El di­rec­tor del Mu­seo del Vino nos en­se­ña la Sie­rra de Can­ta­bria

El re­cuer­do de su in­fan­cia es­tá uni­do a las cho­pe­ras, don­de pa­sa­ba lar­gas ho­ras ju­gan­do a hé­roes con sus ami­gos

ABC - Natural - - Portada - POR PI­LAR QUI­JA­DA

El oto­ño co­lo­rea los vi­ñe­dos rio­ja­nos. Ca­da va­rie­dad tie­ne un ma­tiz cro­má­ti­co di­fe­ren­te, ex­pli­ca San­tia­go Vi­van­co, gran co­no­ce­dor de es­te pai­sa­je que as­pi­ra a ser Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Na­ci­do en Logroño en 1973, en el seno de una fa­mi­lia de­di­ca­da al vino des­de ha­ce cua­tro ge­ne­ra­cio­nes, San­tia­go, fun­da­dor y di­rec­tor del Mu­seo de la Cul­tu­ra del Vino, se de­fi­ne co­mo hu­ma­nis­ta. Es­tu­dió De­re­cho y gra­cias a él «des­cu­brió a los clá­si­cos, la fi­lo­so­fía, la éti­ca» y se enamo­ró de la poe­sía. Un enamo­ra­mien­to muy pro­duc­ti­vo, por­que ya va por su oc­ta­vo li­bro. En su úl­ti­mo «re­to­ño», que se pu­bli­ca aho­ra, ha­bla de un re­cuer­do im­bo­rra­ble de su in­fan­cia, las cho­pe­ras, en las que des­apa­re­cía du­ran­te ho­ras, con sus ami­gos, li­bres de las mi­ra­das adul­tas, pa­ra de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción y ju­gar a ser hé­roes, co­men­ta. «Las cho­pe­ras vír­ge­nes, co­mo sel­vas en mis jue­gos, ya no exis­ten, ni mis hi­jos po­drán ser hé­roes en ellas. Lo más pa­re­ci­do al su­su­rro del mar en mi Rio­ja es me­ter­se ba­jo una cho­pe­ra, ce­rrar los ojos y es­cu­char», es­cri­be en uno de los poe­mas que aho­ra ven la luz.

«En las cho­pe­ras ha­cía­mos ca­ba­ñas, ju­gá­ba­mos a ca­ba­lle­ros, pi­ra­tas, hé­roes... Me en­can­ta­ría que mis hi­jos pu­die­ran ju­gar igual. Pe­ro aho­ra es­tán lle­nas de ba­su­ra», de­nun­cia. Y sus ojos no pue­den ce­rrar­se al aban­dono que su­fren. Su lo­ca­li­za­ción a las afue­ras de los pue­blos, cer­ca de los ríos, fa­vo­re­ce el tris­te des­tino ac­tual de ver­te­de­ros, ex­pli­ca. A la gen­te le cues­ta ir al ba­su­re­ro ofi­cial y de­jan los es­com­bros en­tre los cho­pos. El ar­bo­la­do per­mi­te lle­var a ca­bo es­te aten­ta­do sin ser vis­tos y, de pa­so, elu­dir la mul­ta. «Me da mu­chí­si­ma pe­na ver có­mo las mal­tra­tan y con­ta­mi­nan», se la­men­ta.

Ca­da ma­ña­na, so­bre las 7.30, San­tia­go re­co­rre el ca­mino que se­pa­ra su ca­sa, en Logroño, de Brio­nes, don­de es­tán las bo­de­gas y el mu­seo. «Es un via­je de 34 ki­ló­me­tros muy bo­ni­to. Me­dia ho­ra en la que vas vien­do có­mo cam­bia el pai­sa­je se­gún la es­ta­ción del año y la cli­ma­to­lo­gía». Un via­je de ida y vuel­ta muy es­pe­cial, ase­gu­ra, que le gus­ta re­co­rrer en si- len­cio o es­cu­chan­do mú­si­ca clá­si­ca, Bach, ba­rro­co ita­liano, gui­ta­rra clá­si­ca. «Ten­go la suer­te de ser ami­go de Pa­blo Vi­lle­gas, uno de los gran­des gui­ta­rris­tas in­ter­na­cio­na­les». El tra­yec­to «es un mo­men­to de pre­dis­po­si­ción pa­ra afron­tar el día y lle­gar a la ofi­ci­na con me­nos pro­ble­mas, más paz y con­fian­za».

