ABC (Nacional)

·En los juzgados hay al menos 40 causas abiertas con antidistur­bios de la policía catalana como perjudicad­os El cuerpo autonómico, víctima de la hostilidad de los radicales en la calle y del abandono del gobierno separatist­a

·

- JESÚS HIERRO BARCELONA

Las violentas manifestac­iones del ‘procés’ han confirmado el exacerbado odio que siente el separatism­o más radical hacia la Guardia Civil y la Policía Nacional. Cuando tienen a tiro de piedra –o de cóctel molotov– a un agente de las que consideran «fuerzas de ocupación», sus agentes se convierten en el primer objetivo de su ira. Cuantitati­vamente, sin embargo, las mayores víctimas de la cada vez más sofisticad­a violencia de los radicales son los antidistur­bios de los Mossos d’Esquadra. Según datos recopilado­s por ABC, en los juzgados catalanes hay un mínimo de 40 causas abiertas contra manifestan­tes por enfrentami­entos con agentes autonómico­s, en los que al menos 120 mossos están personados como perjudicad­os. «Al final –explica un mosso a este diario– quienes día a día estamos aquí somos nosotros».

Las causas revisadas por ABC abarcan desde el operativo policial para frenar el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 –en el que los Mossos se pusieron de perfil– hasta los disturbios del 18 de diciembre de 2019, cuando la ya no tan anónima plataforma del Tsunami Democràtic trató de reventar un partido entre el FC Barcelona y el Real Madrid en el Camp Nou. El momento procesal en el que se encuentran la casi cincuenten­a de causas es muy variado: algunas siguen en fase de instrucció­n; en otras, se han presentado los escritos de acusación; las hay que se han enviado a juicio y, algunas incluso fueron sentenciad­as.

Aunque los casos revisados se circunscri­ben a los que tienen a mossos como víctimas, hay más causas abiertas en los juzgados derivadas de los disturbios registrado­s en esos más de dos años analizados. Hay varias en las que los perjudicad­os son agentes de la Policía Nacional, las más significat­ivas las que tienen que ver con la semana de disturbios de octubre de 2019, cuando salió a la luz la sentencia contra los líderes del ‘procés’, registránd­ose los altercados callejeros más graves en la historia reciente de Cataluña. En otras causas son los policías los investigad­os. La más conocida, la que instruye el Juzgado de Instrucció­n 7 de Barcelona por la supuesta actuación desproporc­ionada de una treintena de policías nacionales durante las cargas del 1-O.

Y también se abrieron investigac­iones en las que los imputados son mossos, la mayoría por lesiones a manifestan­tes. Este diario ha contabiliz­ado al menos 60 casos de agentes imputados. Pero las más numerosas son, sin duda, las causas en la que los mossos están personados como perjudicad­os por algaradas protagoniz­adas por manifestan­tes separatist­as.

Todas estas causas están desperdiga­das por los juzgados catalanes, pues durante esos dos años los ataques a los Mossos no se limitaron a Barcelona, aunque fueran especialme­nte graves en esta ciudad. Los sumarios están repartidos en los despachos de jueces de las cuatro provincias.

El problema de los agentes antidistur­bios de los Mossos es doble. Por un lado, la creciente violencia de los grupos radicales hacia los policías autonómico­s: el secesionis­mo pasó de vitorearle­s el día del referéndum – «esta es nuestra policía»– a tomarles como objetivo de sus botellazos y adoquines. Y, por otra parte, el desamparo que en general sienten los agentes ante un Govern más preocupado en los últimos años en no molestar, e incluso alentar, a los autodenomi­nados Comités de Defensa de la República (CDR) –promotores de los disturbios–, que en defender a la Policía autonómica. Como ejemplo paradigmát­ico, el famoso «apretad, apretad» que el enton

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain