­bría que­ri­do. Pe­ro no sien­to frus­tra­ción al ver la pe­lí­cu­la, me re­co­noz­co ple­na­men­te en ella y re­cuer­do los mo­ti­vos por los que la hi­ce, y pa­ra quién. Gran par­te de la ener­gía que lle­va pre­pa­rar, ro­dar y pos­pro­du­cir una pe­lí­cu­la se des­ti­na a in­ten­tar que tal co­sa su­ce­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.