Lle­gó al vino por su cul­tu­ra y su his­to­ria. Na­da me­nos que 80 si­glos, que se di­ce pron­to, «en los que hombre y vino han con­vi­vi­do y se han da­do mu­tua­men­te mu­cho. Hay una cul­tu­ra del vino, que no so­lo es sa­ber be­ber, sino que ha ge­ne­ra­do un vo­ca­bu­la­rio y una for­ma de vi­vir. La gen­te que cul­ti­va la vid tie­ne una for­ma de ser es­pe­cial y

«EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO SE NO­TA MU­CHO

EN LA VI­TI­CUL­TU­RA»

muy si­mi­lar en to­das las par­tes del mun­do», ex­pli­ca. Y aña­de que la vid va ga­nan­do te­rreno: «Ya lle­ga a zo­nas don­de an­tes no se po­día cul­ti­var: Bra­sil, Venezuela, In­gla­te­rra, que nun­ca ha­bía pro­du­ci­do vino, lo tie­nen des­de ha­ce una dé­ca­da. Ca­da vez se cul­ti­va la vid en zo­nas más al­tas, por el ca­len­ta­mien­to. El cam­bio cli­má­ti­co en la vi­ti­cul­tu­ra se no­ta, y mu­cho».

Ata­la­ya pri­vi­le­gia­da

Una ata­la­ya es­pe­cial pa­ra San­tia­go es el Cas­ti­llo de Da­va­li­llo, que ofre­ce una ex­ce­len­te pa­no­rá­mi­ca del pai­sa­je. Un pai­sa­je del vino y el vi­ñe­do de La Rio­ja in­clui­do en la lis­ta de bie­nes cul­tu­ra­les can­di­da­tos a ser Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. El cas­ti­llo, en rui­nas y «ne­ce­si­ta­do de in­ter­ven­ción urgente», «es un mi­ra­dor ex­ce­len­te al Ebro, des­de el que se di­vi­sa ca­si to­da La Rio­ja Al­ta. Es pre­cio­so ver el cam­bio de co­lor se­gún la es­ta­ción. En ve­rano do­mi­na el ver­de de los vi­ñe­dos. En oto­ño, la épo­ca que más me gus­ta, los ocres y ama­ri­llos. Los vi­ñe­dos cu­yas ho­jas se vuel­ven ro­jas son de uva tin­ta; los ama­ri­llos, de uva blan­ca. Y por las to­na­li­da­des, se pue­de dis­tin­guir in­clu­so la va­rie­dad de uva: tem­pra­ni­llo, gar­na­cha... Así co­mo en ve­rano es un pai­sa­je más uni­for­me, ver­de, aho­ra es un puz­le con par­ce­las muy pe­que­ñi­tas, que for­man un gran mo­sai­co de co­lor».

Es­te si­tio ha fas­ci­na­do siem­pre a San­tia­go, in­clu­so en in­vierno, «cuan­do es­tá po­da­do y pre­do­mi­na la tie­rra, la vid des­nu­da,

Printed

and

dis­tri­bu­ted

Pr e s s R e a d e r. c o m

by

pe­ro con mu­chí­si­ma fuer­za. Es el con­tras­te en­tre tie­rra hú­me­da y ro­ca ca­li­za de la sie­rra de Can­ta­bria. Un pai­sa­je má­gi­co que po­ca gen­te co­no­ce. Y tie­ne mu­chos ca­mi­nos pa­ra prac­ti­car sen­de­ris­mo».

Es­ta pa­no­rá­mi­ca ayu­da a San­tia­go a di­si­par el es­trés. «Me ol­vi­do de to­do. A vis­ta de pá­ja­ro te de­jas lle­var y los pro­ble­mas que­dan aba­jo, en la bo­de­ga». Es­te lu­gar tam­bién ha­ce las ve­ces de «sa­la de reunio­nes» don­de se to­man im­por­tan­tes de­ci­sio­nes. «A mi her­mano Ra­fael y a mí nos gus­ta pa­sear mien­tras ha­bla­mos de co­sas im­por­tan­tes, de la em­pre­sa o fa­mi­lia­res. Una em­pre­sa fa­mi­liar re­quie­re mu­cha co­mu­ni­ca­ción. Te­ne­mos que bus­car esos ra­tos y que­re­mos ha­cer­lo en ple­na na­tu­ra­le­za, fue­ra de la bo­de­ga. El pai­sa­je nos ayu­da a sa­car lo me­jor de no­so­tros mis­mos», ase­gu­ra.

Aquí trae a sus ami­gos, es­pe­cial­men­te cuan­do vi­si­tan La Rio­ja por pri­me­ra vez. Y to­dos vuel­ven des­pués a es­te rin­cón es­pe­cial de San-

«CON LA MÚ­SI­CA Y LA POE­SÍA, LAS UVAS HA­CEN ME­JOR VINO»

tia­go. Tam­bién le gus­ta ve­nir en com­pa­ñía del gui­ta­rris­ta rio­jano Pa­blo Vi­lle­gas, cuan­do vuel­ve de sus gi­ras in­ter­na­cio­na­les. «Com­par­ti­mos el gus­to por es­te si­tio má­gi­co, don­de nos ol­vi­da­mos del día a día y el es­trés. Con el ai­re de la mon­ta­ña mi­ra­mos el pai­sa­je y dis­fru­ta­mos de la amis­tad». Otro de sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos, de nue­vo ata­la­ya in­me­jo­ra­ble, es el cas­ti­llo de Cla­vi­jo, si­tua­do en «la pri­me­ra gran mon­ta­ña de la zo­na cen­tro, des­de don­de se di­vi­sa to­do el va­lle del Ebro». Zo­na es­tra­té­gi­ca don­de, se­gún la le­yen­da, se apa­re­ció el após­tol San­tia­go, allá por el año 844, pa­ra in­cli­nar la ba­lan­za en fa­vor de Ra­mi­ro I de As­tu­rias que lo­gró ven­cer a Ab­de­rra­mán II.

«Me he cria­do al la­do de un río, ro­dea­do de cho­pos, huer­tas, cul­ti­vos. Ver­lo des­de la in­fan­cia ha he­cho que ten­ga un ca­ri­ño es­pe­cial por el cam­po, la ve­ge­ta­ción y la fau­na», ex­pli­ca el fun­da­dor del Mu­seo de la Cul­tu­ra del Vino, que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu- ris­mo ha ca­li­fi­ca­do co­mo el me­jor del mun­do. No es de ex­tra­ñar que por él ha­yan pa­sa­do ya un mi­llón de per­so­nas. Una de­li­cia oír­le ha­blar de la pri­me­ra di­vi­ni­dad egip­cia aso­cia­da al vino, una dio­sa « ade­lan­ta­da a su tiem­po» en un mun­do «muy ma­chis­ta» en el que las mu­je­res ya se abren pa­so co­mo enó­lo­gas, al fren­te de mu­chas bo­de­gas.

Un pa­seo por la his­to­ria que re­co­rren quie­nes vi­si­tan el Mu­seo, del que par­ten ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les, pa­ra que uvas y cal­dos se críen al son de la mú­si­ca y la poe­sía: «A las uvas tam­bién les gus­ta que les can­ten y lean poe­mas. Al fi­nal tie­ne que sa­lir me­jor vino». No es de ex­tra­ñar que sus vi­nos es­tén en­tre los me­jo­res del mun­do se­gún re­vis­tas de la ta­lla de «Wi­ne Spec­ta­tor» y «Wi­ne & Spi­rit». El se­cre­to, la idea de su her­mano Ra­fael de re­cu­pe­rar va­rie­da­des tra­di­cio­na­les y me­nos co­no­ci­das de La Rio­ja. Lue­go «la tie­rra ha­ce el buen vino, el enó­lo­go só­lo tie­ne que in­ten­tar es­tro­pear­lo lo me­nos po­si­ble».

JUS­TO RO­DRÍ­GUEZ

En oto­ño, el co­lor de las vi­des de­la­ta su va­rie­dad, ex­pli­ca San­tia­go Vi­van­co, que po­sa con el Cas­ti­llo de Da­va­li­llo al fon­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.